Mises Wire

Home | Wire | «Capitalismo de participantes» es un término incoherente

«Capitalismo de participantes» es un término incoherente

  • Klaus Schwab

Etiquetas Burocracia y regulaciónCapitalismoProgresismoEconomía de EEUU

02/01/2023

En la reunión anual del Foro Económico Mundial celebrada en Davos este año, Klaus Schwab concedió una entrevista televisada en la que afirmaba que el capitalismo de participantes se convertirá en el sistema económico ideal para asignar eficientemente los recursos con el fin de «dominar el futuro». Sin embargo, el problema del capitalismo stakeholder de Schwab es que es incoherente con sus fines declarados. Además, las ideas de Schwab no son nuevas. La mayoría son variaciones de viejas ideas como la responsabilidad social y la corrección de los fallos del mercado.

En un artículo de marzo de 2021, Schwab sostiene que existen tres tipos de capitalismo: el de los accionistas, el de los grupos de interés y el del Estado. Sin embargo, en la economía comparativa formal, ni el capitalismo de accionistas ni el de participantes se reconocen como sistemas propios. El capitalismo de accionistas sólo significa capitalismo (o liberalismo, formalmente). Dado que el capitalismo de accionistas pretende respetar los regímenes de propiedad privada del capitalismo, su diferencia radica en proponer acuerdos institucionales alternativos que estructuren la actividad del mercado. Por otro lado, el capitalismo de Estado es lo más parecido al capitalismo político o al fascismo en la literatura.

Al desarrollar su argumento, Schwab afirma que el capitalismo de participantes es capitalismo en el sentido de que

los agentes privados poseen y controlan la propiedad de acuerdo con sus intereses, y la demanda y la oferta fijan libremente los precios en los mercados de forma que puedan servir a los mejores intereses de la sociedad.

Para él, la diferencia estriba en si los accionistas, los participantes o el Estado son el grupo dominante de la sociedad. Curiosamente, este encuadre se aparta de la mayoría de los manuales de macroeconomía que proponen cuatro actores: los hogares, las firmas, el Estado y el resto del mundo. No obstante, Schwab escribe

Tanto en el capitalismo de accionistas como en el capitalismo de Estado, el predominio de una de los participantes sobre las demás es el mayor defecto del sistema. . . . Pero el capitalismo de accionistas difiere fundamentalmente de las otras formas de capitalismo que hemos visto. . . . En primer lugar, todos los que tienen intereses en la economía pueden influir en la toma de decisiones. . . . Además, existe un sistema de controles y equilibrios para que ninguno de los participantes pueda convertirse en dominante o seguir siéndolo. Tanto el gobierno como las empresas... optimizan así un objetivo más amplio que los beneficios: la salud y la riqueza de las sociedades en su conjunto. (énfasis añadido)

Desmenucemos su afirmación sobre el dominio de los grupos de interés en el capitalismo. En general, es cierto que los accionistas como categoría dirigen la actividad de las firmas para obtener beneficios. Sin embargo, no existe un único grupo de accionistas que dirija toda la actividad económica. De hecho, hay muchos grupos de accionistas que compiten entre sí. Además, los accionistas también pueden ser participantes en diferentes contextos; todo depende del tiempo y del lugar. Pero en la medida en que la economía reconoce un grupo dominante en el capitalismo, éste debe ser el consumidor. Es el consumidor el que debe ser satisfecho para que los accionistas obtengan beneficios. Entonces, ¿por qué Schwab hace hincapié en la firma? Es sencillo: ¿es más fácil cambiar las preferencias de consumo de todo el mercado o cambiar las reglas que guían la actividad de las firmas?

Al plantear el debate en términos de grupos de interés que compiten por una parte de la sociedad, Schwab presenta un argumento político, no económico. Al promover la idea de que hay partes de la sociedad en juego, invita a pensar en una suma cero sobre lo que es una parte «justa». Después de todo, si un grupo «ejerce demasiado poder», esto implica que debe ser a expensas de los demás. En resumen, este truco de persuasión está diseñado para que la gente considere injusto el capitalismo y exija una alternativa. ¿Le suena? Además, permite a Schwab promover la idea del fracaso del mercado.

Schwab insiste en que el dominio de los accionistas da lugar a una competencia miope, que a menudo provoca desórdenes sociales como la contaminación. Este punto de vista no es original. John Maynard Keynes expuso un argumento similar en 1926:

No es una deducción correcta de los Principios de Economía que el interés propio ilustrado opere siempre a favor del interés público. . . . Lo más frecuente es que los individuos que actúan por separado para promover sus propios fines sean demasiado ignorantes o demasiado débiles para alcanzar incluso éstos.

En resumen, la queja es que los mercados del mundo real a menudo no cumplen las normas de la competencia perfecta (en sí misma una norma dudosa). Como resultado, se considera que el mercado es incapaz de solucionar el problema y, por tanto, se requiere la intervención de fuerzas externas, como el gobierno.

Sin embargo, Schwab adopta un enfoque diferente al abordar el fracaso del mercado de dos maneras. En primer lugar, sostiene que los intereses de los accionistas deben sopesarse con aquellos de los «participantes» en la actividad de la firma. Para Schwab, si se incluye a estos participantes en la toma de decisiones de la empresa, podrían evitarse por completo externalidades negativas como la contaminación. En segundo lugar, Schwab sostiene que es necesario un sistema de controles y equilibrios para evitar que un grupo de interés se convierta en dominante.

Para el resto del artículo, centraré el análisis en la primera «solución». La razón es que la segunda requiere, en última instancia, un proceso político que utilice el conocimiento político. Y como demostraré más adelante, el conocimiento político no puede asignar racionalmente los recursos, por lo que podemos ignorarlo.

Aunque hay innumerables cuestiones prácticas en diluir los intereses de los accionistas con los de terceros, quiero centrarme en dónde termina Schwab en su lógica. Dice que «el gobierno y las empresas... optimizan para un objetivo más amplio que el beneficio». En primer lugar, los gobiernos no son demandantes residuales de su actividad y, por tanto, no incurren en beneficios o pérdidas económicas. En segundo lugar, si el capitalismo de las participantes es supuestamente más eficiente, ¿cómo se logrará esto si las señales de beneficios y pérdidas se diluyen por consideraciones «más amplias»? ¿Qué otra cosa que no sea el beneficio impulsará el interés propio de los empresarios para asumir riesgos? Schwab nunca responde a esta parte; se deja a la imaginación del lector.

Este es el problema central del capitalismo de participantes. Schwab sostiene que el proceso de cálculo económico puede mejorarse con parámetros arbitrarios. Y de alguna manera, estas métricas conducirán a una asignación más eficiente que en una economía de mercado.

Los economistas socialistas intentaron el mismo truco promoviendo el tiempo de trabajo como sustituto de los precios de mercado. Sin embargo, como demostraron Ludwig von Mises y Friedrich Hayek, el único tipo de información que comunica las realidades económicas son los precios de mercado que se generan a partir de un sistema de propiedad privada. Dado que los propietarios de bienes privados soportan plenamente los costes y beneficios de la propiedad, estos precios comunican todos los descubrimientos empresariales hasta ese momento y todos los errores empresariales que se cometen en la actualidad.

O, en la hipótesis del mercado eficiente, los precios de mercado reflejan plenamente toda la información disponible. Por tanto, utilizar estos precios de mercado es la única forma de realizar un cálculo económico que permita obtener beneficios y lograr una asignación racional. Puesto que las métricas arbitrarias como el tiempo de trabajo, o la «salud» como propone Schwab, no comunican realidades económicas concretas como la escasez de recursos o los costes de oportunidad de la propiedad, son fundamentalmente inútiles para el cálculo económico. Y es sobre esta base que el capitalismo de participantes es incoherente.

Además, incluso si se cree que las firmas deben ser socialmente responsables, sea cual sea su definición, hacer que optimicen para algo que no sea el beneficio menoscaba su capacidad de ser responsables. Dado que las métricas arbitrarias carecen de fundamento económico, tendrán que ser articuladas por las autoridades políticas. Y como las autoridades políticas ejercen el poder monopolístico de imponer costes a través de la regulación, esto anima a las firmas a competir entre sí para satisfacer las preferencias de las autoridades políticas, lo que se conoce como búsqueda de rentas. Dado que la búsqueda de rentas es un proceso de suma negativa que destruye riqueza, es incompatible con un comportamiento socialmente responsable.

Author:

Dan De La Vega

Dan De La Vega is a research analyst in Northern Virginia.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
World Economic Forum via Flickr
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here