Mises Wire

Home | Wire | La ralentización del crecimiento de la oferta monetaria en 2022 apunta a recesión

La ralentización del crecimiento de la oferta monetaria en 2022 apunta a recesión

  • dollars

Etiquetas Oferta Monetaria

06/13/2022

El crecimiento de la masa monetaria disminuyó ligeramente en abril, situándose por debajo del máximo de ocho meses alcanzado en marzo. Sin embargo, incluso con el repunte de marzo, el crecimiento de la oferta monetaria sigue estando muy por debajo de los máximos sin precedentes experimentados durante gran parte de los últimos dos años. Durante trece meses entre abril de 2020 y abril de 2021, el crecimiento de la oferta monetaria en los Estados Unidos superó a menudo el 35%, muy por encima incluso de los niveles «altos» experimentados entre 2009 y 2013. Sin embargo, a medida que el crecimiento de la oferta monetaria vuelve a la «normalidad», esto puede apuntar a presiones recesivas en un futuro próximo.

En abril de 2022, el crecimiento interanual de la masa monetaria fue del 7,23%. Esta cifra es inferior a la de marzo, que fue del 7,41%, y a la de abril de 2021, que fue del 36,8%. La tasa de crecimiento alcanzó su máximo en febrero de 2021, con un 23,12%. 

Históricamente, las tasas de crecimiento durante la mayor parte de 2020, y hasta abril de 2021, fueron mucho más altas que todo lo que habíamos visto durante los ciclos anteriores, siendo la década de 1970 el único período que se acerca.

tms

La métrica de la oferta monetaria utilizada aquí —la medida de la oferta monetaria «real» o de Rothbard-Salerno (TMS)— es la métrica desarrollada por Murray Rothbard y Joseph Salerno, y está diseñada para proporcionar una mejor medida de las fluctuaciones de la oferta monetaria que la M2. El Instituto Mises ofrece ahora actualizaciones periódicas sobre esta métrica y su crecimiento. Esta medida de la oferta monetaria difiere de la M2 en que incluye los depósitos del Tesoro en la Fed (y excluye los depósitos a corto plazo y los fondos monetarios minoristas).

En contraste con el TMS, las tasas de crecimiento de la M2 han seguido cayendo en los últimos cinco meses, con la tasa de crecimiento en abril cayendo ligeramente hasta el 8,20%. Esto supone un ligero descenso con respecto a la tasa de crecimiento de marzo, que fue del 9,92 por ciento.  La tasa de abril fue muy inferior a la de abril de 2021, que fue del 18,52%. El crecimiento de M2 alcanzó un nuevo máximo del 26,91% en febrero de 2021.

El crecimiento de la oferta monetaria puede ser una medida útil de la actividad económica y un indicador de las próximas recesiones. Durante los periodos de auge económico, la oferta monetaria tiende a crecer rápidamente, ya que los bancos comerciales conceden más préstamos. Las recesiones, en cambio, suelen ir precedidas de periodos de ralentización del crecimiento de la oferta monetaria. Sin embargo, el crecimiento de la oferta monetaria tiende a empezar a crecer de nuevo antes del inicio de la recesión. A medida que se acerca la recesión, la tasa de crecimiento de la TMS suele aumentar y ser mayor que la tasa de crecimiento de M2. Esto ocurrió en los primeros meses de las crisis de 2002 y 2009. Un patrón similar apareció antes de la recesión de 2020. El crecimiento de la oferta monetaria cayó durante gran parte de 2019, y la economía parecía dirigirse hacia la recesión. Sin embargo, los «confinamientos» y las órdenes de permanencia del pánico de covid aceleraron este proceso y aseguraron una caída considerable de la actividad económica. Los estímulos masivos impulsaron entonces el crecimiento de la oferta monetaria hasta niveles récord. 

Las tendencias del crecimiento de la oferta monetaria también parecen estar relacionadas con la forma de la curva de rendimiento. Como señala Bob Murphy en su libro Understanding Money Mechanics, un descenso sostenido del crecimiento de la TMS suele reflejar picos en los rendimientos a corto plazo, que pueden alimentar un aplanamiento o una inversión de la curva de rendimientos. Murphy escribe:

cuando la oferta monetaria crece a un ritmo elevado, estamos en un periodo de «boom» y la curva de rendimiento es «normal», lo que significa que el rendimiento de los bonos largos es mucho mayor que el de los bonos cortos. Pero cuando el sistema bancario se contrae y el crecimiento de la oferta monetaria se desacelera, la curva de rendimiento se aplana o incluso se invierte. No es de extrañar que cuando los bancos «frenan» la creación de dinero, la economía entre pronto en recesión.

En otras palabras, una caída considerable de los niveles de crecimiento de la TMS suele preceder a una inversión de la curva de rendimiento que, a su vez, apunta a una recesión inminente. De hecho, es posible que lo estemos viendo ahora mismo, a mediados de junio de 2022.

El estímulo de la Fed y la disminución del crecimiento de los préstamos

El crecimiento de la oferta monetaria fue alimentado en parte por las enormes cantidades de gasto deficitario que se produjeron a lo largo de 2020 y 2021. Esto llevó a la «necesidad» de grandes cantidades de monetización por parte de la Reserva Federal. (Esto era necesario para mantener bajos los intereses de la deuda nacional.) De hecho, a medida que el gasto deficitario federal creció a lo largo de 2020, las compras de bonos del gobierno por parte de la Fed también aumentaron sustancialmente. Desde junio de 2021, sin embargo, el gasto federal ha caído muy por debajo de sus anteriores picos. Esto ha permitido a la Fed reducir sus compras mensuales de activos, y la Fed ha anunciado el fin de su programa de compras a gran escala de deuda de EEUU.

Un factor que ha impulsado el TMS en los últimos meses, y que en parte ha llevado al TMS por encima de la tasa de crecimiento de M2, ha sido el aumento de los niveles de los depósitos del Tesoro en la Reserva Federal. Estos totales se incluyen en la medida de la oferta monetaria del TMS —pero no en la de la M2— y este total ha aumentado de 133.000 millones de dólares en diciembre a 694.000 millones en abril. 

treasury

En general, una caída tan considerable del crecimiento de los TMS durante el pasado año sigue apuntando a un debilitamiento de la economía. Con las tendencias recientes que muestran la caída de los salarios reales, la inflación de los precios de varias décadas y el aplanamiento de la curva de rendimiento, es posible que pronto veamos las consecuencias recesivas de un giro a la baja en los niveles de crecimiento de los TMS.

Author:

Contact Ryan McMaken

Ryan McMaken (@ryanmcmaken) is executive editor at the Mises Institute. Send him your article submissions for the Mises Wire and Power and Market, but read article guidelines first. Ryan has a bachelor's degree in economics and a master's degree in public policy and international relations from the University of Colorado. He was a housing economist for the State of Colorado. He is the author of Breaking Away: The Case of Secession, Radical Decentralization, and Smaller Polities and Commie Cowboys: The Bourgeoisie and the Nation-State in the Western Genre.

Do you want to write on this topic?
Check out our submission Guidelines
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty