Mises Wire

El «tapering» pasivo de la Fed y el BCE

Esta semana, la Reserva Federal emitió la declaración «agresiva» más pasiva de la historia, un aparente tapering agresivo que, en realidad, significa mantener los tipos muy bajos y las recompras masivas durante más tiempo.

La inflación se ha disparado y la política monetaria agresiva es el factor clave para entenderla. Ya lo expliqué en mi artículo «El mito de la inflación impulsada por el costo». La Reserva Federal por fin lo ha reconocido y ha dado un giro de 180 grados en su política de mantener los estímulos a pesar de las presiones inflacionistas.

La Reserva Federal espera ahora que la inflación subyacente se mantenga por encima del 2,7% en 2022 (antes esperaba un 2,3%) y por encima del 2% en 2023 y 2024. Eso significa que el índice de precios al consumo se mantendrá probablemente por encima del 3-4 por ciento en ese periodo. Teniendo en cuenta que cerrará el año por encima del 6 por ciento, estamos hablando de una inflación acumulada de más del 14 por ciento en tres años, un gran riesgo para la recuperación, los salarios reales, el ahorro familiar y la inversión.

La Reserva Federal ha actuado, al menos, y reducirá sus compras mensuales de bonos soberanos a 20.000 millones de dólares y 10.000 millones de dólares al mes de valores respaldados por hipotecas. Además, acelerará las subidas de tipos a tres subidas en 2022, tres en 2023 y dos en 2024 para alcanzar un tipo de referencia del 2,1% en 2024.

Según la CNBC, la Reserva Federal comprará 60.000 millones de dólares de bonos cada mes a partir de enero, la mitad del nivel anterior al taper de noviembre y 30.000 millones menos de lo que había estado comprando en diciembre. La Reserva Federal estaba reduciendo 15.000 millones de dólares al mes en noviembre, duplicó esa cifra en diciembre y acelerará la reducción aún más a partir de 2022.

Ahora lee de nuevo. El llamado tapering agresivo significa recompras mensuales de 60.000 millones de dólares.

Sigue siendo una reducción modesta para la magnitud y el alcance de un programa de estímulo demasiado agresivo e incluso contraproducente que lleva activo demasiados años. Nadie puede entender qué hace la Reserva Federal comprando activos vinculados a hipotecas con el mercado inmobiliario en sus niveles récord o subiendo los tipos al 2,1% con una inflación subyacente estimada por encima del 2% durante 2022-24.

Pero la Reserva Federal está haciendo algo más importante y clave: está generando una demanda mucho mayor de dólares americanos y atrayendo el ahorro del mundo hacia Estados Unidos al hacer que la inversión más segura (el bono americano a diez años) sea más atractiva para los inversores globales.

La Reserva Federal vuelve a tomar las riendas y deja al Banco Central Europeo (BCE) con el paso cambiado y la política equivocada. A pesar de la desbocada inflación, la más alta en tres décadas en la zona euro, el BCE mantiene su política monetaria extremadamente agresiva, los tipos negativos y las recompras de bonos que suponen el 100% de la emisión neta de los estados miembros.

El BCE está ahora entre la espada y la pared

El BCE no puede tomar medidas decisivas, ya que los Estados miembros se han acostumbrado a una monetización sin precedentes que ha hecho que el balance del BCE se dispare hasta el 81 por ciento del PIB de la eurozona, frente al 37 por ciento de la Reserva Federal con respecto al PIB de Estados Unidos.

Si el BCE reduce su llamada política expansiva, los Estados miembros que sigan aumentando el déficit estructural no podrán soportar la más mínima subida de los tipos de interés.

Por otro lado, si el BCE mantiene su enorme programa de compra de activos y los tipos negativos, el impuesto sobre la inflación y la desaceleración económica pueden condenar a la eurozona a una estanflación que algunos países de la eurozona ya han experimentado en el pasado.

El BCE está impulsando la japonización de Europa y ahora no puede dar marcha atrás.

La Reserva Federal ha vuelto a exponer por qué el dólar es la moneda de reserva mundial y por qué nadie debería copiar la política de la Fed sin la demanda mundial de divisas de la que goza el dólar americano. La Reserva Federal puede permitirse un cambio brusco de política monetaria y ver cómo los mercados lo recompensan y atraen más demanda de dólares. El euro no tiene ese lujo.

La pelota está ahora en el tejado de Lagarde y el BCE: ¿Elegirán seguir inflando la burbuja de la deuda de los Estados miembros fiscalmente irresponsables o elegirán recuperar la cordura monetaria y evitar la estanflación? Espero, por nuestro bien, que elijan lo segundo.

image/svg+xml
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Support Liberty

The Mises Institute exists solely on voluntary contributions from readers like you. Support our students and faculty in their work for Austrian economics, freedom, and peace.

Donate today
Group photo of Mises staff and fellows