Mises Wire

Home | Wire | Los peligros de la educación superior: fracaso institucional

Los peligros de la educación superior: fracaso institucional

  • fall campus

Etiquetas EducaciónSocialismo

10/18/2022

Recientemente he escrito sobre los problemas culturales, políticos e ideológicos que contribuyen al declive de la educación superior, pero las universidades también padecen deficiencias institucionales de larga data.

En pocas palabras, el término «educación superior» es, en muchos sentidos, un término equivocado, ya que el sistema universitario no está diseñado para producir experiencias educativas de calidad. Esto se debe a tres problemas principales: la extrema rigidez institucional, la falta de división del trabajo y la titularidad.

Los orígenes de las universidades se remontan a la Edad Media, cuando eran apéndices de la Iglesia. Los libros escaseaban en la Europa medieval, lo que impedía que todos los estudiantes, salvo los más ricos, tuvieran sus propios ejemplares de los libros que les enseñaban. La escasez de libros obligaba a los profesores a enseñar leyendo directamente del libro y añadiendo sus propios comentarios, lo que se conoce como «glosar» el texto. Esta es la base de la conferencia moderna, que sigue siendo el principal método de enseñanza universitaria en la actualidad.1

La conferencia universitaria tiene su lugar —como profesor de historia, puedo apreciar la dificultad de sustituirla por completo—, pero hoy en día está ampliamente aceptado que las conferencias son el método menos eficaz de enseñanza. Sin duda, no todos los profesores recurren a la conferencia. Muchos cursos, al menos en el ámbito de las humanidades, incorporan el debate, y a menudo dedican un día a la semana a discutir breves tareas de lectura. Sin embargo, las clases magistrales siguen siendo muy utilizadas, no porque sean el único o el mejor medio para educar a los estudiantes, sino porque nos resultan familiares.

Parte de este problema se debe a la falta de formación pedagógica que reciben los estudiantes de posgrado antes de convertirse en profesores. De hecho, es una práctica habitual asignar a los estudiantes de posgrado clases para que las impartan como forma de obligarles a aprender el material, como suele ocurrir con los estudiantes de doctorado en economía que obtuvieron sus títulos de grado en matemáticas (Peter Klein analiza esta cuestión durante su experiencia en Berkeley aquí). Si bien la enseñanza puede ser el mejor método de aprendizaje para el profesor, podríamos cuestionar el valor de que un curso de grado sea impartido por profesores que no conocen ellos mismos el material.

La falta de formación pedagógica también está relacionada con la ausencia de división del trabajo en el sistema universitario. Los estudiantes de posgrado son formados para ser investigadores, no educadores, a pesar de que la gran mayoría de ellos obtendrán puestos de trabajo en universidades de enseñanza, donde tendrán grandes cargas de cursos y poco tiempo de investigación en comparación con sus homólogos en prestigiosas instituciones de investigación. No parece racional esperar buenos resultados educativos de personas que se cualifican para enseñar en el nivel más alto del sistema educativo completando un programa de formación que proporciona prácticamente cero formación pedagógica.

Además, independientemente del lugar en el que los profesores consigan un empleo, sus responsabilidades suelen dividirse en tres categorías de responsabilidad: docencia, investigación y contribuciones administrativas al departamento. A menudo, los mejores profesores de un departamento acaban asumiendo funciones administrativas, en las que suelen tener poco interés o capacidad, a cambio de una carga docente más ligera.

Esto causa más problemas a los estudiantes, tanto de grado como de posgrado, de los que se espera que busquen orientación sobre su trayectoria universitaria en profesores que están cumpliendo sus obligaciones administrativas un año o dos a la vez, hasta que otro profesor toma el relevo, sin ningún incentivo para aprender el trabajo. El resultado es un asesoramiento erróneo y respuestas incoherentes a preguntas comunes de un profesor a otro. Este problema fue tan grave durante mi experiencia de posgrado en la Universidad de Florida que mi grupo acabó aprendiendo a llevar todas nuestras preguntas a un estudiante cuyo asesor parecía ser el único miembro del profesorado capaz de proporcionar información fiable.

Pero si la mayoría de los profesores universitarios pasan la mayor parte de su tiempo enseñando y administrando, ¿por qué nuestros programas de posgrado se centran casi por completo en la formación de investigadores? Las publicaciones académicas son la fuente de prestigio en el sistema universitario, y la investigación publicada sigue siendo la base principal para la contratación en la mayoría de las universidades, incluso las que son en gran medida universidades de enseñanza (aunque esto es menos cierto para las artes liberales y las universidades comunitarias). Los departamentos universitarios están encantados de seguir apoyando incluso a los profesores más pésimos siempre que muestren una producción académica productiva.

El problema es que la expectativa en todos los niveles de la enseñanza superior, desde las universidades de investigación hasta las pequeñas escuelas universitarias de enseñanza, es que todos los profesores compartan un grado de las cargas de enseñanza, administración e investigación, independientemente de dónde se encuentren sus talentos particulares. En cualquier otra industria, generalmente esperamos ver el trabajo dividido según la capacidad: que los mejores profesores enseñen, los mejores investigadores investiguen y los mejores administradores administren, en lugar de dividir sus energías e intercambiar la responsabilidad administrativa cada año. La educación no es inmune a las ventajas de la especialización, pero la institución de la enseñanza superior se resiste obstinadamente a ella.

El problema se agrava con el sistema de titularidad. En la mayoría de las universidades, la titularidad es el único medio fiable de conseguir un empleo permanente, por lo que los profesores, como es lógico, dan prioridad a los aspectos de su trabajo que más se valoran en sus carteras de titularidad. Una vez más, vemos que la investigación es la principal prioridad en casi todas las instituciones que otorgan la titularidad, pero incluso la responsabilidad administrativa pesa más que las contribuciones a la enseñanza para las decisiones de titularidad.

El resultado es previsible. El sistema de titularidad, al recompensar la enseñanza como la menos importante de las obligaciones del profesorado, desincentiva el desarrollo de buenos educadores. Incluso los profesores que disfrutan de la enseñanza y son pedagogos dotados por naturaleza deben a menudo dirigir sus esfuerzos a otra parte debido a las prioridades de su carrera. Hay muchos profesores maravillosos que, en el mejor de los casos, son investigadores mediocres, y muchos académicos de calidad que son educadores atroces, pero el sistema de titularidad está diseñado en gran medida para mantener a estos últimos en las aulas, y no a los primeros.

Una vez que los profesores consiguen la titularidad, se les protege aún más en caso de mal desempeño. La idea que subyace a la titularidad es proteger la libertad académica, pero las guerras culturales han demostrado que hay muchas maneras de purgar a los profesores titulares de sus puestos cuando tienen opiniones «inaceptables», como ilustran las experiencias de Michael Rectenwald.

Más bien, el sistema de titularidad funciona para proteger a los educadores ineficaces, a los activistas académicos radicales (que se adhieren a la opinión aprobada sobre cuestiones políticas) y a los profesores desvinculados que se resisten a jubilarse. Respecto a este último punto, una vez tuve un profesor de economía de edad avanzada que se negaba a jubilarse (a pesar de los deseos del departamento) que abrió la clase instruyéndonos sobre qué hacer si se desmayaba durante la conferencia. Al igual que los sindicatos de profesores y policías protegen más a las manzanas podridas que a las buenas, el sistema de titularidad premia y protege a los malos educadores.

Todo esto viene a decir que el pésimo estado de la educación universitaria no es simplemente una cuestión de política pública y de homogeneidad ideológica, aunque ciertamente son factores importantes. La propia institución de enseñanza superior está estructurada para producir malos resultados educativos, y hay pocos incentivos para mejorar. Afortunadamente, todavía hay muchos profesores maravillosos, que se mueven en gran medida por su amor personal a la enseñanza, pero hasta que las propias instituciones cambien, las personas que simplemente buscan la edificación personal probablemente tendrán más éxito leyendo libros o tomando cursos en línea sin créditos, que a menudo son gratuitos y siempre más baratos que las clases universitarias con costos de matrícula inflados. Pero ya es hora de dejar de considerar el «título universitario» como un sustituto de la verdadera educación.

  • 1. Norman F. Cantor, Civilization in the Middle Ages (Nueva York: Harper Perennial, 1994), 439-40.
Author:

Chris Calton

Chris Calton is the Research Fellow in Housing and Homelessness at the Independent Institute. He received his Ph.D. in History from the University of Florida. He is a former Mises Institute Research Fellow and host of the Historical Controversies podcast.

Do you want to write on this topic?
Check out our submission Guidelines
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Adobe Stock