Mises Wire

Home | Wire | ¿Puede la tecnología blockchain ayudar a acabar con la banca de reserva fraccionaria?

¿Puede la tecnología blockchain ayudar a acabar con la banca de reserva fraccionaria?

  • blockchain

La banca de reserva fraccionaria ha existido a lo largo de la historia, mucho antes de la creación de monedas gubernamentales o bancos centrales. Una vez que los custodios monetarios se dieron cuenta de que no todos los depositantes exigirían el reembolso simultáneamente, la práctica de prestar los depósitos por encima de las reservas se convirtió en algo habitual. Esto plantea la cuestión de cómo funcionaría en la práctica un sistema de reservas totales. Aunque hay autores que han trazado planes para establecer un sistema bancario de reservas plenas utilizando oro o monedas fiduciarias, la naturaleza descentralizada y digital de la tecnología blockchain ofrece algunas ventajas inherentes a la implementación de un sistema de reservas plenas.

Cuando Nixon puso fin oficialmente a la convertibilidad del dólar de Estados Unidos en oro en octubre de 1971, el dólar perdió el último vínculo que le quedaba con una moneda básica. Esto dio paso al poder del banco central para crear una cantidad casi ilimitada de moneda, ya que el dólar ya no se podía canjear por un bien escaso. El peligro de las corridas bancarias pasó a ser prácticamente inexistente, ya que siempre se podían imprimir más dólares para hacer frente a las retiradas pendientes.

La banca de reserva fraccionaria es fácil de operar en un sistema de dinero fiduciario puro con un prestamista de última instancia en la forma de un banco central, pero la banca de reserva fraccionaria también era común en los días del dinero mercancía.

Más allá de los debates jurídicos y económicos sobre las reservas fraccionarias, históricamente ha sido difícil garantizar una banca de reservas plenas. En un sistema en el que el oro funcionaba como dinero, la mayoría de la gente prefería guardar su oro en un banco y realizar las transacciones con billetes de depósito bancario. La gente elegía esto tanto por seguridad como por comodidad. Estos billetes representaban un derecho a la carta sobre la cantidad de oro depositada, lo que significa que mientras se confiara en que la institución bancaria cumpliera su promesa, estos billetes podían circular como sustitutos perfectos del dinero. El problema era que la auditabilidad perfecta del oro almacenado en los bancos era muy difícil, y por lo tanto era tentador para los bancos utilizar parte del oro almacenado como depósitos para crear nuevos préstamos, haciendo que los bancos poseyeran menos oro en sus bóvedas que la cantidad colectiva a la que tenían derecho sus depositantes. Con el paso del tiempo, los bancos y los gobiernos centralizaron más el oro, lo que contribuyó aún más al sistema de reservas fraccionarias. Saifedean Ammous explica en su libro The Fiat Standard que «[e]n un patrón oro, el coste y el tiempo necesarios para mover el oro son relativamente altos, por lo que las economías de escala de la centralización proporcionarán a los bancos existentes cierto margen de maniobra para conceder créditos sin respaldo sin que sus depositantes se den cuenta o puedan hacer algo al respecto (p. 269)».

Además, debido a esta centralización, los gobiernos pudieron controlar la mayoría de las liquidaciones de oro, lo que permitió altos niveles de manipulación en el mercado del oro. Históricamente, el oro ha tendido a ser centralizado y confiscado, y la convertibilidad de los billetes en oro se ha suspendido en numerosas ocasiones a lo largo de la historia. La transparencia de la auditoría del oro también ha sido a menudo un problema, lo que dificulta la aplicación de una política de reserva total. Estos defectos contribuyeron a que la banca de reserva fraccionaria estuviera muy extendida incluso bajo el patrón oro clásico.

En cambio, las redes basadas en la cadena de bloques, como el bitcoin, permiten que cualquier persona con una conexión a Internet pueda realizar una auditoría sin confianza. En una red de cadena de bloques tradicional, todos los tokens se almacenan en direcciones. Cada dirección tiene un conjunto de claves públicas que se utilizan para identificar y enviar tokens a ella, y cada dirección también tiene una clave privada que se requiere para enviar tokens desde ella. El libro de propiedad pública se actualiza a intervalos regulares con la creación de un nuevo «bloque». Cada bloque contiene un registro actualizado de la dirección que posee cada ficha en ese momento. Cada bloque se basa en el registro del bloque anterior, y este vínculo continuo forma lo que llamamos «blockchain». La existencia de un libro de contabilidad compartido significa que cualquiera puede comprobar cuándo se ha movido un token específico, y se puede verificar que los fondos depositados están almacenados en una dirección concreta.

El potencial de la auditabilidad sin confianza significa que los consumidores tendrían el poder de exigir transparencia respecto a las reservas de un banco. Los bancos podrían dar a los clientes un código para que pudieran verificar que sus depósitos están siendo almacenados en su totalidad por el banco. El capitalista Nic Carter es una de las personas que actualmente trabaja para impulsar la «prueba de reservas» para los custodios de criptomonedas.

Además, los consumidores podrían optar fácilmente por renunciar a operar con un banco, mediante la autocustodia de su propia criptodivisa. Ya existen numerosas soluciones para el almacenamiento seguro de criptodivisas sin necesidad de un tercero de confianza. Es de esperar que esto conduzca a un resultado menos centralizado que con el oro, haciendo que la incautación o manipulación por parte del gobierno sea mucho más difícil.

Además, el uso de una moneda nativamente digital elimina muchas de las razones para utilizar sustitutos del dinero, para empezar. Las criptomonedas se integran de forma natural en los sistemas de pago digitales actuales y permiten la liquidación internacional sin necesidad de un procesador centralizado. El uso de sustitutos del dinero fue una de las principales razones por las que el oro pudo ser cooptado por los bancos y los gobiernos en el sistema de reserva fraccionaria presente durante la era de los patrones de oro.

Aunque es difícil determinar cuáles y cuántas criptomonedas surgirán como formas viables de dinero, la tecnología blockchain tiene varias ventajas significativas sobre los sistemas monetarios tradicionales. Las monedas blockchain, como el bitcoin, deberían considerarse seriamente como una posible solución a muchos de los problemas que aquejan al sistema monetario actual.

Author:

Sammy Cartagena

Sammy Cartagena is an undergraduate student attending Rutgers Business School studying finance. He has a particular interest in monetary theory and financial markets. He is a Mises University 2021 alumnus.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here