Mises Wire

Home | Wire | Por qué el estímulo del gobierno a veces parece que revive la economía

Por qué el estímulo del gobierno a veces parece que revive la economía

  • stimulated fire

Etiquetas Auges y caídasInflaciónOtras Escuelas de Pensamiento

12/01/2020

Una vez que una economía cae en una depresión económica y el nivel de desempleo comienza a aumentar, la mayoría de los comentaristas opinan que es el deber del gobierno y del banco central intervenir para contrarrestar el aumento del desempleo. Algunos comentaristas opinan que la reducción del desempleo puede lograrse sin costo alguno dado que los desempleados están ociosos. Según Paul Krugman,

Si pones a 100.000 estadounidenses a trabajar ahora mismo cavando zanjas, no es como si estuvieras quitando a esos 100.000 trabajadores otras cosas buenas que podrían estar haciendo. Los estás poniendo a trabajar cuando no estarían haciendo nada.1

Pero, ¿cómo se financiará esta «reducción» del desempleo? ¿Quién va a pagar por esto? Parece que Krugman y otros comentaristas opinan que la financiación puede ser fácilmente generada por el banco central por medio de las imprentas.

Pero, contrariamente a Krugman y otros comentaristas, la financiación no se refiere al dinero como tal, sino al ahorro real, que es la cantidad de bienes de consumo producidos menos el consumo de esos bienes por sus propietarios.

El ahorro real sostiene a los productores en las diversas etapas de la producción. Cuando un panadero cambia sus panes ahorrados por patatas, de hecho, proporciona un medio de sustento al cultivador de patatas. Igualmente, el agricultor de patatas proporciona un medio de sustento, sus patatas guardadas, al panadero.

Para mantener sus vidas y su bienestar lo que la gente necesita son bienes y servicios finales y no dinero como tal, que es sólo un medio de intercambio. El dinero sólo ayuda a facilitar el comercio entre los productores—no genera ningún material real. Parafraseando a Jean-Baptiste Say, Mises escribió,

Los productos básicos, dice Say, son pagados en última instancia no por dinero, sino por otros productos básicos. El dinero no es más que el medio de intercambio comúnmente utilizado; sólo juega un papel de intermediario. Lo que el vendedor quiere recibir en última instancia a cambio de los productos básicos vendidos son otros productos básicos.2

Los diversos instrumentos y maquinaria o infraestructura que las personas han establecido tienen un solo propósito, que es el de poder producir los bienes de consumo final que se requieren para mantener y promover sus vidas y su bienestar.

Cuanto mayor sea la producción de bienes de consumo, si todas las demás cosas son iguales, mayor será la reserva de ahorros reales. Una reserva más grande de ahorros reales puede servir de apoyo a un mayor número de personas que van a ser empleadas en la mejora y la expansión de la infraestructura. Esto significa que mediante el aumento del ahorro real se puede construir una mejor infraestructura, lo que establece la plataforma para un mayor crecimiento económico.

Los ahorradores aquí son generadores de riqueza. Los ahorros de los generadores de riqueza se emplean para financiar a varios individuos que se especializan en la creación y el mantenimiento de la infraestructura. (Los ahorros reales también financian a individuos que se dedican a la producción de bienes de consumo final). A diferencia de Krugman y otros comentaristas, la creación artificial de empleo, como la excavación de zanjas, no va a ser gratuita. Es preciso mantener, es decir, financiar a diversas personas empleadas en proyectos que no generan riqueza. Dado que el gobierno no produce ninguna riqueza real, obviamente no puede ahorrar y por lo tanto no puede financiar ninguna actividad. Por lo tanto, para que el gobierno se dedique a diversas actividades debe desviar la financiación, es decir, los ahorros reales, de los generadores de riqueza.

El aumento de la producción está limitado por el aumento del ahorro real

¿Puede un aumento de la demanda de bienes de consumo conducir a un aumento de la producción general por el múltiplo del aumento de la demanda, como sugiere Krugman?

Para poder acomodar el aumento de su demanda de bienes, un panadero debe tener los medios de pago, es decir, el pan, para pagar los bienes y servicios que desea. Por ejemplo, el panadero asegura cinco tomates pagándolos con las ocho barras de pan guardadas. De la misma manera, el zapatero apoya su demanda de diez tomates con un par de zapatos ahorrados. El agricultor de tomates apoya su demanda de pan y zapatos con sus quince tomates ahorrados.

Cada vez que la oferta de bienes finales aumenta, esto permite un aumento de la demanda de bienes. Así, el aumento de la producción de pan del panadero le permite demandar más de otros bienes. En este sentido, el aumento de la producción de bienes da lugar a la demanda de bienes.

Obsérvese de nuevo que lo que permite la expansión de la oferta de bienes de consumo final es el aumento de bienes de capital o de herramientas y maquinaria. Lo que a su vez permite el aumento de herramientas y maquinaria es el ahorro real. Por lo tanto, podemos inferir que el aumento del consumo debe estar en línea con el aumento de la producción. El aumento de la producción está en consonancia con lo que permite el conjunto de los ahorros reales.

La producción no puede expandirse sin el apoyo de la reserva de ahorro real. Esto, por supuesto, significa que sólo los generadores de riqueza pueden poner en marcha una expansión de la riqueza real.

Por qué los datos por sí mismos no pueden producir hechos

¿Cómo, entonces, vamos a reconciliar los llamados hechos que supuestamente son presentados por varios estudios, es decir, que los programas de estímulo pueden hacer crecer una economía?

Contrariamente a la forma de pensar popular, los datos no pueden hablar por sí mismos y presentar los llamados hechos. Los datos deben evaluarse mediante un marco que pueda soportar algún escrutinio básico, como, por ejemplo, si el gobierno, aunque no sea un generador de riqueza, puede hacer crecer la economía.

Una vez que lleguemos a la conclusión (basada en el análisis lógico) de que el gobierno no puede hacer crecer la economía, podemos rechazar enfáticamente diversos estudios y afirmaciones que nos dicen lo contrario.

Los datos, a partir de los cuales se producen varios de los llamados hechos, parecen respaldar diversas conclusiones de investigaciones empíricas siempre que el sector privado de la economía genere suficientes ahorros reales para apoyar las actividades productivas y no productivas. Mientras esto sea así, varios de los llamados estudios empíricos pueden producir «apoyo» a la teoría de que el gobierno puede hacer crecer una economía.

Pero siempre que la capacidad de los generadores de riqueza para producir ahorros reales se ve reducida, el crecimiento económico sigue el mismo camino, y ninguna cantidad de dinero que un gobierno empuja a la economía puede hacerla crecer. (De nuevo, el gobierno no puede generar ahorros reales; sólo puede desviar los ahorros reales existentes de los generadores de riqueza).

Una vez que el proceso de generación de riqueza se ha visto dañado y las políticas laxas se vuelven ineficaces para «revivir» la economía, varios comentaristas se apresuran a sugerir que las leyes de la economía deben haber cambiado. Para ellos esto significa descartar el análisis lógico basado en las leyes esenciales de la economía y abogar por un gasto masivo por parte de las autoridades.

Según Krugman,

Estamos en momentos inusuales en los que la intuición habitual no se aplica aquí, hacer que esta economía se mueva es lo mejor que podemos hacer, no sólo por el presente, sino por el futuro y por nuestros hijos.3

Lo que podemos sugerir aquí es que, si la reserva de ahorros reales está en problemas, entonces adoptar el consejo de Krugman, es decir, introducir un paquete de estímulo fiscal masivo, sólo empeorará mucho las cosas y sumirá a la economía de Estados Unidos en una depresión económica mucho más grave.

Si la reserva de ahorros reales sigue en pie, entonces no hay necesidad de programas de estímulo—la creciente reserva de ahorros reales revivirá la economía.

Después de cerrar a 103,4 en el tercer trimestre de 2003, nuestro indicador de la reserva de ahorros reales ha seguido una tendencia descendente visible, cerrando a 100,8 en el tercer trimestre de 2020.

Esta estimación de la reserva de ahorro real sugiere que es probable que un mayor número de políticas de estímulo del gobierno y del banco central debiliten aún más la reserva de ahorro real y coloquen a la economía en la senda de una prolongada caída económica.

  • 1. Paul Krugman, «Krugman on Stimulus Package Impact», entrevista de Maria Bartiromo, Closing Bell, CNBC, 30 de agosto de 2010, https://www.cnbc.com/video/2010/08/30/krugman-on-stimulus-package-impact.html.
  • 2. Ludwig von Mises, «Lord Keynes and Say's Law», en The Critics of Keynesian Economics, ed. Henry Hazlitt (Lanham, MD: University Press of America, 1983), pág. 316.
  • 3. Krugman, «Krugman on Stimulus Package Impact».
Author:

Contact Frank Shostak

Frank Shostak's consulting firm, Applied Austrian School Economics, provides in-depth assessments of financial markets and global economies. Contact: email.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire