Mises Wire

Home | Wire | ¿Quieres que las drogas sean menos letales? Legalízalas

¿Quieres que las drogas sean menos letales? Legalízalas

  • grow house nursery

10/28/2020

La marihuana, es decir, el cannabis, es ahora legal en once estados para su uso recreativo, en treinta y tres estados para fines médicos, y otros dieciséis estados la han despenalizado (normalmente con multas por posesión de pequeñas cantidades). En las próximas elecciones se aprobarán varias medidas de legalización, entre ellas la legalización del uso recreativo en Arizona, Montana y Nueva Jersey y del uso médico en Misisipí. Dakota del Sur tendrá en la papeleta medidas de legalización tanto médicas como recreativas y Oregón tendrá medidas de papeleta que despenalizarán todas las drogas y otra que legalizará la psilocibina, es decir, los «hongos mágicos», con el fin de ayudar a las personas con ciertos problemas de salud mental.

A mediados de los años ochenta, en la cúspide de la guerra contra las drogas, escribí un trabajo para una de mis clases de postgrado sobre la potencia de las drogas ilegales. El trabajo muestra que la prohibición de las drogas hace que se produzcan drogas ilegales más potentes y peligrosas que si se produjeran legalmente y comercialmente. Se trataba de una simple aplicación del efecto Alchian-Allen, en el que se añade un coste global como un impuesto o el coste del transporte (en este caso el riesgo) a dos grados diferentes del mismo producto, como el cannabis de alta y baja potencia, disminuyendo el precio relativo del producto de grado superior. Algunas personas se refieren a esto como simplemente «obtener un mayor beneficio por su dinero».

Sin embargo, recibió mucha atención. Richard Cowan más tarde apodó al efecto «La Ley de Hierro de la Prohibición» en National Review para explicar el nuevo fenómeno del crack de cocaína.1 El juez Jim Gray lo llamó «la regla cardinal de la prohibición», en su libro de 2001, y señaló que es un argumento muy convincente para la legalización de las drogas.2

Esta «ley» ciertamente parecía explicar el mercado de drogas ilegales que había consistido en un gran mercado de cannabis de baja potencia y pequeños mercados para la cocaína y la heroína antes de que el Presidente Nixon declarara la «guerra contra las drogas» en 1972. A finales de siglo, el mercado se había convertido en cannabis de alta potencia, cocaína crack, metanfetamina cristalina, heroína de alta potencia y narcóticos químicos superpotentes como el fentanilo.

Sin embargo, la política comenzó a cambiar a principios de siglo. Varios estados y países de los Estados Unidos comenzaron a despenalizar la cannabis, adoptando normas sobre la cannabis medicinal, y con el tiempo algunos estados comenzaron a legalizarla abiertamente en oposición a la autoridad federal e internacional. En 2000, Portugal despenalizó todas las drogas ilegales.

Teoría

El propósito de este artículo es explorar lo que sucede cuando se legaliza un bien ilegal, especialmente en términos de potencia y seguridad. He escuchado varias anécdotas de que la cannabis legalizada es ahora más potente que nunca, pero la teoría argumentaría lo contrario, ceteris paribus.

Los resultados que se esperan de la legalización de un bien anteriormente criminalizado son sencillos. Obviamente, los costos, es decir, el riesgo, disminuirán, y con la competencia el precio también disminuirá. Esto aumentará la cantidad demandada y vendida.

El mercado se expandirá de varias maneras probables. En primer lugar, los actuales consumidores del bien ilegal pueden aumentar su cantidad demandada. En segundo lugar, entrarán en el mercado nuevos consumidores, probablemente aquellos que temían ser atrapados y castigados en el mercado ilegal y otros que ahora lo consideran seguro y eficaz para sus propósitos. Tercero, el consumo aumentará si se encuentran o redescubren nuevos usos para el producto. Todo este aumento del consumo de una droga puede parecer preocupante, pero es todo lo contrario.

Debemos esperar que la cantidad observada producida y consumida en el mercado se amplíe drásticamente. Sin embargo, no esperaríamos necesariamente que esto ocurriera de manera dramática o peligrosa. Podría parecer algo caótico desde un punto de vista histórico, ya que las operaciones de «mamá y papá» en la producción y distribución son reemplazadas por cultivadores comerciales y cadenas de tiendas, y eventualmente por operaciones globales a gran escala y organizadas verticalmente. Esto ocurre en la mayoría de los casos de nuevos productos de consumo durante un período de muchos años.

¿Pero qué hay de la potencia del producto? ¿Sería el caso de que los cultivadores, mayoristas, minoristas y consumidores continuaran persiguiendo productos aún más potentes? ¿O habría una tendencia a productos menos potentes a medida que se potencian otros aspectos o características del bien? La teoría sugeriría que la potencia disminuiría, o al menos no seguiría aumentando como durante la prohibición.

Una cuestión conexa e igualmente importante sería la variabilidad de la potencia. ¿Sería el caso de que la potencia de la cannabis fuera muy diferente de una compra a otra? El sentido común y los conocimientos sugerirían que la potencia del producto se normalizaría y sería similar de una compra a otra. Muchas empresas han estado trabajando en productos de cannabis más normalizados.

De hecho, se esperaría que el espectro de potencia del producto se estandarizara de acuerdo con las preferencias de los consumidores. Los productores querrían aprovechar el reconocimiento de la marca para promover su rentabilidad a largo plazo y proteger el valor de sus inversiones en costos hundidos. Por lo tanto, deberíamos esperar marcas de nombre y el etiquetado de la potencia de los productos cuando sea posible. Esta característica de normalización de los mercados legales es sumamente importante en los casos de drogas más peligrosas, como la heroína, en que la variabilidad de la potencia contribuye a la mayoría de las muertes por sobredosis.

¿Qué ha sucedido?

He escrito sobre estos temas en el pasado,3 pero ahora tenemos pruebas de lo que ha sucedido con la cannabis legalizada. Permítanme advertir: los datos no hacen una teoría. Esa precaución es particularmente necesaria cuando se discute la transición de los mercados de drogas ilegales a los de drogas legales de manera aleatoria, estado por estado. Asimismo, es muy difícil discernir por qué un consumidor está comprando un producto y todas las ramificaciones de ese consumo. Por último, las reglamentaciones gubernamentales y la propaganda a nivel federal están inyectando confusión, desinformación e incertidumbre sobre el movimiento de legalización del cannabis.4

Dicho esto, sabemos que el consumo de cannabis ilegal ha aumentado drásticamente en los estados que han legalizado el consumo médico y recreativo. El cambio no es completo, porque las regulaciones, restricciones y altos impuestos han ayudado a mantener vivo el mercado ilegal. Sin duda, el consumo es mayor entre los consumidores tradicionales, pero la magnitud del aumento es difícil de discernir. La llegada de nuevas opciones de productos como gomitas, galletas y bolígrafos vapeados también provocará tanto la sustitución como el aumento de la cantidad total demandada de THC, el ingrediente psicoactivo del cannabis.

Otra fuente importante de sustitución de productos es el consumo de alcohol y tabaco y el consumo de cannabis. Por ejemplo, después de que el Estado de Washington legalizó el cannabis, la cantidad de alcohol y tabaco demandada disminuyó en cantidades de dos dígitos. En otros estudios se han encontrado porcentajes mucho más altos en poblaciones seleccionadas.5 No es sorprendente que los grupos de interés del alcohol y el tabaco sean donantes de campañas que intentan impedir la legalización del cannabis. Otros contribuyentes a esas campañas políticas incluyen la industria carcelaria con fines de lucro, la industria farmacéutica y los intereses de los juegos de azar.

La lista de aplicaciones médicas de la cannabis es larga y va en aumento. Se cree que el cannabis ayuda con el dolor, la ansiedad, el sueño y el apetito, por lo que puede ayudar a las personas con condiciones de salud subyacentes a tratar esas condiciones o a las personas que están siendo tratadas por cosas como el SIDA o el cáncer. También se está estudiando como ayuda o tratamiento para la epilepsia, ciertos tipos de convulsiones y tumores, y se conoce desde hace tiempo como tratamiento para el glaucoma.

Las personas también la utilizan en lugar de, o además de, las drogas psicoactivas para condiciones como la ansiedad y la adicción a los narcóticos y el alcohol y en lugar de medicamentos para el dolor como la oxicodona y el Vicodin. En general, esto representa la sustitución del cannabis de bajo costo, con sus mínimos efectos negativos, por drogas costosas con importantes efectos secundarios y/o falta de eficacia.

Con la reciente legalización del cáñamo, una planta parecida a la cannabis, se ha producido un aumento masivo de la disponibilidad y el uso del CDB, un componente no psicoactivo de la cannabis. En forma de aceite, se aplica o se consume para afecciones médicas como el dolor, la ansiedad y la inflamación, y las flores secas de la planta se fuman con fines recreativos. Esta industria se ha expandido rápidamente en todo el país, desviando la demanda de cannabis legal e ilegal.

Una pequeña cosa que sí sabemos por el propio gobierno es que la potencia del cannabis ilegal ha aumentado de menos del 4 por ciento en 1993 a más del 17 por ciento en 2017.6 También hay algunos productos de cannabis legal de muy alta potencia en el mercado para uso recreativo, donde se consumen dosis más pequeñas, y también para aplicaciones médicas específicas.

Durante la Prohibición (1920-33) el alcohol se producía en una forma extremadamente potente. También era de muy mala calidad ya que a menudo olía mal, sabía mal, y podía hacerte enfermar del estómago. Los camareros de las tabernas clandestinas tenían que experimentar con cosas como zumos de frutas y productos lácteos para hacerlos más sabrosos para sus clientes. Después de que la Prohibición fue revocada, el alcohol se produjo de nuevo como cerveza, vino y whisky que se podía beber solo o con hielo. La potencia promedio cayó dramáticamente, y la calidad aumentó significativamente también.

Teniendo esto en cuenta, debemos esperar que las condiciones del mercado legal de la cannabis sigan evolucionando para servir mejor al consumidor. Eso significaría un aumento de la información y la calidad del producto, así como nuevos productos y aplicaciones para servir a los consumidores. También podría significar una disminución de la potencia media del THC, especialmente si se tiene en cuenta el aumento del consumo de aceite del Convenio sobre la Diversidad Biológica y los productos de la flor de cáñamo. En palabras de FDR, «Lo único a lo que hay que temer, es al miedo mismo».

  • 1. Richard Cowan, «How the Narcs Created Crack: A War against Ourselves», National Review, 5 de diciembre de 1986, 26-34.
  • 2. James P. Gray, Why Our Drug Laws Have Failed: A Judicial Indictment of the War on Drugss. (Filadelfia: Temple University Press, 2001).
  • 3. Mark Thornton, «The Potency of Illegal Drugs». Journal of Drug Issues 28, no. 3 (1998): 725-40. Premier de la búsqueda académica. Este artículo se basó en mi trabajo original en la escuela de postgrado. Fue presentado al Journal of Political Economy y recibió dos revisiones y reenvíos pero nunca fue aceptado. Fue un capítulo de mi libro «The Economics of Prohibition», publicado por la Universidad de Utah State Press en 1991.
  • 4. Mark Thornton, «Drug Warriors Claim Colorado Going to Pot», Mises Daily, 9 de septiembre de 2014, https://mises.org/library/drug-warriors-claim-colorado-going-pot.
  • 5. Amanda Reiman, «Cannabis as a Substitute for Alcohol and Other Drugs», Harm Reduction Journal 6 (2009). https://doi.org/10.1186/1477-7517-6-35.
  • 6. Suman Chandra, Mohamed M. Radwan, Chandrani G. Majumdar, James C. Church, Tom P. Freeman y Mahmoud A. ElSohly, «New Trends in Cannabis Potency in USA and Europe during the Last Decade (2008-2017)». European Archives of Psychiatry and Clinical Neuroscience 269 (febrero de 2019): 5-15. https://doi.org/10.1007/s00406-019-00983-5.
Author:

Contact Mark Thornton

Mark Thornton is a Senior Fellow at the Mises Institute and the book review editor of the Quarterly Journal of Austrian Economics. He has authored seven books and is a frequent guest on national radio shows.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire