Mises Wire

Home | Wire | Sí, el gobierno de EEUU ha impagado antes

Sí, el gobierno de EEUU ha impagado antes

  • debt

02/07/2023

El régimen trata de azuzar al máximo la histeria o las posibilidades de que el gobierno de EEUU impague su deuda si no se eleva el techo de endeudamiento.

Sin embargo, cualquiera que lleve un tiempo prestando atención sabe que hay un 99,99% de probabilidades de que las partes implicadas eleven pronto el techo de la deuda y los EEUU vuelva a engrosar su tesoro de más de 30 billones de dólares como de costumbre. Sin embargo, las posturas políticas sobre el techo de la deuda siempre ofrecen a los medios de comunicación y a los políticos demócratas la oportunidad de asegurarnos que cualquier impago provocará una segunda Gran Depresión y el colapso financiero.

Un componente clave de esta estrategia es convencer a la gente de que los Estados Unidos nunca ha impagado antes, y que siempre ha cumplido con sus obligaciones financieras. Esto es clave porque ayuda a crear la impresión de que si los Estados Unidos impagara, el resultado sería un paso hacia lo gran desconocido, una «crisis financiera y una calamidad».

Como parte de esta estrategia, la secretaria del Tesoro, Janet Yellen, vuelve a repetir sus habituales afirmaciones de que los EEUU nunca ha incurrido en impagos. Esta semana, cuenta lo de siempre en las noticias de ABC, afirmando que «América ha pagado todas sus facturas a tiempo desde 1789».

Sin embargo, no cabe duda de que el gobierno de los Estados Unidos ha impagado sus deudas en más de una ocasión. Además, si ampliamos ligeramente la idea de impago para incluir la idea de inflar la deuda de un gobierno en términos reales, el impago ha sido aún más común.

En primer lugar, veamos el caso más notorio de impago de la deuda de los EEUU.

El impago de los Bonos Liberty en 1934

En 1934, los Estados Unidos impagó el cuarto Bono de la Libertad. Los contratos entre deudor y acreedor sobre estos bonos eran claros. Los bonos debían pagarse en oro. Esto supuso un gran problema para los EEUU, que se enfrentaba a grandes deudas en la década de 1930, tras la Primera Guerra Mundial. Como lo describió John Chamberlain:

Cuando Franklin Roosevelt llegó al poder en 1933, sólo el pago de los intereses estaba agotando el oro del tesoro; y como éste sólo tenía 4.200 millones de dólares en oro, era obvio que no habría forma de pagar el principal cuando venciera en 1938, por no hablar de hacer frente a los gastos y a otras obligaciones de la deuda. Estas otras obligaciones de deuda eran sustanciales. Desde la década de 1890, el Tesoro había carecido de oro y había financiado este déficit emitiendo nuevos bonos para atraer oro con el que pagar los intereses de emisiones anteriores. El resultado fue que en 1933 la deuda total ascendía a 22.000 millones de dólares y la cantidad de oro necesaria para pagar incluso los intereses pronto iba a ser insuficiente.

¿Cómo hizo frente a esto el gobierno de EEUU? Chamberlain señala que «Roosevelt decidió impagar la totalidad de la deuda interna negándose a canjear en oro a los americanos».

Además, con la Ley de Reserva de Oro de 1934, el Congreso devaluó el dólar de 20,67 dólares por onza a 35 dólares por onza, una reducción del 40%. O, dicho de otro modo, la cantidad de oro representada por un dólar se redujo al 59% de su cantidad anterior.

Los EEUU ofreció pagar a sus acreedores en dólares de papel, pero sólo en dólares nuevos y devaluados.1 Esto constituyó un impago de estos Bonos de la Libertad, ya que, como señaló la Corte Suprema en Perry contra los Estados Unidos, el Congreso había «regulado el valor del dinero de forma que invalidaba las obligaciones que el Gobierno había emitido hasta entonces en el ejercicio de la facultad de tomar dinero prestado a crédito de los Estados Unidos».

Está claro que los EEUU no ha cumplido con sus obligaciones de deuda, y para afirmar que no se trata de un impago hay que andarse con remilgos que sólo el más crédulo de los enterados del Cinturón podría aceptar.

De hecho, Carmen Reinhart y Kenneth Rogoff, en su libro This Time Is Different, califican este episodio de «impago (por derogación de la cláusula de oro en 1933)» y de «impago de facto».2

El breve impago de 1979

Un segundo caso de impago, menos atroz, se produjo en 1979. Como señaló Jason Zweig en 2011:

En abril y mayo de 1979, en medio de fallos informáticos, una fuerte demanda de pequeños inversores y el debate en el Congreso sobre el aumento del techo de la deuda, los EEUU dejó de pagar puntualmente unos 122 millones de dólares en letras del Tesoro. El Tesoro calificó el problema de retraso y no de impago. Aunque el error sólo afectó a una fracción del 1% de la deuda de los EEUU, los tipos de interés a corto plazo —entonces en torno al 9%— subieron 0,6 puntos porcentuales y EEUU fue demandado rápidamente por los tenedores de bonos por incumplimiento de contrato.

Al parecer, los Estados Unidos a veces no paga sus deudas. Mientras que el impago de 1979 fue relativamente pequeño, el de 1934 afectó a millones de americanos que habían comprado Bonos Liberty pensando erróneamente que el gobierno cumpliría sus promesas. Estaban muy equivocados.

Por tanto, es sencillamente falso que los EEUU nunca haya incurrido en impago, como afirma Yellen. Pero esta afirmación sigue siendo una táctica útil para sembrar el miedo sobre actos «sin precedentes» que harían derrumbarse toda la economía de los EEUU.

Impago mediante devaluación

Pero el repudio directo de los contratos es sólo una forma de impagar las propias obligaciones. Otra es devaluar deliberadamente la moneda de una nación —es decir, inflarla— para devaluar la cantidad de deuda que posee un gobierno en términos reales.

Y Zweig escribe que los inversores ven esto como una forma real de eludir sus obligaciones de deuda:

Quizá la mayor preocupación [entre los inversores] no sea el impago, sino... la «represión financiera». En docenas de casos, los gobiernos han salido de deudas onerosas no negándose a pagar intereses, sino por otros medios duros. Por ejemplo, manteniendo los tipos de interés a corto plazo por debajo del nivel de inflación, un gobierno puede pagar a sus tenedores de bonos con dinero abaratado. A través de regulaciones, puede obligar a los bancos y a otras empresas financieras a comprar su propia deuda, de forma parecida a como se alimenta a la fuerza a los gansos para obtener foie gras. Como resultado, los rendimientos actuales y futuros ajustados a la inflación de los bonos del Estado caen.

Esta estrategia, concluye Zweig, «castiga a los inversores en bonos con rendimientos negativos después de la inflación».

Zweig lo clasifica como algo distinto del impago, pero Reinhart y Rogoff lo consideran claramente una forma de impago de facto. Escriben: «La combinación de una mayor represión financiera con aumentos de la inflación fue una forma especialmente popular de impago desde los años sesenta hasta principios de los ochenta» (el subrayado es nuestro).3

(En los Estados Unidos, un acontecimiento clave a este respecto se produjo en 1971, cuando Nixon cerró la ventana del oro. Esto supuso un repudio explícito de la obligación de los EEUU de devolver dólares en oro a los estados extranjeros, y también permitió en gran medida al gobierno de EEUU en términos de represión financiera e inflación monetaria).

Desde la Gran Recesión, la represión financiera vuelve a ser popular. Este método de impago de facto ha permitido al gobierno federal contraer nuevas deudas masivas a tipos de interés mínimos. En términos reales, el gobierno de EEUU —o cualquier gobierno que utilice esta táctica— paga sus deudas en moneda devaluada, lo que esencialmente permite al gobierno hacer frente a la totalidad de sus deudas. El coste para el público se manifiesta en la inflación de los precios de los activos, la inflación de los precios de los bienes y una «caza del rendimiento» impulsada por una hambruna de ingresos en activos seguros. Los americanos de medios más modestos son los que más sufren, y el resultado ha sido una brecha cada vez mayor de desigualdad en la riqueza.

Es muy posible que un impago provoque importantes trastornos económicos y financieros. Pero dejemos de fingir que un impago no tiene precedentes o que los Estados Unidos siempre paga sus facturas. Es cierto que la actual máquina de endeudamiento de los EEUU, posibilitada por la represión financiera, es una forma de impago a cámara lenta. Pero eso no hace que el gobierno de EEUU sea menos moroso.

  • 1. La Corte Suprema lo resumió de la siguiente manera: «La Resolución Conjunta del 5 de junio de 1933 había promulgado que dichos bonos debían ser cancelados mediante el pago, dólar por dólar, en cualquier moneda o divisa que, en el momento del pago, tuviera curso legal para las deudas públicas y privadas. El tenedor de bonos, al habérsele negado el pago en moneda de oro del antiguo patrón o en un peso igual de oro, exigió moneda en una cantidad que excedía el valor nominal del bono en la misma proporción que el número de granos en el antiguo dólar de oro y el número en el actual, es decir, 1,69 dólares de moneda por cada dólar del bono. El Tesoro se negó a pagarle más que el valor nominal del bono en moneda, y el demandante interpuso una demanda ante la Corte de Reclamaciones».
  • 2. Carmen M. Reinhart y Kenneth S. Rogoff, This Time Is Different: Eight Centuries of Financial Folly (Princeton, NJ: Princeton University Press, 2009), pp. 111, 117.
  • 3. Ibídem, p. 117.
Author:

Contact Ryan McMaken

Ryan McMaken (@ryanmcmaken) is executive editor at the Mises Institute. Send him your article submissions for the Mises Wire and Power and Market, but read article guidelines first. Ryan has a bachelor's degree in economics and a master's degree in public policy, finance, and international relations from the University of Colorado. He was a housing economist for the State of Colorado. He is the author of Breaking Away: The Case of Secession, Radical Decentralization, and Smaller Polities and Commie Cowboys: The Bourgeoisie and the Nation-State in the Western Genre.

Do you want to write on this topic?
Check out our submission Guidelines
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.