Mises Wire

Home | Wire | Bitcoin no es más peligroso que el euro

Bitcoin no es más peligroso que el euro

  • euros

Etiquetas Dinero y bancos

12/06/2021

Los principales representantes del Banco Central Europeo —incluida la presidente del BCE, Christine Lagarde— siguen advirtiendo contra el bitcoin. En un artículo reciente, dirigido al público alemán reacio a la inflación, el representante del BCE, KlausMasuch, junto con el antiguo economista jefe del BCE, Otmar Issing, ha destacado cinco riesgos del bitcoin: la falta de valor intrínseco, los riesgos para la estabilidad del mercado financiero, el uso en la financiación del crimen organizado, el alto consumo de energía y el peligro de que los contribuyentes sean responsables de los riesgos financieros. Está bien que el BCE quiera protegernos de los posibles riesgos, pero debería permitirse una comparación entre el bitcoin y el euro en los cinco puntos mencionados.

En primer lugar, los autores escriben que el bitcoin no tiene valor intrínseco, es decir, no tiene valor de uso directo como el oro, por ejemplo (véase también Thiele 2017). Esto es cierto, pero cierto valor surge del hecho de que el bitcoin hace posible las transacciones electrónicas sin una cuenta bancaria (peer to peer). El euro tampoco tiene valor intrínseco; como mucho tiene valor en forma de valor de combustión de los billetes y de valor metálico de las monedas. El dinero del crédito en euros ha estado respaldado por los proyectos de inversión que ha financiado, pero la política monetaria persistentemente relajada del BCE está zombificando cada vez más a las empresas de la zona del euro. Cada vez más depósitos privados en los bancos comerciales están respaldados por los depósitos de los bancos comerciales en el banco central en lugar de por inversiones financiadas con créditos.

Bitcoin por euro

btc
Fuente: Reuters.

Así pues, la confianza en las dos monedas depende de su credibilidad, cuestión que está fuertemente ligada a las limitaciones de la oferta de las monedas. El número de bitcoins está limitado de forma creíble a un máximo de 21 millones. Los mineros de bitcoin tienen que realizar un trabajo considerable para crear bitcoins (prueba de trabajo). Los esfuerzos necesarios aumentan con el número de bitcoins creados.

La oferta de euros debía estar limitada por el objetivo de estabilidad de precios del BCE, tal y como se recoge en el artículo 127 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea (TFUE), así como por la prohibición de la financiación pública por parte del banco central (artículo 123 del TFUE). Pero estas normas parecen estar cada vez más desvirtuadas, ya que el balance del BCE sigue creciendo a gran velocidad. Además, cada vez está menos claro si los bonos y préstamos del Estado en el lado del activo del balance del BCE—que coinciden con los depósitos de los bancos comerciales y las letras en euros emitidas en el lado del pasivo del balance del BCE—corren riesgo de impago. Por lo tanto, la confianza en el euro está disminuyendo y la confianza en el bitcoin está creciendo, con una fuerte apreciación del bitcoin frente al euro (a pesar de las fuertes fluctuaciones; véase el gráfico anterior).

En segundo lugar, Masuch e Issing expresan su preocupación por que el bitcoin pueda perder repentinamente todo su valor y desestabilizar así el sistema financiero. Este riesgo es bajo porque la oferta de bitcoin es limitada y una gran parte del bitcoin se mantiene de forma descentralizada. En el mejor de los casos, podría surgir una inestabilidad financiera si los bitcoins son una parte esencial de un producto financiero (pero véase más adelante). Tal vez por esta razón, el legislador alemán ha limitado la inversión en bitcoins a fondos especiales y allí a un máximo del 20%.

Por otro lado, el BCE crea riesgos para la estabilidad de los mercados financieros, ya que la política monetaria ultralaxa deprime las primas de riesgo. Se fomenta la especulación y los altos niveles de endeudamiento, lo que puede llevar a nuevas deudas y crisis financieras. Además, la política de tipos de interés bajos, nulos y negativos del BCE está reduciendo los ingresos de los bancos en concepto de tipos de interés, lo que desestabiliza a muchos bancos de la zona del euro. Los riesgos para los bancos podrían aumentar aún más si el propio BCE emite una moneda digital del banco central y los ahorradores trasladan sus depósitos de los bancos comerciales al banco central.

En tercer lugar, los autores objetan que el bitcoin puede servir al crimen organizado. Sin embargo, el lavado de dinero y la financiación del terrorismo ya existían antes de las criptomonedas, lo que no llevó a criticar o incluso a prohibir el dólar o el euro. A diferencia de las transacciones en dinero fiat, las transacciones en bitcoin pueden verse en un libro de contabilidad público (blockchain). Además, ¿no existe actualmente la preocupación de que parte del fondo de reconstrucción de la UE, que está respaldado indirectamente por el BCE, pueda acabar en manos de la mafia italiana?

En cuarto lugar, se critica el impacto del bitcoin en el clima, ya que el consumo de energía durante la producción (minería) es elevado. Sin embargo, la producción de bitcoins es geográficamente independiente. Los bitcoins se pueden minar allí donde la capacidad eléctrica esté ociosa (y por tanto sea barata). Como la electricidad es difícil de almacenar, el bitcoin es una forma de resolver el problema del exceso de electricidad (fluctuaciones de la red).

Además, también se necesita energía y recursos para crear y distribuir euros, ya sea en papel o en formato electrónico. A diferencia del bitcoin descentralizado, el euro se mantiene en un nuevo y enorme rascacielos totalmente climatizado y en diecinueve bancos centrales nacionales con gran cantidad de personal altamente remunerado. Una extensa red de bancos comerciales distribuye y almacena euros en papel y en formato electrónico. Desde esta perspectiva, el bitcoin parece muy escaso en cuanto a consumo de recursos.

Además, la política monetaria ultralaxa del BCE tiene un efecto insostenible, ya que los tipos de interés persistentemente bajos están impulsando la deuda y el consumo (Schnabl and Sepp 2020). La pérdida de confianza en el euro ha desencadenado una huida hacia los activos reales, lo que ha dado lugar a auges de la construcción. Entre 2003 y 2007, los bajos tipos de interés del BCE contribuyeron a las burbujas inmobiliarias en España y otros países del sur de la zona euro, que dejaron a su paso muchas ruinas de construcción. Desde entonces, los bajos tipos de interés han impulsado las actividades de construcción en la mayoría de los países de la zona del euro. Desde la perspectiva de la teoría de la sobreinversión de Hayek, la política monetaria persistentemente relajada del BCE está provocando una mala asignación (y por tanto un despilfarro) de recursos sin precedentes (Schnabl 2019). Como el bitcoin es escaso, ayuda a evitar estos auges de sobreinversión.

Por último, se expresa la preocupación de que una crisis financiera desencadenada por una fuerte caída del valor del bitcoin pueda obligar a los responsables políticos a compensar las pérdidas para evitar una crisis sistémica en el sistema financiero. La advertencia contra la suspensión del principio de responsabilidad está justificada. Cada uno debe invertir y especular a su propio riesgo.

De acuerdo con el principio de responsabilidad, la red bitcoin crea riesgos de impago a nivel individual debido a su naturaleza descentralizada. Desde este punto de vista, no existe una crisis sistémica. Por el contrario, en el sistema financiero de la zona del euro, el principio de responsabilidad se suspendió con el rescate de los bancos y de los Estados del euro altamente endeudados en el curso de la crisis financiera y de la deuda europea en 2008-12. Desde el «whatever it takes» de Mario Draghi, el BCE ha mantenido fiscalmente estables a un número creciente de Estados del euro altamente endeudados con la ayuda de amplias compras de bonos del Estado. Los riesgos individuales se socializan así, paralizando el crecimiento.

El resultado es que la política monetaria persistentemente relajada del BCE y otros bancos centrales ha provocado una pérdida de confianza en el euro. Esta pérdida no sólo se refleja en la subida de los precios del bitcoin, sino también en la subida de los precios de las acciones, de los bienes inmuebles, del oro, etc. La actual política de tipos de interés bajos, nulos y negativos del BCE está provocando una inmensa mala asignación y despilfarro de recursos, que probablemente empequeñezca la energía consumida por la minería del bitcoin con creces. Si el bitcoin—a través de la competencia monetaria con el euro—ayuda a disciplinar la política monetaria del BCE, entonces hace una importante contribución tanto a la estabilidad del mercado financiero como a la sostenibilidad de la Unión Europea.

Author:

Contact Gunther Schnabl

Gunther Schnabl is a professor of international economics and economic policy in the department of economics at Leipzig University, Germany.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire