Mises Wire

Home | Wire | Cómo las familias impulsan el desarrollo económico

Cómo las familias impulsan el desarrollo económico

  • kit

Etiquetas Trabajadores y salarios

05/20/2021

La familia proporciona enormes ventajas económicas a la vida cotidiana y a la civilización en su conjunto. Pero la familia ampliada e incluso la nuclear se han ido erosionando gracias a los cambios en la política gubernamental, las tendencias económicas y la cultura. En este artículo, destaco cómo la familia nuclear y, sobre todo, la extensa, potencian la productividad humana gracias a la especialización y la división del trabajo que se da en ellas.

Cada hogar, esté formado por un solo adulto o por muchos, tiene una larga lista de retos que debe afrontar constantemente: obtener ingresos, cuidar de los niños, reparar la casa, cocinar, limpiar, lavar la ropa, etc.

Las personas pueden alcanzar un nivel de productividad superior a la suma de sus productividades individuales si se unen para formar familias. Una de las razones es que la especialización y la división del trabajo aumentan la eficiencia a través de diversos mecanismos. El excelente libro de texto de Robert Murphy Lessons for the Young Economist detalla estos mecanismos.

Aptitud natural y adquirida

Un mecanismo se llama «aptitud natural». Algunas personas nacen mejores para realizar algunas tareas que otras. Tenemos diferentes talentos. Cuando las personas viven separadas, aunque sólo tengan que cocinar para una persona, obtener ingresos para una persona, lavar la ropa para una persona, etc., deben aprender a hacer un poco de todo.

Por el contrario, en una familia en la que uno de los cónyuges es mejor que el otro para ganar dinero, hacer reparaciones o enseñar álgebra a los niños, etc., la productividad total se maximiza si ese cónyuge explota al máximo su aptitud natural centrándose en las tareas en las que es mejor, en lugar de que todos realicen un poco de cada tarea independientemente de su talento.

Del mismo modo, la especialización también aumenta la productividad debido a la «aptitud adquirida». Cuanto más se trabaja en algo, mejor se hace. Es difícil que una persona que vive sola consiga una especialización tan hábil porque tiene que dividir sus esfuerzos en un mayor número de responsabilidades. Sin embargo, una familia puede aprovechar la aptitud adquirida dividiendo las responsabilidades entre ellos y profundizando en su respectiva parte de las tareas.

Tiempo entre tareas y economías de escala

La siguiente ventaja de la especialización y la división del trabajo es que, dado que cada individuo se ciñe a una cantidad menor de tareas, pasa menos tiempo pasando de una tarea a otra. Murphy lo explica:

Imagina algo tan sencillo como tres niños limpiando la mesa después de cenar. Lo más probable es que los niños puedan hacer el trabajo más rápidamente si se dividen las tareas y se especializan, por la sencilla razón de que se reducen las caminatas innecesarias. Por ejemplo, uno de los niños puede raspar los platos en la basura y llevar los platos al fregadero. El segundo niño puede lavar y el tercero secar. Este sistema es mucho más eficaz—se acabará todo mucho antes—que, si cada niño coge un plato, lo raspa en la basura, luego lo lleva al fregadero y lo lava, después da un paso a la derecha para secar el mismo plato y finalmente lo guarda. El mismo principio se aplica a otras operaciones productivas.

Más allá de lavar los platos más rápidamente, otra forma en que muchas familias obtienen este beneficio es ahorrando en los desplazamientos, que en el ejemplo del lavado de platos anterior es el paseo innecesario.

Dos personas que viven separadas tienen que realizar las tareas del hogar y desplazarse al trabajo. Sin embargo, cuando dos personas forman una familia, el hecho de que una se dedique a las tareas domésticas y la otra a obtener ingresos fuera del hogar puede reducir el tiempo total de los desplazamientos, el número de coches necesarios y el gasto en combustible.

Otro beneficio de la división del trabajo al que pueden acceder las familias pero que está fuera del alcance de las personas que viven solas son las economías de escala, lo que significa que «una duplicación de los insumos es más que el doble de la producción». Cocinar espaguetis para un clan de treinta personas lleva más tiempo que cocinar para un hombre solo en su apartamento, pero no lleva treinta veces más, y de esta manera es más eficiente.

Murphy proporciona un ejemplo adicional de este principio: «Tanto si quieres hacer una taza como cuatro, el trabajo de preparación es en gran medida el mismo, por eso la gente suele preguntar: «Estoy haciendo café, ¿alguien más quiere?».

Hemos esbozado una serie de formas en que las familias aumentan la productividad económica: aptitud natural, aptitud adquirida, menos tiempo perdido alternando entre actividades y economías de escala. Antes de continuar, hay que tener en cuenta que, en cada uno de estos casos, los beneficios tienden a intensificarse a medida que aumenta el número de personas en la familia, porque con más personas, cada una puede especializarse más profundamente en una menor cantidad de tareas. La conclusión del mundo real es que las familias extensas tienden a beneficiarse de la división del trabajo incluso más que las familias nucleares.

El divorcio frente a la especialización

Las sociedades con una mayor probabilidad de divorcio van en contra de estos beneficios de la especialización y la división del trabajo. Es decir, en un entorno en el que el divorcio se considera poco probable, es más probable que los beneficios de la especialización persistan en el tiempo.

Esto puede afectar a las percepciones de las personas casadas y puede afectar a cómo cada persona ve el valor potencial de «invertir» en la especialización dentro de la familia. Por otro lado, en un entorno—ya sea general para la sociedad o específico para el matrimonio—en el que un cónyuge prevé que es más probable que el matrimonio termine (especialmente durante los años de crianza de los hijos), el riesgo de especialización excesiva aumenta. En estos casos, es más probable que un cónyuge evite el mismo grado de especialización, porque en caso de divorcio, ambos cónyuges tendrán que estar preparados para una vida de relativa autarquía. Como reconocen desde hace tiempo los tribunales de divorcio, un cónyuge que abandona una carrera asalariada para dedicarse a las actividades domésticas puede acabar en una posición económica más precaria.

Hace tiempo que se sabe que existe una correlación entre la monoparentalidad y la pobreza. Además, Estados Unidos tiene una de las tasas más altas del mundo de niños que viven con padres solteros. Y este porcentaje de familias monoparentales se ha triplicado desde 1965. Las repercusiones culturales de estas tendencias son, por supuesto, significativas. Pero casi debemos considerar los efectos económicos. Una sociedad que pone poco énfasis en la creación de familias es también una sociedad que abandona los numerosos beneficios económicos de la vida familiar derivados de la división del trabajo y las economías de escala.

Author:

Gor Mkrtchian

Gor Mkrtchian is a research assistant at the Free Market Institute and a PhD student in the Department of Political Science at Texas Tech University. He received a BA in political science and theater studies from Yale University.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Wavebreakmedia via Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire