Mises Wire

Home | Wire | Por qué los hombres de negocios son políticos tan poco impresionantes

Por qué los hombres de negocios son políticos tan poco impresionantes

  • businessman

Etiquetas Historia de EEUU

10/05/2021

En 2016, vimos una y otra vez cómo las encuestas afirmaban que a la gente le gustaba Donald Trump porque es un hombre de negocios y venía de fuera del mundo de la política. Decenas de factores condujeron a su elección, pero no cabe duda de que entre los votantes estaba en juego esta mentalidad de la posibilidad de que un hábil hombre de negocios estuviera al mando. Sin embargo, mirándolo en retrospectiva, ¿podemos decir realmente que un hombre de negocios inteligente estuvo alguna vez al mando? Tal vez el libertario más exitoso que haya existido, el gran Dr. Ron Paul, escribió explicando que cuando se trataba del gasto el argumento era siempre «Trump contra Trump». Hablaba buscando reducir los impuestos y luego pedía aumentos en el gasto e imprimía dinero para cerrar la brecha. El Dr. Paul llega a decir: «Seguir las políticas constantemente cambiantes del presidente puede marearte». Entonces, ¿por qué este hombre de negocios llegaría al cargo y luego actuaría en oposición directa a la naturaleza orientada a los negocios que decía demostrar? La respuesta fácil sería que resultó que, para empezar, nunca fue realmente un buen hombre de negocios. Puede que este argumento tenga o no mérito. Pero no importa si era o no un empresario competente, porque en el momento en que juró su cargo, pasó a formar parte de una burocracia y cualquier expectativa de responsabilidad fiscal o monetaria se perdió inmediatamente. Esto se debe a que es imposible gestionar un gobierno «como un negocio». No hay cálculo económico ni forma de medir los beneficios.

Lo que hace que un empresario tenga éxito es su capacidad para asignar los escasos recursos a sus fines más rentables. Esto se consigue mediante el cálculo económico. En condiciones normales de mercado, los precios permiten a un empresario brillante asumir los riesgos necesarios para dirigir los recursos hacia donde entiende que serían más rentables. Algunos no tienen éxito en sus intentos, pero los que lo hacen correctamente son las personas a las que, como sociedad, acabamos considerando hombres y mujeres de negocios inteligentes.

La diferencia entre un individuo así y un burócrata la describe Ludwig von Mises en su libro Burocracia: un burócrata es aquel que gestiona «asuntos que no pueden ser controlados por el cálculo económico». Un funcionario se encuentra en un entorno completamente diferente en el que los precios no reflejan adecuadamente las condiciones del mercado, y como resultado, incluso el que hubiera sido el más exitoso de los empresarios se ve ahora despojado de su herramienta más útil y ya no puede calcular con éxito. Esta es una de las razones más apremiantes por las que los gobiernos toman una y otra vez decisiones tan atroces. También es la razón por la que en el momento en que un empresario/una empresaria jura su cargo, deja de ser un brillante emprendedor y pasa inmediatamente al nivel de burócrata. Esto lo explica mejor Mises, más adelante, en Burocracia:

Es vano abogar por una reforma burocrática mediante el nombramiento de empresarios como jefes de diversos departamentos. La cualidad de ser empresario no es inherente a la personalidad del empresario; es inherente a la posición que ocupa en el marco de la sociedad de mercado. Un antiguo empresario al que se le da la dirección de una oficina gubernamental ya no es un empresario, sino un burócrata. Su objetivo ya no puede ser el beneficio, sino el cumplimiento de las normas y reglamentos. Como jefe de una oficina puede tener la facultad de modificar algunas normas menores y algunas cuestiones de procedimiento interno. Pero el marco de las actividades de la oficina está determinado por normas y reglamentos que están fuera de su alcance.

Es por esta razón por la que afirmo que nunca ha importado si Donald Trump es un hábil hombre de negocios o no. Si no lo es, entonces el punto es discutible; pero incluso si lo es, ningún burócrata tiene las herramientas para dirigir en la dirección correcta. Sin embargo, lo más importante no es mirar hacia atrás, hacia Donald Trump, sino hacia adelante, hacia las futuras elecciones. En 2024 es probable que veamos a los candidatos presidenciales explicar su experiencia pasada, en 2022 es probable que veamos a los candidatos en las elecciones intermedias apoyarse en el mismo tipo de credenciales, y con toda seguridad en tus propias elecciones locales escucharás a jóvenes burócratas en ciernes afirmar que su experiencia empresarial les dará la capacidad de dirigir con más éxito tu ciudad. Esto no quiere decir que nunca haya que apoyar a los candidatos con experiencia empresarial: muchos de ellos entienden muchas cosas y pueden ser hábiles en otros aspectos. Pero también es útil recordar que la experiencia empresarial no es una herramienta especialmente útil que un candidato ponga sobre la mesa.

Author:

Connor Mortell

Connor Mortell graduated from Texas Christian University with a BBA in finance, minoring in Chinese language and culture. After graduation, he worked as a legislative aide in the Florida House of Representatives from 2019–21. Currently he is an MBA student at Florida State University. Additionally, he is a graduate of Mises University, where he passed the Mündliche Prüfung Viva Voce Exam on economics.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire