Mises Wire

Home | Wire | Conservadores y el hombre de paja del libre comercio

Conservadores y el hombre de paja del libre comercio

  • Clyde Prestowitz

Etiquetas Proteccionismo y libre comercio

Cuando Ronald Reagan anunció oficialmente su candidatura a la presidencia de Estados Unidos en noviembre de 1979, abogó por el establecimiento de una gran zona de libre comercio que abarcara a EUA, Canadá y México. No es de extrañar que el llamado acuerdo de libre comercio, más conocido como el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), se pareciera al habitual «comercio gestionado» que entra más en la categoría de lo que Randall Holcombe llama «capitalismo político». La política tiene una manera de hacer eso.

A pesar de toda la lógica de las teorías del libre comercio y de toda la prosperidad que se ha producido con la expansión del comercio internacional en las últimas décadas, la libertad de intercambio a través de las fronteras internacionales siempre tendrá sus enemigos. En la izquierda progresista, hemos visto las candidaturas políticas de Bernie Sanders y Elizabeth Warren, ambos proteccionistas empedernidos.

Los conservadores, sin embargo, se han opuesto al libre comercio durante décadas y parecen ser impermeables a cualquier argumento en contra, por muy lógicas que sean las políticas de libre comercio. En una reciente edición del American Conservative, Clyde Prestowitz elogia la propuesta del presidente Joe Biden de subvencionar fuertemente la industria americana de semiconductores. Escribe:

El presidente Biden ha propuesto que el gobierno americano invierta miles de millones de dólares en la fundamental industria de los semiconductores de Estados Unidos como parte de un esfuerzo para asegurar el liderazgo mundial. Se trata de una ruptura con 70 años de doctrina de libre comercio de Estados Unidos, así como de un enorme paso atrás para el futuro de América.

Aunque se pueden escribir volúmenes sobre el significado de «invertir» en esa afirmación, sin embargo hay mucho más para entender lo falaz que es realmente este último argumento conservador a favor del «comercio gestionado». El presidente Bill Clinton utilizó ese término con regularidad como eufemismo de más gasto, y los políticos han utilizado imprudentemente la terminología desde entonces.

Sin embargo, ¿cuáles serían exactamente las «inversiones» de Biden? ¿Financiará el gobierno federal nuevos gastos de capital para las empresas americanas y, de ser así, cuáles son las condiciones de financiación y cómo se dirigirá el capital? Las «inversiones» del gobierno son, por definición, gastos políticos y requieren resultados políticos, ninguno de los cuales satisfará las necesidades reales de la economía americana.

Al igual que muchos conservadores que reclaman algunas formas de autarquía, Prestowitz evoca un pasado americano que, según su opinión, sólo fue posible gracias a los aranceles protectores. Escribe:

Se trata de una vuelta al camino que abrió Alexander Hamilton en 1791. Hamilton propuso imitar la incipiente revolución industrial británica copiando su tecnología, imponiendo aranceles a las importaciones de manufacturas y ofreciendo incentivos financieros para el desarrollo de la fabricación nacional.

Hamilton se opuso inicialmente a Thomas Jefferson, que soñaba con una América de campesinos que intercambiaran productos y materias primas como la madera por manufacturas importadas. El resultado del debate lo determinó la Guerra de 1812, que Estados Unidos estuvo a punto de perder por falta de capacidad manufacturera. Tras ella, Jefferson cedió ante Hamilton, señalando que las manufacturas eran «tan necesarias para nuestra independencia como para nuestra comodidad».

La consiguiente Ley de Aranceles de 1816 puso en marcha una política americana de 132 años de imposición de elevados aranceles a las importaciones de productos manufacturados, al tiempo que se subvencionaba el desarrollo industrial y tecnológico nacional. Conocido como el «Sistema americano», condujo a la creación del Canal Erie, el telégrafo, el ferrocarril transcontinental y las principales industrias mundiales del acero, el equipamiento agrícola, los productos químicos, los automóviles, la aviación y la ingeniería, junto con la creación de la mayor economía del mundo en 1890 y la mayor movilización económica jamás vista en la victoria de América en la Segunda Guerra Mundial.

Prestowitz pasa a construir una historia que nunca fue:

Después de la guerra, América abandonó irónicamente el Sistema Americano y se orientó hacia el Jeffersoniano. Hubo dos razones. En primer lugar, gracias al Sistema Americano y a la victoria de la nación en la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos se había convertido en el líder mundial en prácticamente todas las industrias y ya no necesitaba políticas proteccionistas.

En segundo lugar, muchos economistas creían que el aumento de los aranceles americanos en la década de 1930 había exacerbado la Gran Depresión y contribuido al estallido de la Segunda Guerra Mundial. Encabezados por el gran John Maynard Keynes, predicaban el libre comercio como el camino hacia el crecimiento económico y la paz. Así, el sistema comercial de la posguerra se fundó en 1948 sobre los principios del libre comercio.

Los asociados a la escuela austriaca de economía saben que podemos llamar a Keynes muchas cosas, pero «grande» no está entre ellas. Aunque hay mucho que digerir en los párrafos anteriores, uno puede estar seguro de que la prosperidad americana y el auge de la manufactura a gran escala no se produjeron porque los gobiernos a todos los niveles restringieran el comercio. Por lo demás, como han señalado historiadores económicos como Robert Higgs y Tom DiLorenzo, muchos de los proyectos del llamado Sistema Americano, especialmente los relacionados con el transporte a través de canales y ferrocarriles, no fueron modelos de economía ni estuvieron libres de corrupción masiva.

(Debido a las limitaciones de espacio, me remito a los excelentes trabajos sobre la historia económica de EEUU de Higgs, DiLorenzo y Burton Folsom, que han analizado en detalle el llamado Sistema Americano y encuentran una brecha entre los mitos y los hechos).

El crecimiento de industrias como la del acero y el desarrollo del automóvil no se produjo porque los Estados Unidos tuvieran aranceles elevados de protección, sino porque los empresarios tenían la libertad de perseguir ideas rentables. Sí, en aquella época existía un sistema de altos aranceles protectores, pero decir que los aranceles y otros proyectos patrocinados por el gobierno, como los canales o las subvenciones a los ferrocarriles, crearon prosperidad es incurrir en la falacia post hoc ergo propter hoc. Además, si el proteccionismo crea prosperidad, como afirma el autor, ¿cómo se pueden conciliar los frutos del proteccionismo con el hecho de que los propios Estados Unidos sean una zona de libre comercio muy amplia en la que las personas de los estados y localidades intercambian libremente entre sí?

Para escapar de sus propias falacias lógicas, Prestowitz recurre entonces al historicismo económico, una doctrina que dice que no hay leyes de la economía, ya que las propias épocas de la historia determinan qué conjunto de arreglos económicos tendrán éxito o fracasarán. Escritores como Karl Marx y Thorstein Veblen, por ejemplo, cayeron en el campo histórico. Prestowitz escribe sobre el efecto de la reducción de las barreras arancelarias en Estados Unidos tras la Segunda Guerra Mundial:

Funcionó—durante 25 años. Durante esta época de oro económica, el PIB se duplicó con creces. El aumento espectacular de la productividad hizo posible que las familias de ocho miembros con un solo sueldo, como la mía, disfrutaran de una vida de clase media y enviaran a sus hijos a la universidad sin tener que pedir préstamos.

Sin embargo, a mediados de la década de 1970, Estados Unidos comenzó a experimentar déficits comerciales y problemas de balanza de pagos por primera vez en casi un siglo, a medida que los Volkswagens alemanes y los televisores japoneses aparecían en las entradas y salas de estar americanas.

Obsérvese que en estos párrafos no hay «porqués», sino cosas que suceden. Los televisores japoneses simplemente «aparecieron» en las salas de estar americanas y los coches alemanes simplemente «ocuparon» de repente las carreteras americanas. No hay causalidad, nada. No hay ninguna explicación de por qué el PIB de Estados Unidos aumentó en los años de la posguerra y ninguna razón para que las importaciones aparecieran en nuestras puertas. Da una respuesta poco entusiasta que plantea aún más preguntas sobre sus propios procesos lógicos:

El economista de Harvard Dani Rodrik señala que la doctrina del libre comercio de Estados Unidos se basaba en supuestos cuestionables (por ejemplo, el pleno empleo permanente) e ignoraba realidades clave como las economías de escala (los costes disminuyen a medida que aumenta la producción) y las barreras no arancelarias al comercio (diferentes normas de seguridad, monopolios).

Además, afirma que las naciones que eran más pobres que Estados Unidos (y que aún lo son) cambiaron la tendencia al crear sistemas de subsidios gubernamentales y otras protecciones contra las importaciones que permitieron a los fabricantes de sus países crear bienes que finalmente suplantaron a los bienes nacionales en los mercados americanos. Pone el ejemplo de Japón subvencionando el acero y de países como China subvencionando casi todo lo demás.

No se discute que otros países hayan utilizado subvenciones, pero hay un problema que Prestowitz no aborda. Por definición, las subvenciones deben tomarse de las partes rentables de la economía y aplicarse a los sectores no rentables. Por ejemplo, si Japón subvencionara su industria electrónica, cada venta de un televisor japonés en EEUU se sacaría de las cuentas de las industrias japonesas que eran rentables sin subvenciones, debilitando a esas industrias en el proceso. Prestowitz, además, no dice que las industrias subvencionadas se volvieran repentinamente rentables, sino que siguieron funcionando gracias a la generosidad de los contribuyentes, lo que significa que países como Japón y China debilitaron sus propias economías para vender productos a los americanos.

Es obvio que esta situación no es sostenible, por lo que incluso los proteccionistas más acérrimos siempre han insistido en que las «industrias nacientes» que se subvencionan tendrán que llegar tarde o temprano a la edad adulta de producción. No hay forma de evitar este problema, ya que ni siquiera los métodos más creativos de contabilidad pueden convertir los déficits en activos. Las subvenciones tienen que salir de algún sitio, y el único lugar del que pueden salir es de aquellos activos económicos que son rentables. Todo lo demás se convierte en una forma económica de canibalismo.

Al final, nos quedamos con un marasmo de pensamiento contradictorio, todo ello sustentado en una versión conservadora del historicismo. El libre comercio nos ayudó a prosperar hasta que no lo hizo. Todas las industrias exitosas de la historia de Estados Unidos que crearon riqueza fueron subvencionadas, excepto las que no lo fueron. Y así sucesivamente.

Uno de los factores supuestamente redentores del conservadurismo era que supuestamente se basaba en una realidad fáctica que reconocía los límites naturales de la humanidad y del universo. En su forma religiosa (el cristianismo), el conservadurismo comprendía las implicaciones del pecado original y las limitaciones que éste imponía a las personas.

Hoy en día, tenemos algo muy diferente, un conjunto de creencias basadas en la noción de que porque algo era «americano», era excepcional por naturaleza. Los límites del tiempo y el espacio sólo se aplicaban a otras personas, no a los americanos, y eso incluía las leyes de la economía. De hecho, no había verdaderas «leyes» de la economía, según estos historicistas conservadores, sólo épocas de la historia que iban y venían y establecían sus propias reglas.

Así que, según Prestowitz, si Joe Biden quiere proporcionar grandes subvenciones a las empresas americanas, debemos asumir que el amiguismo, la búsqueda de rentas y otros comportamientos que siempre han acompañado a la inversión empresarial dirigida por el gobierno desaparecerán porque, bueno, porque somos americanos. Aceptamos el eslogan «Build Back Better» y corremos con él, sin hacer preguntas.

Author:

Contact William L. Anderson

William L. Anderson is a professor emeritus of economics at Frostburg State University in Frostburg, Maryland.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
New America via Flickr
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire