Mises Wire

Home | Wire | Privacidad, poder, política fiscal, los pobres: cuatro razones para preocuparse por las CBDC

Privacidad, poder, política fiscal, los pobres: cuatro razones para preocuparse por las CBDC

  • cbdc

Etiquetas Bancos centralesDinero y bancos

12/02/2020

Ya ha quedado claro que las monedas digitales de los bancos centrales, o CBDC, estarán en nuestro futuro y la tecnología cambiará fundamentalmente el uso del dinero y el sistema económico en su conjunto.

Las mayores economías del mundo y sus bancos centrales han anunciado que están trabajando en las CBDC: la Reserva Federal de los Estados Unidos, el Banco de Canadá y el Banco Central Europeo van a la zaga del Banco Popular de China, que ya está probando su CBDC con más de cincuenta mil ciudadanos. Las Bahamas emitieron su moneda digital del banco central—el «dólar de arena»—en octubre.

Las CBDC prometen liquidaciones más rápidas, mayor seguridad, facilidad de uso, implementación instantánea de la política monetaria (si se considera que eso es una mejora) y costos de transacción más bajos que el efectivo. En el futuro, estas ventajas serán subrayadas hasta la saciedad por los expertos y los políticos para hacer que la tecnología sea aceptable para toda la población.

Si bien todas las ventajas son ciertas, también es crucial pensar en las implicaciones de la tecnología y en cómo podría afectar negativamente a la economía y a la ciudadanía. Hay diferentes tipos de CBDC con diferentes grados de riesgo, y es importante entender las sutilezas de estos sistemas. Sin embargo, todos los CDB deben estar centralizados y ser manipulables en cierta medida porque, de lo contrario, la política monetaria no sería posible.

En cambio, el bitcoin está en auge debido a sus propiedades descentralizadas, abiertas, públicas, sin fronteras, neutrales y resistentes a la manipulación y la censura. Según el tipo, las CBDC pueden llegar a ser exactamente lo contrario, especialmente si los bancos centrales ofrecen cuentas al público en general, aplicando lo que se conoce como un modelo directo de CBDC.

Este artículo esboza cuatro escenarios de cómo las CBDC tienen el potencial de socavar la estabilidad económica y erradicar la privacidad.

Centralizar el poder en el sistema económico

Los gobiernos son falibles. En los Estados Unidos, recuerde el lanzamiento de healthcare.gov o las infracciones a nivel federal y estatal que implican datos sensibles en más de 300 millones de casos en los últimos diez años. Con las CBDC, todo el sistema económico podría estar al borde de una mala actualización o de fugas de datos del libro mayor centralizado, que no estará protegido por la prueba de trabajo de la misma manera que bitcoin. En el caso de bitcoin, se necesitó una década para construir una robusta potencia de cálculo descentralizada para asegurar la integridad de la cadena de bloques. Los gobiernos no llegarán a tales extremos, y necesitan confiar en formas diferentes y más frágiles de proteger el libro mayor centralizado.

CBDC = Una pesadilla distópica

El gobierno tiende a recoger tantos datos sobre sus ciudadanos como pueda. Esto sucede bajo el disfraz de la seguridad, como en el decreto del gobernador del estado de Michigan de documentar la información personal de cada cliente para contener la propagación del covid-19 o bajo el pretexto de empujar a la gente a convertirse en ciudadanos modelo en el caso de China. Imagina un sistema de puntuación de crédito social junto con una CBDC. Todas sus decisiones de compra podrían influir en su puntuación, de la que depende para todo. ¿Donar a la organización sin fines de lucro «equivocada» como WikiLeaks? Ups, ya no puedes comprar boletos de tren. ¿Compró algunos juguetes interesantes para adultos para su cónyuge? Oh no, tu puntaje de crédito podría bajar, o tu solicitud para el trabajo en el gobierno no es aceptada.

Lo que suena como una pesadilla distópica inverosímil ya es una realidad en China. Si te juntas con la gente equivocada, tu puntaje ciudadano, que es crucial para las compras, los trabajos, los viajes y mucho más, se resiente. Combina este nivel de vigilancia con la capacidad de rastrear cualquier decisión de compra que tomes y tendrás la receta perfecta para el Gran Hermano en criptoesteroides.

El fin de la economía informal

Más del 60 por ciento de todos los empleos del mundo operan en la economía informal. Esto es el resultado de la falta de instituciones de libre mercado como el imperio de la ley, los derechos de propiedad y el dinero estable en muchos países en desarrollo. Pero incluso en los países desarrollados como EEUU, la economía informal juega un papel muy importante. Aquí la Organización Internacional del Trabajo estima que hay por lo menos 30 millones de empleos que dependen del mercado informal. Eso es un montón de medios de vida amenazados por las CBDC. La economía informal incluye cosas inocuas como pagar a tu vecino para que te arregle el techo o pagar a un adolescente para que cuide tu jardín.

Muchas de las actividades a las que nos dedicamos caen dentro de la economía informal, y son eficientes. Hacen la vida más fácil, superan la burocracia inútil y ahorran dinero. Al gobierno no le gusta esto porque no puede generar ingresos fiscales. Tener un libro de contabilidad del gobierno que rastree cada transacción haría virtualmente imposible hacer algo dentro de la economía informal, y una gran parte de los 30 millones de empleos desaparecería. Una CBDC allana el camino para una sociedad sin dinero en efectivo, lo cual es muy beneficioso para el gobierno. Así pues, podría ser el fin de los mercados informales, que a menudo son un refugio seguro para muchas personas a la luz de un Estado regulador en constante expansión.

Los bancos centrales y la política fiscal

Hay que reconocer que la pandemia ha hecho que el trabajo de los bancos centrales funcione casi al unísono con la política fiscal. Los gobiernos «estimulan» la economía como nunca antes. Por supuesto, tienen déficits masivos haciendo eso. Debido a los bajos tipos de interés, los rendimientos de los bonos son históricamente bajos y la demanda de bonos es baja. Normalmente, ¿qué sucede? Los gobiernos no emitirían tanta deuda. Pero los gobiernos no tienen que preocuparse si hay una demanda infinita producida con sólo apretar un botón por la Reserva Federal. La Reserva Federal compra predominantemente toda la nueva deuda y luego parte de ella en los mercados secundarios. Esta es una monetización indirecta de la deuda del gobierno.

Ahora, las CBDC podrían eliminar completamente la política fiscal. Los bancos centrales podrían generar inmediatamente efectivo y entregarlo a las pequeñas y medianas empresas. Las personas con mayores ahorros podrían obtener tasas de interés más altas que las que no ahorran. El estímulo fiscal y un enfoque de tipos de interés de varias capas son posibles cuando el gobierno tiene todos tus datos financieros. Los gobiernos argumentarán que esto es muy beneficioso. Sin embargo, conlleva el peligro de la manipulación, la mala gestión económica y conduce a una monetización aún más rápida de la deuda pública, cuyo costo todos tenemos que afrontar al tener dinero con cada vez menos poder adquisitivo.

Hay muchas más razones para desconfiar de las CBDC, pero espero que este artículo le anime a pensar en los efectos de esta tecnología y lo que significa para ti y tu futuro.

Author:

Contact Wolf von Laer

Wolf von Laer studies Austrian economics at Rey Juan Carlos University in Spain. He is author of the German book Problems of the Established Central Banking System — Free Banking as an Alternative? and a member of the executive board for European Students for Liberty.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire