Mises Wire

Home | Wire | Los gobiernos han paralizado las economías del mundo. La revolución podría venir pronto.

Los gobiernos han paralizado las economías del mundo. La revolución podría venir pronto.

  • revolution capitalism socialism

Etiquetas CapitalismSocialismoIntervencionismo

El mundo parece estar en llamas. Hace un par de meses, el auge económico estaba todavía firmemente establecido, la producción se expandió y el desempleo disminuyó. Todo cambió con la llegada del coronavirus o, para ser precisos: las cosas se pusieron muy feas con los cierres dictados por la política. Como reacción a la propagación del virus, los gobiernos de muchos países ordenaron a las tiendas y empresas que cerraran y a la gente que se quedara en casa. El resultado inevitable fue un casi completo colapso del sistema económico. Cientos de millones de personas se vieron sumidas en la más absoluta desesperación; sólo en la India 120 millones de trabajadores perdieron su empleo en abril de 2020.

El colapso económico hizo caer en picado el sistema de papel moneda sin respaldo. Los prestatarios no pudieron pagar sus deudas y los bancos no quisieron renovar los préstamos que vencían, y mucho menos extender nuevos fondos a los deudores en apuros. Toda la pirámide de crédito estaba a punto de derrumbarse. Para evitar que esto ocurriera, los gobiernos y sus bancos centrales hicieron «todo», proporcionando enormes cantidades de dinero para pagar los ingresos perdidos de las personas y los beneficios evaporados de las empresas. Por supuesto, los gobiernos no tienen el dinero que han prometido gastar.

Los bancos centrales han empezado a utilizar las imprentas electrónicas, emitiendo grandes cantidades de dinero de reciente creación en el sector bancario y financiero y también inyectando nuevos saldos en las cuentas de las personas en los bancos. En otras palabras: a medida que la producción se contrae fuertemente, la cantidad de dinero aumenta con fuerza. Esta es, sin duda, una política inflacionaria, ya que, en todo caso, la inflación debe entenderse como un aumento de la cantidad de dinero. Un posible resultado de una política de aumento de la cantidad de dinero es la inflación de los precios: el aumento de los precios monetarios de los bienes y servicios.

Otro resultado del aumento de la masa monetaria es la redistribución de los ingresos y la riqueza entre las personas. No todas las personas recibirán una parte del dinero recién creado al mismo tiempo, ya que habrá receptores tempranos y receptores tardíos. Los primeros pueden comprar bienes y servicios a precios inalterados. Los segundos, sin embargo, salen perdiendo: sólo pueden comprar artículos vendibles a precios ya elevados. Como resultado, los primeros receptores del nuevo dinero se hacen más ricos en comparación con los últimos receptores. La inyección de dinero, por lo tanto, equivale a una redistribución de los ingresos y la riqueza.

Las grandes cantidades de dinero que los bancos centrales están emitiendo para defenderse de los síntomas de la crisis crearán ganadores y perdedores. Hará a algunos más ricos, y hará a muchos otros más pobres. No crea una situación en la que todos ganen. Se puede esperar que los bancos, la industria financiera, las grandes empresas y los gobiernos, así como sus séquitos y beneficiarios cercanos, estén en el lado ganador. En cambio, se puede esperar que las empresas medianas y pequeñas, el empleado medio y los pensionistas estén en el lado perdedor. En todo caso, la impresión de cantidades cada vez mayores de dinero aumenta la desigualdad económica.

Ya no es el trabajo duro, el ingenio, la frugalidad y la orientación al consumidor por parte del individuo lo que determina su destino económico, sino la cercanía a la imprenta de dinero del banco central y el cumplimiento de los requisitos para recibir los favores del gobierno. En tiempos de expansión económica, la oposición y la protesta contra la injusticia social que conlleva la impresión de dinero son tenues; la mayoría de la gente ve cómo su porción del pastel aumenta al menos hasta cierto punto. Una recesión, sin embargo, cambia eso: sienta las bases para la oposición y la rebelión.

Como Ludwig von Mises (1881-1973) señaló perceptiblemente:

El permanente desempleo masivo destruye los fundamentos morales del orden social. Los jóvenes que, al terminar su formación para el trabajo, se ven obligados a permanecer ociosos, son el fermento del que se forman los movimientos políticos más radicales. En sus filas se reclutan los soldados de las próximas revoluciones.1

¿Oposición y rebelión contra qué?

La mayoría de la gente hoy en día culpa de la pérdida de empleos y de la grave situación de los ingresos al capitalismo, el sistema económico en el que los medios de producción están en manos privadas. Argumentan que el capitalismo hace a los ricos aún más ricos y a los pobres aún más pobres y que el capitalismo es intrínsecamente inestable y causa crisis económicas y financieras recurrentes. Sin embargo, esta es una interpretación totalmente falsa. En primer lugar, ni en los EEUU, ni en Europa, ni en Asia, ni en América Latina encontramos el capitalismo en el sentido puro de la palabra.

Los sistemas económicos de todo el mundo representan el sistema intervencionista. Los gobiernos han restringido en gran medida el funcionamiento de las fuerzas del libre mercado mediante impuestos, directivas, leyes y reglamentos. Dondequiera que se mire, lo poco que queda del orden capitalista está bajo asedio y se elimina aún más. Un punto bastante obvio es el sistema monetario: la producción de dinero ha sido monopolizada por los bancos centrales patrocinados por el gobierno, que entregan licencias a los bancos privados para participar en la creación de dinero que no está respaldado por ningún ahorro real.

La sólida teoría económica nos enseña que tal sistema monetario causa grandes problemas: es inflacionario, causa ciclos de auge y declive, hace que la economía se endeude en exceso y permite que el estado se haga cada vez más grande, transformándose en el estado profundo. De hecho, no debería haber ninguna duda de que sin un sistema de papel moneda sin respaldo, los gobiernos de hoy no podrían haber llegado a ser tan grandes, invasores y represivos como lo son. El sistema de papel moneda sin respaldo es, por así decirlo, el elixir para crear un gobierno tiránico.

Desafortunadamente, los que culpan al capitalismo están ladrando al árbol equivocado. A pesar de su crítica al dinero inflacionario, las dificultades económicas y el aumento de la desigualdad son los resultados directos de la exitosa guerra de los gobiernos contra el capitalismo, que ha sido reemplazada por un sistema de intervenciones. El sistema de libre mercado fue reemplazado por un sistema de decretos y prohibiciones, todos los cuales son incompatibles con el capitalismo en el verdadero sentido. Con este telón de fondo, surge la pregunta: ¿Cómo es que la gente le echa toda la culpa al capitalismo en vez de al intervencionismo-socialismo?

Por supuesto, existe esta cosa llamada «mentalidad anticapitalista». A mucha gente no le gusta el capitalismo, porque bajo el capitalismo, aquellos que sirven mejor a la demanda de los consumidores son recompensados económicamente: obtener un beneficio es el resultado de haber producido algo que otros quieren comprar. Los que tienen menos ganas de servir a sus semejantes deben conformarse con ingresos más bajos. Esta verdad inevitable es el caldo de cultivo del resentimiento, la envidia y la maldad. Y estas emociones pueden ser instrumentalizadas muy fácilmente por los demagogos.

Aquí es exactamente donde entra la ideología socialista. Apela y atiende a los resentimientos de la gente. El capitalismo es declarado el malo, el culpable de su insatisfacción. En ese sentido, el capitalismo se convierte en una especie de «pantalla de odio» contra la que se alienta a la gente a dirigir todos sus resentimientos. Lo más importante es que las políticas anticapitalistas, el programa del socialismo, son alabadas y promovidas como beneficiosas para los insatisfechos, para reprimir a los ricos y asegurar una distribución más equitativa de los ingresos y la riqueza.

Sin duda, la actual distribución de ingresos y riqueza ha sido provocada por el intervencionismo-socialismo en lugar de por el capitalismo puro. Una estrategia para remediarlo es canalizar el descontento de la gente en la dirección correcta, para dejar claro que pedir menos intervencionismo, menos políticas socialistas y la deconstrucción del estado (tal como lo conocemos hoy en día) es el camino a seguir, no empujar el sistema de libre mercado por el acantilado y permitir que el estado profundo se haga aún más grande. Sin duda esto equivale a una gigantesca tarea educativa.

Mucho depende de que se avance en esta cuestión, ya que sería una receta para el desastre si el capitalismo siguiera siendo responsable de los problemas económicos, sociales y políticos que, de hecho, son causados por un sistema que tal vez pueda caracterizarse mejor como anticapitalismo. Al despedirse del capitalismo, los pueblos ponen en grave peligro la paz y la prosperidad, poniendo en peligro el futuro existencial de la gran mayoría de las vidas humanas en todo el mundo. Dicho esto, salvaguardar el capitalismo de sus enemigos destructivos es de suma importancia.

Este no es sólo un momento de crisis económica. En retrospectiva, también puede parecer un empate entre las fuerzas que quieren avanzar hacia el socialismo y las que intentan retroceder hacia el capitalismo, y tal vez también como una época de revolución social. Esperemos que una revolución contra el socialismo invasor en forma de gobiernos cada vez más grandes y más poderosos. Ojalá una revolución en la que la gente busque recuperar el control de sus vidas, poniendo fin a las ideologías de izquierda, ya sea el globalismo político, el intervencionismo, o un abierto socialismo.

  • 1. Ludwig von Mises, Socialism: An Economic and Sociological Analysis, trand. J. Kahane (New Haven, CT: Yale University Press, 1959), p. 486.
Author:

Thorsten Polleit

Dr. Thorsten Polleit is Chief Economist of Degussa and Honorary Professor at the University of Bayreuth. He also acts as an investment advisor.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire