Mises Wire

Home | Wire | Por qué las computadoras más inteligentes no harán más viable el socialismo

Por qué las computadoras más inteligentes no harán más viable el socialismo

  • technology socialism

Etiquetas CapitalismSocialismo

Los economistas austriacos han argumentado tradicionalmente en contra de la planificación central, basándose en que gran parte de los conocimientos económicamente pertinentes de la sociedad nunca podrían ponerse a disposición de una única autoridad de planificación. Pero hoy en día, con un volumen y una variedad de datos sin precedentes y en constante aumento, que ahora son potencialmente accesibles para el planificador, parece que un gobierno omnisciente puede ser posible después de todo. ¿La gran revolución de los datos ha hecho obsoletos los argumentos a favor del mercado de Ludwig von Mises y Friedrich von Hayek?

En el capítulo 3 de su best-seller de 1920, El ABC del Comunismo, los teóricos soviéticos Nikolai Bujarin y Yevgeni Preobrazhensky afirmaron que en la sociedad comunista del futuro el Estado «sabría de antemano cuánta mano de obra asignar a las distintas ramas de la industria; qué productos se requieren y cuánto de cada uno es necesario producir; cómo y dónde deben proporcionarse las máquinas». En realidad, por supuesto, la Unión Soviética nunca estuvo cerca de realizar esta visión. Dada la imposibilidad de establecer objetivos para los millones de artículos individuales que requiere una economía moderna, la planificación al más alto nivel tuvo que limitarse a unas sesenta mil categorías agregadas, que luego se desagregaron en los niveles inferiores de la burocracia (véase el capítulo 7 de The Socialist System de János Kornai para más información sobre la planificación en la URSS). Contrariamente a las expectativas de Bujarin y Preobrazhensky, el resultado fue un fracaso crónico en la asignación eficiente de los recursos. La escasez de bienes industriales y de consumo esenciales se convirtió en la norma.

¿Podría haberse evitado este fallo si sólo se hubiera dispuesto de capacidades de cálculo más avanzadas? Hoy en día, los problemas que implican millones de variables ya no son insolubles. ¿Podría haber llegado el día en que, como escribió Oscar Lange en 1967, el proceso de mercado «pueda ser considerado como un dispositivo de computación de la era pre-electrónica?»

Como han sostenido recientemente varios autores (aquí y aquí, por ejemplo), en ausencia de mercados la planificación tendría que proceder sin la información sobre las condiciones de la oferta y la demanda que revelan las transacciones reales. A corto plazo podría ser posible tomar decisiones sobre «qué productos se requieren y cuánto de cada uno es necesario producir» sobre la base de los equilibrios entre la oferta y la demanda que prevalecen en una economía de mercado preexistente, pero a medida que la situación cambiara el plan perdería rápidamente su pertinencia para el mundo real. Tarde o temprano, el planificador terminaría «flotando en el océano de combinaciones económicas posibles y concebibles sin la brújula del cálculo económico», como dijo Mises en Economic Calculation in the Socialist Commonwealth.

Pero de hecho se puede plantear una objeción aún más fundamental: el proceso de mercado no se parece en nada a un dispositivo informático. Como han subrayado durante mucho tiempo los economistas austriacos, la competencia en los mercados no es simplemente un mecanismo de transición hacia resultados de equilibrio preexistentes. Es más bien un motor de creación de conocimientos y de descubrimiento empresarial. Dirigir un negocio no es sólo cuestión de resolver la incertidumbre sobre «incógnitas conocidas» mediante un procedimiento de aprendizaje ordenado. Requiere la realización de descubrimientos sobre «incógnitas desconocidas» que inicialmente no desempeñaron un papel en la toma de decisiones.

Consideremos, por ejemplo, el famoso caso de la utilización por Walmart del análisis de datos para predecir un aumento de la demanda de Pop-Tarts de fresa en las zonas a punto de ser azotadas por el huracán Frances en 2004. Como una serie de ceros y unos en la memoria de la computadora, los grandes datos detrás de esta predicción no eran en sí mismos información. Primero tenía que ser interpretado por un ser humano con un incentivo para responder a una pregunta particular y una hipótesis sobre qué variables podrían ser significativas. Alguien tenía que tener la intuición de que un evento climático adverso podría crear una oportunidad de ganancia en algún momento y lugar en particular. Los grandes datos y la inteligencia artificial son herramientas para mejorar el proceso de descubrimiento empresarial, no un sustituto de la inspiración del participante en el mercado que busca beneficios.

La existencia de grandes bases de datos no facilita la centralización del acervo de conocimientos útiles de la sociedad, porque el conocimiento local es necesario para hacer un uso productivo de los datos. Los «planificadores», como señala Israel Kirzner en el capítulo 2 de The Meaning of Market Process, «simplemente no saben qué buscar: no saben dónde o de qué tipo son las lagunas de conocimiento». Incluso si se les proporcionara enlaces a todos los nodos de la red existentes, seguirían siendo incapaces de replicar las ideas de innumerables responsables individuales, cada uno con su propio punto de vista y su propia motivación para generar ideas basadas en datos.

El análisis de grandes datos es un medio de fortalecer el proceso de mercado reduciendo los costos de búsqueda, no un medio de reemplazarlo. Esta tecnología tiene sin duda importantes implicaciones operacionales para las empresas individuales. Pero no hace que la empresa privada sea menos necesaria como institución para la asignación eficiente de recursos. De hecho, los grandes datos son totalmente irrelevantes para el problema del conocimiento local de Hayek, porque no proporcionan ningún nuevo medio de agregar los entendimientos de los diferentes individuos. Los grandes datos, si bien abarcan una gran cantidad de situaciones locales diferentes, no son conocimientos. El software de inteligencia artificial no «sabe» nada.

Por lo tanto, no hay razón para pensar que la planificación central podría funcionar mejor con conjuntos de datos más grandes y con una capacidad de procesamiento más rápida de lo que funcionaba durante la época soviética, cuando la planificación tenía que hacerse con reglas de cálculo y ordenadores centrales primitivos. Los dispositivos más inteligentes no harán que el socialismo sea más inteligente.

ConsultA www.markdeweaver.com para obtener más comentarios de este autor.

Author:

Contact Mark A. DeWeaver

Check out www.markdeweaver.com for more commentary by this author. Mark A. DeWeaver, PhD, CFA, is a cofounder of the fund management company Ithaca Advisors, LLC, and the author of Animal Spirits with Chinese Characteristics: Investment Booms and Busts in the World's Emerging Economic Giant

 

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire