Mises Wire

Home | Wire | Vietnam debió haber sido el fin de la intervención extranjera de EEUU. No lo fue, y el mundo está peor

Vietnam debió haber sido el fin de la intervención extranjera de EEUU. No lo fue, y el mundo está peor

  • Saigon

Etiquetas Guerra y política exterior

04/20/2022

En 1975, tras casi una década de conflicto abierto, el gobierno de Estados Unidos abandonó su condenada aventura en Vietnam. Dejó un país devastado y más de un millón de cadáveres a su paso. El corrupto régimen survietnamita, que ya se tambaleaba por el colapso total, se disolvió por completo sin el apoyo americano. Y las fuerzas comunistas de Vietnam del Norte descendieron ansiosamente sobre Saigón, impacientes por aplicar sus políticas antimercado y antipropiedad.

Lo que siguió fue un reinado de terror al estilo francés, aparentemente llevado a cabo en nombre del igualitarismo marxista. Los ideólogos autoritarios que habían impuesto programas económicos y políticos draconianos en Hanoi no perdieron tiempo en confiscar propiedades, castigar a los terratenientes del sur y transformar Vietnam del Sur en un paisaje infernal de planificación centralizada. Los antiguos soldados de Vietnam del Sur y los funcionarios del gobierno fueron sometidos a tortura, lavado de cerebro y trabajos forzados en campos de «reeducación». Otros supuestos malos elementos que suponían una amenaza para el nuevo Estado comunista unificado fueron acosados, perseguidos, encarcelados e incluso asesinados.

Como era de esperar, en sus años de posguerra, Vietnam sufrió las mismas dificultades a las que se enfrentaron todos los experimentos políticos marxistas del siglo XX, incluidas la Unión Soviética y Corea del Norte. La economía vietnamita sufrió una plaga de escasez de producción, ineficiencias en la distribución de los recursos, una inflación galopante y una corrupción gubernamental rampante. La clase emprendedora se evaporó. La gente pasaba horas al día esperando las escasas limosnas del gobierno y las raciones de arroz.

Estos fracasos no son una sorpresa. Como demostró el economista austriaco Ludwig von Mises en su emblemático ensayo El cálculo económico en la comunidad socialista, las economías socialistas están condenadas al fracaso. La planificación centralizada conduce inevitablemente a una asignación ineficiente y ciega de los recursos, no guiada por las señales críticas generadas por los precios del mercado. A diferencia de las economías mixtas de Europa Occidental y Estados Unidos, apuntaladas por la propiedad privada y los mercados capitalistas, el recién unificado Estado vietnamita abrazó por completo la planificación central socialista. Por lo tanto, estaba condenado desde su creación a ser uno de los únicos países de la historia en experimentar una recesión económica en un período de paz de posguerra.

Lo notable de la experiencia vietnamita de posguerra es la rapidez con que el país abandonó el comunismo en favor de la propiedad privada, el espíritu emprendedor y los mercados. En la década de 1980, Vietnam se encontró en una encrucijada. Los fracasos del Estado socialista eran evidentes incluso para los ideólogos del norte. En el sur, los recuerdos frescos de la época precomunista impulsaron a muchos a abogar por la vuelta a algunas de las políticas económicas más liberales de Vietnam del Sur.

En 1986, apenas once años después de la expulsión de las tropas americanas y la aplicación generalizada de los programas económicos comunistas, Vietnam adoptó una serie de reformas de mercado conocidas como Doi Moi. El gobierno puso fin a los colectivos agrícolas estatales, eliminó las subvenciones y los controles de precios, restableció la propiedad privada y abrió Vietnam a la inversión extranjera. El éxito casi milagroso de estas renovaciones políticas y económicas es evidente. La economía experimentó un crecimiento meteórico entre 1991 y 2000. La tasa de pobreza de Vietnam se redujo del 70% en 1986 al 37% en 1998 y a menos del 5% en la actualidad. Tras años de perpetua escasez de arroz, Vietnam se convirtió en el tercer exportador mundial de este producto.

Los empresarios vietnamitas no han perdido tiempo en aprovechar la liberalización de los mercados de su país. El restablecimiento de la propiedad privada y la legalización de los beneficios han abierto nuevas oportunidades de negocio en el país. Las innovaciones en los sectores del turismo, la agricultura y la tecnología han propiciado la reciente aparición de miles de pequeñas y medianas empresas.

Más allá de sus efectos prácticos, las reformas de Doi Moi también han cambiado las actitudes del pueblo vietnamita hacia las políticas de libre mercado. Según una encuesta de Pew de 2014, el 95% de los vietnamitas cree que «la mayoría de la gente está mejor en una economía de libre mercado, aunque algunos sean ricos y otros pobres» —algo muy alejado del igualitarismo marxista. En una vergonzosa comparación, solo el 70% de los americanos cree lo mismo.

Es esta notable transformación la que pone de relieve la tragedia de la guerra de Vietnam. Los Estados Unidos intervinieron en Vietnam basándose en su teoría de la «caída del dominó» de la política exterior, en la que el objetivo era aparentemente limitar la propagación global del comunismo. Pero después de gastar miles de millones de dólares y decenas de miles de vidas americanas arrasando gran parte de Vietnam, los Estados Unidos abandonaron el país sin haber logrado ninguno de los supuestos objetivos del conflicto.

Lo que rescató a Vietnam del azote del marxismo no fue una invasión militar planificada centralmente ni una política exterior de regímenes apuntalados y de construcción de naciones. Más bien, el comunismo vietnamita implosionó bajo el peso de sus propios e inevitables fracasos—sin la «ayuda» de la intervención americana. El actual triunfo de los mercados liberales y la muerte del comunismo en Vietnam ponen de manifiesto que el horrible número de muertos y la destrucción de la guerra de Vietnam fueron totalmente inútiles.

La experiencia de Vietnam debería haber arrojado tanto al comunismo como a la política exterior intervencionista a la tumba poco profunda que han evitado injustamente durante tanto tiempo. Pero las subsiguientes intrusiones en Sudamérica, Irak, Afganistán y, más recientemente, Ucrania, demuestran que los Estados Unidos siguen marchando hacia intervenciones condenadas e inútiles en nombre del complejo militar-industrial de América y de la política exterior amiguista. Es hora de que pongamos fin a la política exterior intervencionista y dejemos que la paz y los mercados hagan su trabajo.

Author:

Joshua Polk

Joshua Polk is a civil rights attorney who defends Americans' property rights and economic liberty in court. He earned his J.D. from the University of Alabama School of Law where he served as President of the Law and Economics Society and Editor-in-Chief of the Alabama Civil Rights and Civil Liberties Law Review. He has published numerous articles discussing the damage done by certificate-of-need laws, zoning restrictions, licensing statutes, and abusive tax foreclosures. 

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here