Mises Wire

Home | Wire | Así es como los ahorros y la inversión allanan el camino hacia una economía avanzada

Así es como los ahorros y la inversión allanan el camino hacia una economía avanzada

  • apple

Etiquetas Dinero y bancos

08/14/2021

Para mantener su vida y bienestar, un individuo debe tener a su disposición una cantidad adecuada de bienes de consumo. Sin embargo, estos bienes no son fáciles de conseguir. Sin herramientas a su disposición y con sus propias manos, el individuo sólo puede obtener de la naturaleza muy pocos bienes para su supervivencia.

Por ejemplo, tomemos a un individuo, Juan, varado en un bosque. Para mantenerse con vida, sólo puede coger algunas manzanas de un manzano. Las manzanas son el único bien del que dispone para mantenerse. Digamos que, trabajando veinte horas al día, consigue asegurarse veinte manzanas, que le mantienen con vida. Las veinte manzanas que Juan ha conseguido de la naturaleza son su fondo de subsistencia, que lo mantiene (ver también sobre esto Rothbard).1

Juan se da cuenta de que si tuviera un palo especial le permitiría ser más productivo. Su producción diaria de manzanas podría ser de cuarenta manzanas (es decir, el doble de su producción actual). El problema, sin embargo, es que el palo no está disponible: hay que fabricarlo. Fabricar el palo especial requiere dos días de trabajo. Si Juan decidiera fabricar el palo, tendría un problema. Al dedicar su tiempo a fabricar el palo, no podría recoger las manzanas necesarias para mantenerse con vida.

La única manera de salir de este apuro es que Juan reserve una manzana al día durante los próximos cuarenta días. Guardando una manzana de su producción diaria y aguantando el hambre, al cabo de cuarenta días tendrá una reserva adecuada de manzanas que le servirá de sustento mientras se dedica a fabricar el palo. (Aquí hacemos la suposición poco realista de que las manzanas pueden conservarse en forma comestible durante cuarenta días). Por lo tanto, después de cuarenta días, el fondo de subsistencia de Juan estará compuesto por cuarenta manzanas, que le servirán de sustento mientras fabrica el palo especial. Podemos ver aquí que las cuarenta manzanas guardadas o no consumidas permiten la fabricación del palo, lo que aumenta la producción de manzanas y eleva el nivel de vida de Juan.

Obsérvese que la fabricación del palo es una carga: Juan tiene que hacer un sacrificio y ahorrar cuarenta manzanas, poniendo en peligro su salud y su bienestar. Sin embargo, el palo le permitirá duplicar su producción de manzanas. Si sigue consumiendo veinte manzanas al día, esto le permitirá a Juan aumentar su fondo de subsistencia. Con un fondo mayor, Juan podría considerar la posibilidad de dedicar su tiempo a fabricar otros utensilios para mejorar su vida y su bienestar.

El estado del fondo de subsistencia determina la calidad y la cantidad de las distintas herramientas que se pueden fabricar. Si el fondo sólo alcanza para un día de trabajo, no se puede realizar una herramienta que requiera dos días de trabajo. La cuantía del fondo establece el límite de los proyectos que pueden llevarse a cabo. También significa que el tamaño del fondo determina el llamado crecimiento económico.

Según Richard von Strigl

Supongamos que en algún país hay que reconstruir completamente la producción. Los únicos factores de producción de que dispone la población, además de los trabajadores, son los que proporciona la naturaleza. Ahora bien, si la producción ha de llevarse a cabo mediante un método indirecto, supongamos que de un año de duración, es evidente que la producción sólo puede comenzar si, además de estos factores de producción originarios, se pone a disposición de la población un fondo de subsistencia que garantice su alimentación y cualquier otra necesidad durante un período de un año.... Cuanto mayor sea este fondo, mayor será el tiempo en el que se pueda emprender el factor de producción indirecto y mayor será la producción. Es evidente que, en estas condiciones, la duración «correcta» del método de producción en círculo viene determinada por la cuantía del fondo de subsistencia o por el período de tiempo para el que este fondo es suficiente.2

La esencia del fondo de subsistencia con respecto a un individuo, Juan, puede ampliarse para incluir a muchos individuos que comercian entre sí. Juan, que produce manzanas, puede ahora conseguir carne y ropa de otros individuos. Esto significa que el fondo de subsistencia se compone ahora de una mayor variedad de bienes finales listos para el consumo humano. Según Böhm-Bawerk

Toda la riqueza de la comunidad económica sirve como fondo de subsistencia, o fondo de anticipos, y, de él, la sociedad extrae su subsistencia durante el período de producción habitual en la comunidad.3

Obsérvese que la mejora de las infraestructuras permite el fortalecimiento del crecimiento económico. La mejora de las infraestructuras, a su vez, puede tener lugar gracias al aumento del fondo de subsistencia. Por lo tanto, todo lo que debilite el fondo de subsistencia socava las perspectivas de crecimiento económico.

El fondo de subsistencia y el dinero

Varios productores que han cambiado sus productos por dinero pueden ahora cambiar su dinero por diversos bienes de consumo, es decir, pueden acceder al fondo de subsistencia cuando lo consideren necesario. Cuando un individuo intercambia su dinero por bienes, lo que tenemos aquí es un acto de intercambio y no un acto de pago; el dinero es sólo el medio de intercambio.

El pago se realiza siempre mediante diversos bienes. Por ejemplo, un panadero paga los zapatos mediante el pan que ha producido, mientras que el zapatero paga el pan mediante los zapatos que ha fabricado. (Tanto los zapatos como el pan forman parte del fondo de subsistencia, ya que son bienes de consumo final). Cuando el panadero cambia su dinero por zapatos, ya ha pagado los zapatos, por así decirlo, con el pan que ha producido antes de este intercambio.

Bienes intermedios

¿Qué ocurre con el productor de un bien intermedio, como el productor de una herramienta especial, cuál es su contribución al fondo de subsistencia? El individuo que intercambia su dinero por la herramienta la empleará en la producción de bienes de consumo final o en la producción de otras herramientas y maquinaria que, a su vez, contribuirán a la producción de bienes de consumo final en algún momento futuro.

El productor de la herramienta especial no suministra directamente los bienes de consumo final. Sin embargo, ofrece un medio para conseguir estos bienes. Además, también ofrece tiempo.

Según Rothbard:

Crusoe sin el hacha está a doscientas cincuenta horas de su deseada casa; Crusoe con el hacha sólo está a doscientas horas. Si los troncos de madera estuvieran listos a su llegada, estaría mucho más cerca de su objetivo; y si la casa estuviera allí para empezar, lograría su deseo inmediatamente, estaría más avanzado hacia su meta sin necesidad de restringir más el consumo.4

Además, con la introducción de herramientas y maquinaria más avanzadas se pueden producir varios bienes de consumo nuevos, que antes de la fabricación de estas nuevas herramientas y maquinaria no estaban disponibles en absoluto para los individuos.

Ahora bien, ¿qué pasa con cosas como los servicios diversos, la educación y las artes? ¿Debemos incluirlos en el fondo de subsistencia? Sugerimos que sin la disponibilidad de los bienes de consumo que sostienen a los seres humanos no se pueden generar diversos servicios y arte. Una vez que el nivel de vida de las personas aumenta, todas estas cosas se vuelven asequibles para los seres humanos. Por lo tanto, cualquier cosa que socave el fondo de subsistencia socava de hecho la capacidad de vivir como seres humanos en contraposición a la existencia en similitud con los animales.

Expansión monetaria y fondo de subsistencia

Cuando se genera dinero de la nada, se debilita el fondo de subsistencia. ¿Cuál es la razón de ello? El poseedor del dinero recién creado puede utilizarlo para retirar bienes de consumo final del fondo de subsistencia sin haber contribuido previamente al fondo. Por lo tanto, este acto de consumo ejerce presión sobre el fondo. (El individuo consume bienes sin contribuir al fondo de subsistencia).

Podemos deducir de esto que cuando se genera dinero de la «nada», se desvían los medios de subsistencia de los productores de riqueza que han contribuido al fondo de subsistencia hacia los poseedores del dinero recién generado. Para un fondo de subsistencia dado, esto implicará que los productores de riqueza descubrirán que el poder adquisitivo de su dinero con respecto a los bienes de consumo ha disminuido, ya que ahora quedan menos bienes de consumo en el fondo.

A medida que se intensifica el ritmo de generación de dinero de la «nada», aumenta la presión sobre el fondo de subsistencia. Esto, a su vez, hace mucho más difícil la ejecución de diversos proyectos en lo que respecta al mantenimiento y la mejora de la infraestructura. En consecuencia, el flujo de producción de diversos bienes de consumo final se debilita, lo que a su vez hace mucho más difícil hacer provisiones para el ahorro. Todo esto, a su vez, debilita aún más la infraestructura y, por tanto, socava aún más el flujo de producción de bienes de consumo final. Obsérvese que sin el mantenimiento de la infraestructura se va a debilitar su capacidad de generar bienes de consumo final.

El mantenimiento de la infraestructura requiere la asignación de ahorros a varios individuos que la mantienen. Si Juan no añade más palos a su inventario en algún momento, el palo se romperá y la producción de manzanas se reducirá a la mitad. Para tener más palos en su inventario, Juan tendría que asignar ahorros para ello. Por lo tanto, podemos concluir que, en contra del pensamiento popular, el crecimiento monetario no puede producir una expansión general de la actividad económica.

Por el contrario, al desviar los medios de subsistencia de las actividades generadoras de riqueza hacia actividades no generadoras de riqueza, la expansión monetaria sólo debilita el crecimiento económico. Las políticas monetarias y fiscales laxas que pretenden hacer crecer la economía consiguen de hecho exactamente lo contrario. Mientras la tasa de crecimiento del fondo de subsistencia se mantenga positiva, éste podrá seguir sosteniendo las actividades productivas y no productivas.

Sin embargo, los problemas estallan cuando, debido a las políticas monetarias y fiscales laxas, surge una estructura de producción que inmoviliza muchos más bienes de consumo que los que libera. (El consumo de bienes de consumo final supera la producción de estos bienes). Este consumo excesivo en relación con la producción de bienes de consumo conduce a una disminución del fondo de subsistencia. Esto, a su vez, debilita el apoyo a los individuos que se emplean en las distintas etapas de la estructura de producción, lo que hace que la economía se sumerja en una depresión.

Una vez que la economía cae en recesión debido a la disminución del fondo de subsistencia, cualquier intento del gobierno o del banco central de reactivar la economía va a fracasar. Estos intentos no sólo no lograrán reactivar la economía, sino que agotarán aún más el fondo de subsistencia, prolongando así la depresión económica.

Sobre esto Mises escribió,

Un punto esencial en la filosofía social del intervencionismo es la existencia de un fondo inagotable que puede ser exprimido para siempre. Todo el sistema del intervencionismo se derrumba cuando esta fuente se agota: El principio de Santa Claus se liquida a sí mismo.5

Resumen y conclusiones

La mayoría de los individuos del mundo occidental dan por sentada la amplia disponibilidad de bienes y servicios. De hecho, la compleja estructura de producción da la impresión de que lo que se necesita es simplemente la existencia de la demanda y el resto seguirá su curso. La sofisticada estructura de producción, que genera bienes aparentemente ilimitados, no tiene vida propia. Para que la estructura de producción pueda seguir suministrando, la gran cantidad y la variedad de mercancías, necesita un ingrediente clave, que es el fondo de subsistencia. Es este fondo el que no sólo mantiene, sino que mejora la estructura de producción y, por tanto, promueve la vida y el bienestar de las personas.

  • 1. Murray N. Rothbard, Man Economy and State, p. 48.
  • 2. Richard von Strigl, Capital & Production, Instituto Mises, p. 7.
  • 3. Eugen von Böhm-Bawerk, The Positive Theory of Capital, libro 6, capítulo 5, Macmillan and Co, 1891).
  • 4. Murray Rothbard, Man Economy and State, Nash Publishing, p.45.
  • 5. Human Action 3ª edición Contemporary Books p 858.
Author:

Contact Frank Shostak

Frank Shostak's consulting firm, Applied Austrian School Economics, provides in-depth assessments of financial markets and global economies. Contact: email.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire