Mises Wire

Home | Wire | La gente cambia sus opiniones. Eso no los hace irracionales.

La gente cambia sus opiniones. Eso no los hace irracionales.

  • Getty

Etiquetas SubjetivismoValor e Intercambio

06/16/2021

Según un campo relativamente nuevo de la economía llamado economía del comportamiento (BE), las emociones desempeñan un papel importante en el proceso de toma de decisiones del individuo. Sobre esto escribe el premio Nobel Vernon Smith

A la gente le gusta creer que una buena toma de decisiones es consecuencia del uso de la razón, y que cualquier influencia que puedan tener las emociones es antitética a las buenas decisiones. Lo que no aprecian Mises y otros que también confían en la primacía de la razón en la teoría de la elección es el papel constructivo que desempeñan las emociones en la acción humana.1

Por ejemplo, si los consumidores se vuelven más optimistas con respecto al futuro, esto va a enviar un mensaje importante a las empresas con respecto a las decisiones de inversión. Según los seguidores de la BE, el hecho de que los consumidores sean generalmente pacientes o impacientes determina que se inclinen o no a gastar o ahorrar hoy. Los economistas conductuales destacan la importancia de la personalidad. Se considera que una persona enfática es más propensa a tomar decisiones altruistas. Las personas impulsivas son más propensas a ser impacientes y no tan buenas para ahorrar para su jubilación. Las personas aventureras son más propensas a correr riesgos—son más propensas a apostar.2

Pero, ¿pueden los individuos constatar los hechos de la realidad por medio de las emociones? Según Ayn Rand, las emociones no son las herramientas de la cognición.

Una emoción como tal no dice nada sobre la realidad, más allá del hecho de que algo te hace sentir algo. Sin un compromiso despiadadamente honesto con la introspección—con la identificación conceptual de tus estados internos—no descubrirás lo que sientes, lo que despierta el sentimiento y si tu sentimiento es una respuesta apropiada a los hechos de la realidad, o una respuesta equivocada, o una ilusión viciosa producida por años de autoengaño.3

Los diversos bienes que apoyan y mejoran la vida del hombre son descubiertos por la razón. Una vez que los individuos han establecido que un determinado instrumento puede mejorar su vida y su bienestar, tienen que averiguar cómo producirlo. El descubrimiento se hace por medio de la razón y no por medio de las emociones. Por medio de la razón el hombre puede establecer la relación entre las cosas y su idoneidad para apoyar la vida del hombre. Por lo tanto, la razón es el medio de supervivencia del hombre.

A través de varios experimentos, los practicantes de la BE han llegado a la conclusión de que las personas no siempre se comportan racionalmente. Sin embargo, lo que los practicantes de la BE han descubierto no tiene nada que ver con que las personas sean racionales o no. Tiene que ver con la premisa errónea de la economía popular de que las preferencias de las personas son constantes, la proposición de que las personas son como máquinas que nunca cambian de opinión. Obviamente, la gente sí cambia de opinión, por lo que no es de extrañar que los profesionales de la BE hayan descubierto que el comportamiento de la gente real se desvía sistemáticamente del de la máquina humana tal y como la describe la corriente económica dominante.4

A pesar de las críticas de la economía dominante, BE mantiene la escala de valoración constante de los individuos en su análisis. Al introducir las emociones, BE supuestamente hace que el robot humano de la economía dominante sea más humano. Sin embargo, debido a la escala de valoración constante, sigue siendo un robot humano.

Obsérvese que la psicología es un elemento importante en la economía conductual y experimental debido a que la acción humana y la psicología son disciplinas supuestamente interrelacionadas. Sin embargo, existe una clara diferencia entre la economía y la psicología. La psicología se ocupa del contenido de los fines y los valores. La economía, sin embargo, parte de la premisa de que las personas persiguen una conducta con fines. No se ocupa del contenido particular de los distintos fines.

Según Murray N. Rothbard

Los fines de un hombre pueden ser «egoístas» o «altruistas», «refinados» o «vulgares». Pueden enfatizar el disfrute de los «bienes materiales» y las comodidades, o pueden enfatizar la vida ascética. La economía no se ocupa de su contenido, y sus leyes se aplican independientemente de la naturaleza de esos fines.5

Mientras que

La psicología y la ética se ocupan del contenido de los fines humanos; se preguntan por qué el hombre elige tales o cuales fines, o qué fines deben valorar los hombres.6

La economía se ocupa de cualquier fin y de las implicaciones formales del hecho de que los hombres tengan fines y utilicen medios para alcanzarlos. En consecuencia, la economía es una disciplina distinta de la psicología. Al introducir la psicología en la economía, se borra la generalidad de la teoría económica.

En contra del pensamiento dominante, tanto Ludwig von Mises como Rothbard sostenían que las valoraciones no existen por sí mismas (escala de valoración) independientemente de las cosas a valorar. A este respecto, Rothbard escribió: «No puede haber valoración sin cosas que valorar».7 La valoración es el resultado de la mente que valora las cosas. Es una relación entre la mente y las cosas.

El marco misesiano de las elecciones de los consumidores

Siguiendo el marco de pensamiento misesiano etiquetado como praxeología, podemos determinar la característica distintiva y el significado de la acción humana. Por ejemplo, se puede observar que las personas realizan diversas actividades. Así, pueden realizar trabajos manuales, conducir coches, caminar por la calle o cenar en restaurantes. La característica distintiva de estas actividades es que todas tienen un propósito.

Además, podemos establecer el significado de estas actividades. Así, el trabajo manual puede ser un medio para que algunas personas ganen dinero, lo que a su vez les permite alcanzar diversos objetivos como comprar comida o ropa. Cenar en un restaurante puede ser un medio para establecer relaciones comerciales. Conducir un coche puede ser un medio para llegar a un determinado destino.

Las personas actúan en un marco de medios y fines; utilizan diversos medios para conseguir fines. También podemos establecer a partir de lo anterior que las acciones son conscientes y tienen un propósito.

Los economistas conductuales y experimentales, como Vernon Smith, rechazan la idea de que la acción humana sea consciente y tenga un propósito. Según Smith

Él [Mises] quiere afirmar que la acción humana es consciente y con propósito. Pero esto no es una condición necesaria para su sistema. Los mercados están ahí fuera haciendo lo suyo, independientemente de que el resorte principal de la acción humana implique una elección deliberativa autoconsciente. Subestima enormemente el funcionamiento de los procesos mentales inconscientes. La mayor parte de lo que sabemos no recordamos haberlo aprendido, ni el proceso de aprendizaje es accesible a nuestra experiencia consciente.... Incluso los problemas de decisión importantes a los que nos enfrentamos son procesados por el cerebro por debajo de la accesibilidad consciente.8

Sin embargo, objetar que la acción humana es consciente y con propósito es en sí misma una acción con propósito y consciente.

Medios-fines y elecciones del consumidor

Obsérvese una vez más que el pensamiento dominante presenta a los individuos como si una escala de preferencias estuviese programada en sus cabezas. La escala de valoración determina las elecciones de bienes y servicios.

¿Por qué los individuos han decidido dar importancia a un bien concreto frente a otro? La respuesta es la escala de valoración. En este marco, el individuo se reduce a una máquina que selecciona automáticamente los bienes en función de la escala de valoración. Esto debe contrastarse con el marco de Mises de la acción consciente e intencionada, donde la razón determina las valoraciones de los individuos.

En el marco de los medios-fines, los individuos valoran o evalúan los distintos medios de que disponen en función de sus fines. Los fines de los individuos marcan la pauta de las valoraciones y, por tanto, de las elecciones. Al elegir un fin concreto, el individuo también establece una norma de evaluación de los distintos medios.

Por ejemplo, si mi fin es proporcionar una buena educación a mi hijo, estudiaré varios centros educativos y los calificaré de acuerdo con mi información sobre la calidad de la educación que ofrecen. Obsérvese que mi criterio para calificar estas instituciones es mi fin, que es proporcionar a mi hijo una buena educación.

Por otro lado, si mi intención es comprar un coche, hay todo tipo de coches disponibles en el mercado y, por lo tanto, tengo que especificarme los fines concretos que el coche me ayudará a conseguir. Por ejemplo, un factor que debo tener en cuenta es si pienso recorrer largas distancias en coche o sólo una corta distancia desde mi casa hasta la estación de tren y luego coger el tren.

Mi finalidad dictará cómo evaluaré los distintos coches. Tal vez llegue a la conclusión de que, para una distancia corta, un coche de segunda mano será suficiente. Dado que los fines de un individuo determinan las valoraciones de los medios y, por tanto, las elecciones, se deduce que el mismo bien será valorado de forma diferente por el individuo como resultado de los cambios en sus fines.

Estos fines y medios cambian constantemente a medida que el mundo cambia y que los individuos cambian de opinión. Por lo tanto, los diversos resultados obtenidos en experimentos de laboratorio o en cuestionarios no hacen avanzar nuestra comprensión de la acción humana en lo que respecta a la economía. Es imposible que un investigador determine de antemano lo que es «racional» para una persona como objetivo.

Implicaciones para la política pública

Al poner en duda la noción de que la razón es la principal facultad que guía las acciones humanas, la economía conductual, por el contrario, subraya la importancia de las emociones como factor clave que impulsa las acciones humanas.

Mediante el análisis psicológico, los profesionales de la economía conductual han demostrado supuestamente que la conducta de las personas es irracional. En consecuencia, los profesionales de la economía conductual pueden haber sentado involuntariamente las bases para la introducción de controles gubernamentales para «proteger» a los individuos de su propio comportamiento irracional.

Por ejemplo, las grandes fluctuaciones de los mercados financieros pueden atribuirse a un comportamiento irracional, que puede perjudicar a la economía. De ahí que tenga mucho sentido frenar esta irracionalidad mediante una dosis de regulaciones restrictivas.

  • 1. Vernon L. Smith «Reflections on Human Action after 50 years». Cato Journal 19, nº 2 (otoño de 1999): 200.
  • 2. Michelle Baddley, Behavioral Economics: A Very Short Introduction (Londres: Oxford University Press, 2017).
  • 3. Harry Binswanger, El léxico de Ayn Rand: Objectivism from A to Z (Nueva York: Meridian, 1986), pp. 142-43.
  • 4. Daniel Kahneman y Amos Tversky, "Prospect Theory: An Analysis of Decision under Risk", Econometrica 47, nº 2 (1979).
  • 5. Murray N. Rothbard, Man, Economy, and State: A Treatise on Economic Principles (Los Ángeles: Nash Publishing, 1970), p. 63.
  • 6. Ibídem, p. 63.
  • 7. Murray N. Rothbard, «Towards a Reconstruction of Utility and Welfare Economics», en On Freedom and Free Enterprise: The Economics of Free Enterprise, ed. May Sennholz (Princeton, NJ: D. Van Nostrand, 1956).
  • 8. Vernon L. Smith «Reflections on Human Action after 50 years». Cato Journal 19, no.2 (Otoño 1999): 200.
Author:

Contact Frank Shostak

Frank Shostak's consulting firm, Applied Austrian School Economics, provides in-depth assessments of financial markets and global economies. Contact: email.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire