Mises Wire

Home | Wire | No nos dejarán en paz: la invasión de la política

No nos dejarán en paz: la invasión de la política

  • political debate

Etiquetas HayekPolitics

01/20/2023

La tentación y el defecto crucial de una mente totalitaria son que todo el mundo debe desempeñar un papel en una batalla superestructural entre el bien y el mal. No está permitido permanecer al margen o adoptar una posición neutral en los temas actuales; no se puede uno limitar a observar o ignorar la locura que se desarrolla entre los hambrientos de poder.

Como portador no tan orgulloso de un pasaporte sueco, el año pasado perdí la cuenta de cuántas veces me preguntaron por la pertenencia de Suecia a la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), la alianza militar de gran alcance entre las naciones occidentales. Al parecer, había una guerra en alguna parte. Los países de la OTAN se peleaban, y Finlandia y Suecia (países socialdemócratas totalmente occidentales) se resistían desde hacía décadas. Yo no lo sabía; me enorgullecía de no saberlo.

Las clases parlanchinas y la prensa corporativa se dedicaron de lleno a la política. Estocolmo, Helsinki y Washington DC libraron una batalla de diplomacia interna. En algún momento, incluso, Ankara, Turquía, estuvo implicada. Yo no lo sabía, no tenía opinión. Mis amigos, mis colegas, mi vecino, mi barbero, los amigos de mis amigos y otros conocidos querían participar en el sórdido negocio de los comentarios políticos.

No lo sabía. Eso era exactamente. No tenía ninguna posición que ofrecer, lo que rápidamente me di cuenta de que era un error social en este valiente nuevo mundo de guerras simbólicas por todo lo que es «bueno». No sabía nada de asuntos militares, capacidades de defensa, relaciones internacionales ni evaluaciones de amenazas en relación con los distintos países implicados. No vivía en ninguno de los lugares mencionados anteriormente. No me interesaba su condición de Estado-nación. No sabía cuáles eran las implicaciones de la pertenencia a la OTAN ni por qué me preocupaba. Los políticos hacen política con o sin mi opinión.

Todo el mundo necesita una toma; todo el mundo necesita «estar informado» sobre los grandes acontecimientos irrelevantes de nuestros tiempos rotos. Todo el mundo necesita una bandera en su foto de perfil, un gesto no tan grandioso que indique que apoya «lo último».

Parafraseando la cita de Murray Rothbard sobre la ignorancia económica, ¿por qué debería politizar «una posición ruidosa y vociferante» sobre las cuestiones diplomáticas/militares que tantos de mis congéneres me siguen pidiendo?

En la mayoría de los asuntos de actualidad, imagino que soy un poco como la mayoría de la gente; tenemos nuestras propias vidas y nuestros propios intereses a los que prestar atención. Todo lo demás pasa a un segundo plano. En lugar de jugar al juego de tomar todo en caliente, sólo quiero ser un buen libertario y que me dejen en paz. Por desgracia, eso no funciona en una sociedad politizada que coquetea con el totalitarismo. La sociedad ha perdido sus valores compartidos y sus marcos religiosos unificadores y, en su lugar, ha elevado la política (como dice la vieja cita de Friedrich Nietzsche: «Dios ha muerto . . . Y nosotros lo hemos matado»).

F.A. Hayek nos enseñó en su famoso «El uso del conocimiento en la sociedad» de 1945 que los precios de mercado transmiten información. No necesito saber nada sobre asuntos lejanos. Soy perfectamente capaz de leer los precios de la gasolina, sufrir las crisis de los precios de la electricidad o pagar precios elevados en el supermercado. Esa es la belleza de la división capitalista del trabajo y de un sistema de mercado. No necesitamos un control de arriba abajo. No necesitamos a la clase parlanchina opinando sobre lo que uno debe, merece o debe saber. Todo lo que necesitamos es la realidad de lo que experimentamos como agentes del mercado.

Como buen libertario, intento purgar la política de mi vida; nada de ver las noticias. Sólo leo noticias lentas en revistas de calidad de autores en los que confío, y me salto rutinariamente todos los temas que no pertenecen a mis principales intereses. La vida es demasiado corta. Y, como ya he dicho en otras ocasiones, la suma del «tesoro literario, estadístico y económico actual (y futuro) de la humanidad» es más valiosa que la información poco emocionante y desfasada que circula, diluida y llena de omisiones, a través de mi máquina de propaganda (lo siento, los telediarios).

En lo que los politólogos considerarían el ápice de la «ignorancia política», me enorgullezco de no ser capaz de nombrar al primer ministro de mi Suecia natal ni a los gobernantes de las otras tierras en las que resido. No sé, ni me importa, ni quiero elevar su teatro a mi espacio cognitivo.

En una fiesta reciente, mi equipo perdió un concurso de trivialidades, en parte porque no pudimos nombrar a los tres últimos primeros ministros del Reino Unido (cambian tan a menudo que no merece la pena aprenderse sus nombres). Cuando mi padre llamó un domingo lleno de acontecimientos el otoño pasado y, de pasada, mencionó que se había encontrado con un conocido en las cabinas de votación, me enteré por primera vez de que era el día de las elecciones. ¡Épico!

Hace veinticinco años, James Dale Davidson y William Rees escribieron sobre la relación del público con la política y las instituciones corruptas en su longevo tratado El individuo soberano:

La indignación moral contra los líderes corruptos no es un fenómeno histórico aislado, sino un precursor común del cambio. Ocurre una y otra vez cada vez que una época deja paso a otra. . . . Esta repulsa generalizada se manifiesta mucho antes de que la gente desarrolle una nueva ideología coherente de cambio. En el momento de escribir estas líneas, apenas hay indicios de un rechazo articulado de la política. Eso vendrá más tarde. A la mayoría de sus contemporáneos aún no se les ha ocurrido que sea posible una vida sin política. (énfasis añadido)

Previendo el auge del dominio de Internet, el trabajo a distancia, las revoluciones financieras y el Bitcoin, los autores razonaron precozmente sobre los grandes cambios sociales de poder. Cuando la tecnología lo permite, surgen nuevas constelaciones sociales. Que nos aferremos a ellas o no depende de nosotros.

Y todos los cambios significativos empiezan en casa: arregla lo que puedas arreglar, limpia tu habitación, etc. Un futuro floreciente sin política requiere que purguemos de nuestras vidas los rasgos corruptores de la política, que sólo nos enfurecen y nos separan de nuestros semejantes.

La política es un cáncer, y lo mejor que puedes hacer es salir de ella de todas las formas posibles.

Author:

Joakim Book

Joakim Book is a writer and professional editor. He holds degrees in economics and financial history from the University of Glasgow and University of Oxford, and was a Mises summer fellow in 2017. His main research interests are monetary economics and the history of central banks. 

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Adobe Stock
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here