Mises Wire

Home | Wire | Los préstamos universitarios y la lección de Hazlitt: ignorar el cuadro general

Los préstamos universitarios y la lección de Hazlitt: ignorar el cuadro general

  • grad dump

Etiquetas Amiguismo y corporativismoPolítica económicaEducación

11/26/2022

En 2022 la deuda estudiantil nacional alcanzó los 1,6 billones de dólares, con una deuda media de préstamos estudiantiles de unos 28.000 dólares. Muchos exestudiantes universitarios están descubriendo que es difícil devolver una cantidad tan grande de deuda. Esto es especialmente cierto para los estudiantes que se gradúan con carreras infructuosas como sociología, por ejemplo. Estas carreras sólo sirven como prerrequisito para un máster. La mayoría de los graduados se encuentran trabajando en empleos que no tienen nada que ver con sus estudios.

Para los graduados con titulaciones útiles, como ingeniería o enfermería, las grandes cantidades de deuda de los préstamos estudiantiles seguirán siendo una carga. En algunas universidades, las tasas de impago de los préstamos estudiantiles alcanzan el 30-40%. El debate sobre si el gobierno debe intervenir en la crisis de la deuda estudiantil es un debate candente, pero pocos se preguntan por qué el precio de la matrícula es tan caro en primer lugar.

La correlación de la matrícula con las subvenciones gubernamentales

En 1965 se creó la Ley de Educación Superior (HEA). En ella se establecían fondos federales destinados a la educación superior. Este fue el comienzo del Programa Federal de Becas Pell y del Programa Federal de Préstamos Directos William D. Ford. Estos programas gubernamentales proporcionan préstamos subvencionados para que los estudiantes puedan pagar la matrícula. El resultado ha sido un enorme aumento de la oferta de dinero en la educación superior.

Los préstamos estudiantiles subvencionados por el gobierno en 1960 eran de 11.000 millones de dólares y se dispararon a 48.000 millones en 1975. Entre 1960 y 1980 la financiación pública de la educación superior aumentó un 390%, pero el coste de las matrículas no se mantuvo. En 1964 el coste medio de la matrícula ajustado a la inflación en una universidad pública era de sólo 248 dólares y en 2007 aumentó a 8.055 dólares.

El latrocinio

¿En qué gastan las universidades todos los ingresos que reciben de las matrículas? Una parte de ese dinero se destina a lujosas y multimillonarias instalaciones deportivas. Otra parte se gasta en centros recreativos, estatuas o proyectos artísticos que no tienen nada que ver con la mejora de la educación. La ampliación de los programas de grado de artes liberales, como los estudios de género o los estudios afroamericanos, contribuyen poco al valor de un graduado en la fuerza de trabajo. La Universidad Carnegie Mellon y la Universidad de Connecticut ofrecen titulaciones en manga pastelera y marionetas, respectivamente. La Universidad de Texas ofrece una clase de inglés que pretende analizar las canciones de Taylor Swift en el contexto de la literatura tradicional. Es dudoso que alguien esté de acuerdo en que los miles de dólares gastados en esta clase reflejen el beneficio de inscribirse en ella.

El complejo universitario-industrial

Las universidades están dispuestas a subir el precio de las matrículas con tal de que los préstamos a los estudiantes estén garantizados. En un mercado libre, los préstamos privados son financiados por un banco, una cooperativa de crédito o la propia escuela. Estos prestamistas deben sopesar el riesgo de devolución de un préstamo. Los graduados pueden o no ser capaces de devolver su préstamo. Esto varía para cada estudiante en función de la cantidad de dinero prestada y del tipo de trabajo que desempeñe después de la universidad.

Los prestamistas privados no prestarán una cantidad de dinero excesivamente arriesgada si la posibilidad de que el préstamo sea devuelto es improbable. Si los estudiantes estuvieran limitados al valor de mercado de los préstamos y no pudieran pagar su matrícula, la asistencia descendería hasta que se alcanzara un equilibrio entre la demanda de títulos universitarios y el precio y la utilidad de obtenerlos. Estas eran las circunstancias antes de que el gobierno interviniera, y en la mayoría de los casos, los estudiantes podían trabajar todo el verano y ganar suficiente dinero para pagar un año de matrícula y no tener que pedir nunca un préstamo.

En la actualidad, bajo la industria subvencionada por el gobierno, los préstamos son financiados por instituciones financieras con conexiones políticas a través de la Reserva Federal, que no tienen riesgo de quiebra cuando demasiada gente no paga sus préstamos estudiantiles. Las escuelas suben gustosamente el precio de las matrículas con tal de que también aumente el importe de los préstamos. El resultado es el aumento vertiginoso de la deuda estudiantil y la creación de una burbuja inflacionaria.

La culpa es del capitalismo

El capitalismo es un sistema económico basado en el reconocimiento de los mercados libres o en la separación de la economía y el Estado. En estas circunstancias no existe ninguna relación entre las universidades y el gobierno. Sin embargo, el capitalismo es a menudo el chivo expiatorio de las matrículas inasequibles creadas por la intromisión de la Reserva Federal en la enseñanza superior. Se argumenta que el capitalismo se basa en la avaricia egoísta y es responsable de la explotación de los estudiantes, pero ¿qué hay más explotador que los préstamos sin condiciones a los adultos jóvenes y vulnerables?

Aun así, las ideas socialistas de educación gratuita (sin coste) como solución a la deuda estudiantil han ganado popularidad. Barack Obama mencionó en su último discurso sobre el Estado de la Unión que quería una universidad comunitaria gratuita y reducir las obligaciones de pago de los prestatarios de préstamos estudiantiles. El programa de condonación de préstamos estudiantiles de Joe Biden hace precisamente eso. No importa que esto no resuelva el problema subyacente de los precios excesivos de las matrículas y sólo creará más inflación.

La lección de Hazlitt

Esto puede ser un beneficio para los antiguos estudiantes y administradores, pero sólo a expensas del resto de la sociedad. El filósofo y economista libertario Henry Hazlitt identifica correctamente este problema en su libro Economía en una lección. Su lección se basa en dos falacias económicas principales: una, observar únicamente las consecuencias inmediatas de una política gubernamental descuidando las consecuencias duraderas y dos, observar únicamente a los benefactores descuidando a los demás.

Si los 1,6 billones de dólares de la deuda total de los estudiantes fueran completamente subvencionados a través de la creación de dinero de la Reserva Federal, el efecto inmediato es que los graduados tendrían más dinero para gastar en otras cosas, como ropa, comida, vacaciones, coches y casas, por ejemplo. Más dinero circularía hacia otras industrias y provocaría un auge artificial de la economía.

Esta es la consecuencia inmediata y se centra sólo en el beneficio de los graduados universitarios y los administradores. Sin embargo, ignora a toda la clase trabajadora o a cualquiera que no haya asistido a la universidad y que ahora está en el anzuelo para pagar indirectamente la matrícula de los graduados universitarios. Las consecuencias duraderas serían la inevitable quiebra económica debida al desajuste entre la oferta y la demanda. La riqueza que se produjo en otras industrias se dilapidaría en el aumento de los precios sólo para beneficiar al complejo industrial educativo.

Si las matrículas universitarias tuvieran un precio acorde con las fuerzas del mercado en una economía libre, los graduados estarían en gran medida libres de deudas, al tiempo que tendrían la oportunidad de acumular riqueza. Todos los compinches del sistema universitario tendrían que encontrar un trabajo más valioso en otras áreas de la economía. El resultado neto sería una sociedad más productiva, más rica y menos inflacionaria.

Author:
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Adobe Stock
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here