Mises Wire

Los índices de precios no son medidas precisas de inflación

La «inflación» vuelve a ser noticia, y se dicen muchas tonterías al respecto. Sin pensar demasiado en si tiene sentido o no, la «inflación» se define como una subida generalizada de los precios. Las estadísticas oficiales afirman que se puede medir el «nivel de precios» y calcular su cambio como la llamada tasa de inflación, sin que haya casi ninguna evaluación crítica de la fiabilidad de estas cifras. Rara vez se menciona que estos conceptos son construcciones estadísticas, publicadas como «cifras oficiales» y, como tales, sujetas a intereses gubernamentales.

Precios

El problema fundamental del cálculo del nivel de precios es la suposición de que el dinero mediría el valor de los bienes. Este enfoque confunde el valor con las relaciones de intercambio. Los precios de dinero no reflejan el valor de un bien y, por tanto, no miden nada. En consecuencia, tampoco tiene sentido hablar de un «nivel de precios». Según Ludwig von Mises

Cuando la gente habla de un «nivel de precios», tiene en mente la imagen del nivel de un líquido que sube o baja según el aumento o la disminución de su cantidad, pero que, como un líquido en un tanque, siempre sube de manera uniforme. Pero con los precios no existe tal cosa como un «nivel». Los precios no cambian en la misma medida y al mismo tiempo. Siempre hay precios que cambian más rápidamente, que suben o bajan más rápido que otros precios.

Los precios son diferentes del valor. Los precios sólo tienen sentido como relaciones de precios, como precios relativos. Como tales, sirven al hombre que actúa como orientación sobre las condiciones imperantes en el mercado. Los precios responden a la pregunta de qué bienes y servicios cuestan más y qué alternativas cuestan menos en el mercado en comparación con otros bienes. Como tales, los precios son un fenómeno de mercado, que surgen como relaciones de intercambio, y no pueden surgir de forma significativa fuera de los mercados.

Los precios relativos indican las condiciones de escasez relativa existentes. La relación de precios es inversamente proporcional a las relaciones de intercambio. Por ejemplo, si una unidad del bien A se intercambia por dos unidades del bien B, A cuesta el doble que B en términos de las respectivas unidades monetarias. Como es obvio con el número absoluto de etiquetas de precios en diferentes monedas, la cifra del precio en sí misma es irrelevante y sólo tiene sentido como relación con otros precios.

El dinero sirve como medio de intercambio. El uso del dinero permite eludir la necesidad de una «doble coincidencia de deseos» de los intercambios en especie y, como tal, el propio dinero es un fenómeno de mercado. El dinero sirve como medio general de intercambio. No mide nada. Del mismo modo, los precios sólo tienen sentido como relaciones. Dado que tanto la escala como el objeto de medición están sujetos a cambios, la medición no es posible.

La obsesión por el «nivel de precios» ha hecho mucho daño a la conducción de la política monetaria. La mayoría de los bancos centrales modernos practican el llamado objetivo de inflación sin ser plenamente conscientes de que la tasa de inflación como su indicador es una quimera. Al seguir este concepto, los bancos centrales ignoran que su punto de referencia es un fantasma y, además, que la idea de que el nivel de precios debe aumentar de forma constante no tiene ningún sentido económico. Desde la perspectiva de la teoría monetaria de la escuela austriaca, la consternación de los responsables de la política monetaria ante su reiterado fracaso no es una sorpresa ni una novedad histórica. La tasa de inflación oficial engaña tanto a los banqueros centrales como a los operadores del mercado financiero.

Comparación de precios

Mientras que las relaciones de precios son una realidad definitiva para el sujeto económico individual y orientan al individuo sobre la elección que debe hacer, no se puede decir lo mismo del llamado nivel de precios. Se dice que la «tasa de inflación» publicada por las oficinas de estadística muestra cómo ha cambiado el llamado nivel de precios a lo largo del tiempo. Sin embargo, ¿qué se supone que representa este nivel? A diferencia de los precios relativos, que se pueden observar, un índice de precios no existe en la economía más que como una estadística fabricada.

El llamado nivel de precios es un concepto muy problemático. Su cálculo requiere como primer paso un criterio sobre qué bienes incluir y qué bienes dejar fuera de consideración. En la economía real, hay tantos productos diferentes y diferenciados que es imposible incluirlos todos en una cesta de mercado representativa. Algunos bienes se compran a diario; otros, sólo un par de veces en la vida. Además, hay bienes que son sustituidos por otros a lo largo del tiempo y luego desaparecen del mercado o pierden su importancia.

Cada hogar, cada persona y cada región tienen un patrón de consumo específico. Aunque todos los edificios fueran del mismo tipo, serían diferentes por su ubicación y, por tanto, tendrían precios muy distintos. Incluso cuando se trata de un bien tan simple como un huevo, una mirada más atenta revela que los distingue mucho más que el tamaño y el color.

En la economía moderna, además, aparecen una y otra vez nuevos productos en el mercado. Algunos de ellos no son más que ligeras modificaciones de productos ya existentes, pero otros son singularmente nuevos. ¿Cómo es posible comparar la media de precios de un periodo a otro? ¿Cómo se puede afirmar que el nivel de precios ha subido o bajado cuando la propia cesta de mercado estadística que sirve de baremo está sujeta a cambios?

¿Cómo se determinan los cambios de calidad? Las compuertas se abren a la manipulación cuando corresponde a las autoridades estadísticas determinar el importe que representarían esos cambios de calidad percibidos, como ocurre con el llamado cálculo de la inflación hedónica. Según este procedimiento, se deduce del precio una supuesta «mejora de la calidad», especialmente en el caso de los productos técnicos. De este modo, estos bienes entran en la cesta de la compra a un precio inferior al que cuestan en el mercado. Este procedimiento reduce la tasa de inflación estadística y dispara la cifra de la tasa de crecimiento.

Incluso si la elección de la selección de productos y servicios que se incluirán en la lista de la compra pudiera perfeccionarse por completo, lo cual es imposible, sigue el problema de cómo recoger las cotizaciones de precios. ¿Dónde, cuándo y con qué frecuencia visitarán los observadores de precios las tiendas y los mercados para registrar los precios? Muchos productos tienen precios diferentes en distintos lugares y a distintas horas. El mismo vuelo tiene precios diferentes según el momento en que se compre el billete. Los hoteles cobran precios más altos por la misma habitación y servicio en temporada alta que en temporada baja.

Poder adquisitivo

El índice de precios es una ilusión estadística basada en la quimera de una cesta fija de bienes como unidad de medida. No existe ningún método científico para medir el nivel de precios. ¿Puede el propietario de una casa llamarse más rico cuando el índice de precios de la vivienda sube? Para una persona que vive en su propia casa y no tiene planes de venderla, no tienen importancia ni los precios de la vivienda ni la subida de los alquileres. La situación es similar con el mercado de valores. ¿Se ha enriquecido la nación cuando ha subido el índice de la bolsa?

No existe un nivel de precios para toda la economía o la riqueza global de una sociedad. Cada persona, cada familia y cada región tienen una estructura de precios diferente. Cada uno tiene sus propias variaciones del poder adquisitivo de su dinero. Lo que uno puede hacer es contar los costes de su propia cesta de la compra y calcular sus costes en comparación con sus ingresos. Ese cálculo muestra si el poder adquisitivo individual ha aumentado o disminuido. Hacer esto para toda una economía no tiene sentido. Es un procedimiento tan inútil como la práctica común de calcular la riqueza económica global sumando los precios de las propiedades, los bonos y las acciones y afirmando que esto representa la riqueza nacional.

Ludwig von Mises criticó hace tiempo los métodos de estos cálculos macroeconómicos cuando escribió

Todos los métodos propuestos para medir las variaciones del poder adquisitivo de la unidad monetaria se basan, más o menos inconscientemente, en la imagen ilusoria de un ser eterno e inmutable que determina, mediante la aplicación de una norma inmutable, la cantidad de satisfacción que le transmite una unidad de dinero. Es una pobre justificación de esta idea mal pensada que lo que se quiere es simplemente medir los cambios en el poder adquisitivo del dinero. El quid de la noción de estabilidad reside precisamente en este concepto de poder adquisitivo.

Sólo existen pseudoescalas de evaluación general. La valoración de los beneficios de un producto es subjetiva, individual. El valor de un bien depende de la evaluación personal de las circunstancias cambiantes. Según esta evaluación subjetiva, el individuo hará su elección en función de los cambios de precios relativos.

Conclusión

Las estadísticas económicas macroeconómicas son construcciones. Con la «medición de la inflación», tanto el precio como objeto de medición como la cesta de mercado como vara de medir sufren cambios. Sin una escala constante, no es posible ninguna medición. Lo que sí se puede medir correctamente es la masa monetaria. Su cambio es el uso correcto del concepto de «inflación» y de la «tasa de inflación». Sin embargo, lo que parece ser un estándar objetivo de medición en las estadísticas de precios es el esfuerzo defectuoso de medir lo inconmensurable. Los números que se publican como cifras oficiales de inflación son, en el mejor de los casos, indicadores muy burdos. Tomar estas cifras al pie de la letra es ingenuo y perjudicial.

image/svg+xml
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Support Liberty

The Mises Institute exists solely on voluntary contributions from readers like you. Support our students and faculty in their work for Austrian economics, freedom, and peace.

Donate today
Group photo of Mises staff and fellows