Mises Wire

Home | Wire | Los inversores no comprarán la línea de inflación «transitoria»

Los inversores no comprarán la línea de inflación «transitoria»

  • covid inflation

Etiquetas Dinero y Banca

05/18/2021

La Reserva Federal y el Banco Central Europeo repiten que el reciente repunte inflacionario es «transitorio». El problema es que los inversores no se lo creen.

La inflación es siempre un fenómeno monetario, y esta vez no es diferente. Lo que los bancos centrales llaman efectos transitorios y el impacto de las cadenas de suministro no son los verdaderos motores de las presiones inflacionistas. Nadie puede negar ciertos impactos de los choques de la oferta, pero la correlación y el alcance del aumento de los precios de las materias primas agrícolas e industriales a máximos de cinco años, así como el aumento abrupto de los bienes y servicios no replicables a máximos de una década, tienen la culpa de la política monetaria. La inyección de billones de liquidez hace que más fondos persigan menos bienes y que el aumento de la inflación real percibida por los ciudadanos sea mucho mayor que el IPC oficial.

Tomemos como ejemplo los precios de los alimentos. El índice de precios de los alimentos de las Naciones Unidas ha subido un 30% en los últimos cinco años y un 10% en lo que va de año (abril de 2021). La subida del precio de los alimentos ya provocó protestas en todo el mundo en 2018 y sigue alcanzando nuevos máximos. La correlación en el aumento de precios de la mayoría de los bienes agrícolas también muestra que es un efecto monetario.

Lo mismo puede decirse del índice Bloomberg Commodity, que también está en máximos de cinco años y ha subido un 15% en lo que va de año.

Sí, ha habido algunas interrupciones de la oferta en algunas materias primas, pero no es algo generalizado, y mucho menos la norma. Si algo puede decirse es que la subida de las materias primas agrícolas e industriales se está produciendo a pesar del persistente exceso de capacidad que muchas de estas industrias ya tenían antes de la pandemia. También debemos recordar que una de las consecuencias no deseadas de la expansión monetaria masiva es la perpetuación del exceso de capacidad. El exceso de capacidad se refinancia y se mantiene incluso en tiempos de crisis. Por lo tanto, podemos argumentar que el aumento del coste de los bienes no procede predominantemente de la escasez de oferta, sino de un entorno de exceso de capacidad ampliado, lo que lo convierte en un fenómeno monetario aún más evidente.

Podemos discutir las numerosas formas en que los gobiernos disfrazan el aumento del coste de los bienes y servicios en el IPC (índice de precios al consumo) oficial, utilizando medias discutibles, excluyendo los impuestos y subestimando el peso de algunos bienes en una cesta. De hecho, la propia idea del IPC, tal y como la creó el gran economista Irving fisher, era disfrazar la brusca subida de algunos bienes promediando la variación de precios con otros. Los consumidores se enfadaron al ver que el pan subía, por ejemplo, un 20%. ¿Qué mejor idea que incluir el pan en una cesta de productos? Sin embargo, eso no es necesario. La realidad es que la correlación en los movimientos de los precios y la agresividad de tales cambios muestran que los bancos centrales de la mayoría de las naciones desarrolladas simplemente no cambiarán el curso de la política monetaria.

Sabemos que los bancos centrales no cambian de rumbo, aunque la inflación sea alta y persistente, porque lo hemos visto en numerosos países, y en casi todas las naciones del sur de Europa antes del euro.

Los gobiernos siempre justifican la impresión de más dinero con la excusa de que no hay inflación. Cuando la inflación sube, dicen que es transitoria. Y cuando la inflación se dispara, los gobiernos culpan a las empresas y a los comerciantes, presentándose como la solución con «controles de precios».

Los bancos centrales son incapaces de normalizar la política incluso con la evidencia de una fuerte recuperación porque son rehenes de los gobiernos que simplemente se niegan a reducir el gasto deficitario mientras no pueden tolerar ni siquiera una pequeña subida de los rendimientos de los bonos.

Los inversores lo saben y buscan formas de proteger los ahorros de sus clientes de la inflación y de una preocupación aún más probable: la estanflación. Un número cada vez mayor de fondos contempla un riesgo muy probable de estancamiento tras la cadena de estímulos, pero con precios al alza. Puede que el IPC oficial no refleje la subida de la sanidad, la educación, los precios de los alimentos frescos y el alquiler, pero los ciudadanos lo notan.

Hay una razón por la que en 2018 y 2019 vimos protestas contra el intolerable aumento del coste de la vida en toda Europa y los mercados emergentes al mismo tiempo que los bancos centrales advertían del riesgo de deflación. El coste de la vida real está aumentando más rápido de lo que sugieren los cálculos oficiales. Fue un problema en 2018 y es un problema aún mayor después de 2020.

Author:

Daniel Lacalle

Daniel Lacalle, PhD, economist and fund manager, is the author of the bestselling books Freedom or Equality (2020), Escape from the Central Bank Trap (2017), The Energy World Is Flat (2015), and Life in the Financial Markets (2014).

He is a professor of global economy at IE Business School in Madrid.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire