Mises Wire

Home | Wire | Por qué el gobierno no puede medir los ingresos, la felicidad o el bienestar

Por qué el gobierno no puede medir los ingresos, la felicidad o el bienestar

  • arenting.PNG
0 Views

09/17/2019

Uno de los problemas centrales de las medidas agregadas del ingreso y el bienestar nacional es el hecho de que gran parte del mismo depende de los ingresos, la riqueza, la producción y el consumo medidos en dólares.

Esto significa que sólo las actividades que pueden ser rastreadas, contadas y clasificadas en base a valores en dólares y totales de producción estarán entre las actividades que se reportan como de valor. Estas actividades incluyen el pago y la recepción de salarios, y la compra de bienes y servicios de consumo con dinero.

A efectos de las estadísticas económicas, son bastante fáciles de medir. Podemos medir cuántas personas tienen trabajo, qué salarios se pagan y cuánto producen esos trabajadores. Podemos medir cuántas casas se compran, cuánta gente paga en alquiler y cuántos autos se venden. La mayor parte de esto se mide en totales unitarios y montos en dólares.

Pero hay una enorme cantidad de esfuerzo humano que va a las actividades que no se pueden medir de esta manera.

La crianza de los niños

Por ejemplo, si un padre deja su trabajo asalariado para quedarse en casa y educar a su hijo, esto se medirá como una caída en el empleo total y en los salarios totales ganados en la economía. Mientras tanto, las estadísticas no nos dicen nada acerca de cuánto beneficio –es decir, ingresos psíquicos– obtuvo el padre al pasar tiempo con el niño, o al participar en otras actividades que llamamos «crianza».

Además, un padre que se queda en casa también puede impactar la economía al reducir los dólares gastados en el mercado en cuidado infantil, preparación de comidas y servicios de educación. En lugar de comprar comidas en restaurantes y servicios de cuidado de niños proporcionados por profesionales, este padre proporciona esos servicios en casa, sin que el dinero cambie de manos. Por lo tanto, los beneficios siguen siendo «extraoficiales» e incontables en términos de estadísticas nacionales.

Lo que los estadísticos verán es una caída en los ingresos de los restaurantes y servicios de guardería. Y puede que nos digan que eso es algo malo.

Peor aún, desde el punto de vista del estadístico, el padre puede elegir educar al niño en el hogar, lo que significa que una parte significativa del costo de la educación permanecerá sin registrar en el mercado, y las escuelas públicas tendrán menos matriculaciones que reportar, lo que justifica el gasto en educación.

Naturalmente, si un gran número de padres eligen hacer lo mismo, esto podría tener un impacto significativo en las estadísticas de ingresos de los hogares, ya que muchos hogares se convierten en hogares de ingresos únicos, o como padres eligen trabajar menos horas para pasar más tiempo con sus hijos.

Si esto ocurriera lo suficiente, es muy posible que nos enteráramos de una «crisis» en los ingresos de los hogares, ya que los hogares en la franja de edad en la que se crían los niños estaban experimentando una disminución de sus ingresos y gastos. Incluso podríamos empezar a escuchar a «expertos» que van a los programas de entrevistas de televisión para decirnos que deben diseñarse políticas públicas para animar a los padres a buscar más trabajo asalariado y a comprar más bienes y servicios.

Lo que no se puede ver en este tipo de análisis, por supuesto, es el hecho de que la disminución de los salarios y el consumo de la familia puede estar reflejando solamente las decisiones libremente tomadas por los padres de renunciar a los salarios y el consumo a fin de aumentar los beneficios percibidos por los padres de la crianza de los hijos.

Jubilación

Podemos encontrarnos con problemas similares cuando se trata de que los trabajadores tomen la decisión de jubilarse.

Después de todo, cuando un trabajador se jubila –o reduce sus horas– los ingresos salariales disminuyen naturalmente. Dada la incertidumbre sobre el futuro, el jubilado puede entonces elegir gastar menos en bienes y servicios como automóviles, vacaciones y vivienda.

En las medidas de los salarios y del gasto, estas actividades se manifestarán como una caída de los ingresos y del gasto de los hogares.

Pero lo que la decisión de retomar realmente muestra es que algunas personas prefieren el tiempo libre más que ganar dinero en el mercado.

Sin embargo, la situación es aún más complicada. No todos se retiran voluntariamente. Algunas personas se jubilan porque «tienen que hacerlo», es decir, en algunos casos, los trabajadores quedan discapacitados debido a la edad avanzada o a una enfermedad, y no pueden trabajar físicamente o no pueden encontrar un empleador dispuesto a contratarlos. Esas personas abandonan la fuerza de trabajo aunque hubieran preferido seguir ganando salarios.

Al mismo tiempo, algunas personas siguen trabajando en el mercado porque no ahorraron lo suficiente en el pasado para permitir la jubilación en la actualidad.

Y luego, por supuesto, hay personas que tienen una cantidad suficiente de ahorros para mantener su nivel de vida actual, incluso sin sus salarios actuales, pero que, sin embargo, permanecen en sus puestos de trabajo porque lo prefieren al ocio.

El beneficio de la jubilación varía dependiendo de si es voluntario o se debe a una discapacidad. ¿Cómo medimos esto? Los métodos gubernamentales de recolección de datos ofrecen pocas soluciones. Ciertamente, los datos de la encuesta podrían decirnos un poco acerca de cuántos jubilados lo hacen voluntariamente, pero aún así, no podemos medir el beneficio de la jubilación en comparación con los salarios no percibidos.

Moviéndose por un salario más alto

A veces, los trabajadores deciden permanecer en la fuerza laboral, pero renuncian a salarios más altos para obtener otros beneficios no monetarios.

Por ejemplo, algunos trabajadores prefieren trabajos que permitan una mayor flexibilidad en las horas de trabajo y más tiempo libre. Estos trabajos, sin embargo, a menudo pagan salarios más bajos. El beneficio viene en forma de más tiempo libre y mayor control sobre el horario de cada uno.

También se pueden obtener beneficios no monetarios al negarse a trasladarse a un nuevo lugar para buscar un trabajo mejor pagado. Esto se traduce en una menor movilidad de los trabajadores. Según el LA Times, cuando esto sucede, «los economistas se preocupan» de que «con el declive del movimiento laboral se produzcan aumentos más lentos en el empleo general, los salarios, la productividad y, en última instancia, el crecimiento económico».

Tal vez.

También puede ser el caso que muchos de estos trabajadores menos móviles estén intercambiando ganancias salariales por ganancias en términos de estabilidad familiar y vida comunitaria que provienen de quedarse quietos. Como concluyó un estudio de la Reserva Federal de abril de 2019: «las personas se enfrentan a costes no pecuniarios sustanciales por la mudanza... y que también valoran mucho la proximidad a la familia... y la conformidad de las normas sociales y culturales locales».

En otras palabras, los trabajadores obtienen beneficios sustanciales de no mudarse, aunque el cambio a un trabajo «mejor» traería consigo salarios más altos, medidos en dólares.

Así, encontramos, una vez más, medidas estadísticas de «bienestar» -si se miden en términos de salarios y gastos- nos dicen muy poco acerca de cómo la gente realmente mejora o, al menos, evita empeorar.

Un caso extremo: la esclavitud

Como ilustración final del problema de las medidas convencionales de bienestar, podemos mirar el caso de la esclavitud.

Una de las justificaciones dadas para la esclavitud por los activistas a favor de la esclavitud fue la afirmación de que el trabajo esclavo era más productivo que el trabajo asalariado. Según Jeffrey Rogers Hummel, algunos defensores de la esclavitud vieron la intensa carga de trabajo y las largas horas que soportan los esclavos como prueba de la superioridad del sistema. Como relató un tal Edmund Ruffin: «Los trabajadores libres, si fueran contratados para tareas similares, requerirían por lo menos el doble de la cantidad de salarios para realizar un tercio más de trabajo en cada día».1

Los esclavos, sin embargo, no estaban convencidos de los beneficios del sistema. Hummel observa cómo, después de la emancipación, «las mujeres y los niños abandonaron los campos, e incluso los hombres negros los redujeron», dejando la mayor parte del trabajo de campo a los hombres adultos. Además, «la mano de obra total suministrada por los antiguos esclavos se redujo en aproximadamente un tercio».2

Si utilizáramos métodos modernos de contabilidad gubernamental para medir la contribución de los esclavos a la economía antes y después de la emancipación, probablemente encontraríamos que la emancipación produjo una considerable disminución de la productividad, lo que podría empeorar la situación de la nación.

En realidad, esto no es lo que ocurrió en absoluto, como concluye Hummel:

Aquí encontramos una demostración dramática de las limitaciones de los agregados económicos para medir el bienestar. El ingreso per cápita disminuyó porque la gente estaba en mejor situación económica. Trabajaban menos o producían servicios domésticos, lo que representaba mejoras en la calidad de vida».3

Los datos agregados no nos dicen nada acerca de los beneficios e ingresos psíquicos que se obtienen al no trabajar en los campos durante catorce horas al día. Al medir sólo la producción de los trabajadores, los datos sugerirían una disminución de la productividad y el empobrecimiento. En realidad, lo contrario era cierto, ya que la preferencia demostrada de más trabajadores era trabajar menos horas.

Cómo debe medirse el bienestar

Desafortunadamente, la economía como disciplina ha sufrido por el hecho de que muchos de sus practicantes se han preocupado por aquellas cosas que a menudo pueden ser medidas –tales como empleos y salarios– mientras descuidan los beneficios más ocultos obtenidos de actividades como la crianza de los hijos o la elección de no ganar un salario.

Pero cuando uno es un martillo, todo el mundo parece un clavo, y esto significa que los economistas han recurrido a teorías que giran en torno a la maximización de los salarios y el gasto cuando es probable –especialmente en una economía avanzada– que muchas personas obtengan mayores beneficios de hacer otra cosa.

Los economistas competentes, por supuesto, no han perdido de vista este hecho. Como Murray Rothbard señaló en su ensayo «Toward a Reconstruction of Utility and Welfare Economics».

la economía no se ocupa de cosas u objetos materiales. La economía analiza los atributos lógicos y las consecuencias de la existencia de las valoraciones individuales: «Las cosas» entran en escena, por supuesto, ya que no puede haber valoración sin cosas que valorar. Pero la esencia y la fuerza motriz de la acción humana, y por lo tanto de la economía de mercado humana, son las valoraciones de los individuos.

Desafortunadamente para el gobierno, muchas personas eligen valorar cosas que no se están sumando en las hojas de cálculo. E incluso si lo fueran, todavía no sabríamos cuánto valora la gente leerle un cuento a un niño, o vivir cerca de la familia y los amigos.

Además, el hecho de que sepamos tan poco sobre cómo, por qué o cuándo se toman ciertas decisiones económicas contradice la idea de que podemos formular la política económica de forma que todos salgamos ganando. Si creemos que la política «funciona» cuando los ingresos monetarios medidos aumentan, estamos midiendo el éxito basándonos en una medida parcial y errónea. Es hora de dejar de fingir lo contrario.

  • 1. Hummel, JR. Emancipating Slaves, Enslaving Free Men. (Open Court Publishing, Chicago, 1996.) p. 45.
  • 2. Ibíd. p. 322.
  • 3. Ibíd. p. 322.

Ryan McMaken (@ryanmcmaken) is a senior editor at the Mises Institute. Send him your article submissions for Mises Wire and The Austrian, but read article guidelines first. Ryan has degrees in economics and political science from the University of Colorado, and was the economist for the Colorado Division of Housing from 2009 to 2014. He is the author of Commie Cowboys: The Bourgeoisie and the Nation-State in the Western Genre.

Image source:
Getty

Add Comment

Shield icon wire