Mises Wire

Home | Wire | Qué significa el voto de Chile para cambiar su constitución para su futuro

Qué significa el voto de Chile para cambiar su constitución para su futuro

  • chile protests

Etiquetas Libertad económicaHistorial mundial

11/23/2020

El 25 de octubre de 2020, el 78 por ciento de los votantes chilenos acudieron a las urnas para aprobar la reescritura de la constitución del país, considerada en gran medida como la constitución más estable de América Latina. Después de las protestas nacionales que comenzaron en octubre de 2019, la izquierda chilena pudo obligar con éxito al presidente Sebastián Piñera a dejar que los votantes chilenos decidieran el destino de la carta política del país. En el próximo paso, los chilenos decidirán si la nueva constitución será redactada por una convención constitucional compuesta por políticos y otros representantes electos o por una asamblea constituyente compuesta completamente por ciudadanos. Ambas opciones requerirán una mayoría de dos tercios y deberán llevarse a cabo en el plazo de un año.

Los defensores de la reescritura constitucional aludieron al hecho de que la actual constitución chilena fue ratificada en 1980 durante el gobierno militar de Augusto Pinochet y debe ser tratada como ilegítima. Pero los argumentos centrados en la igualdad de ingresos y la percepción de las desigualdades generadas por este orden constitucional se convirtieron en algunas de las narraciones más destacadas que dominaron las protestas generalizadas. A menudo se pasa por alto cómo bajo la administración del presidente de centro-izquierda Ricardo Lagos (2000-05) la constitución chilena sufrió cincuenta y cuatro cambios.

El John Hancock de Pinochet terminó siendo eliminado, y la firma de Lagos reemplazó a la suya en la carta nacional en 2005. Después de dejar su firma en la carta nacional de Chile, Lagos declaró audazmente que Chile tenía ahora una constitución «democrática» que «uniría a todos los chilenos». Claramente, esto no fue suficiente para los manifestantes de izquierda en Chile, que siguen convencidos de que el orden constitucional de Chile es ilegítimo y por lo tanto debe ser incendiado.

Chile está al borde de ir por el camino del wiki-constitucionalismo

América Latina tiene una rica historia de «wiki-constitucionalismo», por el cual las constituciones son constantemente cambiadas casi a voluntad por líderes demagógicos o votantes radicalizados. No se equivoquen: la decisión de adoptar el «wiki-constitucionalismo», que probablemente crearía una constitución que otorga al Estado más poder sobre la actividad económica de los chilenos, es el primer paso para deshacer el exitoso experimento económico de Chile. Además, una reescritura constitucional haría que Chile se pareciera a cualquier otro país latinoamericano.

El wiki-constitucionalismo ha sido un sello distintivo de América Latina desde que la región obtuvo su independencia de España en la década de 1820. Países como la República Dominicana (39), Bolivia (17) y Venezuela (26) han desechado sus respectivas constituciones en múltiples ocasiones. Hasta ahora, Chile ha tenido ocho constituciones, y la actual (ratificada en 1980) sustituye a la Constitución chilena de 1925.

La derogación de un orden constitucional por lo demás estable pondrá indudablemente en peligro todos los progresos realizados por Chile en los últimos decenios. Los últimos cincuenta años de Chile han sido una montaña rusa de agitación económica seguida de un crecimiento económico espectacular. A principios de la década de 1970, el presidente marxista Salvador Allende destrozó por completo la economía del país con su promulgación de controles de precios, expropiaciones y una inflación masiva que alcanzó una tasa anual del 500 por ciento.

Sin embargo, una vez que Allende fue depuesto en 1973, las cosas empezaron a cambiar. En los años intermedios, el dictador militar Augusto Pinochet acudió sabiamente a los Chicago Boys para pedirles consejo en materia de política económica. Al hacerlo, el país del Cono Sur comenzó a despegar. Gracias a las medidas de privatización, liberalización del comercio y abolición del control económico que se implementaron durante el gobierno militar, Chile pudo recuperarse de la pesadilla económica a la que Allende sometió al país.

Lo que Chile está lanzando potencialmente

Además, la influencia de los Chicago Boys fue más allá de Pinochet, ya que su marco de reforma del mercado permaneció intacto bajo la coalición de la Concertación de partidos de centro-izquierda que gobernó el país de 1990 a 2010. Como resultado de este consenso económico, el ingreso per cápita en Chile se cuadruplicó hasta alcanzar los 23.000 dólares entre 1980 y 2015. La reducción de la pobreza ha sido en gran medida dada por los detractores del modelo chileno.

La tasa de pobreza de Chile se redujo de alrededor del 70 por ciento en 1990 a menos del 10 por ciento en 2018. Además, un estudio de la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) realizado en 2018 demostró que Chile experimentó la mayor movilidad social de los dieciséis países miembros de la OCDE.

Una política económica deficiente en la raíz de los actuales problemas económicos de Chile

Como cualquier país, Chile tiene sus defectos. Entre 2014 y 2017, la economía chilena creció en un mísero 1,8 por ciento, su menor tasa de crecimiento desde los años 80. Sin embargo, la izquierda malinterpreta los problemas económicos del país y, lo que es peor, propone soluciones que agravarían la actual atonía de Chile. La reciente desaceleración económica de Chile fue en gran medida el resultado de las políticas aplicadas durante el gobierno de Sebastián Piñera y Michelle Bachelet en la última década.

La elección de Piñera en 2010 fue vista inicialmente con gran optimismo. Representaba la primera vez que un candidato presidencial de derecha podía asumir el poder desde que el gobierno militar se retiró en 1990. En general, el primer gobierno de Piñera fue un éxito rotundo. Continuó liberalizando el comercio y reduciendo las barreras para la apertura de negocios. Sin embargo, Piñera tuvo algunas desviaciones imprecisas en su primer mandato, desde aumentar los impuestos de las empresas hasta tratar de apaciguar a los manifestantes estudiantiles en 2013 con becas subvencionadas por el gobierno. Chile quedó en relativa buena forma cuando Piñera dejó la presidencia en 2014, pero hubo una creciente radicalización que lentamente se introdujo en la arena política durante este período.

Su sucesora, Michelle Bachelet (2014-18), era una historia diferente. Ella implementó una serie de medidas que fortalecieron el papel del estado en la educación y potenciaron los intereses laborales hasta el punto de dañar la flexibilidad de los trabajadores, mientras que también consiguió algunos aumentos de impuestos por una buena medida. Como resultado, Chile comenzó a experimentar su más significativa caída económica en la historia reciente. Además, Bachelet comenzó a sembrar las semillas para revocar el sistema constitucional de Chile criticando su supuestamente manchado origen y su incapacidad para abordar las desigualdades percibidas. Una vez que dejó el cargo, la narrativa anticonstitucional ya se había enmarcado en una dirección decididamente izquierdista.

Cuando Piñera volvió al poder en 2018, muchos creyeron que una corrección de rumbo era algo muy corto. Piñera prometió devolver los días de gloria de su relativamente próspero primer mandato. Sin embargo, la segunda administración de Piñera ha demostrado ser una decepción colosal. No sólo aceptó muchas de las dudosas premisas sobre la desigualdad de la que el chileno se quejaba constantemente, sino que también intentó pacificar a los chilenos prometiendo el inicio de un nuevo «contrato social» que consiste en aumentos del salario mínimo, el aumento de los impuestos a los ricos y una mayor implicación del Estado chileno en el sistema de pensiones de Chile.

Esto no fue suficiente para las turbas de izquierda, que exigían mayores concesiones a Piñera. La presión fue simplemente demasiado para el presidente de centro-derecha; cedió a las demandas de la turba y el país está ahora en el proceso de desmantelar su constitución, posiblemente la más favorable al mercado en la región.

¿Está condenado Chile?

Todo el mundo tiene su opinión sobre el futuro de Chile. Muchos piensan que pronto estará en camino de convertirse en la próxima Venezuela, con hiperinflación y una economía en ruinas. Si vamos a hacer comparaciones, tiendo a caer en algún punto intermedio. Soy de la opinión de que el camino de Chile después de este referéndum quizás se parezca más al declive gradual de Venezuela cuando regresó a la democracia en 1958 y experimentó décadas posteriores de estancamiento y retrocesos financieros hasta su elección crucial de 1998, que agitó el declive del país. Para aquellos que no están al tanto, el desarrollo errático de Venezuela después de volver a la democracia a finales de los 50 fue el producto de la decisión del gobierno de nacionalizar la industria petrolera en los 70, de politizar su sistema de banca central y de aumentar gradualmente su intervencionismo económico. Hubo un sentimiento general de optimismo después de que Carlos Andrés Pérez y su sucesor Rafael Caldera aplicaran reformas económicas decentes en los años noventa. Sin embargo, no pudieron domar a la bestia de la inflación durante este período. La implosión económica de Venezuela en los 90 permitió a un demagogo como Hugo Chávez entrar en la escena política y tomar el poder con relativa facilidad.

Chile debe volver a lo básico

¿Qué puede aprender Chile de esto? No todo está perdido, incluso cuando el país está remando a través de las aguas de la incertidumbre institucional. No debemos creer en la narración de que el descontento de Chile es producto de un modelo «laissez faire» fallido. Todo lo contrario. En un artículo anterior, Víctor Espinosa ofreció un análisis condenatorio del desvío de Chile de su destreza basada en el mercado. Observadores externos como la Fundación Heritage han documentado el descenso gradual de Chile hacia el intervencionismo. En 2008, Chile fue la economía más libre de América Latina, como lo demuestra el octavo lugar que ocupa en el Índice de Libertad Económica de Heritage.

Para 2020, había bajado al decimoquinto lugar, en gran parte debido a la deriva intervencionista de Bachelet. El índice Doing Business del Banco Mundial reveló una tendencia similar. En Doing Business 2008, Chile ocupaba el trigésimo tercer lugar, pero en Doing Business 2020, el país del Cono Sur cayó al quincuagésimo noveno lugar. Independientemente de cómo lo interpreten los escépticos del mercado, no podemos afirmar con rotundidad que el malestar de Chile se debe a su modelo de libre mercado. En todo caso, estamos viendo que el país no se mantiene fiel a las mismas políticas que facilitaron su rápido crecimiento desde la década de 1970 hasta la de 2010.

Ni los generosos programas de gasto keynesianos, ni la socialdemocracia, ni el nacionalismo de recursos llevarán a Chile a la tierra prometida. El destino de Chile no está de ninguna manera sellado ni condenado al camino de los desastres causados por el hombre como Venezuela. Un liderazgo audaz todavía puede entrar y hacer las cosas bien. Pero requerirá que el país vuelva a lo básico y amplíe las reformas basadas en el mercado que hicieron de Chile la envidia de la región.

Author:

Contact José Niño

José Niño is a freelance writer based in Austin, Texas. Sign up for his mailing list here. Contact him via Facebook or Twitter. Get his premium newsletter here.

 
 
 
 
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
cristian castillo via Unsplash
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire