Mises Wire

Home | Wire | ¿Qué impulsó la Revolución Industrial en Gran Bretaña? No fue la esclavitud

¿Qué impulsó la Revolución Industrial en Gran Bretaña? No fue la esclavitud

  • steam locomotive

Etiquetas Historial mundial

09/30/2022

El vínculo entre la trata transatlántica de esclavos y el crecimiento industrial de Gran Bretaña es un tema recurrente en los debates públicos. Está muy extendida la idea de que la rentabilidad de la trata de esclavos obliga a Gran Bretaña a indemnizar a los descendientes de los africanos, ya que la esclavitud contribuyó a enriquecer algunas instituciones. Es cierto que el comercio de esclavos produjo beneficios, pero su contribución a la economía fue marginal. El cambio tecnológico, y no la trata de esclavos, fue la fuerza que impulsó la Revolución Industrial.

Los estudios que examinan la rentabilidad del comercio de esclavos tampoco han tenido en cuenta el impacto del capital humano británico y las innovaciones institucionales en la viabilidad del comercio. El comercio de esclavos ha sido omnipresente a lo largo de la historia, pero sabemos mucho menos sobre cómo los no occidentales desplegaron el capital humano para aumentar la viabilidad del comercio de esclavos. Si no se hubiera aprovechado el capital humano y las instituciones, el comercio transatlántico habría dado escasos beneficios a Gran Bretaña y a sus pares en Europa.

Los economistas se equivocan al suponer que todas las regiones podían realizar eficazmente el comercio a escala mundial. Antes del siglo XVIII, el transporte marítimo en Europa ya era una industria de alta tecnología que empleaba mano de obra de calidad. Los trabajadores marítimos se caracterizaban por tener un mayor nivel de capital humano, y los ingleses tenían un talento especial. Europa no sólo construía barcos sofisticados, sino que la calidad de su personal de a bordo también era relativamente alta.

Stephen D. Behrendt opina que el capital humano fue un factor fundamental para que Liverpool acabara dominando el comercio británico de esclavos. La disponibilidad de personal experimentado facilitó a los comerciantes la organización de empresas y la ampliación de las opciones de mercado en África. La escasez de capital humano podía hacer fracasar gravemente la productividad del comercio de esclavos. Por ejemplo, la escasez de personal capacitado en Londres limitaba el volumen del comercio en África a 15-25 viajes anuales.

El éxito en el comercio de esclavos estaba inextricablemente ligado al capital humano y a la organización. Los africanos y los árabes comerciaron con esclavos durante siglos, pero no consiguieron crear estructuras formales que pudieran aumentar la competitividad más allá de un nivel no trivial, como hicieron los europeos. Instituciones como la Compañía Holandesa de las Indias Orientales, la Compañía Holandesa de las Indias Occidentales y la Compañía Real Africana se pusieron en marcha para contribuir a la eficacia del comercio europeo. Los europeos aplicaron un enfoque económico al negocio de la explotación, y los británicos fueron los más exitosos.

La literatura sobre el comercio de esclavos holandés, danés y francés sugiere que los comerciantes de estos países estaban menos equipados para minimizar los problemas relacionados con el comercio de esclavos. A diferencia de Gran Bretaña, su competidor más cercano, Francia no modernizó sus prácticas empresariales y bancarias durante los siglos XVII y XVIII, y como resultado, la falta de innovación en el sector financiero impidió la expansión industrial. Sin embargo, Gran Bretaña aplicó varias estrategias para impulsar el rendimiento del comercio de esclavos.

Nicholas Radburn atribuye el éxito de Gran Bretaña en el comercio al mecanismo de crédito de «facturas en el fondo»: «Introducido por primera vez por los comerciantes de Liverpool en la década de 1750, los comerciantes recibían letras de cambio por el producto de sus ventas de esclavos americanos en el barco o «fondo» que entregaba a los cautivos, en lugar de productos o de los propios bonos de los plantadores. Estas letras eran giradas y garantizadas por los banqueros británicos, lo que suponía un cambio con respecto a los acuerdos crediticios anteriores, que sólo se daban entre un capitán y un plantador o factor».

Al restar importancia a las redes personales que se basaban en los vínculos familiares y de parentesco, estos billetes fomentaron colaboraciones más amplias que condujeron a la aparición de las instituciones financieras modernas. Citando las investigaciones de Robin Pearson y David Richardson, Radburn afirma que el uso de estos billetes explica la diferencia de resultados entre los franceses y los británicos:

«Las facturas en el fondo», argumentan Pearson y Richardson, «promovieron la expansión sin precedentes de [la trata de esclavos británica] entre 1750 y 1807», y permitieron a los esclavistas británicos escapar de los escollos de la seguridad de la deuda colonial, que había plagado el comercio en la década de 1730. Los comerciantes de esclavos franceses, en comparación, emplearon el método de remesas del «comercio triangular» durante todo el siglo XVIII, en el que los capitanes de los esclavistas llevaban a casa una parte de las ventas en productos tropicales, y el resto como crédito extendido directamente a los plantadores.

Los seguros fueron otro mecanismo clave que estimuló el comercio británico de esclavos. La disponibilidad de seguros para los barcos y las cargas humanas incentivó el comercio de esclavos al mitigar los riesgos en caso de pérdida. La trata de esclavos británica obtuvo beneficios gracias a la incorporación de mecanismos que hacían factible el comercio de seres humanos. Hablar de la trata de esclavos evoca emociones, pero también era una actividad comercial, y en los negocios, las personas mejor organizadas y más inteligentes evidentemente superarán a sus rivales.

Efectivamente, la trata de esclavos fue horrible, pero la lógica debe atemperar las emociones. Al analizar la cuestión, resulta obvio que el comercio de esclavos produjo beneficios debido al capital humano y a las ventajas institucionales de Gran Bretaña y sus pares europeos. El comercio de esclavos no fue exclusivo de los europeos, pero el suyo tuvo un éxito relativo gracias al capital humano europeo. Además, si los pueblos exigen disculpas por las atrocidades del pasado, también deben exigir expiación a los africanos y a los árabes por su participación en la esclavitud y la trata de esclavos.

Algunos podrían argumentar que el éxito de Europa se debe a actividades de explotación como el comercio de esclavos y el colonialismo para reconfortarse, pero la verdad es que la prosperidad de Europa es en gran medida el resultado del capital humano y las instituciones europeas.

Author:

Contact Lipton Matthews

Lipton Matthews is a researcher, business analyst, and contributor to Merion West, The Federalist, American Thinker, Intellectual Takeout, mises.org, and Imaginative Conservative. Visit his YouTube channel, with numerous interviews with a variety of scholars, here. He may be contacted at lo_matthews@yahoo.com or on Twitter (@matthewslipton).

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Adobe Stock
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here