Mises Wire

Home | Wire | Los confinamientos covid serán recordados como uno de los mayores fracasos políticos de la historia.

Los confinamientos covid serán recordados como uno de los mayores fracasos políticos de la historia.

  • child

Etiquetas Historial mundial

12/22/2021

Los confinamientos fueron uno de los «mayores desastres políticos en tiempos de paz de todos los tiempos», concluye el profesor Douglas Allen en un artículo que acaba de publicar el International Journal of the Economics of Business.

En otro lugar, un equipo de investigadores de la Oficina Nacional de Investigación Económica «no encontró» prueba alguna de que los cierres condujeran a una reducción de la tasa de mortalidad del covid. De hecho, los investigadores —que examinaron datos de cuarenta y tres países y de todos los estados de EEUU— descubrieron que los confinamientos estaban positivamente correlacionados con una mayor tasa de mortalidad total. No es de extrañar que el hecho de impedir que la gente trabaje, estudie y se relacione con los demás provoque un sufrimiento generalizado. Lamentablemente, los nevadenses están demasiado familiarizados con este hecho.

Los confinamientos del gobernador Steve Sisolak no hicieron nada para detener la covacha. Sin embargo, infligieron un daño generalizado a los nevadenses de clase trabajadora. Un análisis reciente de Pew Charitable Trusts descubrió que la tasa de empleo de la primera edad de Nevada cayó 10 puntos porcentuales de 2019 a 2021. En otras palabras, diez de cada cien nevadenses en edad de trabajar que estaban empleados en la primavera de 2019 están ahora sin trabajo. Esta es, con mucho, la tasa más alta de pérdida de empleo encontrada en cualquier estado a nivel nacional, y el triple de la tasa media encontrada entre los otros cuarenta y nueve estados de Estados Unidos.

Por muy malo que sea, nada se compara con el daño que las políticas fallidas de Sisolak infligieron a los niños. El cierre de escuelas provocó una pérdida masiva de aprendizaje, lo que puede tener efectos nocivos agravados que conducen a una reducción de los ingresos futuros, un aumento de la tasa de pobreza e incluso una reducción de la esperanza de vida. Los índices de problemas de salud mental entre los niños, incluidos los actos de autolesión intencionada, se han disparado.

Estos horribles costes se impusieron sin ningún beneficio correspondiente. Como admiten ahora incluso los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, «la transmisión del COVID-19 no parece ser demostrablemente más frecuente en las escuelas que en los entornos no educativos». Un estudio más riguroso publicado posteriormente por el Journal of Global Health descubrió que «los niños y adolescentes tenían menos probabilidades de infección en los entornos educativos en comparación con los grupos comunitarios y domésticos». En otras palabras, el cierre de las escuelas no hizo nada para detener la propagación del covid.

Los datos científicos dejan claro que estas políticas no deberían volver a aplicarse en respuesta al covid, que —como recordatorio— es menos mortal que la gripe para los niños pequeños sanos y comparable a la gripe para los adultos que deciden vacunarse.

Pero, por la razón que sea, muchos miembros de la clase dirigente de la sanidad pública se han resistido a reconocer que los confinamientos, los cierres de escuelas y otras medidas draconianas que defendieron en respuesta al covid fueron un fracaso absoluto. Trágicamente, muchos otros países siguen aplicando estas medidas deshumanizadas e ineficaces en la actualidad. Esto es un problema, dado que el covid está claramente aquí para quedarse, y que los políticos americanos han demostrado una incómoda voluntad de emular las prácticas totalitarias de otras naciones.

Lamentablemente, nada puede deshacer el daño ya causado por las políticas fallidas de Sisolak. Pero cuando se produzca inevitablemente el próximo aumento de casos de covid, es imperativo que los nevadenses estén representados por líderes políticos dispuestos y capaces de oponerse a la histeria y al pensamiento de grupo. Nunca más se debe sacrificar a nuestros niños y a los más vulnerables para aplacar el miedo equivocado y las neurosis de los adultos.

Los cierres de escuelas y los confinamientos pasarán a la historia como uno de los peores desastres políticos en tiempos de paz de todos los tiempos. Los nevadenses necesitan líderes políticos que reconozcan este hecho, en lugar de aquellos que estén dispuestos a repetir tales catástrofes. Los votantes tendrán la posibilidad de hacer esa elección cuando vayan a las urnas el próximo noviembre. Espero que elijan sabiamente.

Author:

Robert Fellner

Robert Fellner is the director of transparency research at the Nevada Policy Research Institute.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire