Mises Wire

Las preferencias temporales individuales, no el banco central, determinan los tipos de interés reales

El miércoles 2 de noviembre de 2022, la Fed elevó el objetivo del tipo de interés oficial en un 0,75%, hasta el 4,00%, por cuarta vez consecutiva. El presidente de la Fed, Jerome Powell, dio a entender que es probable que el objetivo del tipo de interés oficial se eleve aún más. Para la mayoría de los economistas y comentaristas, la política monetaria de la Fed es el núcleo del proceso de determinación de los tipos de interés.

Según el pensamiento popular, cada vez que el banco central aumenta la tasa de crecimiento de la oferta monetaria mediante la compra de activos financieros como las letras del tesoro, esto hace que los precios de los bonos del tesoro suban y sus rendimientos bajen. El pensamiento popular lo denomina efecto de liquidez monetaria. Este efecto está inversamente correlacionado con los tipos de interés.

Además, un aumento de la oferta monetaria después de un retraso fortalece la actividad económica, y esto hace que los tipos de interés suban. Obsérvese que tenemos aquí una correlación positiva entre la actividad económica y los tipos de interés.

Tras un desfase mucho mayor, el aumento de la tasa de crecimiento de la oferta monetaria ejerce una presión al alza sobre los precios de los bienes y servicios. Una vez que los precios comienzan a subir, surge el efecto de las expectativas de inflación. En consecuencia, esto empieza a ejercer una mayor presión al alza sobre los tipos de interés del mercado.

Por lo tanto, según el pensamiento popular, la liquidez, la actividad económica y las expectativas de inflación se consideran factores clave en el proceso de determinación de los tipos de interés. Hay que tener en cuenta que este proceso está marcado por la política monetaria del banco central, que influye en la liquidez monetaria. El efecto de la liquidez monetaria da lugar a su vez a otros dos efectos.

Obsérvese que la explicación popular de la determinación del tipo de interés se deriva de las observaciones y no de un marco económico que «se sostiene por sí mismo». En este sentido, la teoría popular del tipo de interés no explica, sino que sólo describe.

Además, es probable que los seguidores de este marco de pensamiento tengan dificultades para explicar los fenómenos del interés en un mundo en el que el banco central está ausente.

Preferencia temporal y tipos de interés

En contra del pensamiento popular, los tipos de interés los determinan los individuos y no las políticas monetarias del banco central. Creemos que las políticas monetarias del banco central sólo distorsionan los tipos de interés.

Para la mayoría de los individuos, mantener su vida y su bienestar es el objetivo final. Para mantenerse vivo, un individuo debe consumir bienes en el presente, lo que significa que la persona asignará mayor importancia a una cesta de bienes en el presente que a la misma cesta en el futuro. La prima que los individuos asignan a la cesta de bienes en el presente frente a la misma cesta de bienes en el futuro explica el interés.

Consideremos un caso en el que un individuo tiene apenas los recursos suficientes para mantenerse con vida. Es poco probable que este individuo preste o invierta sus escasos medios. El coste de prestar o invertir va a ser muy alto, incluso podría costarle la vida si se planteara prestar una parte de sus medios. Sin embargo, una vez que la riqueza de un individuo empieza a crecer, el coste de prestar o invertir disminuye. Destinar parte de su riqueza a prestar o invertir va a socavar en menor medida la vida y el bienestar del individuo en la actualidad.

De esto podemos deducir, en igualdad de condiciones, que todo lo que conduzca a la expansión de la riqueza de los individuos probablemente dará lugar a la disminución de la prima de los bienes presentes frente a los futuros, reduciendo los tipos de interés. Por el contrario, los factores que socavan la expansión de la riqueza real probablemente aumentarán la prima de los bienes presentes frente a los futuros, incrementando el interés.

Las respuestas a los cambios en la riqueza en términos de preferencia temporal no son automáticas. Cada persona, en función de sus fines, decide qué riqueza destinará al consumo presente frente al consumo futuro.

También hay que tener en cuenta que, según el pensamiento popular, los cambios en la actividad económica se asocian positivamente con los tipos de interés. Sin embargo, si el aumento de la actividad económica se debe a la expansión de la riqueza, es probable que se produzca una disminución de las preferencias temporales con la consiguiente reducción de los tipos de interés, lo que contradice las nociones populares.

Tipos de interés y aumento de la oferta monetaria

Cuando se inyecta en la economía dinero creado de la nada, se crea un intercambio de algo por nada. Los receptores del dinero inyectado ahora pueden desviar la riqueza de los generadores de riqueza hacia ellos mismos.

Al igual que los falsificadores, los receptores del dinero creado de la nada se vuelven más ricos que antes de que se produjera el aumento del dinero. Esto significa que los receptores del dinero pueden ahora aumentar las compras de diversos activos, lo que hace que sus precios suban y sus rendimientos bajen. Sin embargo, hay que tener en cuenta que el intercambio de nada por algo debilita el proceso de generación de riqueza.

Cuando la reserva de riqueza se amplía, se espera que los tipos de interés disminuyan, pero una reserva de riqueza en descenso hará que los tipos suban. Cuando el banco central intenta contrarrestar la tendencia al alza de los tipos de interés mediante la inyección de liquidez monetaria, esto empeora las cosas, ya que se producirá una oscilación de los tipos de interés con tendencia al alza.

Las oscilaciones surgen porque el banco central ejerce una presión a la baja sobre los tipos de interés haciendo hincapié en la liquidez. Sin embargo, la disminución de la reserva de riqueza hace que los tipos suban, de ahí las oscilaciones.

Subir los tipos de interés es la política equivocada para contrarrestar la inflación

Las fluctuaciones de los tipos de interés en un mercado libre reflejan los cambios en las preferencias de los consumidores respecto a los bienes presentes frente a los futuros. Así, si los consumidores han aumentado sus preferencias por los bienes del futuro frente a los del presente, esto se reflejará en un descenso de los tipos de interés del mercado.

Las empresas que quieran tener éxito deben destinar recursos a la construcción de una infraestructura adecuada para poder aumentar la producción de bienes de consumo en algún momento del futuro. Cuando el banco central manipula los tipos de interés del mercado, en realidad falsea las instrucciones de los consumidores a las empresas. Como resultado, las empresas generan infraestructuras de capital erróneas que no están en consonancia con las acciones de los consumidores, lo que conduce a una mala asignación de recursos y al declive económico.

En contra del pensamiento popular, una política de tipos de interés más altos del banco central no elimina la mala asignación de recursos debido a las políticas anteriores de tipos de interés bajos. Una política de tipos de interés más elevados también altera los tipos de interés del mercado, continuando la mala asignación.

A su vez, las nuevas políticas de los bancos centrales siguen empobreciendo a los generadores de riqueza al mantener intactos los procesos de mala asignación de recursos. (Los bancos centrales siguen generando actividades no productivas que debilitan a los generadores de riqueza). Por lo tanto, una postura de tipos de interés más altos del banco central en el marco de una reserva de riqueza en declive socava aún más la reserva de riqueza, profundizando así la recesión económica.

Contrasta esto con una política que cierra los resquicios para la generación de dinero de la «nada». El cierre de estas políticas socava las actividades no productivas al obstruir el desvío de riqueza de los generadores de riqueza, lo que en última instancia aumenta la reserva de riqueza. La ampliación de esta reserva acorta el período de la depresión económica, mientras que el cierre de la creación de nuevo dinero frena el aumento general de los precios.

Conclusiones

La mayoría de los comentaristas económicos creen que los tipos de interés del mercado están determinados por los cambios en la liquidez monetaria, la actividad económica y las expectativas inflacionistas. Un aumento de la liquidez monetaria hace bajar los tipos de interés. Un aumento de la actividad económica y de las expectativas inflacionistas hace que los tipos de interés suban.

Este marco describe a los individuos como entidades inconscientes y afirma que el interés se origina en factores externos y no en el interior de los individuos. Este es un pensamiento erróneo que conduce al desastre económico.

image/svg+xml
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Support Liberty

The Mises Institute exists solely on voluntary contributions from readers like you. Support our students and faculty in their work for Austrian economics, freedom, and peace.

Donate today
Group photo of Mises staff and fellows