Mises Wire

Home | Wire | Sí, EEUU tiene su propia «esfera de influencia». Y es enorme.

Sí, EEUU tiene su propia «esfera de influencia». Y es enorme.

  • soi

Etiquetas Guerra y política exterior

03/07/2022

A finales del año pasado, el secretario de Estado de EEUU Anthony Blinken declaró que «un país no tiene derecho a ejercer una esfera de influencia. Esa noción debe ser relegada al basurero de la historia».

Sus palabras iban dirigidas a Rusia después de que Moscú dejara cada vez más claro que considera a Ucrania parte del «extranjero cercano» de Rusia y, por tanto, parte de su esfera de influencia.

Esta afirmación de que las esferas de influencia son una especie de reliquia del pasado ha sido impulsada por tipos del establishment de Washington, como el ex embajador en Rusia Michael McFaul, quien en enero declaró: «Putin piensa como una especie de líder del siglo XVIII o XIX sobre las esferas de influencia».

La agenda aquí, aparentemente, es conectar la idea de las esferas de influencia con los personajes con aspecto de Napoleón de los días de antaño que creían en esas cosas anticuadas de las esferas de influencia.

Además, la implicación es que el régimen de Estados Unidos no mantiene una esfera de influencia.

Estas afirmaciones de oposición a las esferas de influencia continúan un esfuerzo que ha estado en marcha al menos desde 2010, cuando Hillary Clinton, a raíz de la guerra ruso-georgiana de 2008, declaró: «Estados Unidos no reconoce las esferas de influencia». Ella se hacía eco de comentarios anteriores de Condoleeza Rice, quien en un discurso de 2008 en Washington, DC, afirmó que Estados Unidos está creando un mundo

en el que el gran poder no se define por las esferas de influencia ni por la competencia de suma cero, ni porque los fuertes impongan su voluntad a los débiles, sino... por la independencia de las naciones [y] el gobierno del imperio de la ley.

Las palabras de tecnócratas como Rice, Clinton y Blinken son siempre interesantes como indicios de lo que el régimen de EEUU quiere que la gente crea, pero en la vida real, está muy claro que Estados Unidos no rechaza en absoluto la noción de esferas de influencia. Es sólo que EEUU se opone a una esfera de influencia para Rusia.

De hecho, el régimen de Estados Unidos no sólo defiende celosamente su propia esfera de influencia, sino que intenta ferozmente ampliarla desde el final de la Guerra Fría.

Esto, por supuesto, es lo que deberíamos esperar de cualquier estado dedicado a preservar y expandir su propio poder. En otras palabras, el régimen americano no es diferente de cualquier otra gran potencia de la historia cuando se trata de establecer una esfera de influencia. Quizás la única diferencia real es que Washington insiste en mentir sobre ello.

¿Qué es una esfera de influencia?

Las esferas de influencia «se definen mejor como formaciones internacionales que contienen una nación (la influyente) que tiene un poder superior sobre las demás».1 Las esferas de influencia suelen ser regionales en el sentido de que ofrecen ventajas defensivas, ya que se «espera» que los estados situados en lugares geopolíticos sensibles sean amigos del hegemón regional. Históricamente, los grandes Estados han empleado esta táctica cuando han carecido de la capacidad o la voluntad política para anexionarse a sus vecinos, pero también han deseado dominarlos en términos de política exterior. Los Estados que no son potencias considerables por derecho propio han encajado a menudo en estos esquemas regionales como Estados clientes, Estados títeres o simplemente naciones «amigas» con estrechos vínculos culturales y económicos. Históricamente, los grandes Estados también han buscado la ampliación de sus fronteras para garantizar «zonas de amortiguación» que pudieran interponerse entre ellos y los regímenes poderosos que querían dominar militarmente las fronteras alejadas de sus núcleos. Las particiones de Polonia, por ejemplo, sirvieron a este propósito para los Habsburgo austriacos, los rusos y los prusianos. El Imperio de Japón creó Manchukuo como estado títere para actuar como amortiguador entre Japón, China y la Unión Soviética durante la Segunda Guerra Mundial. En tiempos más recientes, Corea del Norte sirve de estado tapón entre China y la Corea del Sur dominada por Estados Unidos.

Los intentos de una hegemonía regional por controlar los Estados tapón, ampliar las fronteras y mantener a los «regímenes amigos» dentro del redil constituyen todos ellos esfuerzos por mantener una esfera de influencia. Por muy desafortunado que sea, el hecho es que los Estados poderosos simplemente no dejan que sus vecinos menos poderosos hagan lo que quieran, siempre que la potencia regional tenga los medios para impedirlo.

Estados Unidos no es diferente.

La esfera de influencia de Estados Unidos

Estados Unidos tuvo un gran éxito en sus propios esfuerzos por crear una zona tampón en el oeste de Norteamérica. Desde principios del siglo XIX, Estados Unidos se preocupó por asegurar el control de las zonas al oeste del Misisipi para garantizar una amplia frontera entre Nueva España y Estados Unidos. Los Estados Unidos tuvieron tanto éxito en estos esfuerzos que a finales del siglo XIX se habían anexionado por completo estas tierras.

Sin embargo, los intereses del régimen americano apenas se detenían en el Río Grande o en las praderas del sur de Canadá. Como quedó claro con la Doctrina Monroe, Estados Unidos aspiraba desde hacía tiempo a una inmensa esfera de influencia hemisférica en la que no se permitiera operar a ninguna potencia asiática o europea.

El hecho de que Estados Unidos mantenga su propia esfera de influencia hoy en día es descaradamente obvio para cualquiera que esté familiarizado con las intervenciones americanos en América Latina. El mes pasado, el senador Bernie Sanders demostró la regla de que un reloj roto es correcto dos veces al señalar correctamente que es absurdo afirmar que Estados Unidos respeta la soberanía de otros Estados dentro de la supuesta esfera de influencia de Estados Unidos:

«¿Alguien cree realmente que Estados Unidos no tendría algo que decir si, por ejemplo, México o Cuba o cualquier país de América Central o Latina formaran una alianza militar con un adversario de Estados Unidos?» preguntó Sanders en un discurso en el pleno del Senado.

«¿Crees que los miembros del Congreso se levantarán y dirán, bueno, ya sabes, México es un país independiente y tienen derecho a hacer lo que quieran. Lo dudo mucho».

No hace falta señalar sólo a México, por supuesto.2 Estados Unidos ha apoyado una serie de operaciones de cambio de régimen en América Latina por la preocupación de que un régimen hostil invite a potencias extranjeras hostiles —por ejemplo, la Unión Soviética— a entrar en el hemisferio occidental. Las intervenciones de Washington incluyen el embargo comercial a Cuba, la guerra por delegación de Estados Unidos contra los sandinistas en Nicaragua, el apoyo de Estados Unidos a la dictadura de Pinochet en Chile, el golpe de Estado en Guatemala en 1954 y el golpe de Estado en Brasil en 1964. Lo más famoso, por supuesto, fue la crisis de los misiles en Cuba, durante la cual Estados Unidos parecía dispuesto a entrar en una guerra nuclear para mantener a los soviéticos fuera de su esfera de influencia. (La crisis se resolvió cuando Estados Unidos —en secreto, para dar la impresión de que había «ganado»— acordó retirar los misiles de Turquía, un lugar considerado demasiado cercano a la esfera de influencia de la URSS).

Sin embargo, en un mundo de proyección de poder global, las naciones que se encuentran dentro de la esfera de influencia de Estados Unidos ni siquiera tienen que estar en el hemisferio occidental. Desde la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos ha ampliado su esfera de influencia para incluir a Arabia Saudí, Egipto, Corea del Sur, Japón y, posiblemente, Taiwán. Estados Unidos ha iniciado incluso invasiones para añadir naciones a su esfera de influencia. Irak estuvo dentro de la esfera de influencia soviética hasta la Guerra del Golfo Pérsico de 1990. Después de 2003, con la invasión total de Irak por parte de Estados Unidos, la nación se incorporó plenamente a la esfera de influencia americana.

Entonces, ¿por qué Estados Unidos empezó a afirmar que se oponía a las esferas de influencia? Una de las principales razones fue que, tras la caída de la Unión Soviética, Estados Unidos empezó a aspirar a plegar el mundo entero a la esfera de influencia de Washington. Esto significa naturalmente que cualquier otra esfera de influencia es ilegítima.

Escribiendo en Foreign Policy en 2020, Graham Allison señaló que cuando se trataba de anunciar el fin de las esferas de influencia,

tales pronunciamientos eran correctos en el sentido de que algo de la geopolítica había cambiado. Pero se equivocaban en cuanto a lo que era exactamente. Los responsables políticos americanos habían dejado de reconocer las esferas de influencia -la capacidad de otras potencias para exigir deferencia a otros Estados en sus propias regiones o ejercer un control predominante en ellas- no porque el concepto se hubiera quedado obsoleto. Más bien, el mundo entero se había convertido en una esfera americana de facto. Las esferas de influencia habían dado paso a una esfera de influencia.

Los fuertes seguían imponiendo su voluntad a los débiles; el resto del mundo se veía obligado a jugar en gran medida con las reglas americanas, o de lo contrario se enfrentaba a un precio muy alto, desde sanciones paralizantes hasta el cambio de régimen.

Así, en la mente de los defensores de la hegemonía global de EEUU, la antigua noción de esferas de influencia multipolares fue sustituida por la de un orden mundial global dominado por Washington. O como dijo Allison,

La afirmación de que las esferas de influencia habían sido relegadas al basurero de la historia suponía que otras naciones simplemente ocuparían los lugares que les correspondían en un orden liderado por Estados Unidos.

Por eso, cuando vemos que los expertos americanos y los responsables de la política exterior sugieren que los regímenes civilizados —es decir, no Rusia— rechazan la idea de una esfera de influencia, o bien están muy mal informados sobre la propia esfera de influencia de Estados Unidos o simplemente mienten.

¿Son legítimas las esferas de influencia?

A veces, los que dicen oponerse a las esferas de influencia enturbian las aguas hablando de que los Estados no tienen «derecho» a una esfera de influencia. Blinken hizo precisamente esto cuando declaró: «Un país no tiene derecho a ejercer una esfera de influencia». Esto, por supuesto, es correcto hasta donde llega. Las personas individuales tienen derechos. Los Estados no.

Pero, mientras haya Estados, debemos esperar que esos Estados busquen formas de preservar y ampliar su propio poder. Esto significa que los Estados con los medios económicos, militares y políticos para hacerlo ampliarán sus esferas de poder. Washington no tiene más «derecho» que Moscú a dictar qué tipo de misiles o bombarderos alberga Cuba. Sin embargo, esto no es más que la típica política de grandes potencias ejercida por todos los Estados de la manera habitual. Esto no es moral. Es sólo una de las muchas maneras en que los Estados se consideran con derecho a participar en actos agresivos que se considerarían inaceptables para cualquier grupo no estatal.

Ciertamente, debemos tratar de reducir la «necesidad» de los Estados de tener una esfera de influencia y de rebajar lo que está en juego en los conflictos por las esferas de influencia. Esto puede lograrse construyendo una interdependencia internacional a través de la expansión del comercio. Además, podemos insistir en que nuestros propios Estados adopten posturas militares defensivas en lugar de ofensivas, lo que a menudo se consigue recortando los abultados presupuestos militares y suprimiendo los ejércitos permanentes que apenas sirven para nada más que para ocupar países extranjeros. Podemos insistir en que nuestro propio Estado deje de provocar a otras potencias regionales con errores garrafales como la continua expansión de la Organización del Tratado del Atlántico Norte.

Pero tal vez el primer paso más importante desde la perspectiva americana sea dejar de engañarnos a nosotros mismos acerca de que Estados Unidos es una especie de nación excepcionalmente virtuosa que nunca, jamás, se rebajaría a imponer su propia esfera de influencia a sus vecinos.

Author:

Contact Ryan McMaken

Ryan McMaken (@ryanmcmaken) is a senior editor at the Mises Institute. Send him your article submissions for the Mises Wire and Power and Market, but read article guidelines first. Ryan has a bachelor's degree in economics and a master's degree in public policy and international relations from the University of Colorado. He was a housing economist for the State of Colorado. He is the author of Commie Cowboys: The Bourgeoisie and the Nation-State in the Western Genre.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here