Mises Wire

Home | Wire | Un (verdadero) cuento de Acción de Gracias sobre el socialismo en América e Israel

Un (verdadero) cuento de Acción de Gracias sobre el socialismo en América e Israel

  • turkey

Etiquetas Mercados libresSocialismoHistoria de EEUUHistorial mundial

Los Estados Unidos e Israel han tenido (y tienen) sus experiencias con el socialismo. Un país aprendió la lección (al menos una vez), mientras que el otro no lo hizo.

Las experiencias de estos dos países con el socialismo son prácticamente opuestas. Los EEUU se fundó oficialmente hace casi 250 años, con la firma de la Declaración de Independencia. Sin embargo, en el año 1620, hace más de cuatrocientos años, los peregrinos, predecesores de los firmantes de la Declaración de Independencia, llegaron a lo que hoy son los Estados Unidos de América y empezaron a colonizarlo.

Los peregrinos eran un grupo muy religioso de cristianos que compararon su viaje a través del Océano Atlántico con la travesía de los judíos por el desierto en su camino desde el Monte Sinaí hasta la Tierra de Israel. Los peregrinos también compararon su conquista del «Nuevo Mundo», es decir, lo que se convertiría en los Estados Unidos, con la conquista de la Tierra de Israel por parte de los judíos. Cuando los peregrinos avistaron tierra por primera vez desde su barco, el Mayflower, se unieron en una recitación comunitaria de los Salmos 100.

Como muestra de lo importante que era el Tanaj (la Biblia judía) para las generaciones fundadoras de América, algunos de los primeros cursos de la Universidad de Harvard se impartían en hebreo y, ya en 1817, se pronunciaba un discurso anual en hebreo en Harvard.

El Tanaj también tuvo influencia en la Universidad de Yale. Algunos de los primeros cursos en Yale se impartían en hebreo, y el escudo de Yale contiene la frase hebrea Urim v'Thummim (אורים ותומים), que la universidad tradujo como Lux et veritas, o «Luz y verdad».

Siendo estudiantes cristianos del Tanaj, los peregrinos modelaron las constituciones y leyes de su «tierra prometida» , las trece colonias originales, según los principios bíblicos. Curiosamente, aunque el Tanaj enumera claramente doce tribus, a veces existe confusión, por razones que no tienen que ver con el asunto que nos ocupa, sobre si había doce o trece tribus.

Desgraciadamente, la limitada comprensión del Tanaj por parte de los peregrinos no se limitaba a cuestiones comparativamente sencillas como si había doce o trece tribus. El 1 de julio de 1620, los peregrinos, antes de partir de Plymouth (Inglaterra), firmaron un contrato de siete años en el que acordaban poner en común «todas las ganancias y beneficios que se obtuvieran por el comercio, el tráfico, el transporte, el trabajo, la pesca o cualquier otro medio de cualquier persona o personas» El contrato establecía además «que al final de los siete años, el capital y los beneficios, es decir, las casas, las tierras, los bienes y los enseres, se dividieran por igual» En otras palabras, los peregrinos llevaron el socialismo a América.

Sin embargo, en lugar de durar siete años, el experimento de los peregrinos con el socialismo fracasó después de sólo dos años. La escasez y el hambre abundaron; cerca del 50% de los colonos murieron de hambre y enfermedades relacionadas.

Bajo el liderazgo de su gobernador, William Bradford, los peregrinos abandonaron su experimento socialista y adoptaron una economía de libre mercado. Los efectos de la economía de libre mercado fueron inmediatos y dramáticos. Cuando se permitió a los peregrinos quedarse con el fruto de su trabajo, su productividad y prosperidad aumentó casi de la noche a la mañana.

Desde que abandonó su brevísimo, pero desastroso, experimento con el socialismo en favor del libre mercado, América —y su economía— ha pasado de ser un puñado de colonias incipientes a convertirse en la mayor economía que el mundo ha conocido. Lo único que está perjudicando ahora a América, lo único que ha perjudicado siempre a América, es su rechazo y distanciamiento de los principios bíblicos, incluyendo, pero no limitándose, a los principios del libre mercado.

El Estado de Israel, en cambio, no tiene cuatrocientos años, sino apenas setenta y cuatro. Israel, a diferencia de los Estados Unidos, fue fundado por socialistas, en su mayoría judíos de Europa del Este y Rusia, que aplicaron políticas socialistas.

Un «principio rector» del socialismo es que nada —incluido el Todopoderoso— puede tener más autoridad o poder que el Estado. Un método muy importante que emplea el socialismo para garantizar que su monopolio del poder no se vea amenazado es la propiedad colectiva de los bienes; es decir, la derogación del libre mercado y de los derechos de propiedad privada.

El Tanaj, sin embargo, rechaza el socialismo. Este rechazo puede verse ya en parashat Noé, con la historia de la Torre de Babel, que se encuentra en Sefer Bereshit, justo después del diluvio. No hace falta mirar demasiado lejos de la Torre de Babel para ver otros apoyos divinos al libre mercado y a la propiedad privada.

Las Diez Declaraciones (a menudo mal traducidas como «mandamientos») proscriben explícitamente el robo. Además, un gran porcentaje de las otras Declaraciones tratan, de una forma u otra, de las transacciones comerciales de libre mercado y de los derechos de propiedad. También hay tratados enteros de la Guemará que se centran igualmente en la propiedad privada y el comercio voluntario.

Israel, al igual que los Estados Unidos, también sufrió el fracaso del socialismo.

Durante los años 1978-79, la inflación en Israel, causada por la manipulación gubernamental de la oferta monetaria, alcanzó una media del 77%. En 1984-85, la tasa anual de inflación alcanzó un asombroso 450%. El presidente de EEUU Ronald Reagan ofreció a Israel una subvención de 1.500 millones de dólares si abandonaba el socialismo y adoptaba los principios económicos del libre mercado. La Histadrut, el sindicato israelí, se opuso.

El secretario de Estado de EEUU George Schultz respondió con la amenaza de que si Israel no empezaba a aplicar políticas económicas de libre mercado, los Estados Unidos congelaría todas las transferencias monetarias a Israel. La amenaza funcionó e Israel, aunque fue «arrastrado a patadas y gritos»,  comenzó a aplicar las« recomendaciones» de libre mercado que hizo la administración Reagan. Como parte de su reestructuración económica, Israel, el 1 de enero de 1986, introdujo el nuevo shekel israelí, que sustituyó al shekel hiperinflado en una proporción de 1.000:1.

Al igual que el impacto de los principios del libre mercado en la colonia de los peregrinos bajo el mando de William Bradford, el impacto en la economía israelí que resultó de la aplicación de los principios del libre mercado fue inmediato y dramático. En el plazo de un año, la tasa de inflación anual de Israel se redujo de un asombroso 450% a un 20%.

Desgraciadamente, el alejamiento forzado de Israel de algunas políticas socialistas a mediados de la década de 1980 no es el final de su historia de fracaso económico. A diferencia de los peregrinos de América, Israel no repudió totalmente el socialismo. Más bien, muchas de las políticas socialistas de Israel persisten hasta el día de hoy, causando una carga innecesaria y significativa en la economía de Israel y, por extensión, en su pueblo. Como los peregrinos aprendieron bajo el liderazgo de William Bradford, y como los israelíes deberían haber aprendido de las reformas económicas de Israel en los 1980, el socialismo destruye una economía, mientras que los mercados libres permiten que una economía crezca y florezca.

Author:

Rabbi Menashe Sasson

Menashe Sasson is a Sephardic rabbi and American attorney who resides in Jerusalem, Israel.  

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Adobe Stock
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here