Mises Wire

Subir la edad de Seguridad Social hasta (al menos) los 75

El 10 de enero, el gobierno francés anunció planes para aumentar la edad de jubilación de 62 a 64 años. El cambio significaría que, a partir de 2027, los trabajadores franceses tendrían que trabajar 43 años para tener derecho a una pensión pública, en lugar de 42 años. Los trabajadores franceses no tardaron en salir a la calle para protestar por esta pequeña reducción de las prestaciones sociales.

Como muchos países de Europa Occidental y América del Norte, Francia se enfrenta a un grave problema demográfico: su población envejece y exige cada vez más fondos públicos de pensiones. Mientras tanto, la población más joven en edad de trabajar disminuye a medida que se reduce la natalidad. Por ello, el Estado francés busca formas de mantener una relativa solvencia.

Para los americanos que siguen nuestros propios sistemas de prestaciones sociales de vejez, este problema les resultará bastante familiar. Aunque el régimen de EEUU no se encuentra en una situación fiscal tan desesperada como el francés, el gobierno federal de EEUU se enfrenta a enormes y crecientes obligaciones con los pensionistas actuales y futuros. El envejecimiento de la población y el estancamiento del número de trabajadores en edad productiva no harán sino agravar la situación.

De hecho, el esquema de Seguridad Social es un excelente ejemplo de cómo los programas gubernamentales, una vez establecidos, se vuelven gradualmente mucho más costosos —en términos reales per cápita, no sólo en términos agregados— a medida que pasa el tiempo.  Muchos beneficiarios pasan ahora décadas cobrando prestaciones de un programa que se había vendido como un programa sólo para personas demasiado mayores, agotadas y lesionadas para trabajar en absoluto. Mientras tanto, cada vez son menos los trabajadores llamados a pagar la factura inflada.

En el centro de esta misión de Seguridad Social se encuentra el hecho de que las prestaciones de Seguridad Social comenzaron originalmente a los 65 años. Sin embargo, en esa misma época, la esperanza de vida al nacer era inferior a 65 años (ahora es mucho mayor). (Por supuesto, muchas personas vivían más allá de los 60 años, pero no tantas como hoy. En otras palabras, una fracción mucho menor de la población activa cobraba la Seguridad Social, y durante un periodo más corto. Hoy, sin embargo, hay más trabajadores que viven lo suficiente para cobrar Seguridad Social, y ahora reciben pagos durante más tiempo. Esa es una forma segura de inflar el coste para los contribuyentes de las prestaciones de vejez. (También es una forma segura de animar a los trabajadores sanos a abandonar la población activa, inclinando así la economía más hacia el consumo que hacia la producción).

Incluso si ignoramos los problemas morales que plantea la transferencia de enormes cantidades de ingresos de los trabajadores actuales a los pensionistas, las realidades demográficas del siglo XXI implican que la «edad mínima de jubilación» debería ser al menos de 75 años.  Hace ya demasiado tiempo que un grupo cada vez más reducido de trabajadores se ve obligado a financiar a pensionistas que empiezan a cobrar prestaciones públicas a los 60 años y que ahora pueden esperar estar en el paro durante 20 años o más.  Además, este fenómeno va en aumento. Seguridad Social obliga cada vez más a los trabajadores de hoy a soportar una carga cada vez mayor sobre su capacidad para ganarse la vida y mantener a sus familias. Los días de vacaciones prolongadas subvencionadas para las personas sanas de 65 años deben llegar a su fin, pero hasta que llegue ese día, el daño puede al menos limitarse elevando la edad de elegibilidad.

La justificación original de Seguridad Social

Cuando se vendió al público en 1935, los promotores de Seguridad Social se aprovecharon del sentimiento de que las personas mayores de 65 años eran esencialmente demasiado mayores para trabajar y, por tanto, pronto caerían en la pobreza. Sin duda, esto parecía plausible en aquella época. En 1935, la mayoría de los trabajos implicaban grandes cantidades de esfuerzo físico, ya se tratara de limpiar la ropa, servir mesas, trabajar en la agricultura, extraer carbón o construir casas. El trabajo también era más peligroso —como ponen de manifiesto los datos históricos sobre accidentes laborales— y los trabajadores tenían más probabilidades de sufrir lesiones que les incapacitaran para trabajar. Por ejemplo, una persona de 65 años simplemente no podía realizar con seguridad gran parte del trabajo requerido en una acería. (Como se muestra en este vídeo de 1944 sobre la industria siderúrgica).

Especialmente importante para los esfuerzos por presentar Seguridad Social como fiscalmente prudente era el hecho de que, con una edad mínima de 65 años, el número de beneficiarios de la Seguridad Social también se vería limitado por la realidad de la esperanza de vida. En 1940, por ejemplo —el primer año en que los pensionistas podían recibir prestaciones— la esperanza de vida al nacer era sólo de 61 años para los hombres y de 65 para las mujeres. De hecho, incluso si eliminamos los efectos de las enfermedades infantiles en la esperanza de vida, las cifras no cambian drásticamente. En 1940, la esperanza de vida total de las personas mayores de 15 años era de 68 años. Además, en 1940 el porcentaje de población que sobrevivía de los 21 a los 65 años era sólo del 54% para los hombres y del 61% para las mujeres. Pero, ¿qué ocurría con los que realmente llegaban a los 65 años? En 1940, un hombre de 65 años vivía una media de 13 años más. Una mujer viviría 15 años más. Por lo tanto, si consideramos la población activa en 1940, podemos eliminar a casi la mitad de los hombres y al 40% de las mujeres como posibles futuros beneficiarios de Seguridad Social. Aproximadamente la mitad de los que llegaron a los 65 años no cobrarían prestaciones durante más de 15 años.

Ahora contrastémoslo con la realidad de la esperanza de vida en nuestros días.

La esperanza de vida al nacer es hoy de 78 años, y para los que llegan a los 15 es de 80. Tanto para los hombres como para las mujeres, más del 75% de la población que llega a los 21 sobrevivirá hasta los 65 años. Esto supone un aumento del 50% para los hombres y de alrededor del 30% para las mujeres. Para quienes alcancen los 65 años en 2022, los hombres vivirán otros 18 años de media, mientras que las mujeres vivirán otros 20 años.

Estos crecientes compromisos de Seguridad Social se ven agravados por el hecho de que mientras la población jubilada crece, el crecimiento de la población activa se estanca. Desde 1960, el número total de beneficiarios de la Seguridad Social ha aumentado un 364%. Mientras tanto, la población en edad de trabajar (25-54 años) sólo ha crecido un 90%. Dicho de otro modo, en 1960 había 4,6 trabajadores en edad productiva por beneficiario de Seguridad Social. En 2020, esa cifra era de 1,9. 

Image
ss2

Veámoslo ahora en términos de dólares. Por trabajador en edad productiva, el gasto en SS ajustado a la inflación ascendió a 9.590 dólares en 2022. Esta cifra es superior a los 4.814 dólares de 1980, es decir, un aumento del 99% durante ese periodo. Durante el mismo periodo, los ingresos semanales de los trabajadores ajustados a la inflación aumentaron un 16%. Parte de esta discrepancia se debe al hecho de que los pagos de Seguridad Social se incrementan sistemáticamente —como exige la ley— mediante ajustes del coste de la vida para tener en cuenta la inflación de los precios. Los trabajadores asalariados no gozan de tales garantías.

Image
ss1

Las prestaciones de Seguridad Social están superando rápidamente tanto el crecimiento de la población como el de los ingresos. En conjunto, el programa es más generoso (con los pensionistas) que nunca.

Para frenar la hemorragia de los trabajadores actuales, que cada vez reciben un trato más injusto, ha llegado el momento de detener el continuo aumento de la cuantía que cobran los beneficiarios de Seguridad Social.

[Más información: «Cómo eliminar Seguridad Social y Medicare», por George Reisman].

Como se ha señalado anteriormente, vemos que, por término medio, los hombres y las mujeres cobran Seguridad Social durante un periodo que ha crecido en cinco años desde 1940: un aumento del 38% para los hombres y del 33% para las mujeres.  Para siquiera hacer mella en este dato, la edad mínima para acceder a la SS debe aumentar hasta los 70 años. Sin embargo, incluso esto es demasiado bajo, dado que cumplir 65 años en 2022 no se parece en nada a lo que era en 1940. Desde que se propuso por primera vez, la Seguridad Social ha asumido que llegar a los 65 años también está estrechamente relacionado con la discapacidad. Puede que fuera una buena suposición en 1935, cuando el trabajo era más a menudo peligroso, susceptible de producir discapacidad, y la atención médica era mucho menos hábil para tratar estas discapacidades.

En 2022, sin embargo, la palabra «discapacitado» apenas describe a la mayoría de los americanos de entre 65 y 74 años. De hecho, sólo una cuarta parte de esta población declara tener algún tipo de discapacidad. La proporción de América de 65 a 74 años que declaran tener mala salud ha ido disminuyendo, al igual que la proporción de trabajadores con empleos físicamente exigentes. No está claro por qué el 100% de estos trabajadores necesitaría subsidios públicos. En cualquier caso, los trabajadores realmente discapacitados tendrían derecho a las prestaciones de invalidez aunque se aumentara la edad. Además, un trabajador varón de 75 años puede esperar vivir otros 11 años. Una mujer puede esperar vivir aún más. Aumentar la edad a 75 años no eliminaría la jubilación «oficial» subvencionada por el contribuyente, pero el cambio sin duda reduciría el tiempo que los trabajadores de hoy trabajan en un estado de servidumbre a los pensionistas de hoy.

Una de las ventajas de aumentar la edad es que ya se ha hecho antes. En 1983 se aumentó gradualmente la edad de jubilación de 65 a 67 años. Eso es demasiado poco, e incluso un aumento hasta los 75 años sería una reforma suave. Otras reformas, hasta llegar a la abolición, deberían incluir la comprobación de los recursos de las pensiones y la total desfederalización y descentralización del programa. Pero también es fácil imaginar la oleada de oposición de los activistas que se oponen con vehemencia incluso a una reducción muy leve de las prestaciones de Seguridad Social. Aumentar la edad no hará que Seguridad Social sea justa, prudente o sabia. Pero recortar el gasto federal es siempre lo correcto.

image/svg+xml
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Support Liberty

The Mises Institute exists solely on voluntary contributions from readers like you. Support our students and faculty in their work for Austrian economics, freedom, and peace.

Donate today
Group photo of Mises staff and fellows