Mises Wire

Home | Wire | Los críticos afirman que bitcoin es una amenaza para el medio ambiente. Están equivocados.

Los críticos afirman que bitcoin es una amenaza para el medio ambiente. Están equivocados.

  • bitcoin mine

Etiquetas Dinero y Banca

04/12/2021

Una de las críticas más populares al bitcoin es el coste energético por transacción. Esto no refleja ni de lejos el enorme ahorro de energía que supone el bitcoin en comparación con la moneda fiduciaria.

El coste por transacción de bitcoin es bien conocido y a menudo criticado; un artículo de la revista Wired llamó a bitcoin «un gran dedo del medio para el clima de la Tierra». Esto se debe a que la seguridad, la redundancia y la arquitectura de bitcoin consumen más energía que los pagos tradicionales que dependen de un único punto de fallo.

La comparación de la energía de una sola transacción apenas roza la superficie de la huella de carbono del dólar, que incluye toda la infraestructura financiera que sustenta el dinero fiduciario: el 8,4% del PIB sólo en EEUU, ligeramente por detrás del sector manufacturero. Esto incluye 80.000 sucursales bancarias, 470.000 cajeros automáticos sólo en EEUU y bosques de rascacielos que se elevan sobre la mayoría de las ciudades del planeta.

Por desgracia, esto es sólo el principio. Como el papel moneda permite a los gobiernos imprimir cantidades ilimitadas de deuda, eso provoca diversos daños colaterales, como la inflación, las recesiones y los billones de gastos inútiles o las guerras interminables cuyos costes quedan ocultos por la financiación de la deuda. Todo ello, por supuesto, conlleva costes humanos catastróficos que sólo pueden expresarse imperfectamente en una huella de carbono.

Sin embargo, podemos intentar abordar esa desconexión calculando la huella de carbono de un solo elemento de los daños colaterales del dinero fiduciario: la recesión moderna.

En primer lugar, ¿cómo causa el dinero fiduciario la recesión? Esto era bien conocido en economía durante siglos antes de que el dogma keynesiano convirtiera a los economistas de la corriente principal en bufones de la corte.

El elemento clave es que los bancos centrales empujan los tipos de interés por debajo del tipo de mercado, inundando la economía con dinero fácil. Este auge desencadena gradualmente la inflación de los precios, momento en el que los bancos centrales pisan el freno y suben los tipos, endureciendo el dinero. Este efecto de rebote conduce a una extinción masiva de proyectos de baja calidad financiados por el dinero fácil.

El resultado final es un ciclo de auge-declive que, al igual que el fuego de un pañuelo de papel, arde con demasiada intensidad y por muy poco tiempo, dejando atrás las cenizas.

¿Cómo soluciona esto el bitcoin? El bitcoin saca el poder adquisitivo del espacio de manipulación de los bancos centrales, embotando su capacidad de provocar ciclos. Si se venden suficientes dólares a cambio de bitcoin, esto drena ese espacio hasta que la manipulación de los bancos centrales ya no envía toda la economía a la recesión.

¿Cómo traducir eso en coste de carbono? Tenemos un instrumento muy elegante para conectar ambos: el coste energético de un dólar del PIB. Dado que cada vatio que los seres humanos utilizan es para alcanzar algún objetivo—buscar «un estado de cosas más satisfactorio»—podemos estimar la huella de carbono de un dólar de riqueza perdida, concretamente la cantidad de energía que se necesitaría para reconstruir esa riqueza si se destruyera. Si sumamos los dólares perdidos en una recesión, podemos calcular la huella de carbono.

Así que pongamos los números y comparemos el bitcoin con el dólar.

En primer lugar, ¿cuál es la huella de carbono del bitcoin en la actualidad? Esto es más complicado de lo que parece, porque una gran parte de la minería de bitcoin funciona con energía verde. Smart Energy afirma que el 39% de la energía del bitcoin es renovable, mientras que el estudio Global Cryptoasset Benchmarking Study estima que las tres cuartas partes de la minería de criptodivisas utilizan algunas energías renovables en su combinación energética. En cualquier caso, el bitcoin es mucho más ecológico que el resto de la economía, que tiene una media del 11% de uso de energías renovables.

Una de las principales razones por las que a bitcoin le gusta la energía verde es que la minería de bitcoin puede ubicarse en casi cualquier lugar del planeta, mientras que las energías renovables suelen estar en lugares extraños como el Himalaya, el Sahara o la tundra de Quebec.

Esto significa que el bitcoin puede utilizar energía que de otro modo sería inútil, y también significa que los mineros de bitcoin realmente «arrancan» las nuevas renovables, pagando los costes de funcionamiento hasta que los clientes habituales puedan reubicarse. Como admite incluso un artículo hostil de Vox, «muchos generadores de energía renovable están tan mal ubicados e infrautilizados que la minería de Bitcoin se ha convertido en el único uso viable de esa electricidad». Sin la minería de bitcoin, esa energía podría haberse tirado por el retrete.

Aun así, por ahora ignoraremos la preferencia verde de bitcoin y nos quedaremos con el total, porque, como veremos, ni siquiera está cerca. A partir del 22 de marzo de 2021, el ampliamente citado Digiconomist estima un uso total de energía para el bitcoin de 86,1 teravatios hora (TWh) al año, comparable a los 8,5 millones de personas de Suiza, para los quizás 100 millones de personas en todo el mundo que usan bitcoin. En términos de nacionalidad, dado que el 19% de los nodos de bitcoin se encuentran en EEUU, los americanos podrían representar aproximadamente el 19%, o 16 TWh, de ese uso.

sto

Así que ese es el coste: 86 TWh al año, de los cuales quizá 16 TWh sean americanos.

Ahora, es el turno de los bancos centrales: ¿Cuál es el coste energético de una recesión? Resulta muy apropiado que nuestra más reciente recesión, en 2008, sea el mismo acontecimiento que llevó a «Satoshi Nakamoto» a crear el bitcoin.

sto

Existen diversas estimaciones sobre la cantidad de riqueza que destruyó la crisis de 2008, dependiendo de lo que se cuente y del periodo de tiempo. Según la propia Reserva Federal, la crisis financiera de 2008 destruyó 11 billones de dólares en riqueza de los hogares en EE.UU., pasando de 70,9 billones en el tercer trimestre de 2007 a sólo 59,9 billones en el primer trimestre de 2009.

Fuera de EEUU, muchos países de Europa sufrieron caídas aún mayores del PIB, mientras que otros países, como China, sufrieron poco. Para tener una idea aproximada, Credit Suisse calcula que el 31% de la riqueza mundial está en manos de estadounidenses, por lo que se podrían multiplicar los 11 billones de dólares de EEUU por unos tres para obtener las pérdidas mundiales.

A continuación, podemos poner un coste energético a esos billones. Según la Administración de Información Energética de Estados Unidos, en 2018 se necesitaron unas 5.000 unidades térmicas británicas (Btu) para producir un dólar de PIB. El Banco Mundial da estimaciones similares para el resto del mundo, con 5.200 Btu por dólar de 2017. Hay 3,4 Btu en un vatio hora, así que eso se convierte en 1.500 vatios hora, o 1,5 kilovatios hora (kWh), por dólar.

Ahora, multiplique los billones perdidos por 1,5 kWh y obtendrá 16.500 TWh sólo en Estados Unidos. Escala por 3 y obtienes quizás 50.000 TWh en todo el mundo en riqueza perdida. Entre 500 y 1.000 veces el uso anual de bitcoin, todo por una sola recesión.

Dicho de otro modo, se necesitarían entre 500 y 1.000 años de minería sólo para que el bitcoin igualara el coste del carbono de la recesión de 2008. Si se añaden las otras 17 recesiones que la Reserva Federal ha creado en el último siglo—una cada 5 años—se trata de una gran cantidad de carbono. De hecho, si se divide la huella de la recesión de 2008 por una recesión cada 5 años, se obtiene una huella de carbono anual de la recesión entre 100 y 200 veces superior a la del bitcoin.

De ello se derivan varias implicaciones divertidas. En primer lugar, que los bancos centrales son mucho más contaminantes que el bitcoin, de hecho, más contaminantes que el peor delincuente industrial que se pueda imaginar. En segundo lugar, esta estimación implica que, si bitcoin hace más difícil que los bancos centrales provoquen recesiones, podría devolver cada vatio muchas veces. Por ejemplo, si bitcoin redujera las probabilidades o la magnitud de las recesiones de los bancos centrales en sólo un 2%, bitcoin nos ahorraría en realidad mucha más energía de la que utiliza.

Por supuesto, teniendo en cuenta que las recesiones destruyen millones de vidas, además de la riqueza evaporada, parece una ganga fantástica. Si añadimos la posibilidad de que, al reducir la manipulación de los bancos centrales, el bitcoin podría ayudar a limitar la inflación, a evitar los rescates de Wall Street y a reducir las guerras innecesarias que tienen su propia huella de carbono, es bastante inmejorable.

Ahora bien, hay una segunda línea de ataque, más sofisticada, que admite que lo fiduciario es contaminante, pero defiende otras criptodivisas que utilizan menos energía. Estas alternativas podrían ser altcoins de «prueba de trabajo» con recompensas más pequeñas, o podrían ser monedas de «prueba de participación» que sustituyan la energía por depósitos de capital.

Aunque estas alternativas podrían utilizar menos energía, por el momento no sabemos si alguna de ellas es lo suficientemente segura. Al fin y al cabo, si el bitcoin ya es 100 veces más ecológico que el fiduciario, intentar ahorrar un 1% más poniendo en riesgo todo el proyecto sería recoger centavos de carbono frente a una apisonadora de fiduciario.

Dado que vivimos en un mundo de banqueros irresponsables y de altcoins todavía inmaduros, por ahora el bitcoin sigue siendo la apuesta más segura para reducir el enorme derroche de energía que supone reconstruir nuestra economía cada 5 años. Así que, si realmente priorizas el medio ambiente, deja de obsesionarte con las tumbonas de las altcoins y ven a ayudarnos a rodear el iceberg del dinero fiduciario.

Author:

Peter St. Onge

Peter St. Onge is a Mises Institute Associated Scholar and an Economic Research Fellow at the Heritage Foundation.  For more content from Dr. St. Onge, subscribe to his newsletter where he writes about Austrian economics and cryptocurrency

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire