Mises Wire

Home | Wire | Por qué una mala medición del PIB conduce a una mala política

Por qué una mala medición del PIB conduce a una mala política

  • weigh
0 Views

Tags Auges y Declives

01/22/2020

En la víspera de la Gran Recesión, el ex presidente George W. Bush, en un discurso pronunciado en 2007, instó a la gente a «ir más de compras» para que «nuestra economía siga creciendo».

De hecho, la prensa económica apenas completa un informe sobre la economía estadounidense sin informarnos de que «el gasto de los consumidores constituye el 70% de la economía».

Si se le cree a los políticos y a los medios de comunicación empresariales, el consumo es el rey. El gasto de los consumidores impulsa la economía.

¿Pero lo hace?

El enfoque similar al del láser en el gasto de los consumidores como motor de la salud económica es en gran medida el resultado de la principal medida de la economía del Estado: el Producto interno bruto (PIB).

Sin embargo, las importantes deficiencias en la forma de medir el PIB no sólo lo convierten en un indicador engañoso, sino que han llevado a conclusiones erróneas sobre lo que hace que la economía funcione. Tales errores conducen a políticas públicas extremadamente costosas y perjudiciales.

En resumen, el PIB trata de medir el valor total de los bienes y servicios terminados producidos en la nación en un período determinado – típicamente un año.

Pero, ¿este enfoque en los bienes finales dibuja un cuadro exacto de la actividad económica total? Como puede atestiguar cualquier lector del clásico ensayo de Leonard Read «Yo, el lápiz», el grueso de la actividad económica se encuentra muy por debajo de la superficie del producto acabado que vemos en las estanterías de las tiendas.

Los productos terminados son típicamente transformados a través de múltiples capas de etapas intermedias desde sus inicios como materias primas hasta el producto terminado. Ayudan en el proceso de transformación los bienes de capital, la mano de obra y los insumos complementarios que se requieren para llevar a cabo el producto final.

Aquí es donde se revelan las deficiencias de la metodología del PIB.

La falacia de la «doble contabilidad»

Para evitar lo que los economistas llaman «doble contabilidad», el PIB no cuenta el dinero gastado por las empresas que invierten en bienes intermedios.

Los bienes intermedios se clasifican como aquellos bienes utilizados en la producción de un bien final. Por ejemplo, una barra de pan que se vende en los estantes de la tienda de comestibles es un producto final. Máquinas como los tazones de mezcla y los hornos comprados por el panadero y utilizados para hacer el pan también se consideran bienes finales para los cálculos del PIB, porque no se utilizan en el proceso de producción.

Por el contrario, la harina, el trigo y otros ingredientes producidos y luego incluidos en el pan terminado se consideran bienes intermedios. Por lo tanto, el dinero gastado por los panaderos en estos artículos no se incluye en el PIB. De manera similar, la empresa de transporte por carretera que entrega la harina a la panadería proporciona lo que se considera un servicio intermedio, por lo que el dinero gastado en dicho transporte también se deja fuera del PIB.

La explicación clásica para evitar la «doble contabilidad» de los bienes intermedios en el PIB se ejemplifica con la afirmación de que si se añadiera la venta de acero a las ventas de Ford, el acero se contabilizaría dos veces; una cuando se vendiera a Ford y otra cuando Ford vendiera el coche que contiene dicho acero.

Sin embargo, esta lógica es errónea porque conjuga el valor total de los bienes intermedios con su valor añadido al precio de venta final de un bien.

Volviendo a la hogaza de pan, podemos imaginar este sencillo ejemplo:

  • Un fabricante de fertilizantes vende semillas de trigo a un agricultor por 1 dólar.
  • El granjero de trigo entonces vende su trigo al molinero de harina por 3 dólares.
  • El molinero vende su harina a un panadero por 5 dólares.
  • El panadero procesa esta harina en pan, y vende el pan al consumidor por 6 dólares.

El precio de venta final del pan es de 6 dólares, pero el total de dinero gastado en bienes intermedios en el proceso es de 9 dólares. Obviamente, el monto total gastado en bienes intermedios no está incluido en el precio de venta final.

Lo que se incluye en el precio de venta es el valor añadido en cada fase por los bienes intermedios.

  • El valor agregado del fabricante de fertilizantes es de 1 dólar.
  • El valor agregado del agricultor de trigo es de 2 dólares (los 3 dólares por los que vendió el trigo menos el 1 dólar que gastó en fertilizante).
  • El valor agregado del molinero es de 2 dólares (los 5 dólares que vendió la harina menos los 3 dólares que gastó en trigo).
  • El valor agregado del panadero es de 1 dólar (los 6 dólares que vende el pan por menos los 5 dólares que gastó en harina).

Es el valor añadido que comprende el precio de venta final.

El gasto de inversión de las empresas, no el consumo, es la mayoría del gasto en la economía

Una vez que se tiene en cuenta todo el gasto en bienes intermedios, el gasto del consumidor sólo llega a alrededor del 30 por ciento de la economía.

El economista Mark Skousen ha descrito durante mucho tiempo la necesidad de una medida llamada Producto Bruto (GO), que capta todo el gasto económico. Esta medida –adoptada finalmente por el Departamento de Comercio de los Estados Unidos en 2014– revela que la mayoría de la actividad económica no implica un gasto de consumo en bienes terminados, sino que las empresas invierten en la producción de dichos bienes.

A partir de esto podemos suponer que el gasto del consumidor no impulsa la economía.

El aumento del gasto de los consumidores es el resultado, no la causa, del crecimiento económico

La sociedad no puede consumir su camino hacia la prosperidad. El ahorro proporciona los recursos necesarios para que las empresas inviertan en la actividad productiva, y el gasto empresarial en producción es lo que realmente impulsa la economía.

Para subrayar aún más la primacía del gasto de inversión en las condiciones económicas, considere los siguientes datos de la Gran Recesión: según el informe de 2010 del Consejo de Asesores Económicos del presidente, el gasto de consumo privado cayó sólo un 2% desde su punto máximo en el cuarto trimestre de 2007 hasta su punto más bajo en el segundo trimestre de 2009.

Sin embargo, el gasto total en inversión privada comenzó su caída mucho más significativa casi dos años antes. La inversión privada doméstica total alcanzó su punto más alto en el primer trimestre de 2006 y luego cayó aproximadamente un 36% hasta su punto más bajo a mediados de 2009.

Las malas medidas llevan a una mala política

Confiar en la defectuosa y engañosa medida del PIB para medir la salud económica lleva a los políticos a favorecer políticas destructivas dirigidas a objetivos equivocados. Los políticos se centran en iniciativas para «estimular» el gasto de los consumidores a expensas del ahorro y la inversión, lo que puede conducir a un mayor endeudamiento de los consumidores y al agotamiento de la capacidad productiva de la economía.

El agotamiento de la reserva de recursos necesarios para alimentar la inversión productiva se traduce en un estancamiento económico que perjudica de forma desproporcionada a las personas poco cualificadas, ya que a menudo son las primeras en ser despedidas cuando la economía se vuelve hacia el sur.

Una de las falacias económicas más ampliamente aceptadas y perjudiciales es la noción de que el gasto del consumidor impulsa la economía. La medida económica más difundida por el gobierno, el PIB, es en gran medida la culpable.

Para mejorar nuestras condiciones económicas, más gente tiene que rechazar la defectuosa medida del PIB y las conclusiones perjudiciales a las que conduce.

Author:

Bradley Thomas

Bradley Thomas is creator of the website Erasethestate.com, and is a libertarian activist and writer with nearly 15 years experience researching and writing on political philosophy and economics.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire