Mises Wire

Home | Wire | Los economistas keynesianos ignoran la ley de Say. Estamos pagando el precio.

Los economistas keynesianos ignoran la ley de Say. Estamos pagando el precio.

  • keynes chair.png
0 Views

Tags Historial MundialOtras Escuelas de PensamientoFilosofía y Metodología

Keynes no refutó la ley de Say. Lo rechazó emocionalmente, pero no presentó ni un solo argumento defendible para invalidar su razón de ser.

—Ludwig von Mises, Planning for Freedom

De los muchos obstáculos a la nueva economía de Keynes, el más significativo fue lo que comúnmente se conoce como la ley de Say. Lo superó jugando a la ciega, refundiéndolo en un aparte apenas comprensible que se aproximaba vagamente a algo que podría haber estado relacionado con los elementos principales de algo que se describe como una ley. Pero se entiende correctamente sólo en forma ampliada como una explicación de cómo y por qué funcionan los mercados libres. Hoy en día, si se les pregunta a los economistas acerca de la ley de Say, la mayoría de las veces se revertirán a una variación de la desorientación de Keynes.

La única referencia de Keynes a la ley de Say en la Teoría General es al comienzo, en la página 26, descartándola para que su libro pueda proceder sobre la base de que ni siquiera existe. Este es el pasaje relevante:

Así, la ley de Say, según la cual el precio de la demanda agregada de la producción en su conjunto es igual al precio de la oferta agregada para todos los volúmenes de producción, es equivalente a la proposición de que no existe ningún obstáculo para el pleno empleo. Sin embargo, si esta no es la verdadera ley que relaciona las funciones de la oferta y la demanda agregadas, hay un capítulo de vital importancia de la teoría económica que aún está por escribirse y sin el cual todas las discusiones sobre el volumen del empleo agregado son inútiles.

Así pues, el precio de demanda agregado de la producción en su conjunto es igual al precio agregado de la oferta para todos los volúmenes de producción. Lo mejor que se puede decir es que Keynes afirma que no es falso, pero es sólo una conclusión derivada de la ley, no de la ley en sí. No importa: Keynes entonces procede a escribir ese capítulo de vital importancia de la teoría económica al que se hace referencia en el clip anterior, que ahora inventa, antes de que el lector, quizás esclavo de la reputación del escritor, tenga tiempo para reflexionar sobre el hecho de que la verdad más fundamental de la economía clásica ha sido rechazada sumariamente.

Para apreciar la profundidad de esta parodia, debemos prescindir de las versiones encapsuladas de la ley de Say, y examinar lo que la economía clásica nos dice realmente sobre el asunto. Desde que el hombre descubrió los beneficios de la cooperación social, ha aprendido que cada persona tiene habilidades y características personales que puede utilizar para maximizar su rendimiento. Al cambiar su producción por la de los demás, satisface más eficazmente sus propias necesidades y deseos, así como a aquellos con los que interactúa. El comercio entre individuos se ve facilitado por el uso de un producto común, adecuado y aceptable para todos, en un sistema de intercambio indirecto. Es la base de la división del trabajo y el pegamento que consolida la cooperación y la cohesión social.

Dicho así, sólo un ignorante puede estar en desacuerdo con la ley de Say. El juego de manos de Keynes equivale a un reconocimiento del obstáculo que su verdad representa para sus intenciones. Esta verdad debe ser sofocada. De su ocultación surge el fundamento de la macroeconomía, que de alguna manera, lo que sucede a nivel individual es diferente a nivel comunitario. Pero eso tampoco puede ser cierto, porque la ley de Say es una descripción de la cooperación a nivel comunitario. La creación de la macroeconomía debe entonces asumir que las naciones no están compuestas de comunidades cooperantes, una propuesta igualmente imposible de aceptar, pero sobre la cual Keynes procede entonces.

Después de su desestimación de la ley de Say, el resto del libro desarrolla los fundamentos de la macroeconomía, un mundo de alguna manera ajeno a la experiencia humana. Si una comunidad prospera a través de la división del trabajo, no hay lugar para un tercero en ninguna de las transacciones individuales entre compradores y vendedores. Keynes nos dice ahora que a nivel macro puede haber un tercero, el Estado. Ahora, el Estado democrático puede justificar un papel económico, guiando a la nación en la dirección que determine en beneficio de los que representa.

La raíz de la lógica detrás de su lista de deseos en sus conclusiones a la Teoría General es que al redistribuir la riqueza de aquellos que la poseen desproporcionadamente a aquellos que no la poseen, los beneficios económicos para la sociedad en su conjunto superan el daño a la riqueza de algunos individuos. Y puesto que, de acuerdo con los principios de la división del trabajo, parte del consumo se reserva egoístamente para su uso futuro como ahorro para ser reciclado en inversión de capital, los ahorradores deben ser sacrificados (los rentistas, como dijo Keynes), junto con los capitalistas explotadores. Si bien se admite que ambos puntos de partida no resisten el escrutinio, la creación de la macroeconomía por parte de Keynes es tal vez menos defendible en la lógica que las invenciones de Marx en Das Kapital, porque Marx no mancilló su esfuerzo con compromisos impracticables.

El temor con el que la clase dirigente defendía el comunismo hace un siglo era que amenazaba con robarle todo a la burguesía. La macroeconomía de Keynes, que parece estar basada en un territorio familiar de libre mercado, fue acogida con agrado por el establecimiento. Es, sin embargo, el socialismo alternativo. Es importante destacar que, al transferir la responsabilidad de la creación de dinero a los gobiernos y a sus bancos centrales, se trata también de inflacionismo, al igual que lo fueron las políticas de John Law, que en una época anterior condujeron a la burbuja de Mississippi y a la consiguiente destrucción de la economía francesa.

Pero es la naturaleza comprometedora de la macroeconomía de Keynes lo que ha sido clave para su supervivencia, mientras que la naturaleza inflexible del marxismo, a pesar de la supresión y la matanza generalizada de sus opositores, es lo que ha fracasado. En los estados comunistas asiáticos, se estima que más de cien millones de personas murieron a causa de las ejecuciones y el hambre. Los sistemas políticos de los dos mayores mataderos de su población, la Unión Soviética y China, se derrumbaron para reinventarse como estados mercantilistas. Los intervencionistas keynesianos aún no han fracasado tan dramáticamente, pero sin embargo parecen estar en una trayectoria para hacerlo.

Las consecuencias económicas de Lord Keynes

El socialismo keynesiano ha sobrevivido tanto tiempo porque nunca ha estrangulado del todo la libre empresa. Mientras los individuos tengan cierta libertad para dividir su trabajo, tienen una notable capacidad para adaptarse a las circunstancias que les imponen los gobiernos.

En los raros casos en que los gobiernos limitan estrictamente su carga económica sobre sus sectores productivos, su omisión ha demostrado que el socialismo keynesiano es un costo económico y no un beneficio. La lógica apoya la evidencia: si se destruye la riqueza de algunas personas, la economía está peor. No hace falta ser un economista clásico o austriaco para entenderlo. Lo que sí requiere una comprensión de la teoría económica es explicar por qué el ciclo comercial de Keynes no está enraizado en la actividad del sector privado, sino que es la consecuencia de la intervención del Estado, particularmente en el lado del dinero. El ciclo comercial es sólo el síntoma; el ciclo de crédito es la causa.

Al abogar por un mayor papel monetario para el Estado, Keynes ha empeorado considerablemente el ciclo crediticio y lo ha desestabilizado. Las pruebas que apuntan a la causa y, por lo tanto, a la parte culpable, son rutinariamente borradas por las palabrotas macroeconómicas, la desviación de las estadísticas y aún más el desprestigio monetario, un proceso que no puede continuar indefinidamente. El legado de la deuda que ha surgido en consecuencia atrapa tanto a los gobiernos como a los sectores privados en trampas de la deuda, cuyo surgimiento sólo se aplaza por una inflación monetaria aún mayor. La moneda estatal está tan libremente disponible que todo el mundo espera que se le proporcione dinero sin que se lo gane. Los gobiernos están tan sobrecargados con la deuda existente y los pasivos futuros ineludibles que su única vía de escape parece ser la de tasas de interés negativas cada vez más bajas y la aceleración de la devaluación de la moneda.

La ciencia inventada de la Macroeconomía siempre se dobla para justificarse. Los bancos están dejando de crear crédito para la economía productiva, excepto para los prestatarios más grandes y seguros. Los macro-economistas apenas se dan cuenta. En realidad, el inflacionismo no produce más beneficios que la mera supervivencia de los gobiernos y sus bancos autorizados. En lugar de la utopía prometida, el socialismo de Keynes nos ha llevado a todos al borde del abismo que destruyó el comunismo en la década de los ochenta.

Estamos sistemáticamente ciegos ante las consecuencias de la derogación de la ley de Say y de los demás principios económicos establecidos en el siglo XIX y desarrollados posteriormente por los maestros austriacos.

Si tan sólo hubiéramos escuchado a Hayek. El sueño utópico de Keynes se está convirtiendo en una pesadilla para todos nosotros.

Alasdair Macleod is the Head of Research at GoldMoney.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire