Mises Wire

Home | Wire | Carl Menger explica la naturaleza de los bienes

Carl Menger explica la naturaleza de los bienes

  • cotton

Etiquetas Valor e Intercambio

Con la publicación de sus Principios de Economía en 1871, Carl Menger (1840-1921) sentó las bases de la escuela austriaca. Su contribución es famosa más allá de la economía austriaca, porque fue una de las obras fundamentales de la teoría del valor subjetivo y del análisis marginal. Sin embargo, el contenido del libro de Menger va mucho más allá. No ha perdido nada de su atractivo, ya que sigue siendo uno de los mejores libros para aprender cómo funciona la economía de mercado. El presente artículo es el primero de una serie que recoge la contribución fundamental de Menger. Siguiendo al pie de la letra el original alemán, el siguiente texto ofrece interpretaciones y citas recién traducidas que hacen que la obra sea accesible al lector moderno. La primera entrega de la serie trata el concepto de «bien».

¿Qué es un «bien»?

La totalidad de los bienes se divide en dos categorías: los bienes materiales (incluidas las fuerzas naturales, en la medida en que son bienes) y las acciones (u omisiones) humanas útiles, la más importante de las cuales es el trabajo. Para ser considerado como un bien, la cosa en cuestión debe ser capaz de satisfacer una necesidad humana, pero también debe estar disponible y la conexión entre las propiedades de esta cosa y la satisfacción de las necesidades humanas debe ser conocida. En este sentido, el «bien» incluye también las acciones y omisiones útiles. Para ser un «bien», las cosas y las acciones deben estar relacionadas con los seres humanos. «La cualidad de un bien no es algo que se adhiera a los bienes, no es su propiedad, sino que sólo se nos presenta como una relación en la que ciertas cosas son para los humanos, y con la desaparición de esta relación, las cosas dejan de ser bienes» (p. 3n).

Sin embargo, esta relación no está exenta de errores. De hecho, se observa una relación peculiar en la que se tratan como bienes cosas que no tienen ninguna conexión causal con la satisfacción de las necesidades humanas. «Este resultado se produce cuando se asignan erróneamente propiedades, y por tanto efectos, a cosas que no les corresponden realmente, o se suponen erróneamente necesidades humanas que no existen realmente» (p. 4).

Menger llama a esos bienes «bienes imaginarios» que son causales por valoración, pero no en la realidad. Se trata de cosas que derivan su calidad de bien sólo de sus propiedades imaginarias, o de las necesidades imaginarias de las personas. Ejemplos de ello son los medicamentos que no curan enfermedades existentes y los medicamentos para enfermedades que no existen.

En cualquier caso, es nuestro juicio o más bien nuestra opinión la que establece la calidad de bien de una cosa.

Bienes de primer y segundo orden

Menger define como «bienes de primer orden» aquellos bienes que pueden satisfacer inmediatamente nuestros deseos. Son bienes capaces de aumentar nuestro bienestar y cuyas propiedades tienen una causalidad conocida con nuestro bienestar.

Los «bienes de segundo orden» son aquellos que no pueden utilizarse en conexión causal directa con la satisfacción de nuestras necesidades. Sin embargo, poseen la cualidad de bien porque tienen una «relación causal indirecta» con la satisfacción de las necesidades humanas. Aunque los bienes de segundo orden son incapaces de satisfacer directamente nuestras necesidades, son útiles para producir bienes de primer orden. Los bienes de primer orden están en relación causal directa con las necesidades humanas, los de segundo orden están en relación causal indirecta con ellas.

Inherente al conjunto de bienes, existe una estructura en función de su distancia al consumo final. Así, es teóricamente posible categorizar los bienes de segundo, tercer o cuarto orden, etc., comenzando, por ejemplo, con el pan como bien de primer orden, capaz de satisfacer inmediatamente las necesidades humanas, con la harina como bien de segundo orden, el trigo como bien de tercer orden y el campo como bien de cuarto orden, con el trabajo incluido en estos órdenes.

Lo que importa aquí no es la numeración de los órdenes, sino la conexión causal entre el bien y la satisfacción de los deseos humanos. Lo que importa son sus grados de transmisión de causalidad.

Bienes complementarios

Para que un bien de orden superior tenga la cualidad de bien, deben estar a nuestra disposición los correspondientes bienes complementarios. Para cumplir el requisito categórico de ser un bien de orden superior, el bien complementario necesario debe estar disponible, de lo contrario esta cosa o servicio pierde su calidad de bien.

Los bienes de primer orden sirven para nuestra satisfacción de forma inmediata. Los bienes de segundo orden requieren una transformación. Toda la producción es una transformación y toda la economía puede imaginarse como un sistema de transformaciones en el que los bienes de orden superior se modifican para convertirse en bienes de primer orden.

«Si tenemos bienes de primer orden, está en nuestra mano utilizarlos directamente para satisfacer nuestras necesidades. Si tenemos los correspondientes bienes de segundo orden, está en nuestro poder transformarlos en bienes de primer orden y de este modo suministrarlos para la satisfacción de nuestras necesidades. Si sólo tenemos bienes de tercer orden, está en nuestra mano transformarlos en los correspondientes bienes de segundo orden, y éstos de nuevo en los correspondientes bienes de primer orden» (p. 11). La calidad de los bienes de orden superior depende de nuestra capacidad para transformarlos en la satisfacción de las necesidades, deseos y anhelos humanos.

Los bienes de orden superior (mayores que los de primer orden) requieren el uso de bienes complementarios de orden superior. Se trata de una restricción de gran importancia, «porque no está en nuestra mano utilizar un solo bien de orden superior para satisfacer nuestras necesidades si no disponemos también de los demás bienes (complementarios) de orden superior» (p. 11).

Si un bien de segundo orden existente ya no puede utilizarse porque faltan uno o varios de sus bienes complementarios, este bien específico de segundo orden pierde su calidad de bien. Cuando faltan bienes complementarios, el bien correspondiente deja de tener la capacidad de satisfacer las necesidades humanas y, por tanto, se elimina uno de los requisitos esenciales de la calidad de los bienes. De ello se deduce que la calidad de un bien de segundo orden está sujeta a la disponibilidad de los bienes complementarios necesarios del mismo orden respecto a la producción del bien de primer orden.

Ley de la dependencia mutua de los bienes

Resumiendo estas consideraciones, se puede formular la «ley de la dependencia mutua de los bienes», que dice que la calificación de ser un bien de orden superior depende de la disponibilidad de bienes complementarios de orden superior necesarios para generar el bien de primer orden. Los bienes de orden superior comprenden la totalidad de los bienes que son necesarios para la producción de un bien de primer orden, y los bienes complementarios comprenden la totalidad de los bienes que son necesarios para producir un bien de orden superior con el fin de producir un bien de primer orden (p. 15).

Menger ilustra este argumento con una serie de ejemplos de la Guerra de Secesión Americana, cuando la falta de algodón de los estados del Sur provocó un desabastecimiento temporal. Esta escasez de algodón inutilizó las máquinas textiles especializadas en Europa junto con la mano de obra cualificada en esta industria, y perdieron su calidad de ser mercancías. La interrupción de las cadenas de suministro afecta a las mercancías más allá de las que faltan. Aunque la maquinaria era físicamente la misma que antes y los trabajadores de esta área no perdieron ninguna de sus calificaciones, su buena calidad disminuyó o desapareció.

Estas consideraciones conducen al principio de que la cualidad de ser un bien de orden superior está condicionada por los correspondientes bienes de orden inferior (p. 17). Con el cambio en la satisfacción de los deseos de los bienes de primer orden, los bienes de orden superior varían en su calidad de ser bienes. Los bienes de orden superior pierden inmediatamente su calidad de bienes cuando desaparecen las necesidades que antes servían para satisfacer. Con la desaparición de las necesidades correspondientes, toda la base de la relación entre los bienes se desmorona y desaparece lo que constituye la cualidad de ser un bien.

De estas consideraciones se desprende la ley de que «las mercancías de orden superior en cuanto a su cualidad de mercancías están condicionadas por la cualidad de ser mercancía de las mercancías de orden inferior para cuya producción han de servir estas mercancías de orden superior» (p. 21).

Creación de riqueza

Aunque las relaciones causales del estrecho proceso de producción pueden ser claras, no representan la totalidad del proceso de transformación. Además de los factores que pertenecen al mundo de las mercancías, el proceso de producción contiene elementos cuya conexión causal con el bienestar humano puede no ser aún reconocida o cuyo control puede no ser ya comprendido.

Esto resulta del hecho de que los bienes de orden superior adquieren y mantienen su buena calidad no con respecto a las necesidades del presente inmediato, sino sólo con respecto a las necesidades humanas en el futuro. Estos valores sólo pueden ser previstos por la previsión humana, pero no conocidos, ya que sólo serán válidos en el momento en que se haya completado el proceso de producción (p. 23).

El proceso de transformación de las mercancías del orden superior al inferior sigue estrictamente las leyes de la causalidad y se produce en el tiempo. Según las leyes de la causalidad, los bienes de orden superior se convierten en los de orden inmediatamente inferior y así sucesivamente hasta que se convierten en bienes de primer orden y finalmente sirven para la satisfacción de las necesidades humanas.

Menger complementa la teoría de la creación de riqueza de Adam Smith. Además de la actividad profesional y el comercio, la clave de la creación de riqueza es la transformación de los bienes en órdenes superiores. El progreso económico está vinculado a la comprensión de las causalidades. Así, el desarrollo económico y la acumulación de conocimientos van de la mano. El desarrollo humano llega a extender la producción paso a paso hacia el ámbito de los bienes de orden superior. Menger deja claro que, además del comercio, el aspecto más importante del crecimiento y el desarrollo económico es el conocimiento sobre la conexión entre las cosas y el bienestar humano. La creación de riqueza está íntimamente relacionada con la expansión del conocimiento.

Observaciones finales

La estructura de Principios de Economía comienza con el análisis de los bienes. Este análisis sienta las bases para los capítulos posteriores que tratan del tiempo y el error, el papel de la propiedad, el valor, los precios, el intercambio y, finalmente, el dinero. En futuras contribuciones se abordarán estos temas.

Author:

Antony P. Mueller

Dr. Antony P. Mueller is a German professor of economics who currently teaches in Brazil. Write an email. See his website and blog.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire