Mises Wire

Home | Wire | La prosperidad económica es un prerrequisito para todos los demás tipos de prosperidad

La prosperidad económica es un prerrequisito para todos los demás tipos de prosperidad

  • framing tower

Etiquetas Filosofía

03/25/2021

Recientemente, mientras leía Liberalismo, escrito por Ludwig von Mises en el año 1927, observé un pasaje sorprendente, justo al principio, en la página 4:

Todo lo que la política social puede hacer es eliminar las causas externas del dolor y el sufrimiento; puede promover un sistema que alimente a los hambrientos, vista a los desnudos y albergue a los sin techo. La felicidad y la satisfacción no dependen de la comida, la ropa y la vivienda, sino, sobre todo, de lo que el hombre aprecia en su interior. No es por desprecio a los bienes espirituales por lo que el liberalismo se preocupa exclusivamente del bienestar material del hombre, sino por la convicción de que lo más elevado y profundo del hombre no puede ser tocado por ninguna regulación exterior. Busca producir sólo el bienestar exterior porque sabe que las riquezas interiores y espirituales no pueden venir al hombre desde fuera, sino sólo desde dentro de su propio corazón. No pretende crear más que las condiciones externas para el desarrollo de la vida interior. Y no cabe duda de que el individuo relativamente próspero del siglo XX puede satisfacer más fácilmente sus necesidades espirituales que, por ejemplo, el individuo del siglo X, al que no le daba tregua el problema de ganarse la vida a duras penas o los peligros que le amenazaban sus enemigos.

La lectura de este pasaje me pareció una lección de psicología básica. Esto no es sorprendente: Mises, además de sus contribuciones al campo de la economía, es bien recordado como alguien que tenía mucho que decir sobre asuntos de una amplia variedad de ciencias sociales relacionadas.

Como ha comentado recientemente Jeff Deist, dada la actitud imperante de «quedarse en su carril» que tienen muchos hoy en día, quién sabe si Acción humana se publicaría siquiera en el año 2021, dada la cantidad de áreas que cubre el libro.

En cualquier caso, Mises, en el pasaje anterior, ofreció una visión bastante clarividente: que la supervivencia básica, junto con la consecución de cierto nivel de riqueza y comodidad material, son condiciones previas necesarias para que un ser humano individual alcance la satisfacción también en las áreas psicológica y espiritual.

Años más tarde, la opinión de Mises se reflejaría en la jerarquía de necesidades de Abraham Maslow, que desarrolló en 1943 como concepto central del enfoque «humanista» de la psicología. La esencia de la teoría de Maslow es que existen varios niveles de necesidades internas que tienen las personas; estas necesidades, para su comprensión conceptual, se describen en un formato jerárquico de tal manera que las necesidades de los niveles superiores no pueden satisfacerse sin que se satisfagan primero las necesidades de los niveles inferiores.

Las necesidades de seguridad no pueden satisfacerse si no se satisfacen las necesidades fisiológicas; las necesidades de amor y pertenencia no pueden satisfacerse si no se satisfacen primero las necesidades de seguridad; el amor y la pertenencia son entonces un requisito para la estima; y finalmente, no hay «autorrealización» sin estima.

Identificar si Mises y Maslow interactuaron alguna vez de forma significativa, o si Mises tuvo alguna influencia en Maslow, está más allá del alcance de este artículo. Al menos a primera vista, no parece que Maslow citara a Mises, la praxeología o la economía en su trabajo detrás de su conocida teoría de la psicología humanista.

Sin embargo, tanto Mises como Maslow ilustran la importancia del progreso económico. Si pretendemos capacitar a los seres humanos para que persigan fines que vayan más allá de la mera existencia física, también debemos tratar de elevar el nivel de vida para que las personas puedan centrarse en los fines no económicos con mayor libertad y perseguir lo que cada individuo cree que es la maximización espiritual.

Desgraciadamente —y como advirtió Mises en Liberalismo y en otros lugares— a medida que los vientos se alejaban del laissez faire y del liberalismo, la paz, la prosperidad y el florecimiento humano se resintieron poderosamente. Los trágicos episodios de la Primera Guerra Mundial, la Gran Depresión, la Segunda Guerra Mundial y la Guerra Fría son sólo algunos de los ejemplos más trágicos.

En otras palabras, a medida que el mundo adopta políticas antiliberales —como el socialismo, la guerra y la planificación central— el bienestar económico se resiente. Así, estas políticas se convertirán en un empobrecimiento en términos de objetivos económicos y no económicos para cada individuo. 

Author:

Brian Carus

Brian Carus is a Financial Technology professional currently focused on solution and product development within Wealth and Investment Management. He is a 2021 level II candidate in the CFA Institute Program, and graduated in 2016 from Lafayette College in Easton, PA, where he studied Economics and Psychology.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire