Mises Wire

Home | Wire | Cuando los multimillonarios quieren deshacerse del capitalismo

Cuando los multimillonarios quieren deshacerse del capitalismo

  • hanauer.PNG
0 Views

10/29/2019

«Las economías exitosas no son selvas, son jardines, es decir, que los mercados, como los jardines, deben ser atendidos, que el mercado es la mayor tecnología social jamás inventada para resolver problemas humanos, pero que, sin estar limitados por una regulación social o democrática, los mercados inevitablemente crean más problemas de los que resuelven».

Estas son las palabras de Nick Hanauer, un autodenominado capitalista. Y multimillonario.

Fue uno de los primeros inversores en Amazon.com y fundó Aquantive Inc. que fue adquirida por Microsoft por 6.400 millones de dólares.

Más recientemente, ha estado recibiendo mucha atención como «pensador». Según los TEDtalks, «Nick Hanauer es uno de los pensadores más provocadores del mundo sobre la creciente desigualdad de nuestra sociedad y las terribles consecuencias que crea para nuestras democracias».

En su conferencia TED 2019, titulada «The dirty secret of capitalism—and a new way forward» (El sucio secreto del capitalismo – y un nuevo camino a seguir), Hanauer nos advierte de los supuestos peligros del capitalismo y de los economistas que han apoyado la libertad de mercado:

«Si realmente queremos una economía más equitativa, más próspera y más sostenible; si queremos democracias y una sociedad civil que funcionen bien, debemos tener una nueva economía. [...] Pero, ¿cómo dejar atrás el neoliberalismo y construir una sociedad más sostenible, más próspera y más equitativa? [...] Se está volviendo dolorosamente obvio que las suposiciones fundamentales que sustentan la teoría económica neoliberal son objetivamente falsas [...]. No es el interés propio lo que promueve el bien público, sino la reciprocidad. Y no es la competencia lo que produce nuestra prosperidad, sino la cooperación».

En su charla, Hanauer hace hincapié en la reciprocidad y la cooperación, al tiempo que hace hincapié en el interés propio y la competencia.

La reciprocidad y la cooperación son cosas buenas. Pero al contrario de lo que piensa Hanauer, son, de hecho, la base misma del capitalismo, un sistema de intercambios voluntarios. En un sistema de intercambio voluntario, te doy algo que quieres si me devuelves algo que yo quiero. En este caso, el dinero es sólo un instrumento (transferible y aplazable) para facilitar y flexibilizar el comercio (factible en sociedades complejas).

En esta línea de pensamiento, las economías de libre mercado no son más que gigantescos sistemas voluntarios de cooperación basados en la reciprocidad, en los que las personas que no se conocen entre sí pueden cooperar para obtener lo que necesitan o quieren sin derroches excesivos.

Pero Hanauer no se atreve a elogiar este tipo de cooperación y reciprocidad porque el intercambio de mercado también implica interés propio y competencia. Hanauer, como muchos antes que él, desea un tipo específico de cooperación. Hanauer sólo quiere cooperación cuando la considera suficientemente virtuosa. La cooperación libre no es aceptable entre los egoístas, sostiene Hanauer. Sólo se puede permitir si las personas involucradas tienen las motivaciones adecuadas.

Esto ha sido durante mucho tiempo una fantasía entre los críticos de la libertad de mercado.

En 1714, por ejemplo, al escritor holandés Bernard Mandeville se le respondió a esta crítica con su poema La fábula de las abejas. En su historia, una colmena se alimentaba de los «vicios» (comportamiento egoísta) de sus abejas. Pero entonces las abejas se volvieron virtuosas. Exigían un nuevo tipo de cooperación, que ya no actuara por su propio interés, sino por el bien de la colmena. ¿El resultado? La colmena se derrumbó.

Para teóricos como Mendeville y Adam Smith, el comportamiento egoísta no era necesariamente bueno. Pero se suponía que era la naturaleza humana, y por lo tanto cualquier buena economía política, pensaron, debería tener esto en cuenta.

Hanauer no está de acuerdo, lo que no es de extrañar. Afirma acerbamente que las «suposiciones neoliberales (del libre mercado) son objetivamente falsas». La economía debe ser «tierna», limitada por normas y reglamentos sociales, lo que significa una cooperación organizada por el Estado. Su punto es que un buen sistema reemplaza la cooperación voluntaria por una cooperación forzada. Los socialistas llevan siglos intentando hacerlo. Además, la cooperación basada en la coacción no puede considerarse un signo de prosperidad.

Examinemos el registro histórico. Algunos historiadores informaron que después de la Segunda Guerra Mundial, los alemanes orientales mostraron un alto grado de «cooperación», pero no fue debido a un cambio en la naturaleza humana. Era porque la gente que vivía allí se veía obligada a utilizar su red social para la supervivencia básica. Un simple desagüe obstruido se convertiría en una cuestión de pedir favores. La solución no era tan simple como llamar a un plomero. Los habitantes del Este tenían que conocer a alguien que conociera a alguien que pudiera ayudar: había poco dinero, pocos equipos y herramientas accesibles y no había piezas de repuesto disponibles. En Alemania Occidental, por otro lado, se dice que la gente no es tan «cooperativa», por así decirlo. Bastante cierto, porque podrían simplemente contratar a algún fontanero (desconocido y egoísta, tal vez malhumorado), que arreglaría el problema de manera impersonal. ¿Adivina qué Alemania tenía un nivel de vida más alto?

Por supuesto, incluso en una sociedad fuertemente regulada y planificada centralmente –una sociedad diseñada para abolir todos los excesos y problemas del mercado– no hay razón para creer que el interés propio haya sido realmente abolido.

¿Por qué no enseñar con el ejemplo?

A nivel personal, sin embargo, parece que Hanauer no es un gran fanático de la acción voluntaria.

Al final de la conferencia, el entrevistador le preguntó a Hanauer por qué no debía regalar todo su dinero y unirse al 99 por ciento. Si tanto le importan los impuestos, ¿por qué no paga más voluntariamente? Si tanto le importa el salario, ¿por qué no paga más?

Podría ser un modelo a seguir, como Henry Ford, que conmocionó al mundo de los negocios al pagar salarios más altos (el doble) a sus empleados incluso (o especialmente) en tiempos de crisis.

Nick Hanauer respondió que podía hacerlo. Pero (según él) no habría mucha diferencia. Dijo que había descubierto una estrategia que funciona cien mil veces mejor: usar su dinero para construir narrativas y aprobar leyes que obliguen a todos los demás ricos a pagar impuestos y a pagar mejor sus obras, por ejemplo, el salario mínimo.

Aquí se elimina un principio moral básico. Como señaló Frédéric Bastiat: «me es imposible separar la palabra fraternidad de la palabra voluntario. No puedo concebir una fraternidad legalmente forzada, sin que la libertad sea legalmente destruida y la justicia pisoteada».

Author:

Jean Vilbert

Jean Vilbert holds a Bachelors and a Masters of Law. He is currently a Judge and Professor in São Paulo, Brazil.

Image source:

Add Comment

Shield icon wire