Mises Daily Articles

Home | Mises Library | Las ilusiones de la hedónica

Las ilusiones de la hedónica

Etiquetas Economía de EEUUIntervencionismoDinero y Banca

03/21/2022Antony P. Mueller

El término «hedónica» procede del griego antiguo y significa básicamente «doctrina del placer». También es la doctrina que la Oficina de Estadísticas Laborales (BLS) aplica al calcular los índices de precios y para el cálculo del producto interior bruto real y de la productividad.1 La idea que subyace en el cálculo de los índices de precios hedónicos es incorporar los cambios de calidad a los precios. De este modo, un producto puede estar en el mercado a un precio más alto, pero cuando las cualidades del producto han aumentado más que el precio a ojos del BLS, éste calculará que el precio de este producto ha bajado realmente.

La aplicación de la técnica hedónica a una serie de bienes y servicios significa que, aunque los precios hayan subido en general, pero la mejora de los productos se considere mayor que el aumento de los precios, la tasa de inflación calculada disminuirá. Con una tasa de inflación más baja, la transformación del producto interior bruto (PIB) nominal en PIB real arrojará un resultado mayor. Del mismo modo, dado un insumo de trabajo constante, la productividad aumentará. La hedónica abre la puerta a la obtención de resultados mágicos: una tasa de inflación más baja con precios generalmente crecientes, una tasa de crecimiento más alta aunque la economía sea más débil, y una cifra de productividad más alta, aunque la productividad hubiera disminuido sin las imputaciones hedónicas.

El BLS se sintió obligado a incorporar los «cambios de calidad» en su cálculo de las estadísticas de precios en la segunda mitad de la década de 1990, cuando aparecieron en el mercado muchos bienes y servicios nuevos y modificados y se lanzaron estudios que sugerían que las estadísticas convencionales sobrestimaban la «verdadera tasa de inflación».2

Con los hedónicos, el BLS quiere introducir más «objetividad» en el cálculo de los cambios de precio, pero para ello necesita que un ser humano determine la calidad en primer lugar. No cualquier nuevo artilugio puede pasar por una mejora del producto. Antes de determinar su cambio de precio inflacionista o deflacionista, debe haber un funcionario del BLS que tenga que reflexionar sobre el problema de si este bien o servicio nuevo o modificado realmente proporciona más o menos «placer» al usuario que el producto de referencia elegido.

Un producto, como un frigorífico, por ejemplo, no es sólo un frigorífico en opinión del BLS. En contra del acto de uso y consumo por parte del individuo y en contra del hecho de que normalmente se compra el producto completo y no sólo algunas partes, el BLS calcula las variaciones de precios sobre la base de que el frigorífico o un determinado televisor o un reproductor de CD están compuestos por varias partes o características diferentes del producto.

Aunque el BLS evita afirmar que sabe exactamente cómo calcular el placer que proporciona el producto en su conjunto, la Oficina sostiene que está en condiciones de determinar si el generador eléctrico del frigorífico ha mejorado o no. Esta mejora se compara entonces con un elemento de referencia del producto, tal y como estaba antes en el mercado. En función de lo que decida el experto, el producto en su conjunto recibe un nuevo precio por parte del BLS que difiere del precio de mercado del producto.

La calidad, según determinó el BLS, tiene muchos aspectos. Para ello, realizan la llamada regresión hedónica a través de sus ordenadores. Sea cual sea el tipo de regresión que se aplique para calcular el «precio real», en primer lugar un funcionario del BLS debe determinar si una determinada característica constituye un cambio de calidad o no. Ludwig von Mises observó este problema hace mucho tiempo:

«Todos los métodos propuestos para medir las variaciones del poder adquisitivo de la unidad monetaria se basan, más o menos inconscientemente, en la imagen ilusoria de un ser eterno e inmutable que determina, mediante la aplicación de una norma inmutable, la cantidad de satisfacción que le transmite una unidad de dinero. Es una pobre justificación de esta idea mal pensada que lo que se quiere es simplemente medir los cambios en el poder adquisitivo del dinero».3

La empresa que ofrece el producto nuevo o modificado se alegrará de decir que hay una mejora, y los técnicos que han desarrollado el producto estarán encantados de proporcionar cálculos exactos de este cambio de calidad. Sin embargo, ¿cuántas mejoras técnicas se ofrecen cada día y no hay mercado para ellas? ¿Cuántos inventores tienen patentes registradas pero hay pocos o ningún comprador para el producto? El punto crucial aquí es que sólo existen pseudoestándares de evaluación, la valoración de la utilidad de un producto es subjetiva e individual, y para el propio individuo, los estándares de evaluación cambian según la situación específica.

Es bastante obvio que las imputaciones hedónicas abren el camino a todo tipo de manipulaciones. Dada la presión implícita que ejercen los gobiernos y los bancos centrales para que se comuniquen las tasas de inflación bajas, la entrega debida sugeriría buscar principalmente las mejoras de calidad, y calcularlas incluso cuando sean de naturaleza dudosa.

El impacto de las técnicas que aplica el BLS va mucho más allá de las puras estadísticas de precios. Los índices no sólo se utilizan como indicadores de la inflación de los precios, sino que con los índices de precios el estadístico tiene también en sus manos la llave de una serie de otras cifras económicas destacadas. Para calcular la productividad, la producción real, los insumos reales y la inversión real y sus cambios, se necesita un deflactor, y éste se deriva del índice de precios.

Dado un determinado PIB nominal (en dólares o en cualquier otra unidad monetaria), la cifra del deflactor determina el tamaño del PIB real y su tasa de crecimiento real. Si la tasa de inflación medida es baja, el PIB real será mayor y viceversa, y junto con ello también se obtienen cifras más altas o más bajas para los cambios de productividad.

Al determinar las variaciones de los precios en una economía moderna caracterizada por la modificación de los productos, la aparición de nuevos productos y una elevada proporción de servicios, el cálculo del índice de precios y, por tanto, del crecimiento económico real y de una serie de otros indicadores se convierte en una construcción estadística dudosa. Los diferentes supuestos y técnicas provocan cambios drásticos en los resultados.

La mayor parte de lo que parece una norma objetiva de medición en las estadísticas económicas es un esfuerzo profundamente defectuoso para medir lo no medible. Como deben admitir los estadísticos de precios, no hay ninguna forma significativa de medir el «nivel de precios». En el mejor de los casos, lo que se puede construir son cambios en el nivel de precios. Pero incluso con estos cambios, la medición es defectuosa, porque no se puede medir algo, cuando ambos, la varilla de medición y el objeto de medición, están sujetos a cambios.

El estadístico de precios construye una cesta de productos para medir las variaciones del valor del dinero. Afirma que esta cesta es representativa. Pero no puede ignorar el hecho de que la composición de esta cesta cambia con el tiempo. Algunos productos se vuelven obsoletos, otros se modifican y aparecen nuevos bienes y servicios. Así que cambiará la composición de la cesta. Sin embargo, con este procedimiento también cambia implícitamente las unidades de medida.

Al fin y al cabo, fue este problema el que provocó los dolores de cabeza en el BLS. Por ello, recurrió a la técnica hedónica como forma de hacer «constante» la cesta. Los esfuerzos actuales de la oficina de estadística se dirigen a construir una cesta que no sólo sea representativa, sino también constante en términos de calidad o, mejor dicho, en términos del placer que el producto proporciona al consumidor. Sin embargo, ninguna sofisticación puede superar la barrera del principio de que la pretensión de ser «representativo» o la de determinar lo que es una mejora pueden resolverse de forma objetiva.

Los economistas denominan «ilusión monetaria» al efecto inadvertido de los cambios monetarios sobre los precios. Del mismo modo, se puede llamar al índice de precios una «ilusión estadística» basada en la quimera de una cesta fija de productos como unidad de medida. Ambas ilusiones consisten en tomar como estable algo que no es constante. En ambos casos, no se produce una medición correcta ni una evaluación sólida. La tasa de inflación publicada junto con las cifras derivadas del crecimiento económico real y la productividad reciben la máxima atención, mientras que la naturaleza dudosa de estas cifras es ampliamente ignorada.

Para medir algo se necesita una vara de medir constante. No se puede medir algo con sentido cuando ambos son variables: los cambios de precios como objeto de medición y la cesta de bienes como medidor. El problema con el índice de precios es que ambos cambian: la composición de la cesta de bienes individual cambia y la cantidad de dinero.

La necesidad de medir el «nivel de precios» apareció tras la desaparición del patrón oro. Bajo el patrón oro, el dinero era bastante estable, al menos en un grado que permitía a los individuos y a las empresas realizar cálculos económicos sólidos. Con el abandono del patrón oro, surgió la necesidad de «medir» el poder adquisitivo del dinero. Con el dinero ahora como variable, se dijo que una cesta «representativa» de productos serviría como vara de medir. El BLS consideró, con razón, que la forma tradicional de calcular el índice de precios era defectuosa. Ahora utilizan la hedónica. Sin embargo, la crítica contra la medición de lo no medible, tal y como la planteó Ludwig von Mises, sigue sosteniendo que la «noción de estabilidad y estabilización son vacías si no se refieren a un estado de rigidez y a su preservación».4

De todos modos, ¿quién necesita estas estadísticas, aparte de los gobiernos y los bancos centrales que dicen estar a cargo de «la economía», y los econometristas y pronosticadores que construyen sus modelos sobre estas cifras? El propio consumidor juzgará según su conocimiento y preferencias si el producto le gusta o no. Con respecto a su precio, decidirá comprar o abstenerse. Las empresas pueden utilizar técnicas «hedónicas» y otras, siempre que se basen en criterios técnicos. Pero es algo muy diferente cuando se dice que las estadísticas miden la economía en general y sus resultados, y que miden el llamado nivel de precios y el valor del dinero.

Los gobiernos quieren las mejores cifras disponibles para la economía en su conjunto, para indicadores como el crecimiento económico real y la productividad. Si el gobierno lo pide, los estadísticos pueden cumplirlo. Más allá del gobierno, la utilidad de los agregados y promedios, como la «producción interna bruta» o el «nivel de precios», es mínima o más bien perjudicial. Si la variación de estas cifras es pequeña, la importancia de la cifra para las empresas y el consumidor es nula, y si estas variaciones son grandes, cualquier ama de casa, empresario y empleado es consciente de la nueva situación.

Para la formulación de la política económica y monetaria, el índice de precios representa un indicador central. Afecta directamente a los pagos de la seguridad social y se traduce indirectamente en la determinación de las cifras de crecimiento económico real y productividad. La llamada «tasa de inflación» es fundamental para la dirección de la política monetaria, y para los inversores sirve para determinar el rendimiento real de los bonos y las acciones. Sin embargo, lo que se publica como cifra de la inflación es un número muy burdo en el mejor de los casos y muy engañoso en el peor. Cuando se toma ingenuamente en su valor nominal, la tasa de inflación tal como se publica no sólo distorsiona las decisiones políticas, sino también las del inversor privado.


Publicado originalmente el 29 de julio de 2005.

  • 1. Oficina de Estadísticas Laborales (www.bls.gov). Para conocer las investigaciones de la Oficina sobre el índice de precios hedónicos, véase «Publicaciones y otra documentación» en su sitio web.
  • 2. El informe Boskin de 1996 («Toward a more accurate measure of the cost of living», disponible en línea en http://www.ssa.gov/history/reports/boskinrpt.html) sugería que las prácticas estadísticas utilizadas entonces sobrestimaban la tasa de inflación. El problema obvio aquí es que para determinar si el índice de precios convencional sobreestima o subestima la verdadera inflación, hay que tener una vara de medir correcta en primer lugar.
  • 3. Ludwig von Mises: Human Action. Auburn. The Ludwig von Mises Institute. 1998, p. 221.
  • 4. Ludwig von Mises, op. cit., p. 223.
Author:

Antony P. Mueller

Dr. Antony P. Mueller is a German professor of economics who currently teaches in Brazil. Write an email. See his website and blog.

Image source:
commons.wikimedia.org