Mises Wire

Home | Wire | Por qué el Estado busca abolir tanto la tradición como la historia

Por qué el Estado busca abolir tanto la tradición como la historia

  • abuelos

Etiquetas EstrategiaHistoria de EEUUHistorial Mundial

09/01/2020

En el monólogo de apertura del muy querido musical El violinista en el tejado, Tevye el lechero compara la vida de los habitantes judíos de la aldea Anatevka con el acto de equilibrio que se requiere de un violinista que rasca una melodía en un tejado. Según la famosa alegoría de Tevya, el pueblo de Anatevka es capaz de mantener el equilibrio gracias a sus tradiciones. Sin embargo, a medida que la historia avanza, vemos que incluso con la tradición en su lugar, mantener ese equilibrio no es una tarea fácil, especialmente cuando se enfrenta a un cambio rápido y sin precedentes.

En el último siglo, las imperfecciones de la tradición han llevado a su desaparición de nuestra conciencia colectiva. Ya no se ve como una herramienta útil para ayudar a mantener el equilibrio en el techo de la vida, sino que se ve como un obstáculo que debe ser eliminado del camino hacia el progreso. Gracias a una cepa altamente racionalista del pensamiento de la Ilustración que comenzó con pensadores como Hobbes y Descartes, que sostenían que todo el conocimiento debe ser descubierto por el razonamiento consciente, y culminó con Jean-Jacques Rousseau y la Revolución Francesa, la importancia de la tradición se ha visto muy socavada. Thomas Paine resumió muy bien el credo antitradicionalista cuando declaró que «tenemos en nuestro poder comenzar el mundo de nuevo». Guiados por el poder de la razón, y liberados de las cadenas del pasado, estos racionalistas de la Ilustración prometieron progreso y mayor felicidad humana.

Sin embargo, descartar la tradición no nos ha llevado al reino de la felicidad, como prometieron los profetas del progreso. Entre 1999 y 2014, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades informan que la tasa de suicidios en los EEUU aumentó un 24 por ciento. En 2017 los EEUU vieron la tasa de suicidio más alta en cincuenta años. Estas trágicas cifras son exactamente lo contrario de lo que los progresistas, las feministas radicales y los neoconservadores, todos ellos hijos de los racionalistas de la Ilustración, nos hicieron creer que sucedería si nos deshicieramos de las ataduras de la tradición retrógrada y fuéramos libres de perseguir nuestra autorrealización individual. Por su propia naturaleza, la tradición es extremadamente difícil de borrar completamente en la práctica, pero no hay duda de que su declive ha coincidido con un descenso en la comprensión conceptual de la tradición a favor de la creencia en el «progreso». No es casualidad que el debilitamiento de las instituciones mediadoras de la sociedad civil, la transformación de la familia, la aceptación del divorcio y la promiscuidad, se hayan producido en un período en el que la tradición y la costumbre han llegado a considerarse como cadenas inútiles del pasado. Comprender el papel de la tradición en la vida humana puede ayudar a explicar por qué su declive ha llevado a tanta alienación y sufrimiento humanos.

Antes de que podamos evaluar la tradición, primero debemos definirla correctamente. Para muchos, la tradición es sinónimo de atraso o de incapacidad para aceptar el cambio. Este punto de vista tiene sus raíces en la fuerte influencia social del pensador francés de la Ilustración Jean-Jacques Rousseau, quien sostuvo que la sociedad y sus instituciones pervertían la bondad natural del hombre. Sólo a través de la liberación de estas instituciones podría emanciparse la bondad innata del hombre. Sin embargo, una comprensión adecuada de la tradición es bastante diferente.

La tradición, bien entendida, no es un esfuerzo para congelar el mundo en su lugar. De hecho, Edmund Burke, el estadista y pensador político británico del siglo XVIII considerado ampliamente el padre del conservadurismo anglosajón, llegó a decir que «un Estado sin los medios de algún cambio, está sin los medios de su propia conservación». De manera similar, el filólogo de Oxford y autor tradicionalista J.R.R. Tolkien atacó esta visión estática del mundo en El Señor de los Anillos en la forma de su personaje Denethor. Cuando se le pregunta en medio de una crisis qué es lo que quiere, Denethor responde: «Tendría las cosas como fueron en todos los días de mi vida... como en los días de mis largos padres antes que yo... Pero si la fatalidad me niega esto, entonces no tendré nada: ni la vida disminuida, ni el amor reducido a la mitad, ni el honor disminuido». Al final, Denethor se quema vivo en lugar de aceptar el cambio — difícilmente un endoso sonoro de la mentalidad estática tan a menudo atribuida a la tradición. El profesor Claes Ryn de la Universidad Católica de América continúa la tradición burkeana, advirtiendo del peligro que supone una tradición estancada e invariable que se convierte en «una especie de fetiche, que tiene poca relevancia en un mundo que no se conforma y no se queda quieto». Más bien, dice Ryn, continuar la tradición «no puede ser la mera imitación o repetición de viejos patrones. Debe ser una fuerza fresca y vital en el presente».

Así que si la tradición no es simplemente un aferramiento ciego al pasado en un intento de detener el futuro, ¿qué es? El respeto por la tradición, bien entendido, es simplemente un reconocimiento del hecho, como explica el autor conservador Russell Kirk, «de que los modernos son enanos a hombros de gigantes, capaces de ver más lejos que sus antepasados sólo por la gran estatura de los que nos han precedido en el tiempo». En otras palabras, la tradición reconoce que el conocimiento y la sabiduría se acumulan a través del tiempo y no —en contraste con la creencia popular— pueden ser derivados y desarrollados de manera puramente racional por una persona o generación en el tiempo. La sociedad misma, en toda su complejidad, es el resultado de este proceso histórico, no el resultado de una sola generación que se construye a sí misma sobre una pizarra en blanco.

La mejor manera de pensar en la tradición es verla como acumulación de capital en la economía. El mundo contemporáneo goza de una riqueza sin precedentes, porque, en el pasado, nuestros antepasados eligieron acumular capital — o bienes utilizados para producir otros bienes. A medida que el stock de capital ha crecido, también lo ha hecho la capacidad productiva de nuestra economía.

Del mismo modo, el conocimiento y la sabiduría se acumulan a través de incontables siglos de prueba y error. Rechazar la sabiduría del pasado es tan tonto como cada nueva generación que busca comenzar la sociedad industrial de nuevo desde cero. Esta analogía no es original, pero viene directamente del propio Burke, quien escribió que «tenemos miedo de poner a los hombres a vivir y comerciar cada uno con su propio stock privado de razón; porque sospechamos que este stock en cada hombre es pequeño, y que los individuos harían mejor en aprovechar el banco general y el capital de las naciones y de las épocas».

Friedrich Hayek argumentó que hay dos puntos de vista sobre la naturaleza de la sociedad. Están los racionalistas constructivistas, que sostienen «que todas las instituciones humanas útiles eran, y deberían ser, creaciones deliberadas de la razón consciente». Para ellos, la tradición es irrelevante, ya que el hombre es capaz de estructurar toda la vida sin la experiencia y la sabiduría del pasado. Cada generación, por lo tanto, es capaz de formular y actuar sobre todos los conocimientos de forma independiente. En contraste, están los racionalistas no constructivistas, a los que Hayek identifica como «más modestos y menos ambiciosos». Esta escuela, en palabras del profesor Paul Cliteur de la Universidad de Leiden, «asume que, en todo nuestro pensamiento, nos guiamos por reglas de las que no somos conscientes, y que, por lo tanto, nuestra razón consciente siempre puede tener en cuenta sólo algunas de las circunstancias que determinan nuestras acciones». Debido a que el poder de la comprensión humana es limitado, es imposible para nosotros dar cuenta de todo el conocimiento relevante al tomar una decisión.

Sin embargo, Hayek señala que no podemos revolcarnos completamente en la ignorancia. Más bien, nuestros antepasados han transmitido reglas y guías abstractas que «encarnan la experiencia de muchas más pruebas y errores que cualquier mente individual podría adquirir». Hayek, basándose en el filósofo escocés de la Ilustración David Hume, habla del beneficio derivado de un orden social en el que los miembros obedecen reglas abstractas «incluso sin entender su significado». Esto contrasta con uno en el que tales reglas, que representan la experiencia acumulada del pasado, se descartan en favor de tratar de basar la conducta en la información que sólo está disponible inmediatamente para una sola persona o incluso un grupo.

Es bastante fácil ver que, por lo menos durante el siglo pasado, los constructivistas racionalistas, o los nuevos jacobinos, como los llama Claes Ryn (en referencia a los jacobinos originales de la Revolución Francesa, que intentaron sustituir las instituciones tradicionales por su sociedad racionalmente planificada), han sido culturalmente ascendentes. El pasado, si es que se considera, se suele considerar anacrónico y poco iluminado, como algo que hay que olvidar o incluso purgar. Pero las consecuencias negativas de esta mentalidad jacobina van desde lo meramente inconveniente hasta lo desastroso.

Como Tevye dijo sabiamente en El violinista en el tejado, la tradición es una herramienta que ayuda a la gente a mantener el equilibrio en la vida. Al tratar de confiar únicamente en una forma constructivista de razón, los individuos han abandonado y debilitado muchas instituciones tradicionales, como la familia, la religión y la comunidad, que son un ingrediente importante para una vida estable y feliz. En su obra The Quest for Community, el sociólogo Robert Nisbet hizo una crónica del declive de la comunidad y la consiguiente alienación y decadencia del tejido social. Él atribuye directamente esta pérdida a la perspectiva racionalista constructivista. En palabras de Nisbet, «la moderna liberación del individuo de los lazos tradicionales de clase, religión y parentesco lo ha hecho libre; pero según el testimonio de innumerables obras en nuestra época, esta libertad va acompañada no por el sentido de la liberación creativa sino por el sentido del desencanto y la alienación».

Los hechos validan esta afirmación. Un informe de la Fundación Heritage que compiló datos de docenas de estudios correlacionó la práctica religiosa con numerosos resultados positivos. Los practicantes religiosos experimentaron una mayor estabilidad marital y familiar, un menor riesgo de suicidio, menos probabilidad de cometer delitos y una mayor esperanza de vida. Del mismo modo, como documenta la profesora Lauren Hall del Instituto de Tecnología de Rochester en su libro La familia y la política de la moderación, la unidad familiar desempeña un importante papel de equilibrio en la sociedad. Lo hace restringiendo y moderando el colectivismo e individualismo extremos, e integrando al individuo en una comunidad. Según Hall, «una familia compuesta por una pareja monógama y dos o más hijos» es la que mejor puede desempeñar las funciones sociales de la familia que promueven tanto el bienestar del individuo como el de la comunidad en general. Sin embargo, el Centro de Investigación Pew informa de manera impactante que «si las tendencias actuales continúan, el 25 por ciento de los adultos jóvenes de la cohorte más reciente (de 25 a 34 años en 2010) nunca se habrán casado para 2030». Esa sería la cuota más alta en la historia moderna».

A mayor escala, el respeto por la tradición y los límites de la razón humana impide los intentos de «hacer borrón y cuenta nueva» y construir la sociedad planificada perfecta desde cero. Sólo hay que mirar los horribles resultados de la Alemania nazi, la Unión Soviética y el Gran Salto Adelante de Mao para ver lo que puede suceder cuando se abandonan la tradición y el humilde racionalismo.

Aunque algunos libertarios son escépticos sobre los beneficios de la tradición en el plano personal, deberían preocuparse mucho por sus consecuencias en el plano social. Cuando se socavan las instituciones que proporcionan un significado existencial, como la familia, los individuos atomizados suelen recurrir al Estado y a los movimientos políticos totalizadores en busca de significado. Análogamente, el exterminio de la tradición es necesario para el triunfo de los regímenes totalitarios. Como ha sostenido Michael Federici, de la Universidad Estatal de Tennessee Medio, en relación con la obra 1984 de George Orwell, «Oceanía es una sociedad gobernada por una autoridad totalitaria que tiene por objeto crear una obediencia completa al Estado. Para lograr este objetivo, es necesario destruir la conciencia histórica y las viejas formas de vida. Casi todo el mundo en Oceanía ha perdido la memoria de la vida histórica». Winston Smith es capaz de reconocer y resistir el régimen tiránico, porque todavía mantiene una pizca de memoria histórica, y con esa conexión es capaz de ver a través de las mentiras y la propaganda. «Recuerda una época en la que la vida era diferente, en la que la vida social no estaba controlada por el Estado.»

Hoy en día nuestra sociedad está siendo destrozada por totalitarios germinales deseosos de destruir la historia. Ostensiblemente esto es en nombre de la justicia, pero esta destrucción y profanación histórica son poco más que una táctica para asegurarse el poder. Los Estados Unidos está supuestamente infectada a nivel genético con pecados imperdonables de racismo y opresión y aquellos que buscan destruir la historia tienen convenientemente la solución: entregarles el poder para facilitar nuestra reeducación y penitencia colectiva. Al no reconocer el importante papel que desempeña la tradición al preservar la conciencia histórica, ayudamos e instigamos el surgimiento de las fuerzas que actualmente buscan el completo derrocamiento de nuestra sociedad y la completa aniquilación de nuestros derechos y libertades tradicionales.

Una vez más, la tradición no es una mera estasis. La sabiduría y el conocimiento que nos transmite no está fijado para todos los tiempos y lugares. Como toda la sociedad, se adapta y cambia con el tiempo. Según Ryn, «la tradición tiene que cobrar vida en el aquí y ahora a través de la creatividad de los individuos que reconocen tanto la dependencia de la humanidad de lo mejor del pasado como las necesidades y oportunidades que ofrecen las circunstancias cambiantes».

Nuestra tarea en el futuro es revitalizar la decadente y olvidada reserva de la razón que nos ha sido transmitida, y seguir adelante en el futuro. La tradición no es de ninguna manera una herramienta perfecta, y entenderla y adaptarla no es una tarea fácil, pero entendida correctamente, es la mejor herramienta que tenemos para afrontar y soportar las circunstancias constantemente cambiantes de la vida y para preservar nuestras libertades tan duramente ganadas.

Author:

Zachary Yost

Zachary Yost is a freelance writer and Mises U alum. You can subscribe to his newsletter here.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire