Mises Wire

Home | Wire | Austeridad: una solución real para sanear la economía de los EEUU

Austeridad: una solución real para sanear la economía de los EEUU

  • cut

Etiquetas Burocracia y regulaciónPolítica económicaEconomía de EEUU

12/15/2022

La austeridad funciona. Sabemos lo que es y no nos gusta, pero funciona. Suele significar recortar el consumo y el gasto, pagar las deudas, empeñar los bienes y trabajar más horas para restablecer la situación económica.

Puede que invoques la «austeridad» porque has perdido tu trabajo, se te ha quemado la casa o tienes un hijo inesperado en camino. Podrías tomar medidas similares si la economía estuviera en crisis. Es esencialmente lo mismo que recortar gastos para ahorrar para el pago inicial de una casa, pagar la educación de un hijo o acumular un fondo para la jubilación.

Las empresas hacen lo mismo: retrasan ampliaciones, despiden trabajadores, recortan gastos, trabajan más horas y venden activos. El aspecto contable del problema es sencillo: recortar gastos, aumentar ingresos, pagar la deuda y equilibrar el presupuesto.

En las últimas décadas, el término se ha aplicado cada vez más a los gobiernos que reaccionan ante la escasez de ingresos, las deudas crecientes, las rebajas de la calificación crediticia y los mandatos de los acreedores. Aunque dolorosa, la austeridad funciona muy bien para particulares y empresas, pero puede plantear un gran problema cuando se aplica al gobierno. Este artículo explica cómo funciona la austeridad para resolver problemas económicos y gubernamentales y cómo los políticos y burócratas socavan el proceso y la economía, para su enriquecimiento personal. Esto codificará el significado correcto de la política y socavará a los oponentes de la austeridad que se benefician directamente de la generosidad del gobierno. La austeridad es el músculo del proceso de recuperación económica.

Economía austeriana

Rob Parenteau, de The Richebacher Letter, acuñó la expresión economía «austeriana» para describir la inclinación por las políticas de austeridad, como el recorte presupuestario y la deflación, que suelen propugnar los economistas de la Escuela Austriaca. Paul Krugman, el gran impulsor del keynesianismo moderno, utiliza la frase con regularidad, la considera un delirio peligroso, una ideología colapsada y su caso intelectual en bancarrota. Hipérboles aparte, la frase es un intento de reprender a sus defensores con un juego de palabras que combina las recomendaciones políticas de austeridad con la escuela austriaca de economistas que apoyan esas políticas correctoras.

La mayoría de los burócratas, economistas y políticos aborrecen la idea de recortar los presupuestos gubernamentales por cualquier motivo y prefieren aumentos presupuestarios generosos y rigurosamente financiados en todo momento. En este caso, la reticencia normal e incluso la vergüenza de la austeridad individual se transforma en una calamidad contra la humanidad cuando se aplica a los gobiernos. Lo que el individuo entiende como una vía de superación personal, los políticos y burócratas lo consideran intolerable. Es sólo un último recurso.

La opinión de la oposición sobre la austeridad emana directamente del interés propio, no de la ciencia. Y lo que es más importante, la eficacia de la política depende del tipo de austeridad que se invoque. Los intereses de políticos y burócratas sesgan las medidas empleadas para equilibrar el presupuesto, lo que repercute negativamente en la eficacia de la austeridad para devolver la prosperidad a la economía. En nombre de la «austeridad», los políticos promoverán políticas que son ineficaces y destructivas, socavando la eficacia percibida de la política.

Por ejemplo, las políticas de «austeridad» pueden implicar recortes y subidas de impuestos. Los recortes fiscales conducen a un aumento de la producción de bienes económicos, como los alimentos. Por el contrario, las subidas de impuestos pueden conducir a un aumento de los ingresos a corto plazo y podrían aumentar la producción de bienes no económicos, como los transbordadores espaciales, pero socavan la recuperación económica y el nivel de vida. Las subidas pueden incluso aumentar el PIB a corto plazo, como durante las guerras, pero las bajadas de impuestos aumentarán la producción de bienes, la prosperidad y el nivel de vida, lo que se reflejará en el PIB, a largo plazo.

Un paquete de políticas de austeridad adecuado contiene recortes de impuestos, pero no subidas de impuestos ni nuevos tipos de impuestos. Si se deja en manos de políticos y burócratas, un paquete de austeridad tiende a ser grande en aumentos de impuestos y pequeño en recortes fiscales, sin que se elimine ningún impuesto de forma permanente.

Todas las políticas de austeridad implican recortes del gasto, pero ¿qué tipo de gasto se recorta y en qué cuantía? Por ejemplo, los recortes permanentes que eliminan ciertas funciones del gobierno tendrán el saludable efecto económico de liberar recursos, intensificar la competencia, aumentar los empleos productivos y reducir los riesgos para los empresarios. Esto es especialmente cierto en el caso de los más jóvenes, que deberían preocuparse con razón de que su esfuerzo y su capital sean destruidos en el futuro por el aumento de los impuestos y la inflación. Los pequeños recortes temporales del gasto no solucionan el problema de fondo y no abordan estas cuestiones críticas a largo plazo.

Por el lado del gasto, los políticos y burócratas se centrarán en recortes temporales y recortes dirigidos a los servicios gubernamentales (monopolísticos). Los sospechosos habituales aquí incluirían, el servicio de recogida de basuras del gobierno, los servicios de solicitud de licencias y pasaportes, y el acceso a los parques nacionales. Los gobiernos sin control maximizarán el dolor sobre los ciudadanos para aumentar el apoyo a más ingresos para salvar los puestos de trabajo burocráticos y el gasto de los grupos de interés. Se parece más a una situación de rehenes que a un debate presupuestario racional.

Una de mis propias experiencias que ilustra este punto ocurrió cuando yo era un estudiante graduado instructor de economía. El presupuesto de la universidad tuvo que ser recortado durante el año fiscal porque el Estado estaba experimentando flujos de ingresos inferiores a los previstos para hacer frente a los gastos presupuestados. Estábamos en «prorrateo». Esto significaba una congelación de las nuevas contrataciones, pero no se podía tocar a los empleados actuales, ni su sueldo, ni las prestaciones que recibían. Resultó que prácticamente el único artículo que no estaba exento de la congelación de gastos era el papel de fotocopias. Este papel era esencial para la única cosa tangible que el departamento de economía hacía por su dinero, nuestro único «entregable» a los contribuyentes: ¡examinar y calificar a los estudiantes!

Si la táctica de la toma de rehenes fracasa, los detractores de las políticas de austeridad recurrirán a la idea de que recortar el gasto público es contraproducente. Argumentan que reducirá la demanda agregada, el PIB y los ingresos fiscales, agravando el problema existente. Presentan el gasto público como necesario para mantener a raya los «espíritus animales» en nuestros mercados de inversión. Los déficits son «inversiones» que hacen crecer la economía. La inversión pública tiene un efecto multiplicador, es decir, es la gallina de los huevos de oro. Todo esto es mercantilismo keynesiano en su máxima expresión, como ha explicado el profesor Salerno.

El trabajo hace que la austeridad funcione

Las políticas de austeridad eficaces comienzan con grandes recortes presupuestarios permanentes que se traducen en la eliminación de puestos de trabajo, actividades, programas, políticas y tenencias de activos por parte del gobierno. Imaginemos a los empleados del gobierno huyendo del edificio de oficinas, escritorios y ordenadores volando por las ventanas, y edificios enteros vaciados, incluso despejando el escenario hasta dejar la tierra desnuda, como cuna de oportunidades y productividad.

Esta mentalidad de tierra quemada de la austeridad es lo que hace que funcione. Pone a disposición grandes cantidades de mano de obra, reduce el gasto público en bienes y servicios y aumenta la cantidad de tierra y bienes inmuebles disponibles que antes controlaba el gobierno. Los recortes programáticos del gasto pueden incluso requerir reducciones fiscales adicionales que aumenten aún más la producción.1

Los recursos se liberan y reasignan al sector productivo y las personas pasan de ser «devoradoras de impuestos» a «contribuyentes». Los recursos antes controlados por el gobierno serán más eficientes bajo una gestión con ánimo de lucro y más productivos con la introducción de incentivos y la eliminación de garantías. El poder de la soberanía del consumidor conduce a una mayor producción de bienes y servicios, mejoras en el servicio y la disponibilidad, y mayores niveles de satisfacción del consumidor, al tiempo que se amplía la base fiscal potencial.

La reasignación de empleados públicos al mercado aumenta la oferta de mano de obra,2 incrementa su disponibilidad y reduce su precio, es decir, su salario. Los recortes del gasto público en mobiliario de oficina, electricidad, ordenadores, aparcamiento, papel, etc. también aumentan la disponibilidad de esos recursos y reducen el precio de esos artículos, que las empresas también utilizan. Por último, el gobierno es el mayor propietario de terrenos, bienes inmuebles e instalaciones, la mayoría de los cuales tienen usos productivos en el sector privado.3 Incluso el más mínimo nivel de experiencia sobre cómo funcionan el gobierno y el mercado le hará darse cuenta de que no se trata de una simple transferencia con beneficios de suma cero, sino de una bendición para la sociedad.

Bajar el precio de los recursos es una gran ayuda para el sector privado. Éste utiliza los recursos de forma eficiente y aumenta la productividad, y siempre proporciona productos de más valor que el precio; algo que el gobierno no puede hacer. Las empresas experimentarán un aumento inicial de los beneficios, pero los resultados a largo plazo incluyen una mayor competencia y precios más bajos, una mayor eficiencia y productividad y, por supuesto, un aumento de la producción, el rendimiento, las ventas y el consumo. El pastel económico aumenta. Las partes del pastel se recompensan a los contribuyentes (trabajadores, capitalistas, propietarios de recursos y empresarios) mientras que las menos se redistribuyen por decreto (burócratas, políticos, contratistas del gobierno y beneficiarios de la asistencia social). Evidentemente, esto estimula la producción y es más justo.

Pruebas

La validez de la austeridad para solucionar problemas económicos me parece superabundante dado que prácticamente todas las personas que conozco han tenido que recurrir a apretarse el cinturón en varias ocasiones y lo han conseguido. Las empresas también lo hacen con regularidad; ajustan su plantilla, venden activos, interrumpen líneas de producción, recortan dividendos, etc. para cumplir los objetivos de la empresa y sobrevivir.

También puede funcionar en el caso de los gobiernos. Hay muchas razones diferentes por las que los gobiernos fracasan y se convierten en problemas económicos que los ciudadanos deben solucionar. Puede llevar mucho tiempo en las sociedades libres, pero el gobierno es un fracaso a punto de producirse. Ya conocen la historia. El gobierno crece en relación con la economía que lo acoge, se atrinchera y se vuelve cada vez más disfuncional, favorece el fracaso y a los inútiles, ataca el éxito y da cobijo a los holgazanes. Recurre al endeudamiento y a la inflación para financiar la deuda con el fin de reducir el coste percibido de los impuestos estatales. Todas esas tendencias acaban desembocando en la crisis económica creada por el gasto público desbocado.4

¿Qué tipo de austeridad funciona con el gobierno? El libro del economista de Harvard Alberto Alesina, y Carlo Favero y Francesco Giavazzi, Austerity: When It Works and When It Doesn't, examina miles de medidas fiscales aplicadas por 16 economías avanzadas desde 1970. Dividen estos diversos planes de austeridad en los que se basan principalmente en subidas de impuestos y los que se basan principalmente en recortes del gasto. Constatan que los planes de aumento de impuestos son profundamente recesivos a corto y medio plazo y resultan ineficaces para abordar los problemas de la deuda. También descubren que los planes de reducción del gasto no son profundamente recesivos a corto y medio plazo (en términos de estadísticas del PIB) y son eficaces para abordar los problemas de la deuda, al tiempo que promueven el crecimiento económico.5

Las pruebas respaldan la necesidad de austeridad para particulares, empresas, organizaciones y gobiernos. No hay que dejarse engañar por los trucos, la austeridad implica recortes significativos del gasto y la difícil toma de decisiones sobre las prioridades a financiar o eliminar. En el caso de un gobierno en crisis económica, habrá mucho dolor a corto plazo distribuido entre quienes tienen conexiones con el gobierno, pero también entre capitalistas, empresarios, propietarios de recursos y mano de obra.

A largo plazo habrá grandes beneficios para todos. Las pautas del éxito son una reducción del ámbito de gobierno y mayores oportunidades económicas para trabajar en el mercado para todos.

Cita mis artículos sobre austeridad:

Austeridad real https://mises.org/library/real-austerity 25/2/13

Fin de la austeridad: https://mises.org/library/end-austerity 27/2/14

Entrevista en el programa de Tom Woods sobre la «austeridad»: https://tomwoods.com/ep-113-has-austerity-failed/

Reseña: Austeridad: cuando funciona y cuando no: https://mises.org/library/review-austerity-when-it-works-and-when-it-doesnt QJAE Primavera 2019.

  • 1. Esto debe discutirse en el contexto de la privatización en un artículo separado.
  • 2. Los recursos controlados por el gobierno son a veces poco adecuados para la producción en el sector privado. Un motivo de especial preocupación son los empleados de la administración, porque tienen una experiencia limitada con las condiciones de trabajo del mundo real y también han sido «condicionados» por su entorno de comportamiento guiado por normas y una experiencia limitada con el cumplimiento de las directivas y objetivos de la empresa, que necesariamente están sujetos a cambios. Los edificios abandonados a gran escala suelen haber sido construidos para el gobierno y el ejército, aunque algunos son el resultado de políticas económicas, como el proteccionismo.
  • 3. Abordaré el tema de la venta de activos públicos en un artículo posterior.
  • 4. El ingrediente activo de una crisis económica es el gasto público. Éste se ve incrementado y facilitado por el gasto público deficitario y el endeudamiento que permite que el problema del gasto se acumule con el tiempo en forma de deuda. La inflación de los bancos centrales disfraza aún más el problema y crea sus propios problemas. La cúspide del problema se produce debido al aumento del gasto público y privado durante un auge inflacionista y queda finalmente al descubierto durante la subsiguiente caída, cuando el gasto explotaría de otro modo debido a las «políticas de red de seguridad» y a la fuerte contracción de los ingresos fiscales.
  • 5. Mark Thornton, Review of Austerity: When It Works and When It Doesn't, de Alberto Alesina, Carlo Favero y Francesco Giavazzi, Princeton: Princeton University Press, 2019, xvi + 245 pp.
Author:

Contact Mark Thornton

Mark Thornton is the Peterson-Luddy Chair in Austrian Economics and a Senior Fellow at the Mises Institute. He is the book review editor of the Quarterly Journal of Austrian Economics, and has authored seven books and is a frequent guest on national radio shows.

Do you want to write on this topic?
Check out our submission Guidelines
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Adobe Images