Mises Wire

Home | Wire | ¿Vacunar por la democracia global? El imperio de EEUU se vuelve terapéutico

¿Vacunar por la democracia global? El imperio de EEUU se vuelve terapéutico

  • rubber glove

Etiquetas SaludGuerra y política exterior

09/29/2021

Después de veinte años de fracaso en Afganistán, el gobierno de EEUU se embarca en otra guerra imposible de ganar. Esta vez, sin embargo, el complejo militar-industrial-congresista no está manejando los hilos.

En un editorial del Washington Post publicado poco antes de la cumbre mundial de la Asamblea General de las Naciones Unidas sobre la lucha contra la pandemia, los redactores defendían que el Presidente Joe Biden y los líderes europeos debían utilizar las herramientas proporcionadas por la ONU para «alcanzar resultados tangibles para ayudar al sur global».

Sí, mientras muchos estados desafían el mandato nacional de vacunas de Biden, los medios de comunicación heredados presionan para convertir a EEUU en un proveedor mundial de vacunas, defendiendo la «equidad de las vacunas».

Esto incluye ser «el arsenal de vacunas del mundo», un objetivo planteado por Biden a principios de junio.

Lo que hay que hacer ahora es acelerar la entrega de dosis [de las vacunas covid-19] a los países de ingresos bajos y medios. Como señala el plan de la Casa Blanca para la cumbre, los países ricos podrían intercambiar su lugar en los calendarios de entrega con los países más pobres, y acelerar la entrega de las dosis ya prometidas....

China ha sido experta en la diplomacia de las vacunas en los rincones pobres del mundo—y en ganar puntos de buena voluntad. La cumbre es una oportunidad para que el Sr. Biden demuestre que Estados Unidos estará a la altura de su objetivo.

Pero, ¿qué significa realmente cumplir su objetivo? ¿Tendrán los ciudadanos extranjeros la posibilidad de pedir una indemnización por los daños causados por la vacuna en un tribunal local o mundial? Mejor aún, ¿tiene alguien la posibilidad de decidir si se le inyecta una vacuna que no desea o en la que no confía?

De las bombas a las agujas

A principios de este mes, Biden decretó unilateralmente que todas las empresas con cien o más empleados deben aplicar el mandato de vacunación o enfrentarse a fuertes multas. Inmediatamente después de anunciar su orden, al menos veinticuatro representantes estatales, incluidos gobernadores y fiscales generales, prometieron resistirse. Muchos estados ya tienen leyes que prohíben estos mandatos y no están dispuestos a cumplirlas.

En el centro del debate están las cuestiones relacionadas con la eficacia de las vacunas, especialmente a la luz de los crecientes informes que demuestran que las vacunas actualmente disponibles son perjudiciales, especialmente para los jóvenes.

Pero ese no es el único problema.

Cuando se trata de tratamientos médicos, los pacientes tienen derecho a decidir si participan o no. Es su cuerpo y su decisión lo que finalmente ocurre con él. Además, si una vacuna es realmente eficaz, los vacunados no deberían temer a los no vacunados. No debería haber una gran presión por parte del gobierno americano ni de su zar de la salud, el Dr. Anthony Fauci, para garantizar que todos se vacunen. Sin embargo, el hecho de que lo haya, demuestra que se trata de otra táctica de miedo, presentada con el fin de coaccionar a un mayor número de americanos para que participen en el novedoso experimento médico, al mismo tiempo que no se toman medidas para asegurar que los americanos tengan alguna protección legal en caso de que algo salga mal.

De hecho, el secretario de Salud y Servicios Humanos, Alex Azar, invocó la Ley de Preparación Pública y de Emergencia cuando el presidente Donald Trump aún estaba en la Casa Blanca para proteger a los fabricantes de vacunas de las acciones legales.

Cuando Biden asumió la presidencia, su administración no logró revertir las normas de inmunidad que protegían a los fabricantes de vacunas. Hasta 2024, cuando las normas expiran, el pueblo americano no puede exigir responsabilidades a los fabricantes de vacunas, a la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA por sus siglas en inglés) y a los empleadores que imponen la inoculación como condición para el empleo si se producen lesiones graves.

Con América como distribuidor mundial de vacunas, ¿cuándo empezarán los países extranjeros a sentirse como conejillos de indias en el experimento respaldado por Estados Unidos?

En lugar de difundir la «democracia» bombardeando naciones extranjeras, América difundirá la «salud» entregando vacunas producidas por conglomerados farmacéuticos intocables a algunos de los países más pobres del mundo.

¿Es eso lo que algunos llaman ahora el complejo industrial del covid o de las vacunas?

En su artículo del Business Times, en el que aboga por la cautela en lo que respecta a los intereses privados y gubernamentales que dictan la política sobre el covid, el analista financiero Ahmed Sule escribió que, al igual que el complejo militar-industrial se beneficia directamente de los conflictos prolongados en todo el mundo, lo mismo podría ocurrir con las empresas farmacéuticas y biotecnológicas, así como con los miembros del Congreso cuyas donaciones para la campaña están directamente vinculadas a la distribución de las nuevas vacunas.

Desde el final de la Segunda Guerra Mundial, un fuerte complejo militar-industrial ha garantizado beneficios masivos a los proveedores de armas en los programas de adquisición de los gobiernos y en los prolongados conflictos armados en todo el mundo. ¿Podría ocurrir lo mismo con las soluciones médicas preventivas para la pandemia? Al fin y al cabo, para mantener las valoraciones actuales de las que gozan las empresas que fabrican vacunas y pruebas de diagnóstico relacionadas con el Covid, la pandemia tendrá que hacerse perpetua.

Como declaró recientemente el Dr. Ron Paul, hay buenas razones para que la gente se resista a los mandatos de vacunación. Lo más importante es que «si [el] gobierno puede obligar a la gente a tomar una vacuna potencialmente peligrosa para protegerse de un hipotético daño a otros, el mismo razonamiento apoyaría la imposición de muchas violaciones adicionales de la libertad.»

Al poner a América a cargo de la aplicación de políticas similares en todo el mundo con la ayuda de la ONU, ¿hasta dónde puede llegar?

Author:

Alice Salles

Alice Salles was born and raised in Brazil but has lived in America for over ten years. She now lives in Fort Wayne, Indiana, with her husband, Nick Hankoff, and their four children.  

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here