Mises Wire

Home | Wire | ¿Por qué el gobierno francés está huyendo de los inversores extranjeros?

¿Por qué el gobierno francés está huyendo de los inversores extranjeros?

  • Starbucks in Montreal

Etiquetas Proteccionismo y libre comercio

El economista americano Henry George dijo una vez que el proteccionismo es la manera de infligirnos en tiempo de paz lo que nuestros enemigos nos infligen en tiempo de guerra. Obsérvese, de hecho, que los dirigentes americanos prohíben las inversiones americanas en Irán—por lo que el régimen americano amenaza con fuertes sanciones penales a quienes inviertan en los sectores estratégicos de la República Islámica.

Los que aplican restricciones comerciales con fines punitivos hacen algo parecido, y saben que la prosperidad de una nación depende de su capacidad para acumular cada vez más capital, ya sea local o extranjero.

Que demasiadas naciones se disparen en el pie practicando el proteccionismo no es razón para emularlas. Al fin y al cabo, nunca hemos oído a un funcionario surcoreano afirmar que Corea del Norte practica la autarquía para favorecer el cierre de Corea del Sur a la inversión extranjera. Por eso Corea del Sur ha pasado de ser un país del tercer mundo a ser una potencia de la economía mundial en sesenta años.

Postura política

Por desgracia, los intereses de la nación tienen poca importancia para quienes se mueven sólo por consideraciones políticas bajas. Así es como el ministro francés de Economía, Bruno Le Maire—que no sabe nada de las industrias que dice gobernar—consideró oportuno a principios de este año vetar la propuesta del distribuidor canadiense Couche-Tard de comprar el gigante francés de los supermercados Carrefour.

Sería inútil buscar cualquier lógica detrás de esta intervención arbitraria. Sólo sirve para halagar nuestros viejos instintos proteccionistas al tiempo que permite a los políticos ponerse el traje de caballero blanco por unos momentos para rescatar una industria nacional supuestamente amenazada por los extranjeros. Desde el punto de vista político, es más fácil entregarse a este tipo de posturas que tener éxito en la campaña de vacunación que sacaría a Francia del bache económico y sanitario en el que se encuentra.

Prejuicios proteccionistas y xenófobos

El argumento de Le Maire parece un insulto a nuestros amigos canadienses. Según él, la adquisición de Carrefour por parte de Couche-Tard supondría un riesgo para la «soberanía alimentaria» de los franceses. Como si a una multinacional canadiense—que vive de la venta de productos—le interesara matar de hambre al país en el que se encuentra. Pero el propio Carrefour está presente en el extranjero. ¿Acaso pone en peligro la seguridad alimentaria de los taiwaneses, los brasileños o los españoles sólo porque es francesa?

Este pretexto sirve sobre todo de coartada jurídica para atenerse lo mejor posible a la normativa relativa al control de las inversiones extranjeras. Sin embargo, al esgrimir este motivo con fines populistas, los dirigentes franceses demuestran que no aprenden nada de sus errores. Sabemos que es este tipo de reflejo xenófobo el que privó a los europeos de abundantes vacunas. En efecto, la prensa informa de que las autoridades europeas querían favorecer a los laboratorios del viejo continente frente a las empresas farmacéuticas extranjeras.

Sin embargo, los proteccionistas persisten en confundir su ideología con la soberanía económica. Sin embargo, la seguridad económica se consigue prefiriendo la calidad, la abundancia y la variedad de los productos, ignorando el origen del pasaporte del proveedor. Por otra parte, un signo de cierta hipocresía es el hecho de que Francia no tiene ninguna queja cuando sus empresas nacionales realizan lucrativas adquisiciones en el extranjero. Pensemos en la adquisición de Bombardier por Alstom. Algunos dirán que la industria ferroviaria tiene un interés más «estratégico» que un distribuidor en declive que tiene menos del 20% del mercado francés.

Perjudicar a Francia y a Carrefour

El veto de Le Maire no sólo es un insulto a nuestros amigos canadienses y una obstrucción arbitraria al libre comercio. También contraviene los intereses de la economía francesa. Señala a los ahorradores franceses y extranjeros que corren el riesgo de no poder disponer libremente de sus capitales cuando invierten en Francia. Sin embargo, la liquidez de las inversiones financieras es una de las razones para invertir en la bolsa. No es perjudicando el atractivo financiero de un país como se promueve su prosperidad. A no ser que a nuestros dirigentes les guste multiplicar las convenciones cívicas para consolar a un pueblo en decadencia... Por lo tanto, podemos cuestionar la utilidad de todas estas cumbres de «Elige Francia» si se trata de molestar a todos los inversores que tienen el valor de elegir invertir en nuestro país.

Por supuesto, la primera víctima de esta injerencia es el Grupo Carrefour, que vio en la propuesta canadiense una oportunidad para dar un nuevo impulso a la empresa. Por último, hay que recordar que los economistas tienden a considerar las OPAs como un instrumento virtuoso para regular el capitalismo, al permitir que las empresas bien gestionadas adquieran empresas menos eficientes para hacerlas más competitivas. Lo suficiente como para consolidar la única soberanía económica tangible: la del consumidor. ¿Quién amenaza realmente la soberanía alimentaria de los franceses? En 1960, cerca del 35% de la humanidad sufría de desnutrición. Los franceses gastaban el 35% de su presupuesto en alimentos. Como señal de la mejora de la seguridad alimentaria de la humanidad, estas tasas se redujeron al 10,7 por ciento y al 15,6 por ciento, respectivamente, en 2017. Este progreso se ha logrado gracias a las enormes innovaciones en los sectores agrícola, de distribución y logístico.

La revolución verde ha dado lugar a un increíble aumento de los rendimientos gracias a la mecanización, la selección de variedades, los pesticidas y los fertilizantes. Estimulado por la competencia, el sector de la distribución y la logística también ha participado en el aumento del poder adquisitivo de las poblaciones. El aumento de las capacidades productivas de todos los sectores de la economía es también producto de la apertura del comercio internacional.

Mientras tanto, a nuestros dirigentes les gusta cargar a estos sectores con todo tipo de limitaciones improductivas. La modernización de la agricultura francesa tropieza así con una multitud de obstáculos políticos. Podemos pensar en las prohibiciones de las recientes biotecnologías. Este mismo sector agrícola también está cerrado en muchos aspectos a la competencia extraeuropea, lo que repercute en el bolsillo de los consumidores franceses. Asimismo, la gran distribución está sometida a numerosas violaciones de la libertad de comercio que la obligan a inflar sus precios, como el reciente aumento del umbral de reventa a pérdida. En estas condiciones, cualquier persona que se preocupe realmente por la soberanía alimentaria francesa haría mal en señalar con el dedo vengativo a Ottawa. Más bien debería interesarse por lo que ocurre con los gobiernos de París y Bruselas.

Author:

Ferghane Azihari

Ferghane Azihari is a freelance journalist and policy analyst based in Paris. He regularly collaborates with libertarian think tanks in France and in the US. His main interests include European policy, trade, competition, and international relations. He belongs to the networks Students for Liberty and Young Voices.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
lauren via Flickr
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here