Mises Wire

Home | Wire | ¿Qué habría pensado Mises de las «zonas económicas especiales»?

¿Qué habría pensado Mises de las «zonas económicas especiales»?

  • desert road

Etiquetas Historial mundial

En respuesta al argumento a favor de cerrar las lagunas, Ludwig von Mises señaló una vez que «el capitalismo respira a través de esas lagunas».

En muchos sentidos, las zonas económicas especiales (ZEE) son el último resquicio legal. Pero, como todas las lagunas, benefician a unos pocos con conexiones políticas que saben cómo aprovecharlas, en contraposición a las masas.

Las zonas económicas especiales son áreas geográficamente limitadas a las que los gobiernos han concedido una mayor libertad económica para atraer la inversión extranjera. Son famosas en China, India y los Emiratos Árabes Unidos, pero existen en más de setenta países de todo el mundo.

Las zonas económicas especiales hacen que sea más barato hacer negocios en países con economías planificadas centralmente, eliminando las barreras de entrada más onerosas para las empresas ubicadas en las zonas. Esto incluye desde exenciones fiscales hasta visados especiales para empresas.

El puerto de Duqm, la mayor zona económica especial de Omán, cuenta con muchos de estos incentivos. Las docenas de permisos que normalmente se requieren para hacer negocios en el país se han consolidado en una «ventanilla única», que actúa como interfaz entre el empresario y el gobierno. La propiedad extranjera de empresas en Omán es ilegal, a menos que estén registradas en la zona. La zona también cuenta con numerosas exenciones fiscales excepcionalmente generosas.

Sin embargo, la desregulación como medio para atraer a las empresas sólo puede llegar hasta cierto punto. Duqm se encuentra en medio de los desiertos del sur de Omán. Es muy poco probable que en un mercado libre algún promotor inmobiliario se decida a desarrollar un puerto allí.

El clima de Duqm es caluroso, con temperaturas que alcanzan los 45ºC en verano. El agua es cara. Y las grandes ciudades más cercanas se encuentran a varias horas de vuelo. Por ello, Duqm tuvo que desarrollarse con financiación estatal.

Queda por ver si los inconvenientes de la ubicación se ven compensados por la fuerza de los incentivos normativos. Hasta ahora, Duqm ha tenido dificultades para atraer a inquilinos del sector privado.

El papel que pueden tener las ZEE para estimular la actividad empresarial mediante la desregulación es limitado. En su Teoría del dinero y del crédito, Mises señala que la producción no puede darse en el vacío, independientemente de lo buenas o malas que sean las leyes. Mises escribe: «El papel que desempeña el hombre en la producción siempre consiste únicamente en combinar sus fuerzas personales con las fuerzas de la naturaleza de tal manera que la cooperación conduzca a una determinada disposición deseada del material. Ningún acto humano de producción equivale a algo más que alterar la posición de las cosas en el espacio y dejar el resto a la naturaleza.»

Duqm es, sobre el papel, un paraíso del libre mercado. Pero en realidad, es una ciudad casi vacía en medio del desierto financiada por el gobierno de Omán.

Demasiadas zonas económicas especiales se encuentran en una situación similar. De jure, gozan de un notable grado de autonomía jurídica y libertad económica. De facto, son proyectos financiados por el gobierno que nunca podrían existir en un mercado libre.

Hacer negocios en una ZEE puede ser difícil. Por lo general, sólo las empresas medianas y grandes que pueden pagar los abogados y los costosos terrenos de las zonas pueden aprovechar las ventajas que ofrecen. Las ZEE son el tipo de desregulación más emblemático del «capitalismo para los propietarios, socialismo para los prestamistas», que beneficia a las grandes empresas a costa de las pequeñas. En algunos países, las ZEE crean una especie de sociedad de dos niveles en la que las élites pueden disfrutar del capitalismo mientras que los desfavorecidos deben soportar el socialismo.

En Socialismo: un análisis económico y sociológico, Mises separa el verdadero liberalismo de los planes diseñados para beneficiar a las clases adineradas. Escribe: «El liberalismo defiende la propiedad privada de los medios de producción porque espera un mayor nivel de vida de tal organización económica, no porque desee ayudar a los propietarios. En el sistema económico liberal se produciría más que en el socialista. El excedente no beneficiaría sólo a los propietarios».

Las ZEE son lagunas, y el capitalismo respira a través de ellas. Pero, como todas las lagunas, tienden a beneficiar a quienes pueden permitirse contratar a los abogados que pueden identificar dichas lagunas.

Author:

Thibault Serlet

Thibault Serlet is the Director of Research at the Adrianople Group, a business intelligence firm that  focuses on Special Economic Zones and master planned cities. He is also the architect of Open Zone  Map, the world's largest SEZ dataset. He advises for Pronomos, a VC fund that invests in new city  projects and co-founded the Startup Societies Network, a charter cities think tank. He frequently writes  about SEZs, economic history, and the open data movement.

 
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here