Mises Wire

Home | Wire | La teoría racial crítica es un ataque directo a la libertad de mercado

La teoría racial crítica es un ataque directo a la libertad de mercado

  • pink paw

Etiquetas Filosofía

09/13/2021

La teoría racial crítica (TRC) se ha convertido en la cuña cultural de 2021. Una pregunta importante es cuál será el efecto de la TRC en el futuro de la libertad.

Dado que la TRC asume un pie económico finito y plantea que todas las interacciones económicas son de suma cero, la adopción continua de la TRC en la sociedad americana necesariamente alejará a los Estados Unidos de los mercados libres y los llevará más lejos en el camino de la servidumbre.

La teoría racial crítica es un subconjunto de la teoría crítica. La teoría crítica es la visión del mundo que sostiene que la opresión por motivos de raza, clase y género es el atributo distintivo de la civilización occidental, tanto en la actualidad como históricamente.

Como variante de la teoría crítica, la teoría racial crítica hace hincapié en el racismo en la «interseccionalidad» de la explotación de la raza, la clase y el género.

La visión de la TRC sobre el cambio histórico es diametralmente opuesta a la del libertarismo y el liberalismo histórico (es decir, el «liberalismo clásico»). El libertarismo atribuye los monumentales avances de los últimos siglos en riqueza y nivel de vida a la protección de los derechos naturales individuales a la vida, la libertad y la propiedad. Además, los libertarios creen que la libertad económica crea intercambios de suma positiva entre los individuos y entre los grupos raciales y amplía en gran medida el pastel económico general de una civilización.

Los teóricos críticos de la raza (TRC) tienen una perspectiva fundamentalmente diferente. Los TRCs creen que el pastel económico mundial se ha desplazado en su mayor parte, y no ha crecido, del Tercer Mundo al Primer Mundo desde el advenimiento del capitalismo. La TRC sostiene que la opresión racial en forma de esclavitud, segregación, imperialismo, colonialismo y expropiación de tierras indígenas explica, por ejemplo, por qué Estados Unidos, con el 4,25% de la población mundial, posee hoy el 29,9% de la riqueza mundial. En el ámbito internacional, las TRC señalan que el imperialismo y el colonialismo occidentales extrajeron del Tercer Mundo recursos valiosos como los esclavos y el petróleo. Para la TRC, el imperialismo y el colonialismo explican la actual prosperidad económica de Occidente. Y dentro de Estados Unidos, la TRC sostienen que los blancos se han apropiado de la riqueza y el poder económico de los negros e hispanos a través de la esclavitud y la segregación, y de los nativos americanos a través de la confiscación de las tierras aborígenes.

La principal medida utilizada por los TRC para diferenciar los grupos raciales opresores de los grupos raciales oprimidos es la riqueza y los ingresos globales de cada grupo. Dado que los blancos poseen una parte desproporcionadamente grande de la riqueza, el poder y los privilegios en los EEUU hoy en día, la TRC considera a los blancos como el grupo racial opresor. Dado que los negros, los hispanos y los nativos americanos poseen una parte desproporcionadamente pequeña de la riqueza, el poder y los privilegios de Estados Unidos, la TRC los consideran los grupos raciales oprimidos. (Obsérvese que los asiático-americanos son muy incómodos para la ortodoxia TRC, ya que ganan mucho más que los blancos).

Por ejemplo, dado que los negros representan el 12,4% de la población de Estados Unidos y, sin embargo, son menos del 12,4% de los médicos, abogados e ingenieros del país, la TRC afirma que Estados Unidos es «sistemáticamente racista» contra los negros. Como los hispanos y los nativos americanos también están infrarrepresentados en las profesiones de cuello blanco de Estados Unidos, la TRC hace la misma afirmación para estos dos grupos.

La TRC cree que conceptos como la supremacía blanca, el privilegio de los blancos y el racismo institucional y sistémico son válidos y aplicables a Estados Unidos, tanto en la actualidad como en la historia. El racismo sistémico significa que es principalmente «el sistema», y no necesariamente los racistas individuales, lo que convierte a Estados Unidos en una sociedad racista hoy en día.

Dado que los blancos poseen una parte desproporcionada del poder económico, en forma de recursos e ingresos, y dado que la TRC resta importancia a la creación de nueva riqueza, «el sistema racista de EEUU» funciona hoy inexorablemente para perpetuar el privilegio blanco y las injusticias sociales y raciales. Las disparidades económicas entre los blancos y los negros, los hispanos y los nativos americanos, según la TRC, permanecen bloqueadas y, a falta de sólidos programas de acción afirmativa o incluso de reparaciones raciales, el campo de juego racial nunca se nivelará.

En la misma línea, las TRC o bien restan importancia a la ruptura contemporánea de la familia negra y a la delincuencia urbana entre negros como razones de las disparidades económicas de los negros, o bien atribuyen la presencia de estos fenómenos sociales al propio racismo sistémico. Desgraciadamente para su credibilidad, la TRC utiliza a menudo el racismo sistémico como una tautología circular, empleando el concepto de «racismo sistémico» para encubrir cualquier debilidad de su paradigma.

Un corolario adicional de la TRC es que los miembros de los grupos raciales oprimidos no pueden ser ellos mismos racistas individuales. Según la TRC, los negros, los hispanos y los nativos americanos carecen del poder económico relativo a los blancos para ser racistas y discriminar a los blancos.

Al contrario de lo que afirman la mayoría de los adversarios actuales de la TRC, las ideas de la TRC se han manifestado desde la década de 1950. La teología de la liberación de la Iglesia Católica en América Latina a partir de mediados de los años 50, la popular miniserie de televisión de 1977 Raíces, la obra de Howard Zinn de 1980 La otra historia de los Estados Unidos y las protestas contra el quincuagésimo aniversario de la llegada de Cristóbal Colón a América del Norte emplearon ideas de la TRC. Asimismo, los programas de acción afirmativa y las propuestas de reparación racial actuales se basan en los supuestos de la TRC. Ya en 1965, en un discurso de graduación en la Universidad de Howard, el presidente Lyndon Johnson habló de utilizar el gobierno para nivelar el campo de juego racial porque «la libertad no es suficiente».

La empresa actual más destacada de TRC es el Proyecto 1619 del New York Times, que «pretende replantear la historia del país situando las consecuencias de la esclavitud y las contribuciones de los americanos de raza negra en el centro mismo del relato nacional de Estados Unidos». El Proyecto 1619 sostiene que la opresión racial, en forma de esclavitud y segregación de Jim Crow, es una característica, no un defecto, de la historia americana.

En el último año, los esfuerzos por dar a conocer la TRC por parte de destacados opositores como Christopher F.Rufo, del Instituto Manhattan, han convertido la TRC en una palabra conocida. Casi sin ayuda, Rufo inició esfuerzos exitosos en nueve estados Republicanos para prohibir la enseñanza de la TRC en las escuelas públicas y para prohibir la implementación de los principios de la TRC en las agencias gubernamentales.

Los notables logros de Rufo se deben en gran medida a su capacidad para equiparar la TRC, no con la simple proposición de que la opresión racial es la característica distintiva de Estados Unidos, sino con algunos de sus esfuerzos más exagerados. Por ejemplo, en su investigación Rufo descubrió que las Escuelas Públicas de Seattle enseñaban a sus profesores que las escuelas americanos eran culpables del «asesinato del espíritu» de los niños negros; a los alumnos de tercer grado de Cupertino (California) se les pidió que «se clasificaran según su «poder y privilegio»»; los Laboratorios Nacionales de Sandia organizaron un campamento de tres días para varones blancos con el objetivo de «exponer su privilegio blanco» y «deconstruir la cultura masculina blanca»; y el Departamento del Tesoro de EEUU organizó una sesión de formación en la que se dijo a los empleados que «prácticamente todos los blancos contribuyen al racismo».

Pero el principal daño de la TRC reside en sus falsas suposiciones sobre el origen de la riqueza y el poder en Estados Unidos y Occidente, no en los ejemplos extremos que Rufo cita más arriba. Casi todos los americanos, incluida la mayoría de los TRC, desaprobarían las medidas que Rufo ha catalogado. Sin embargo, muchos americanos creen hoy en día que las sociedades libres y capitalistas son estados de naturaleza despiadada, un falso dogma derivado en parte de la TRC.

Rufo reconoce correctamente que la gran mayoría de los americanos de hoy en día no son ni neomarxistas, ni antiamericanos, ni partidarios de la discriminación positiva, ni partidarios de la TRC. Sin embargo, Rufo subestima en gran medida hasta qué punto la tolerancia racial es un valor moral destacado para la mayoría de los americanos del siglo XXI. El Gran Despertar de hoy está construido para capitalizar este apoyo; la TRC se beneficia enormemente de esta realidad. Los 10.600 millones de dólares recaudados durante los últimos seis meses de 2020 por «causas relacionadas con Black Lives Matter» son testimonio de este fenómeno moral.

Por supuesto, las personas con mentalidad libertaria también apoyan la tolerancia racial, pero entienden que no hay un conflicto entre la tolerancia racial y la libertad individual. Por otro lado, muchos americanos están dispuestos a sacrificar algunas libertades fundamentales, como la libertad de expresión, el debido proceso y los derechos de propiedad, y a condenar al ostracismo a las personas consideradas insuficientemente tolerantes desde el punto de vista racial, para «nivelar» el campo de juego racial. Esta es la base de la actual cultura de la cancelación. Para estos americanos, la lucha contra el racismo sistémico es su objetivo moral primordial, que para ellos supera toda preocupación por la libertad de las personas.

En lugar de apoyar la prohibición de las TRC en las escuelas públicas y los organismos federales, los americanos deberían promover la prohibición de la recogida de información racial y étnica de las personas en los formularios gubernamentales a nivel federal, estatal y local, incluido el censo decenal. Las empresas privadas deberían seguir inmediatamente este ejemplo. Y antes de que se completen estos esfuerzos, deberían lanzarse campañas en los medios sociales para disuadir a los americanos de proporcionar sus datos raciales y étnicos a cualquier agencia gubernamental o empresa privada. La TRC no puede sobrevivir sin el cumplimiento voluntario de los americanos que suministran al Estado su clasificación racial. Una masa crítica del 20-25 por ciento de los americanos que retengan su información racial en los documentos del gobierno sería la sentencia de muerte para la TRC en general y para programas como la acción afirmativa y las reparaciones raciales en particular.

Los americanos deben reconocer la grave amenaza que representa la TRC para las perspectivas futuras de la libertad. Porque los americanos que aceptan la convicción moral clave de la TRC  —que la prosperidad económica es el resultado de la opresión racial, no de la creación de riqueza individual— nunca adoptarán plenamente las mentes libres y los mercados libres.

Author:

Clark Patterson

Clark Patterson is a freelance writer based in Austin, Texas.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
James Lee via Flickr
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire