Mises Wire

Home | Wire | Capital versus trabajo: el gran desacoplamiento

Capital versus trabajo: el gran desacoplamiento

  • productivity

Etiquetas Trabajadores y salarios

Este artículo explora el concepto del gran desacoplamiento, o la supuesta discrepancia entre el aumento de la productividad laboral y el aumento de los salarios de los trabajadores. Antes de 1970, los aumentos de la productividad laboral se traducían en aumentos salariales, tal como dicta la teoría económica. Sin embargo, parece que desde los 1970, los salarios apenas han aumentado o lo han hecho mucho más lentamente que la productividad. ¿A qué se debe esto?

El gran desacoplamiento: los salarios no crecen como deberían

Hagamos primero una foto de la Gran Desvinculación. En este gráfico, elaborado por el Instituto de Política Económica y publicado por el Foro Económico Mundial, podemos ver que los aumentos salariales fueron de la mano de los aumentos de la productividad laboral hasta 1970. Desde entonces, los salarios se han estancado prácticamente, mientras que la productividad ha seguido aumentando. Se pueden encontrar gráficos similares a este en muchos artículos.

df

La teoría económica tradicional nos dice que el salario de un trabajador está determinado por su productividad marginal. El aumento de la productividad debería traducirse en un aumento de los salarios. Hay que tener en cuenta otras cuestiones, pero el principio básico es válido.

Explicaciones para el gran desacoplamiento

¿Qué explica el gran desacoplamiento? Ha habido varios intentos fallidos de explicar este problema. Los más críticos con el sistema de mercado han sugerido que el responsable es el declive de los sindicatos. La hipótesis es que los trabajadores han perdido la capacidad de negociar, de modo que los aumentos de productividad han sido apropiados casi en su totalidad por los empresarios y apenas por los trabajadores.

Otra explicación que esgrimen los enemigos del capitalismo es que los 1980 fueron una época de triunfo de la economía de la oferta, la liberalización y la desregulación, y que las grandes empresas fueron las principales beneficiarias de estos triunfos.

Los partidarios del libre mercado han argumentado que el desacoplamiento fue causado por el fin del patrón oro en 1971. La supresión de un activo monetario externo al sistema financiero llevó a constantes intervenciones monetarias para salvar a las empresas, creando un mercado centrado más en cortejar el favor político que el de los consumidores.

¿Qué está causando el gran desacoplamiento?

En 2007, el economista Martin Feldstein publicó un artículo en el que explicaba magistralmente que el Gran Desacoplamiento es una ilusión basada en dos errores.

Primer error: salario frente a compensación

El primer error es centrarse en los salarios y no en la compensación total de los trabajadores. Es cierto que los salarios están casi estancados en términos reales (es decir, después de tener en cuenta la inflación); sin embargo, en las últimas décadas, las formas de compensación no salarial, como las contribuciones a los fondos de pensiones, los seguros médicos privados y la Seguridad Social, han aumentado considerablemente.

En el gráfico siguiente, podemos ver que los salarios se desacoplaron casi por completo de la remuneración de los trabajadores a principios de la década de 1970, justo cuando se supone que ha comenzado el gran desacoplamiento. Entre 1964 y 2021, los salarios crecieron un 17% en términos reales, mientras que la remuneración de los trabajadores se duplicó con creces. En otras palabras, los trabajadores americanos están ganando más en compensación aunque sus salarios se han estancado.

df
Fuente: Fed. de San Luis. Se eligió el año 1964 como base porque es cuando se inició la serie Average Hourly Earnings of Production and Nonsupervisory Employees.

Segundo error: desinflar incorrectamente

El otro error descrito por Feldstein es más técnico.1 Utilizar el Índice de Precios al Consumo para deflactar los salarios (es decir, para contabilizar la inflación) es útil en algunas situaciones, como cuando queremos saber cómo evoluciona el nivel de vida de los trabajadores. Sin embargo, es un grave error cuando se analiza la evolución de la productividad y los salarios.

A las empresas se les paga por lo que producen, y a los trabajadores se les paga por producir, no por consumir. Por lo tanto, el deflactor del PIB, que incluye todos los bienes producidos en una economía, se utiliza para analizar los cambios en la producción real y la productividad. Pero los salarios nominales se convierten en valores reales con el Índice de Precios de Consumo, un índice mucho más estrecho que incluye sólo los bienes de consumo. Para que la comparación entre la productividad y los salarios de los trabajadores sea precisa, tendríamos que convertir ambas medidas a sus valores reales utilizando el mismo índice de precios. Como no lo hacemos actualmente, estamos comparando manzanas y naranjas.

La diferencia entre el IPC y el deflactor del PIB es enorme a largo plazo, como puede verse en el gráfico siguiente. La diferencia comenzó a aumentar en la década de 1970, que, de nuevo, es cuando se supone que comenzó el Gran Desacoplamiento. Los precios al consumo, medidos por el IPC, se han multiplicado por más de 10 desde 1947 hasta 2021. Por su parte, los precios generales de la economía norteamericana, medidos por el deflactor del PIB, se han multiplicado por 6,4 entre 1947 y 2020. La diferencia es enorme.

df
Fuente: Oficina de Estadísticas Laborales de Estados Unidos. 

Cálculo de la remuneración real de los trabajadores mediante el deflactor del PIB

Si utilizamos el deflactor del PIB para calcular tanto la remuneración real de los trabajadores como la productividad real, el panorama cambia drásticamente.

df
Los datos corresponden a las empresas privadas no financieras. Los datos que incluyen a todo el sector privado son muy similares a los presentados aquí. Fuente: Elaborado por el autor con datos de la Oficina de Estadísticas Laborales de Estados Unidos.

Ahora podemos ver que la productividad real ha crecido casi al mismo ritmo que la remuneración real. De 1947 a 2020, la productividad se multiplicó por 4,7 mientras que la remuneración de los trabajadores se multiplicó por 4,6. Por lo tanto, ni la desmonetización del oro, ni la caída del sindicalismo, ni la desregulación y liberalización causaron el Gran Desacoplamiento. De hecho, nada lo ha causado: simplemente no existe.

¿Y si utilizamos variables nominales?

Tal vez la conversión de variables nominales en variables reales nos haya mareado. ¿Y si probamos algo más sencillo? Utilicemos exclusivamente las variables nominales y, por tanto, no convirtamos las variables.

df
Los datos corresponden a las empresas privadas no financieras. Los datos que incluyen a todo el sector privado son muy similares a los presentados aquí. Elaborado por el autor con datos de la Oficina de Estadísticas Laborales de Estados Unidos.

Ahora, la remuneración de los trabajadores y el aumento de la productividad van casi de la mano. Tenemos que utilizar líneas de puntos en el gráfico para hacer visible la diferencia. A principios de la década de 2000 se abrió una ligera brecha, pero ahora casi se ha cerrado. Sin embargo, no se ha producido nada que se acerque a merecer el rimbombante nombre de «el gran desacoplamiento».

Conclusión: el gran desacoplamiento es un cuento chino

Los economistas se han apresurado a sacar conclusiones sobre datos que son claramente incorrectos. La remuneración de los trabajadores apenas se ha desviado del aumento de la productividad desde 1947.

Los enemigos más avezados del capitalismo van a tener que buscar otra narrativa, ya que la narrativa del Gran Desacoplamiento y el creciente poder del capital sobre el trabajo carece de apoyo empírico y teórico. La narrativa promercado en la que el desacoplamiento está vinculado al abandono del patrón oro tiene una mejor base teórica. Pero mientras que el abandono quizás causó distorsiones en los mercados de capitales, no parece haber afectado al mercado laboral.

Publicado originalmente en Market Trends de la Universidad Francisco Marroquín.

  • 1. Los economistas hablan de variables en términos nominales y en términos reales. Cualquier variable monetaria se enfrenta al problema de que los precios cambian constantemente y, por desgracia, casi siempre aumentan. Si el año pasado ganabas 10 dólares por hora y este año ganas 11, tu salario ha aumentado un 10% en términos nominales. Sin embargo, si los precios han subido un 10%, su poder adquisitivo no ha aumentado en absoluto. Por lo tanto, su salario real se ha mantenido constante. Hablar en términos reales significa simplemente tener en cuenta el efecto de la inflación en las variables económicas.
Author:

Contact Daniel Fernández Méndez

Daniel Fernández is the founder of UFM Market Trends and professor of economics at the Francisco Marroquín University. He holds a PhD in Applied Economics at the Rey Juan Carlos University in Madrid and is a former research fellow at the Mises Institute.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here