Mises Wire

Cómo el régimen de EEUU subsidia la inmigración —tanto legal como ilegal

En los últimos meses, tanto los medios de comunicación tradicionales como los independientes han seguido publicando artículos sobre cómo los extranjeros indocumentados —también conocidos como «inmigrantes» y «extranjeros ilegales»— pueden beneficiarse de una amplia red de prestaciones financiadas por los pagadores de impuestos en materia de guarderías, atención médica, vivienda y otros servicios.

Por ejemplo, tanto el New York Post como el Denver Post informan de que estos extranjeros han «desbordado» el sistema hospitalario Denver Health de Denver, y que la situación es «insostenible». Mientras tanto, las escuelas públicas informan de que las aulas se están llenando rápidamente con los hijos de estos extranjeros. Denver no está sola. El New York Post señala que tanto la ciudad de Nueva York como el gobierno estadual han ampliado los programas locales de asistencia social, incluidas las tarjetas de crédito de prepago, para garantizar aún más que los inmigrantes sigan recibiendo dinero en efectivo y recursos de los pagadores de impuestos americanos. Esto se suma a los aproximadamente 66.000 extranjeros alojados en hoteles y albergues, a cargo de los pagadores de impuestos neoyorquinos y federales. USAToday informa de que las universidades «de todo el país» están recibiendo millones de dinero de los pagadores de impuestos para ofrecer alojamiento a los migrantes sin coste alguno. El alcalde de Chicago se jacta de que va a regalar 17 millones de dólares financiados por los pagadores de impuestos a «solicitantes de asilo» que actualmente viven del sudor de los pagadores de impuestos en albergues del gobierno. Esto, por supuesto, es sólo un anticipo de muchos más regalos previstos.

¿A cuánto ascienden los recursos de los pagadores de impuestos destinados a los extranjeros? Es difícil de calcular por varias razones. El gasto se realiza a través de numerosas agencias gubernamentales diferentes en varios niveles de gobierno. Además, gran parte del dinero se filtra a través de organizaciones sin ánimo de lucro (es decir, «ONG») que se denominan «benéficas», pero que no son más que auxiliares del régimen.

Una vez que sumamos 1.000 millones de dólares aquí y 77 millones allá, al cabo de un rato estamos hablando de dinero real, y una cosa queda meridianamente clara: el régimen y sus socios están subsidiando la afluencia de extranjeros a los que prometen una serie de beneficios tanto en metálico como en especie. También hay que señalar que, contrariamente a ciertos mitos, la generosidad no está reservada sólo a los llamados «extranjeros ilegales». Los inmigrantes legales pueden beneficiarse del generoso y bien financiado Estado benefactor americano incluso más fácilmente que los indocumentados.

[Lee más: «El problema de la arbitraria línea que separa la inmigración legal de la ilegal», por Ryan McMaken].

¿Cuál es el efecto de subsidiar un determinado producto o actividad? Suele ser el mismo en todas partes: se obtiene más de lo que se subvenciona. Es lo que ocurre con los préstamos a estudiantes, con el etanol y con los inmigrantes. La teoría económica nos dice que no es posible que el gobierno conozca el número «correcto» de inmigrantes, ni que el régimen tenga libertad para planificar centralmente un número arbitrario. Por otra parte, es extremadamente improbable que el número de inmigrantes —incluso con un control fronterizo laxo— fuera tan alto como lo es sin la incesante subsidiación del régimen a los inmigrantes, tanto legales como ilegales.

¿Cuántos extranjeros viven en los Estados Unidos?

Según el Servicio de Investigación del Congreso, se calcula que en 2022 había aproximadamente entre 45 y 46 millones de residentes en los Estados Unidos nacidos en el extranjero. De ellos, alrededor del 53%, es decir, 24 millones, son ciudadanos naturalizados. A ellos hay que sumar 12,9 millones de residentes legales permanentes (LPR) y aproximadamente 11 millones más son los llamados inmigrantes «ilegales». En total, 23 millones de residentes no ciudadanos —es decir, «extranjeros»— viven en los Estados Unidos. Esto supone alrededor del 51% de la población total nacida en el extranjero. Como veremos, muchos de ellos reciben ayuda económica y recursos de los pagadores de impuestos de EEUU.

(Esta medida no contabiliza los aproximadamente 3,2 millones de trabajadores no inmigrantes, estudiantes, visitantes de intercambio, diplomáticos y sus familiares que sólo han solicitado la residencia temporal en los Estados Unidos. Estos grupos de no inmigrantes no tienen derecho a prestaciones públicas).

¿Tienen derecho a prestaciones sociales los extranjeros?

Entre los extranjeros inmigrantes, la mayoría tiene derecho a algún tipo de prestación «pública» financiada por los pagadores de impuestos.

Por ejemplo, los extranjeros indocumentados pueden acceder legalmente a «tratamiento en el marco de Medicaid para afecciones médicas de urgencia», a diversos servicios en especie como comedores sociales y alojamiento temporal, y a «programas de ayuda a la vivienda o al desarrollo comunitario o ayudas financieras administradas por la Secretaría de Vivienda y Desarrollo Urbano...».

Esos son sólo los servicios directos financiados con fondos federales. Los gobiernos estaduales y locales pueden optar por prestar servicios adicionales a costa de los pagadores de impuestos locales.

Los programas de asistencia social a los que pueden acceder los extranjeros legales son mucho más amplios. Los extranjeros legales (LPR) pueden acceder a la mayoría de los programas federales de asistencia social tras un período inicial de cinco años. Esto incluye Medicaid no de emergencia, CHIP, TANF (es decir, asistencia en efectivo), cupones de alimentos y SSI.

Los gobiernos estaduales han ampliado aún más el acceso a estos programas. Como señala el National Immigration Law Center:

Más de la mitad de los estados han utilizado fondos estaduales para proporcionar TANF, Medicaid y/o CHIP a los inmigrantes sujetos a la prohibición de cinco años de recibir servicios financiados con fondos federales, o a un grupo más amplio de inmigrantes. Un número cada vez mayor de estados y condados ofrecen cobertura sanitaria a niños, adultos jóvenes o embarazadas independientemente de su situación migratoria. Varios estados ofrecen o ofrecerán cobertura sanitaria a los adultos mayores independientemente de su situación migratoria. Y cinco estados (California, Colorado, Minnesota, Oregón y Washington) y el Distrito de Columbia ofrecen u ofrecerán cobertura sanitaria pública o privada con subsidios estaduales a todos los inmigrantes que reúnan los requisitos necesarios, independientemente de su situación migratoria.

No es necesario estar empleado para mantener el estatuto de residente legal permanente, aunque se esté en edad de trabajar. Al fin y al cabo, los LPR no son lo mismo que los trabajadores temporales no inmigrantes, como los titulares de visados H1B: «Los titulares de la tarjeta verde [LPR] también pueden cobrar el subsidio de desempleo del mismo modo que los ciudadanos ...ni un residente legal permanente puede ser deportado por estar desempleado».

Los inmigrantes legales no ponen en peligro su situación legal por solicitar prestaciones adicionales financiadas por los pagadores de impuestos, como los cupones de alimentos: «La inscripción en el SNAP NO afectará a su capacidad para permanecer en los Estados Unidos, obtener la tarjeta verde/estatuto de residente permanente, conservar su tarjeta verde/estatuto de residente permanente o convertirse en ciudadano de EEUU».

En resumen, casi toda la gama de programas de asistencia social financiados por los pagadores de impuestos están abiertos a los extranjeros legales después de la prohibición inicial de cinco años. Además, a muchos inmigrantes ni siquiera se les aplica ese plazo, ya que «los refugiados, las personas a las que se ha concedido asilo o la suspensión de la deportación/expulsión, los cubanos/haitianos, determinados inmigrantes de origen americano» y otros grupos específicos están exentos del periodo de espera.

Todos estos extranjeros, independientemente de su estatus, son libres de enviar a sus hijos a las guarderías del gobierno conocidas como «escuelas públicas».

¿Cuánto utilizan los extranjeros las prestaciones sociales americanas?

Diversas organizaciones han intentado cuantificar en qué medida tanto los inmigrantes naturalizados como los extranjeros actuales utilizan los programas de asistencia social.  Este estudio de las Academias Nacionales concluye que los datos

muestra que los hogares de inmigrantes utilizan varios programas, sobre todo los de asistencia alimentaria y Medicaid, en mayor medida que los hogares encabezados por nativos. ...Este mayor uso de los programas de asistencia social por parte de los inmigrantes es atribuible a que sus ingresos medios son más bajos y a que sus familias son más numerosas.

En el estudio de NA, los hogares de inmigrantes con hijos utilizaron los programas de asistencia social en mayor medida en casi todos los estados de EEUU. En California, el 61,5% de los hogares recurrieron a la asistencia social, mientras que el 40,7% de los hogares de inmigrantes lo hicieron. En Texas, las mismas medidas se sitúan en el 66,3 y el 44,2 por ciento, respectivamente. Proporciones similares se dan en Florida y Nueva York.

Lamentablemente, este informe no distingue entre inmigrantes naturalizados y extranjeros. Sin embargo, dado que los inmigrantes naturalizados suelen ganar entre un 50% y un 70% más que los inmigrantes no nacionalizados, cabe concluir que los extranjeros utilizan los programas de asistencia social más que los inmigrantes naturalizados y, por tanto, más que la población autóctona.

Una adición cada vez más importante a la inmigración legal en las últimas décadas ha sido la población de inmigrantes designados legalmente como refugiados. En total, todo esto cuesta a los pagadores de impuestos casi dos mil millones de dólares al año, es decir, 80.000 dólares por refugiado al año en forma de programas federales y estaduales que incluyen cupones de alimentos, guarderías y viviendas públicas.

El Centro de Estudios de Inmigración ha publicado estudios similares al de NA. Estos estudios del CIS muestran resultados similares.

  • En 2012, el 51% de los hogares encabezados por un inmigrante (legal o ilegal) declararon haber utilizado al menos un programa de asistencia social durante el año, en comparación con el 30% de los hogares nativos. La asistencia social en este estudio incluye Medicaid y programas de dinero en efectivo, alimentos y vivienda.
  • Los hogares inmigrantes recurren mucho más a los programas de alimentación (40% frente al 22% de los nativos) y a Medicaid (42% frente al 23%).

Nótese que estas conclusiones reflejan hogares de inmigrantes y no individuos inmigrantes. Se trata de una distinción importante porque en muchos hogares de inmigrantes hay hijos ciudadanos que se convirtieron en ciudadanos al nacer en los Estados Unidos. Por lo tanto, el hogar puede contener tanto ciudadanos como extranjeros, algunos de los cuales pueden ser extranjeros ilegales. Sin embargo, estos hogares disfrutan de acceso a los programas de asistencia social en virtud de la ciudadanía de los miembros menores de edad. Así, los hogares de inmigrantes pueden acceder a la asistencia sanitaria, los cupones para alimentos y los programas de vivienda (entre otros) financiados por los pagadores de impuestos a través de los hijos nacidos en el país. Tendencias similares persisten cuando los hogares de no ciudadanos se miden por separado de todos los hogares de inmigrantes combinados.

Algunos investigadores insisten en que las prestaciones sociales a los extranjeros deben medirse únicamente de forma individual, per cápita. Por ejemplo, en este informe del Instituto CATO, los investigadores concluyen que para 2020, los residentes nacidos en el país, por término medio, costarán a los programas de bienestar 8.335 dólares per cápita, mientras que los inmigrantes costarán a los programas de bienestar 6.063 dólares. Estas proporciones pueden variar según el programa. Por ejemplo, el coste per cápita de Medicaid para los inmigrantes es de 1.859 dólares, mientras que el coste para los residentes nacidos en el país es de 2.081 dólares. El uso de cupones de alimentos es similar (190 $ per cápita para los inmigrantes frente a 214 $ per cápita para los nativos), el uso del SSI por parte de los inmigrantes es ligeramente superior (188 $ per cápita) al de los nativos (169 $ per cápita).

¿De cuántos fondos de los pagadores de impuestos estamos hablando en total? El informe CATO estima que el coste total de la asistencia social destinada a los residentes no nativos de EEUU en 2020 fue de 290.400 millones de dólares, una suma equivalente a los presupuestos combinados de los Departamentos de Educación y Seguridad Nacional. Sin embargo, sólo alrededor de la mitad de los no nativos son extranjeros no ciudadanos. Para averiguar la suma utilizada por los inmigrantes no ciudadanos, no podemos simplemente dividir la suma por la mitad porque los extranjeros tienden a utilizar más la asistencia social que los inmigrantes naturalizados. Así pues, dado el total de 290.400 millones de dólares de gasto en asistencia social de los inmigrantes, podemos estimar que al menos 150.000 millones de esa cantidad son consumidos por extranjeros, una suma aproximadamente igual a los presupuestos combinados de los Departamentos de Educación, Estado y Vivienda y Desarrollo Urbano. (Este gasto total excluye el gasto estadual y local en escuelas públicas para los hijos de extranjeros).

Un estudio más antiguo de CATO (de 2013) distingue a los no ciudadanos de los inmigrantes en general. En él, los investigadores concluyen que los inmigrantes con bajos ingresos utilizan más los cupones de alimentos que los inmigrantes naturalizados, y solo un poco menos que los residentes nacidos en el país. En lo que respecta a la asistencia sanitaria financiada por los pagadores de impuestos, uno de cada cinco inmigrantes no ciudadanos recibe esta prestación, mientras que algo más de uno de cada cuatro nativos recibe esta forma concreta de generosidad de los pagadores de impuestos.

El Migration Policy Center informa de que, en 2021, el 32% de los inmigrantes (ciudadanos y no ciudadanos) utilizaron el seguro sanitario público. Una cifra comparable al 38% de los nativos.

Sin embargo, incluso según esta medida conservadora del uso de la asistencia social por parte de los inmigrantes, lo mejor que podemos decir es que los inmigrantes utilizan la asistencia social a un ritmo ligeramente inferior al de los nativos. Se podría argumentar que, en el extremo inferior, los inmigrantes reciben (per cápita) entre 70 y 75 céntimos por cada dólar de asistencia social que reciben los nativos. No son precisamente «buenas noticias», dado que el gasto federal global en prestaciones sociales asciende a cerca de la mitad del presupuesto anual de 6,3 billones de dólares y está claramente fuera de control. El hecho de que los nativos se lleven la mayor parte no exonera a los inmigrantes. Es más bien una acusación contra los americanos nacidos en el país, millones de los cuales explotan cada mes a sus conciudadanos más productivos para mantener el flujo de prestaciones del gobierno.

En cualquier caso, nos encontramos con que el dinero de los impuestos fluye libremente hacia los extranjeros y la inmigración a los Estados Unidos está muy subsidiada. No debería sorprendernos que muchos inmigrantes acudan a recibir su parte.

image/svg+xml
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Support Liberty

The Mises Institute exists solely on voluntary contributions from readers like you. Support our students and faculty in their work for Austrian economics, freedom, and peace.

Donate today
Group photo of Mises staff and fellows