Mises Wire

Sinsentido imperialista: la toma de las Filipinas por los EEUU

Mises Wire David Gordon

Robert Kagan es un conocido historiador neoconservador que cree que América debe ejercer una «hegemonía benévola» sobre el resto del mundo. En su libro recién publicado, The Ghost at the Feast: America and the Collapse of World Order, 1900-1941 (Knopf, 2023), presenta un extraño argumento a favor de la toma de las Filipinas por América tras la guerra hispano-americano.

Cuando las fuerzas armadas de los Estados Unidos llegaron a las islas, muchos filipinos esperaban contar con el apoyo americano para crear un Estado independiente. Sin embargo, las fuerzas americanas reprimieron el movimiento independentista y torturaron y mataron a un gran número de personas en el transcurso de una larga guerra de guerrillas. El gobierno de EEUU estableció entonces un protectorado sobre Filipinas, que no obtuvo la independencia hasta después de la Segunda Guerra Mundial. Kagan no defiende las atrocidades, pero sostiene que la política americana estaba justificada en su conjunto. En el artículo de esta semana examinaré sus argumentos.

En esencia, el argumento de Kagan es el siguiente: debido a la brutal política colonial española en Cuba, estaba justificado que América liberara a Cuba del dominio español. Como los españoles no cedieron el control de Cuba voluntariamente, América tuvo que entrar en guerra con España. Esto a su vez requería que América atacara a la flota española del Pacífico, que estaba estacionada en Manila. Una vez destruida la flota, Filipinas quedaba abierta a una toma de control por potencias imperialistas más fuertes, como Alemania. Tal toma de posesión habría sido contraria a los intereses de América, y el pueblo filipino era incapaz de resistirse a la colonización de una potencia imperialista europea.

A pesar de todo, muchos filipinos querían la independencia. Así pues, América tenía interés en bloquear la independencia filipina y, puesto que el movimiento independentista luchaba precisamente por eso, en suprimir ese movimiento por la fuerza. Aunque el uso de la fuerza fue lamentable y el uso de la tortura erróneo, argumenta Kagan, la ocupación americana de las islas aportó muchos beneficios a los filipinos y estuvo justificada en su conjunto. En mi opinión, cada paso de este argumento es erróneo.

En primer lugar, no cabe duda de que es cierto que el intento de España de mantener el control de Cuba provocó una gran pérdida de vidas, pero de ello no se deduce que estuviera justificado que América entrara en guerra con España para liberar a Cuba. El control español de Cuba no suponía ninguna amenaza para la independencia americana y, desde una perspectiva rothbardiana, no había motivo suficiente para la guerra. (Véase el artículo de Murray Rothbard «La guerra justa»).

Mucha gente acepta la guerra por razones «humanitarias», al contrario que Rothbard, pero el argumento a favor de la colonización americana de Filipinas tampoco cumple ese criterio. Kagan escribe que la destrucción de la flota española habría abierto Filipinas al control alemán y que eso no beneficiaba a América:

La única gran potencia ávida de una parte o la totalidad de Filipinas era Alemania, pero no era una opción atractiva. . . . A los americanos les parecía que Alemania tenía los ojos puestos en «todas las cabezas de playa de América Latina y todos los atolones del Pacífico Sur». Estas preocupaciones no hicieron más que aumentar cuando, justo después de la victoria de [el almirante George] Dewey, una potente fuerza naval alemana llegó a las aguas de la bahía de Manila, comandada por el mismo oficial que había tomado [el puerto chino de] Kiaochow. . . . Incluso en el improbable caso de que pudiera establecerse un gobierno estable. . . [sólo sería cuestión de tiempo que Alemania interviniera o que las potencias rivales empezaran a luchar por el control. (pp. 46-47)

Supongamos que Alemania hubiera colonizado Filipinas y que Alemania hubiera sido mucho más difícil de desalojar que España. ¿Por qué habría ido esto en contra de los intereses de América? Kagan no ofrece ninguna prueba de que Alemania supusiera una amenaza militar para América, y no ofrece ninguna otra caracterización de los «intereses» con la que podamos evaluar la afirmación de que Alemania amenazaba los intereses americanos.

Pero suponiendo que Alemania hubiera supuesto algo más que una amenaza militar, como la capacidad potencial de interferir con el comercio y las maniobras navales americanas en la zona, ¿por qué es una justificación para apoderarse de Filipinas? ¿Está siempre justificado que una nación utilice la fuerza para detener una maniobra contra sus «intereses»? Además, la suposición de que Alemania intentaría hacerse con el control de Filipinas era especulativa. ¿Por qué no retrasar la acción preventiva hasta que se produjera ese intento? E incluso si un Estado filipino independiente no hubiera podido impedir la toma del poder por parte de Alemania, ¿por qué no ofrecer ayuda militar a un gobierno filipino en lugar de asumir el control directo?

Supongamos, sin embargo, que uno pensara que el control americano de Filipinas estaba justificado, al menos hasta que la nación fuera capaz de defenderse adecuadamente contra una invasión extranjera. (¿No suena ridícula esta suposición? «Somos un país extranjero que debe controlaros para que otros países extranjeros no os controlen»). Si los costes morales de hacer algo son lo suficientemente malos, la política es errónea, aunque esté justificada por otros motivos. El movimiento independentista filipino estaba decidido a resistir a las fuerzas de ocupación americana, y sofocar esa resistencia supuso matar y torturar a mucha gente:

Los costes aumentaron, incluidos los costes morales. . . . Desde finales de 1900 hasta el verano de 1901, el ejército llevó a cabo operaciones cada vez más grandes y eficaces contra los insurgentes en más de la mitad de las provincias filipinas. . . . La brutalidad americana también aumentó. Las fuerzas americanas empezaron a tomar medidas «punitivas» tanto contra los insurgentes como contra los sospechosos de apoyarlos, destruyendo cosechas y propiedades, sin preocuparse demasiado por quién era realmente su propietario. Más de un veterano de la Guerra Civil comparó las tácticas del ejército con la devastación del Sur por Sherman. Trasladaron a los civiles a «zonas protegidas» para separarlos de los insurgentes, estableciendo comparaciones con las políticas de reconcentrado de Weyler en Cuba. . . . Los prisioneros capturados a veces eran sometidos a «la cura del agua». (pp. 56-57)

Para Kagan, las graves violaciones de los derechos humanos por parte de América son excusables de una forma que no lo son las ofensas de España y Alemania, que se discuten a lo largo del libro. Quienes aceptamos las exigencias de la moral ordinaria no le seguiremos en esto.

image/svg+xml
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Support Liberty

The Mises Institute exists solely on voluntary contributions from readers like you. Support our students and faculty in their work for Austrian economics, freedom, and peace.

Donate today
Group photo of Mises staff and fellows