Mises Wire

Hoy es el mejor día del año para atracar un banco

Mises Wire Jane L. Johnson

El atracador de bancos de la era de la Depresión, Willie Sutton, cuando le preguntaron por qué atracaba bancos, respondió: «Porque ahí es donde está el dinero». Con «dinero» se refería a la moneda de los Estados Unidos. Nunca indicó cómo programaba sus atracos, pero algunos días del año pueden ser más rentables para robar bancos que otros.

Descargo: Ni yo ni Mises Wire apoyamos en modo alguno el atraco a bancos, que es un delito federal.

En primer lugar, he aquí algunos datos sobre el «dinero plegable» de EEUU, los billetes de la Reserva Federal en denominaciones de 1, 2, 5, 10, 20, 50 y 100 dólares. La Fed ya no emite billetes de 500, 1.000, 5.000 y 10.000 dólares, pero siguen siendo de curso legal y pueden seguir circulando.

Esta moneda es impresa por la división de la Oficina de Grabado e Impresión del Tesoro de EEUU, y luego se suministra a los bancos de la Reserva Federal para su circulación pública. Las monedas, por su parte, son producidas por el Tesoro de EEUU en varias fábricas de moneda de todo el país y luego se depositan en los bancos de la Reserva Federal para su circulación.

Informes recientes muestran que el total de moneda en circulación (billetes y monedas de la Reserva Federal fuera del Tesoro de EEUU y de los bancos de la Reserva Federal) es de unos 2,3 billones de dólares.

El papel de las instituciones de depósito y del público

Los bancos comerciales, las cooperativas de crédito y las cajas de ahorros son las fuentes de efectivo siempre que el público lo desee. Esperamos que los bancos tengan suficiente efectivo en caja para satisfacer todas las solicitudes de retirada. ¿Cómo reaccionaría si su banco o su cajero automático se quedaran sin efectivo y le dijeran que no tendrán hasta mañana?

Contrariamente a la creencia popular, el Tesoro de EEUU y la Reserva Federal no determinan la cantidad de moneda y monedas que circulan en un momento dado. En su lugar, el público decide qué cantidad de su riqueza mantener en forma de efectivo frente a otras opciones de activos como depósitos en cuentas bancarias, acciones y bonos, objetos de colección, criptodivisas y bienes inmuebles.

Las instituciones de depósito, por tanto, deben determinar el nivel adecuado de efectivo en caja fuerte que deben mantener para sus clientes. Por ejemplo, los bancos suelen experimentar mayores retiradas de efectivo durante los meses de verano y los fines de semana de tres días, cuando la gente tiende a viajar, ir de compras y visitar lugares de ocio.

Cómo adquieren efectivo las instituciones de depósito

Si los bancos se quedan sin efectivo y monedas, pueden solicitar más a su banco local de la Reserva Federal, pagando el valor nominal del efectivo con las cuentas de reserva que están obligados a mantener en la Fed. Sin embargo, los bancos evitan mantener demasiado efectivo en caja porque es «dinero muerto» que no devenga intereses, mientras que sí los devengan prestando a sus clientes o manteniendo el exceso de reservas en la Reserva Federal.

La Reserva Federal siempre tendrá moneda suficiente para satisfacer las peticiones de los clientes porque la Ley de la Reserva Federal de 1913 preveía una «moneda elástica», es decir, una moneda que se expandiera o contrajera fácilmente en respuesta a las necesidades y preferencias del público. A lo largo de la historia de EEUU, el sistema bancario ha estado sujeto a corridas bancarias periódicas (llamadas «pánicos») cuando los depositantes exigían los saldos de sus cuentas en efectivo si no confiaban en los bancos.

El año pasado se produjeron retiradas masivas de fondos en Silicon Valley Bank, Signature Bank y First Republic Bank debido a la rapidez con la que se pueden realizar grandes retiradas de fondos por Internet y a que el valor de mercado de las inversiones en bonos de estos bancos había caído al subir los tipos de interés. La falta de efectivo en las cámaras acorazadas de los bancos no fue un factor determinante en estas retiradas bancarias per se, como lo había sido en épocas anteriores.

El efectivo viaja de un lado a otro entre consumidores, comerciantes, bancos y la Fed

Hay que tener en cuenta que, después de que el público haya gastado el efectivo que había retirado anteriormente de los bancos, los comerciantes normalmente depositan el efectivo en sus propias cuentas bancarias, y los bancos lo añaden entonces a su caja fuerte o lo devuelven a la Reserva Federal. Aunque parte del efectivo puede estar guardado bajo el colchón o en cajas de seguridad, la mayor parte realiza viajes regulares de ida y vuelta entre las cámaras acorazadas de los bancos y los bancos de la Reserva Federal, que es exactamente para lo que se diseñó la elasticidad de la moneda.

Obsérvese también que el paradigma de la «moneda elástica» funciona igual de bien tanto si el dólar de EEUU está respaldado por oro como si es una moneda fiduciaria. Cuando se creó la Reserva Federal en 1913, EEUU estaba en pleno patrón oro, con monedas de oro en circulación hasta que Franklin Roosevelt las retiró en 1933. El dólar de EEUU ha sido una moneda fiduciaria desde 1971, cuando Richard Nixon «cerró la ventana del oro» y abandonó el acuerdo de Bretton Woods que había fijado el dólar de EEUU al oro.

Grandes cantidades de divisas de EEUU en el extranjero

La Junta de Gobernadores de la Reserva Federal calcula que los extranjeros poseen alrededor de 1 billón de dólares en billetes de la Reserva Federal, lo que representa aproximadamente el 45% de todos los billetes en circulación, incluidos dos tercios de todos los billetes de 100 dólares. Esta moneda de EEUU es aceptada en todo el mundo tanto en transacciones legales como ilegales, incluido el tráfico ilícito internacional de drogas.

Además, una vez que la moneda sale de los EEUU, gran parte de ella tiende a permanecer en el extranjero de forma permanente o durante largos periodos de tiempo. Curiosamente, el «margen de beneficio» sobre el valor de la moneda (la diferencia entre su valor nominal y el pequeño coste de imprimir los billetes) constituye un beneficio para la Reserva Federal (y, en última instancia, para el gobierno de EEUU y los contribuyentes americanos). Este lucro se llama «señoreaje». Si la impresión de un billete de 100 dólares de la Reserva Federal cuesta veinte céntimos, por ejemplo, el lucro de la Fed por ese billete es de 99,80 dólares.

¿Qué tienen que ver estos hechos con los atracos a bancos?

Los atracadores de bancos tienen como objetivo el efectivo que los bancos guardan en los cajones de los cajeros y en la cámara acorazada. Dado que el público determina cuánto efectivo hay en circulación, que los bancos mantienen suficiente efectivo para satisfacer la demanda del público y que la Reserva Federal siempre puede suministrar suficiente efectivo a los bancos, ¿cuándo podría una persona astuta programar idealmente un atraco a un banco?

Pensemos en el atraco a una sucursal bancaria en un importante centro comercial regional de Seattle hacia las 17.30 horas del día anterior a Acción de Gracias de 1996. Se trata de una historia real, y la detective de policía jubilada de Seattle Ann Rule escribió más tarde un libro sobre los ladrones: tres personajes pintorescos con un cabecilla que llegó a ser conocido como «Hollywood» por sus imaginativos disfraces. Yo vivía entonces en un barrio residencial cercano de Seattle y recuerdo bien el incidente.

Oímos disparos poco antes de las seis de la tarde de aquel miércoles y luego la noticia de última hora en el telediario de las seis. Estos atracadores, que habían logrado eludir a las fuerzas del orden tras atracar previamente otros bancos cercanos, entraron en la sucursal bancaria armados y disfrazados y lograron salir minutos después con más de un millón de dólares en efectivo. Ninguno de los clientes que se encontraban en ese momento en la sucursal intentó intervenir y nadie resultó herido.

Sin embargo, tras su aparentemente exitoso robo, el trío tuvo algunos contratiempos. Al intentar huir de la escena del crimen con su botín, se vieron atrapados en el congestionado tráfico de la hora punta navideña. Estaba oscuro y llovía a cántaros, siendo Seattle noviembre. Metieron todo el dinero posible en mochilas, abandonaron el vehículo en el atasco y empezaron a correr por barrios residenciales perseguidos por la policía.

Corrieron hacia el barrio en el que yo vivía, esquivando las balas de la policía. Dos de ellos resultaron heridos de bala, fueron capturados con facilidad, más tarde declarados culpables de atraco a un banco y condenados a prisión. El tercer atracador, el cerebro de la escapada, no fue detenido y consiguió refugiarse en una caravana abandonada en el patio trasero de un propietario. Permaneció escondido en la caravana desde la noche del miércoles hasta el Día de Acción de Gracias, mientras los equipos SWAT de la policía recorrían el vecindario y bloqueaban toda la zona por considerarlo armado y peligroso. Cuando la policía lo descubrió en la caravana, se negó a salir y hubo un intercambio de disparos. Finalmente murió en la caravana, y su muerte se consideró un suicidio. HistoryLink.org tiene las noticias completas de esta historia.

¿Qué podemos concluir de esta historia? Esta sucursal bancaria del principal centro comercial de la región disponía de efectivo suficiente para satisfacer todas las demandas de los clientes durante el ajetreado fin de semana de cuatro días de Acción de Gracias. Estaba previsto que cerrara a las 18:00 horas de ese miércoles, permaneciera cerrada durante las vacaciones y volviera a abrir el viernes y el sábado para el Black Friday, inicio de la temporada de compras navideñas.

Estos ladrones de bancos tuvieron la suerte fortuita de programar su atraco para el miércoles anterior al Día de Acción de Gracias, o bien sabían que los bancos suelen estar llenos de dinero en esas fechas. Sin embargo, sus planes fracasaron rápidamente y el Día de Acción de Gracias de ese año acabó mal.

En cuanto a la Reserva Federal, se podría concluir que su responsabilidad en materia de política monetaria puede no alinearse bien con su responsabilidad de proporcionar una moneda elástica. Los hacedores de políticas de la Fed no se dieron cuenta de que la inflación de precios era inevitable tras años de tipos de interés cercanos a cero y compras masivas de bonos del Tesoro de EEUU y valores respaldados por hipotecas.

Así, la Fed permite al gobierno «robar» a sus ciudadanos mediante la inflación. Al mismo tiempo, sin embargo, la política de la Reserva Federal de proporcionar una moneda «elástica» también proporciona a los ladrones de bancos la oportunidad de participar en un robo «inesperado», ya que el banco central aumenta sus entregas de moneda a los bancos.

image/svg+xml
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Support Liberty

The Mises Institute exists solely on voluntary contributions from readers like you. Support our students and faculty in their work for Austrian economics, freedom, and peace.

Donate today
Group photo of Mises staff and fellows