Mises Wire

Home | Wire | Los beneficios del libre comercio están siendo cancelados por el gran gobierno

Los beneficios del libre comercio están siendo cancelados por el gran gobierno

  • ship1_0.PNG
0 Views

Tags Libre MercadoEconomía GlobalProteccionismo y Libre Comercio

12/05/2019

Los comentaristas de política exterior viven en su propia burbuja. La credibilidad de la OMC ha desaparecido y su supervivencia es incierta debido a su falta de impacto en el comercio mundial en las últimas dos décadas. La guerra comercial entre China y Estados Unidos sigue creciendo y la comunidad económica de los Estados europeos se encuentra en su peor momento. Sin embargo, nadie se detiene a preguntarse si todos estos fracasos tienen algo que ver con el tipo de integración económica que proponen. De hecho, los medios de comunicación están ahora infantilmente entusiasmados con la Asociación Económica Global Regional (AEGR), una sustituta de la Asociación Transpacífica que se creó hace muchos años.

Lo que nadie reconoce es que la razón común de la ruptura de las relaciones económicas mundiales es la combinación de políticas internas intervencionistas y una integración comercial defectuosa, dirigida por los gobiernos, de arriba hacia abajo, que sólo sirve a los grupos de interés y está sujeta a incentivos perversos. Los efectos positivos de los acuerdos comerciales multilaterales intergubernamentales son, en el mejor de los casos, menores. Sin embargo, sus efectos negativos, como la asfixia del comercio mundial, el desvío de las corrientes comerciales o el aumento de la burocracia, han ido en aumento a un ritmo alarmante.

Por lo tanto, los acuerdos comerciales se han convertido en muestras obsoletas de negociación en disputas geopolíticas de mayor envergadura, herramientas proteccionistas para gestionar e interferir con los flujos comerciales mundiales. Las disposiciones provisionales del RCEP sirven como un gran ejemplo de la adulteración y vicios de los acuerdos comerciales. Por ejemplo, el PACR permitiría y alentaría a los miembros más pobres a «proceder con cautela y gradualmente a reducir los aranceles sobre los productos manufacturados... [sobre] períodos de ajuste de hasta 25 años» (The Economist, 2019). Sin embargo, son precisamente los miembros más pobres de estos acuerdos los que se benefician de la reducción de sus aranceles a cero. Según Mises (1990), «sus propias políticas son el principal obstáculo para cualquier mejora y progreso económico. No se puede hablar de imitar los procedimientos tecnológicos de los países capitalistas si no hay capital disponible. ¿De dónde vendrá este capital si se sabotea la formación de capital nacional y la entrada de capital extranjero?».

El RCEP también permitiría a la India «imponer algún tipo de aranceles de "salvaguardia" si las importaciones se dispararan demasiado» (The Economist, 2019). En otras palabras, la India podría fácilmente retirar su ya débil compromiso con esta asociación económica sin incurrir en ninguna consecuencia directa, permitiéndoles tener su propio pastel comercial y comerlo también. Sin embargo, a pesar de esta apaciguamiento, la India se mantuvo reacia a comprometerse y Narendra Modi se negó a firmar el actual proyecto de acuerdo, alegando el déficit comercial con China, el peligro para los agricultores indios, Ghandi, y su propia conciencia.

Por último, el texto del RCEP está repleto de «frases sin compromiso... [tales como] "los miembros se esforzarán por" en lugar de "los miembros lo harán"». (The Economist, 2019). Como sostiene The Economist, «en este tipo de acuerdos no son las únicas opciones. Hay muchos «intentos» (The Economist, 2019). Pero ningún vaso de color de rosa puede hacer del libre comercio algo que no sea una cuestión de blanco y negro. Para hacer referencia a Yoda de nuevo, es por eso que fracasas. O bien el comercio es totalmente libre y, por lo tanto, contribuye a la prosperidad y al crecimiento económico, o bien está gestionado por el gobierno, por lo que no es libre, y sólo está obligado a provocar más intervenciones y distorsiones económicas. En materia de libertad económica, no hay intento.

Los preparativos para la Asociación Económica Global Regional ya han cumplido ocho años y ya se han celebrado 30 rondas de negociación. Es necesario dar un fantástico salto de fe para imaginar que, una vez firmado, este acuerdo tendrá algún impacto beneficioso o, de hecho, se gestionará de forma eficaz. Un salto de fe que debería ser imposible para cualquier comentarista mínimamente informado y honesto. Lamentablemente, al igual que los verdaderos acuerdos de libre comercio, quedan pocos.

Author:

Contact [node:title]

Dr. Carmen Elena Dorobăț is a Fellow of the Mises Institute and Senior Lecturer (Associate Professor) at Manchester Metropolitan Business School in the United Kingdom. 

Image source:

Add Comment

Shield icon wire