Mises Wire

Home | Wire | Los gastos excesivos en Europa ralentizan su economía

Los gastos excesivos en Europa ralentizan su economía

  • euro_pixabay.jpg
0 Views

Tags Economía GlobalImpuestos y Gasto

10/21/2019

La idea de que los gobiernos no pueden bajar los impuestos porque hay un déficit, sino que son libres de aumentar todos los gastos incluso si hay un déficit se puede encontrar en muchos manifiestos políticos en estos días. Los planificadores centrales siempre ven los desafíos económicos como un problema de demanda, y como tal se acobardan ante la idea de una inversión y un ahorro prudente. Cuando el crecimiento del PIB, la formación bruta de capital y el consumo son inferiores a lo que los keynesianos desearían, siempre culpan al supuesto problema de «demasiado ahorro». Esta es una premisa ridícula basada en la percepción de que los ciclos económicos y el exceso de capacidad no importan y si las empresas y los ciudadanos no gastan tanto como el gobierno quiere, entonces el sector público debería gastar mucho más.

Por eso se odian los recortes de impuestos y los planes de gasto del gobierno. Porque los recortes de impuestos empoderan a los ciudadanos, mientras que el gasto público empodera a los políticos. Una visión extractiva de la economía en la que los políticos y algunos economistas siempre consideran que se gana demasiado y se gasta muy poco.

La gran apuesta de los enormes aumentos del gasto y de los impuestos que leemos en toda la zona euro es que a) no tendrán un impacto en el crecimiento, b) mejorarán las cuentas públicas y c) superarán las expectativas presupuestarias.

Sin embargo, tenemos pruebas empíricas que demuestran que los planes de gasto público masivo y las subidas de impuestos generan el efecto contrario: menor crecimiento económico, mayor endeudamiento y mayores desequilibrios. La probabilidad de atacar el crecimiento potencial, empeorar las cuentas públicas e incumplir las estimaciones optimistas es más que alta.

La evidencia empírica de los últimos quince años muestra una serie de multiplicadores fiscales del gasto público que, cuando son positivos, son muy pobres (por debajo de 1) y en la mayoría de los países, especialmente con economías abiertas y endeudadas, el multiplicador fiscal del mayor gasto público ha sido negativo.

Los multiplicadores fiscales son especialmente negativos en tiempos de debilidad de las finanzas públicas, y nadie puede negar que la zona euro ha agotado su espacio fiscal tras más de tres billones de euros de presupuestos expansivos en una década.

Un mayor gasto público no estimulará el crecimiento en economías en las que el sector público ya absorbe más del 40% del PIB y en las que los anteriores grandes planes de estímulo han generado más deuda y estancamiento.

Añadir aumentos de impuestos a la fórmula es aún más perjudicial. El FMI analiza 170 casos de consolidación fiscal en 15 economías avanzadas entre 1980 y 2010 y encuentra un impacto negativo de un aumento del 1% en los impuestos del 1,3% en el crecimiento dos años después.

Además, la gran mayoría de los estudios empíricos realizados hasta 1983, y especialmente en los últimos quince años, muestran un impacto negativo del aumento de los impuestos sobre el crecimiento económico y un impacto neutro o negativo del aumento del gasto en el crecimiento. Por otra parte, los estudios sobre el efecto de las mayores subidas de impuestos en los ingresos fiscales revelan un impacto negativo en los ingresos. De hecho, un aumento del 1% en la tasa impositiva marginal puede reducir la base imponible hasta en un 3,6%.

El riesgo para la eurozona es enorme porque una de las principales razones de su estancamiento es precisamente la cadena de planes de estímulo fiscal masivo implementados en las últimas dos décadas. Decir que Alemania debería copiar la estrategia fiscal de Francia, un país que ha estado estancado durante tres décadas, desafía toda lógica económica. No hay pruebas de que Alemania esté gastando o invirtiendo menos de lo que necesita, sino todo lo contrario.

El problema de la zona euro no es la falta de gasto público o de impuestos, sino el exceso de ambos.

La serie de aumentos del gasto anunciados a diario en Europa disfrazan una apuesta extremadamente peligrosa: que el BCE rescatará a la eurozona para siempre, sobre todo porque los efectos decrecientes de la política monetaria y fiscal son evidentes.

Las reducciones de impuestos tampoco funcionarán si no van acompañadas de mejoras de la eficiencia y recortes de la burocracia precisamente para garantizar que los servicios públicos sigan existiendo en un plazo de treinta años.

Sobrecargar al sector privado con más impuestos y aumentar un gasto público ya inflado puede llevar a la eurozona a la paradoja argentina. Al ignorar las fuentes de generación de riqueza y de creación de empleo y expulsarlas con políticas confiscatorias y extractivas, lo único que se consigue es el desempleo y el estancamiento.

La eurozona no puede esperar alcanzar el crecimiento que no ha logrado repitiendo los mismos errores, debilitando aún más una economía que necesita apostar por atraer inversiones, reforzar el crecimiento y mejorar la tecnología y la competitividad de las empresas.

Cuando los políticos acusan a una economía de grandes y crecientes costos fijos, sin priorizar el atractivo de la inversión, la productividad y la libertad económica, ponen en peligro el bienestar que pretenden defender.

El problema de la productividad, el crecimiento y el empleo no se resuelve poniendo obstáculos a la inversión y aumentando las medidas extractivas.

El crecimiento y el estado de bienestar no se fortalecen mediante la colocación del gasto político y la deuda como pilares de una economía.

Daniel Lacalle has a PhD in Economics and is author of Escape from the Central Bank Trap, Life In The Financial Markets and The Energy World Is Flat.

Image source:
Pixabay

Add Comment

Shield icon wire