Mises Wire

Home | Wire | ¿Podemos ver el fin del mundo desde aquí? ¿Nos sentiremos bien?

¿Podemos ver el fin del mundo desde aquí? ¿Nos sentiremos bien?

  • the end

Etiquetas Reseñas de librosEconomía global

08/15/2022

Para los que vemos el vaso del mundo medio vacío, un libro titulado El fin del mundo es sólo el principio hace que el pulso se acelere de forma anticipada. El autor, Peter Zelhan, no decepciona. Me viene a la mente «It's the End of the World as We Know It, (and I Feel Fine)»  de R.E.M.

No quiero desvelar el chiste, pero lo que está acabando es la globalización. Lo que Zelhan llama el Orden es lo que ha hecho que la globalización funcione. Pero «los días idílicos de 1980-2015 han terminado». El compromiso del Tío Sam con el orden global —es decir, vigilar las rutas marítimas del mundo y abrir la lata de la guerra siempre que sea necesario—  «no ha servido a los intereses estratégicos americanos desde la caída del Muro de Berlín en 1989».

Algún país en algún lugar va a fastidiar el Orden, según Zelhan. Los exportadores no conseguirán que sus productos lleguen a los consumidores y, en última instancia, el final del libro trata de, gulp, la hambruna. La globalización lo ha impulsado todo y todos estamos acostumbrados a ella. El libro de Zelhan te da un toque en el hombro y te dice que te acostumbres a la desglobalización, o peor aún, a la descivilización.

Por supuesto, no todos los países acabarán muriendo de hambre. Además, todas las partes móviles de Zelhan, los patrones climáticos, la demografía, la economía y las tasas de reproducción pueden no resultar exactamente como lo proyecta su bola de cristal. Sin embargo, su argumento es convincente y echa por tierra más de un punto de vista común. Por ejemplo, si escuchamos a los políticos americanos, cualquier día viviremos bajo el pulgar de los chinos.

El inversor Jim Rogers solía insistir en que sus hijos aprendieran mandarín porque China dominaría el mundo. Sin embargo, China es la población que envejece más rápido en la historia de la humanidad, escribe Zelhan. «En China, la historia del crecimiento de la población ha terminado y ha terminado desde que la tasa de natalidad de China se deslizó por debajo de los niveles de reemplazo en la década de 1990». El país pasará de mercado emergente a «colapso demográfico posindustrial en una sola vida humana». En 2070, la población china será la mitad que en 2020.

Los economistas austriacos saben que la división del trabajo y la ventaja comparativa son lo que crea la riqueza. Murray Rothbard explicó:

Otra implicación de la ley de la ventaja comparativa es que ningún país o región de la tierra va a quedar al margen de la división internacional del trabajo bajo el libre comercio. Porque la ley significa que aunque un país esté en tan mala forma que no tenga ninguna ventaja absoluta para producir nada, sigue siendo rentable que sus socios comerciales, los habitantes de otros países, le permitan producir lo que peor se le da.

Lo que impulsó la ventaja comparativa fue la caída en picado de los costes de transporte marítimo durante las últimas décadas (hasta el covid) y la reducción de los plazos de entrega de los puertos. Así, las mercancías baratas circulaban por todas partes, y los consumidores se beneficiaban. Además, la producción de bienes de mayor valor podía repartirse en docenas de lugares. «En 2019, los buques portacontenedores transportaban aproximadamente el 50% del valor total del comercio mundial, mientras que a principios de la década de 1960 era prácticamente nulo», escribe Zelhan.

Ahora, Zelhan cree que «los países que se asoman a las fauces del olvido demográfico y del colapso de la globalización» obligarán a las personas y a los países a ocuparse de sus propias necesidades, haciendo que todos (y los países) sean menos eficientes y menos productivos, lo que conducirá a una espiral descendente hacia la descivilización. Lo que hemos asumido como normal durante las últimas siete décadas aproximadamente, Zelhan lo describe como una anomalía histórica.

La demografía es la tribuna desde la que grita Zelhan. En 2019, la tierra tenía más personas mayores de sesenta y cinco años que personas de cinco años o menos. Aporta la horrible anécdota de que treinta mil japoneses mueren solos en sus apartamentos y no son descubiertos hasta... bueno, ya sabes.

Y, por cierto, la única forma en que las diversas variedades de socialismo han funcionado más o menos es el mantenimiento del Orden por parte de América. Sin Orden, sin globalización, el socialismo se muere de un plumazo. Zelhan dice que una recesión permanente es su mejor caso.

La buena noticia para América son los milenials. Los boomers del resto del mundo no procrearon al mismo ritmo que los americanos. La escasez de mano de obra en EUA se recuperará en los 2040. «Pero para el resto del mundo, nunca será mejor que en los 2010. Nunca».

Además, América tiene energía, tierras fértiles y vías navegables.

Zelhan dedica una parte del libro a la historia del dinero y las monedas que los historiadores económicos discutirán, pero no distrae de lo que es una mirada al futuro que invita a la reflexión, escrita con mucho más brío del que cabría esperar.

Las próximas dos décadas van a ser duras, según Zelhan. Pero, para los norteamericanos, los 2040 van a ser estupendos. Crucemos los dedos.

Author:

Doug French

Douglas French is President Emeritus of the Mises Institute, author of Early Speculative Bubbles & Increases in the Money Supply, and author of Walk Away: The Rise and Fall of the Home-Ownership Myth. He received his master's degree in economics from UNLV, studying under both Professor Murray Rothbard and Professor Hans-Hermann Hoppe.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Adobe Stock
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here